Semana 3 a 5

Tu bebé se ha estado desarrollando dentro de ti. Aproximadamente dos semanas después de iniciado el ciclo, la mujer libera un óvulo de uno de sus ovarios dentro de la trompa de Falopio cercana. Durante las siguientes 24 horas, aproximadamente, se genera la posibilidad de la concepción y con ella, el comienzo del embarazo.

Desde el momento de la fecundación, el sexo del bebé queda determinado y comienza la división celular. Al mismo tiempo que hay cambios en el interior del óvulo fecundado, éste empieza a desplazarse hacia el útero, donde lo espera el endometrio: el tejido que se forma todos los meses y que expulsamos durante la menstruación si no hay embarazo (¡resulta que servía para algo!).

La implantación, el proceso por el que el embrión se fija en la pared de la matriz, comienza al final de la tercera semana y se completa durante la cuarta semana del embarazo. En este período también ha empezado a formarse la bolsa de líquido amniótico y hacia el final aparece el cordón umbilical.

La quinta semana es la de la “sospecha”. Nuestra compañera mensual, presente durante tanto tiempo, hace notar su ausencia… y, de pronto, te has encontrado comprando un test de embarazo o leyendo esta web sin proponértelo. De todas formas, no todas las mujeres controlan a la perfección su ciclo menstrual, así que quizás haya pasado algo más de tiempo. En esta quinta semana ha comenzado el desarrollo de lo que será el sistema nervioso central (cerebro y médula espinal) y el corazón.

Durante estas tres primeras semanas es probable que tu cuerpo empiece a notar cambios tanto físicos (nauseas, rechazo hacia ciertas comidas, somnolencia…), como emocionales. Puede que tengas todas las “reacciones típicas” o ninguna. Todo sigue siendo completamente normal, porque CADA MUJER ES ÚNICA, CADA EMBARAZO ES ÚNICO Y CADA BEBÉ ES ÚNICO.

Sanidad: si estás tomando algún tipo de fármaco debes consultar a tu médico sobre la seguridad durante el embarazo. Él mismo puede derivarte a la consulta de tu matrona para los controles adecuados. Desde el primer momento se puede comprar en la farmacia el suplemento de ácido fólico ya que se ha demostrado que SU DÉFICIT PUEDE PROVOCAR varias enfermedades aunque no todas las mujeres lo tomen. También puedes informarte aquí sobre otros componentes interesantes en la dieta de la embarazada como el yodo.