¿y después de la semana 42?

Solapas principales

Sabemos que, por norma general, en los hospitales inducen por protocolo el parto en torno a la semana 41+3, cuando la duración de un embarazo va desde las 37 semanas hasta la 42. Pero, ¿realmente hay tantos embarazos prolongados? El problema real en un gran número de casos es el desconocimiento de la fecha exacta de la última regla (FUR), por lo que esta se suele obtener de la ecografía del primer trimestre, método lleno de errores ya que se establece en función del tamaño del bebé.

Otro tipo de gestaciones prolongadas serían:

•    Pacientes con datos correctos cuyos bebés no alcanzan la madurez fisiológica hasta después de la semana 42, es decir, una gestación prolongada normal.
•    Pacientes con datos correctos cuyos bebés alcanzan la madurez a las 39 semanas aunque no se inicia el trabajo de parto. En este grupo es donde surgen los problemas. El bebe presenta signos de madurez avanzada (huesos del cráneo duro, uñas largas de las manos y pies, estrechez en las suturas de las fontanelas...) así como una evidente malnutrición intrauterina ( ausencia de grasa subcutánea y la piel seca)

Hasta 2003 no se habían realizado estudios que compararan los riesgos de una inducción (incluida la necesidad de cesárea) frente a los riesgos de esperar a que se desencadene el parto de forma natural aunque sea después de la 42, tampoco se habían tenido en cuenta las preferencias de las mujeres o la influencia de raza o situación socioeconómica en una mayor tendencia a las gestaciones prolongadas, aunque se sabe que las mujeres de raza negra cuyos embarazos se prolongan más allá de la 41-42 tienden a tener niños de menor peso o incluso a perder a sus bebés. 

A pesar de que la literatura científica no había abordado todos estos temas para elaborar un informe completo, sí se sabía, por un lado, que una inducción en la semana 41 evitaba 1 muerte por cada 500 partos, y que a partir de ahí cada día aumentaba el riesgo de mortalidad o morbilidad perinatal, aunque hubiera un control diario con ecografía doppler o monitorización. Y, por otro lado, se aceptaba que la inducción rutinaria cerca de la semana 42 se asociaba con un incremento de necesidad de cesárea y con mayor sufrimiento fetal.

Finalmente, una revisión de la Cochrane del año 2012 concluyó que la inducción frente a la monitorización produce:

- Menos muertes (aunque el riesgo total de estas sigue siendo relativamente bajo)
- Menos síndrome de aspiración de meconio
- Menos cesáreas

No hay diferencias respecto a la inclusión en UCI neonatal

Los embarazos prolongados hasta la semana 42 son una variante normal y deben ser tratados como tal. Entre los factores de riesgo, algunos estudios dan indicios de una influencia de los genes paternos así como del índice de masa corporal de la madre.

Es importante determinar correctamente la FPP y la FUR La ecografía del segundo trimestre es la mejor técnica para determinar la FPP seguido de la ecografía del primer trimestre. 

A la vista de lo cual la mujer, con toda la información en su mano, debe decidir a partir de la 42 si accede a una inducción, sabiendo que tampoco está exenta de riesgos o si por el contrario prefiere un control mediante monitores hasta que comience el trabajo de parto de forma espontánea. 

Bibliografía consultada:

