Semanas 33 a 36

Solapas principales

En la semana 33,  los huesos de tu bebé siguen alargándose y ensanchándose. El cerebro del bebé también sigue su rápido desarrollo y sus sentidos se afinan: ya es capaz de oír, saborear el líquido amniótico, ver el pequeño mundo que lo rodea y sentir el tacto de su dedo al chuparlo.

Puede ser que tengas una sensación de adormecimiento y hormigueo en las manos sobre todo por la noche o al levantarte. Esto es debido a que los tejidos de las muñecas se han hincado y presionan el túnel carpiano (que es un canal de hueso que hay en la muñeca por el que pasan los nervios). La sensación también podría ser como punzadas de dolor o sensación de quemazón. Para intentar aliviarlo, cambia de postura por la noche. A veces llevar una muñequera también ayuda a aliviarlo.

A medida que el bebé va creciendo, es normal tener una pequeña sensación de ahogo o dificultad para respirar profundamente, dado que cada vez comprime más tus pulmones. También notarás que cada vez duermes menos horas seguidas por la noche. ¡Tu cuerpo se está preparando para la llegada del bebé! Para aliviarte el dolor de espalda y ayudarte a dormir mejor es bueno que continúes con el ejercicio físico que estabas haciendo hasta ahora, aunque seguro que vas notando que ya no tienes tanta resistencia como antes. Caminar, nadar, yoga y Pilates para embarazadas son las mejores elecciones que puedes hacer.

Esta semana tu bebé pesa casi 2 kilos y mide unos 44 centímetros desde la cabeza hasta los talones. Gracias al peso que ha subido en las últimas semanas, está perdiendo ese aspecto arrugado que tenía hasta ahora.

Como el cerebro de tu hijo o hija sigue desarrollándose muy rápidamente, está creciendo su cabecita. En la semana 34 el bebé va recibiendo todos los estímulos del exterior, así que recuerda que es muy importante que adaptes tu ritmo de vida a tu estado: ¡deja las tensiones y el estrés para otro momento!

Si te sientes un poco cansada últimamente no te preocupes, ¡¡es perfectamente normal!! Ten en cuenta todos los cambios que está viviendo tu cuerpo desde el momento en que te quedaste embarazada. Empieza a tomarte las cosas con mucha calma, piensa que lo fundamental es que ahora te dediques a ti y a tu pequeño para que llegues muy descansada al día del parto.

Los verdaderos alvéolos, o células de "bolsas de aire", comienzan a desarrollarse en los pulmones.

Esta semana tu bebé pesa poco más de 2 kilos y mide unos 46 centímetros desde la cabeza a los talones, que vienen a ser las medidas de un melón pequeño.

¡¡Enhorabuena: habéis llegado a la semana 35!! El sistema nervioso de tu bebé sigue madurando y sus pulmones están listos para la supervivencia con dificultades respiratorias mínimas. Un dato: el 99% de los nacidos en esta semana sobreviven y además la mayoría sin ninguna secuela por el hecho de haber sido prematuros.

Tu bebé está mejorando mucho su aspecto: poco a poco va perdiendo el vello (lanugo) que lo recubre. Su desarrollo físico está ya completo, sus riñones están totalmente desarrollados y su hígado ha comenzado a funcionar. En las semanas que le quedan su tarea fundamental va a ser la de aumentar su peso. Puede que notes que has empezado a caminar balanceándote. Esto es debido a que el cartílago blando de tu pelvis está empezando a expandirse para que el bebé pueda pasar por el canal del parto más fácilmente.

Tu útero, que ahora llega hasta debajo de tus costillas, ha aumentado unas 15 veces su tamaño original. Por ello, es probable que tengas que visitar muchas veces el baño o que te acompañe una sensación de acidez y otros problemas digestivos.

Entre las semanas 35 y 37 se suele realizar la prueba del estreptococo. Se trata de una prueba rutinaria en la que se pasa un bastoncillo como el de los oídos por la vagina y el recto para descartar que no esté presente el estreptococo del grupo B y así controlar una posible transmisión al bebé durante el parto. Su utilidad en esta semana es dudosa, ya que en las semanas que te quedan hasta el momento del parto esta bacteria podría aparecer o desaparecer. Si das positivo en esta prueba, te darán antibióticos intravenosos durante el parto, reduciendo así el riesgo de infectar al bebé. Como siempre, te aconsejamos que te informes: Esto es lo que recomienda el Ministerio de Sanidad:

  • Enfermedades infecciosas

Objetivo: Identificar a las mujeres en riesgo, prevenir, detectar precozmente, diagnosticar e indicar el tratamiento adecuado para las enfermedades infecciosas en el embarazo y evitar sus secuelas.