  • Cochrane Database Syst Rev. 2012 Jun 13 - "Induction of labour for improving birth outcomes for women at or beyond term".
  • Gülmezoglu AM, Crowther CA, Middleton P, Heatley E. - "Development and Research Training in Human Reproduction", Department of Reproductive Health and Research, World Health Organization.
  • "Finalización electiva versus manejo expectante en el control de la gestación prolongada: estudio prospectivo de 200 gestantes" - Benito Reyes, Virginia; Hurtado Mendoza, Rosaura; Rodríguez Rodríguez, Flavia; Reyes Suárez, Desiderio; Álvarez León, Eva Elisa; García Hernández, José Angel; Publicado en Prog Obstet Ginecol.2010; 53 :446-53 - vol.53 núm 11
  • Hannah ME, Hannah WJ, Hellmann J, Hewson S, Milner R, Willian A. - "Induction of labor as compared with serial antenatal monitoring in post-term pregnancy". N Engl J Med. 1992;326:1587-92. 
  • Cardozo L, Fysh J, Pearce J.M. - "Prolonged pregnancy: the management debate". Br Med J (Clin Res Ed). 1986;293:1059-63. 
  • Hilder L, Costeloe K, Thilaganathan B. - "Prolonged pregnancy: evaluating gestation-specific risks of fetal and infant mortality". Br J Obstet Gynaecol. Feb 1998;105(2):169-73
  • Morris JM, Thompson K, Smithey J, et al. - "The usefulness of ultrasound assessment of amniotic fluid in predicting adverse outcome in prolonged pregnancy: a prospective blinded observational study". BJOG. Nov 2003;110(11):989-94
  • Crowley P, O'Herlihy C, Boylan P. - "The value of ultrasound measurement of amniotic fluid volume in the management of prolonged pregnancies". Br J Obstet Gynaecol. May 1984;91(5):444-8. 
  • Myers E R, Blumrick R, Christian A L, Datta S, Gray R N, Kolimaga J T, Livingston E, Lukes A, Matchar D B, McCrory D C. - "Management of prolonged pregnancy". Rockville, MD, USA: Agency for Healthcare Research and Quality. Evidence Report/Technology Assessment; 53. 2002
  • Bennett KA, Crane JM, O'shea P, et al. - "First trimester ultrasound screening is effective in reducing postterm labor induction rates: a randomized controlled trial". Am J Obstet Gynecol. Apr 2004;190(4):1077-81. 
  • J Korean Med Sci. 2007 Feb;22(1):89-93 - "Prediction of prolonged pregnancy in nulliparous women by transvaginal ultrasonographic measurement of cervical length at 20-24 weeks and 37 weeks". Suh YH, Park KH, Hong JS, Noh JH. Department of Obstetrics and Gynecology, Seoul National University Bundang Hospital, Seongnam, Korea.
  • Am Fam Physician. 2005 May 15;71(10):1935-41. - "Management of pregnancy beyond 40 weeks' gestation". Briscoe D, Nguyen H, Mencer M, Gautam N, Kalb DB. CHRISTUS St. Joseph Hospital Family Practice Residency.
  • BJOG. 2011 Apr;118(5):578-88. doi: 10.1111/j.1471-0528.2010.02889.x. Epub 2011 Jan 26. - "Maternal obesity and labour complications following induction of labour in prolonged pregnancy". Arrowsmith S, Wray S, Quenby S. Department of Cellular and Molecular Physiology, Institute of Translational Medicine, University of Liverpool.
  • Evid Rep Technol Assess (Full Rep). 2009 Mar;(176):1-257. - "Maternal and neonatal outcomes of elective induction of labor". Caughey AB, Sundaram V, Kaimal AJ, Cheng YW, Gienger A, Little SE, Lee JF, Wong L, Shaffer BL, Tran SH, Padula A, McDonald KM, Long EF, Owens DK,Bravata DM.
  • J Perinatol. 2012 Feb;32(2):85-90. doi: 10.1038/jp.2011.63. Epub 2011 Jun 16. - "Effect of maternal weight on postterm delivery". Halloran DR, Cheng YW, Wall TC, Macones GA, Caughey AB. Department of Pediatrics, St Louis University.
  • "Management of Prolonged Pregnancy" - AHRQ Publication No. 02-E018 May 2002. Agency for Healthcare Research and Quality. Duke Evidence-based Practice Center. Durham, NC; Evan R. Myers, MD, MPH; Richard Blumrick, MD; Andrea L. Christian, BA; Santanu Datta, MBA, MS; Rebecca N. Gray, DPhil; Jane T. Kolimaga, MA; Elizabeth Livingston, MD; Andrea Lukes, MD, MHSc; David B. Matchar, MD; Douglas C. McCrory, MD, MHSc