Recomendaciones:

8. Realizar toma de muestras y cultivo para detección de mujeres portadoras de estreptococo del grupo B con el objetivo de reducir la incidencia de sepsis neonatal y administrar antibiótico a la madre en el momento del parto según protocolo. La/el profesional que atiende a la gestante debe estar informada de que:

  • Existen artículos científicos publicados recientemente y estudios en curso que cuestionan la necesidad del cribado universal. Se precisa conocer resultados de nuevas investigaciones sobre la eficacia, coste-efectividad, y consecuencias del cribado, así como una reevaluación de los datos disponibles en guías de práctica clínica, antes de realizar cambios en el protocolo actual.
  • La antibioterapia intraparto ha reducido la incidencia de sepsis neonatal y muerte por este gérmen, pero se sugiere un aumento de sepsis por otros gérmenes, especialmente los resistentes al antibiótico, y una mortalidad global similar.
  • Se ha descrito la influencia de otros factores no considerados en estudios anteriores en la aparición de sepsis: prácticas intraparto como es el uso del monitor interno (eleva hasta 8 veces el riesgo) y prácticas inadecuadas que reducen la protección inmunitaria del bebé.

Estrategia  Nacional de Salud Sexual y Reproductiva (Página 73). Ministerio de Sanidad y Política Social- 2010.

 

Tu niño o niña ya pesa unos 2,3 kilos y mide 46 cm desde la cabeza a los talones. Cada vez se encuentra más apretado en el útero. Pero esta falta de espacio no hace que se mueva menos, sino que lo haga distinto.

Habéis llegado a la semana 36. La piel de tu bebé está cada vez más lisa. Poco a poco va perdiendo el vello que lo cubría (lanugo) y la capa de vermix también se ha desprendido parcialmente. Junto con el líquido amniótico que traga, también traga la vermix caseosa y el vello que pierde, además de otras secreciones. Toda esa mezcla, que tiene un color negro o verde muy oscuro y se llama meconio,  y formará su primera deposición.

Al final de esta semana, el bebé habrá llegado a término. Los bebés que nacen antes de las 37 semanas se consideran prematuros y los que nacen entre las 37 y las 42 semanas, a término. Lo más probable es que esté ya situado en posición para nacer, con la cabecita hacia abajo (cefálica). Si no fuera así (posición podálica o transversal) puede ser que tu ginecólogo te sugiera una "versión cefálica externa" (VCE), que consiste en girar al bebé desde la parte exterior de tu vientre. Antes de decidir nada infórmate de las distintas posibilidades. Esto es lo que recomienda el Ministerio de Sanidad: 

  • Manejo de la gestación en posición podálica a término

Objetivo: Aumentar las posibilidades de parto vaginal de las mujeres con fetos en presentación podálica a término.

Recomendaciones:

  1. Ofrecer la versión cefálica externa (VCE) a las mujeres embarazadas cuyos fetos al llegar a término se encuentran en posición podálica (situación que ocurre en un 3-4% de casos), un procedimiento por el que, mediante manipulación fetal a través de la pared abdominal materna, se rota al feto desde la presentación de nalgas a la de cefálica. Solicitar consentimiento de la mujer por escrito con la adecuada información sobre el procedimiento.
  2. Informar a las mujeres con un embarazo con feto en presentación podálica de que:
  • La VCE reduce la probabilidad de una presentación podálica en el parto y de cesárea.
  • La probabilidad de éxito de la VCE  es de aproximadamente el 50%.
  • El parto en cefálica después de una VCE exitosa se asocia con una mayor proporción de intervenciones obstétricas que en presentaciones cefálicas “espontáneas”. Esto quiere decir que hay una tendencia a intervenir “de más” en estos partos tras VCE.
  • La VCE debería realizarse preferiblemente en la semana 36 para las nulíparas y en la semana 37 para las multíparas. Es también posible la VCE después de la semana 37.
  • Hay pocas contraindicaciones absolutas, la tasa de complicaciones es muy baja.
  • Puede ser dolorosa, por lo que tras la adecuada información y firma de consentimiento, se ofrecerá a la mujer la posibilidad de elegir la utilización de analgesia al inicio, o de detener el procedimiento para aplicarla si experimenta dolor.
  • Informar a las mujeres sobre la posibilidad de utilizar la técnica de la moxibustión para cambiar la posición fetal de podálica a cefálica, y sus posibilidades de éxito de acuerdo con la evidencia científica existente.
  • Ofrecer la posibilidad de parto vaginal en podálica en caso de no tener éxito en la VCE u otras técnicas, especialmente en mujeres que han tenido parto vaginal anterior y cumplen los requisitos, tras recibir la adecuada información.

Estrategia  Nacional de Salud Sexual y Reproductiva (Página 69). Ministerio de Sanidad y Política Social- 2010.

 

Ahora es normal que sientas tensión en la tripa a veces, como si fueran contracciones y es… ¡porque lo son! Las contracciones de Braxton Hicks son una manera que tiene el cuerpo de irse preparando para el parto, aunque la mayor parte de las mujeres dicen no sentir ningún tipo de dolor (a lo mejor resulta que “no es obligatorio” sentir dolor durante las contracciones, tú piénsalo…).

El ritmo de crecimiento de tu bebé es impresionante: unos 28 gramos al día. Ahora pesa alrededor de 2,7 kilos y mide un poco menos de 47,5 centímetros.