La Violencia Obstétrica no existe. O eso quisiera decirte...

Por Carla Romero

A veces me cuesta demasiado hacerme entender sobre este tema.
Es muy complejo, ...demasiado.
Y, siempre que lo expongo nos mueve muchísimas emociones que se hacen difíciles de manejar.

Hay quien me pregunta por qué hablo de Violencia Obstétrica, cuando podríamos decir perfectamente que es mala praxis, y también se entendería (quizá, incluso se aceptaría mejor). Y es cierto, tengo que dar toda la razón: también hablamos de una mala práctica profesional.

En ocasiones me han preguntado que por qué no le llamamos maltrato porque, efectivamente, hablamos de cuando se le da un mal trato a alguien. Y también es cierto. Podríamos nombrarlo así.

¿Y por qué lo llamamos Violencia Obstétrica entonces? Porque, precisamente, es un tipo de violencia que se da, de forma demasiado común, en la especialidad de la obstetricia. Como no se da en ninguna otra especialidad médica.
 
Y porque lo que no se nombra no existe. Y, por desgracia, esto existe demasiado en la vida de demasiadas mujeres (y familias que lo sufren) de este país.

Así que, desde El Parto es Nuestro, le damos esta definición precisamente para darle visibilidad a lo que ocurre.

No hay duda de que las conductas aberrantes están normalizadas en nuestra sociedad (como patriarcal que es, es violenta, en sus cimientos, esquemas y estructuras) y hace falta un reclamo, un toque de atención, para tomar consciencia de esto.

Hasta no hace muchos años, todo lo relacionado con el embarazo y el parto estaba oculto bajo el misterio y el secretismo; las mujeres no hablaban de este tema entre sí, ni con sus hermanas, madres o hijas. Recuerdo, siendo pequeña, que una vecina joven preguntó a mi madre sobre su parto; mi madre, colorada, contestó molesta que sobre eso no se hacían preguntas.

Afortunadamente, el secretismo de hace unas décadas ya no existe. Y por eso hemos podido sacar a la luz lo que nos ha estado (nos está) ocurriendo a las mujeres en este país. Por eso tuvimos que asociarnos en El Parto es Nuestro.

Actualmente, si preguntamos a una mujer recién parida "¿Qué tal fue tu parto?" nos dirá casi sin pensar "Todo fue muy bien, no me puedo quejar". Afortunadamente, en muchos casos es así.

Pero, por desgracia, si profundizamos un poco en esa respuesta, si ofrecemos nuestra escucha abierta y sin juicios, en muchos otros casos descubriremos que sí hay motivos para la queja: pues callaban el miedo, la desolación, la incomprensión, el maltrato físico, la soledad, el maltrato verbal, las prácticas innecesarias y obsoletas, las molestias, los sinsentidos, etc. etc.

¿Por qué callar cuando se ha sufrido?
Porque este sufrimiento se da en un contexto muy concreto, en el que la vivencia de estos hechos sexuales femeninos como son el gestar, parir o amamantar es tan íntima que no se quieren dar detalles, y menos si son escabrosos... Y, a ojos de la sociedad, debe ser todo "tan maravilloso" que nunca se querría reconocer que "el momento más feliz de tu vida" ha sido una verdadera mierda... pisoteada.

Y, para colmo, está el sentimiento de culpa.
La culpa es la mejor cómplice: me callo para no hacer ver que yo me he dejado hacer esto, que yo me he equivocado y que yo no he sabido defenderme ni a mí ni a mi criatura.

También ocurre que muchas mujeres no saben que han sido víctimas de Violencia Obstétrica. Por desinformación. Y, como ya he dicho antes, porque en esta sociedad la violencia está normalizada (y aceptada de tal manera, y tan integrada en nuestras vidas, que no la vemos).

Yo defino la Violencia Obstétrica como violencia social, sexual y de género.

No podríamos hablar de Violencia Urológica porque si un hombre sufre maltrato durante su visita al urólogo, ese maltrato es probablemente debido a las características personales y profesionales de quien le atiende; y esto, según yo sé (o no sé) no ocurre de manera asidua.

Hablamos de Violencia Obstétrica porque hemos necesitado de una asociación para denunciar que la atención obstétrica en nuestro país se halla lejos de toda evidencia científica (más que demostrada) hace ya más de 35 años. Los datos nos reconocen lo que denunciamos: porcentajes demasiado altos de episiotomías, partos en litotomía, partos instrumentalizados, partos con oxitocina, cesáreas, separación de la díada madre-bebé, etc.
Demasiadas mujeres han sufrido y siguen sufriendo sin tener por qué...

Y con esto sólo estoy teniendo en cuenta la mala praxis.

Pero si hablamos de la infantilización, el paternalismo, las malas contestaciones, la falta de mirada, la falta de diálogo, etc., entonces tenemos que agregar a esa mala práxis:

  • La violencia social. Instaurada en la sociedad, la podemos sufrir mujeres y hombres.
  • Sexual. Contra la sexualidad de las mujeres. Pondré algunos ejemplos: los genitales de los hombres no son feos (no como las vulvas, que hoy en día necesitan hasta de operaciones estéticas); como sexóloga, puedo afirmar que sus genitales están estudiados al completo desde hace siglos (se conoce cada terminación nerviosa que no hay que tocar durante un procedimiento quirúrgico, pues cada nervio está localizado; y los de las vulvas, vaginas y útero no); su sexualidad no está expuesta en ningún momento de su vida, nadie puede decirle a un hombre cómo hacer en lo referente a su sexualidad, a no ser que pida consejo...
  • Y de género. Porque, debido a las características determinadas que nos han "impuesto" en nuestra socialización como mujeres, quienes se creen (y se saben) en una situación de poder y de mayor jerarquía con respecto de nosotras nos tratan mal aprovechándose de ello, de manera deliberada, o inconscientemente (pues crecimos pensando que era mejor ser "buena", ceder para solucionar conflictos, no provocarlos, no responder, confiar, etc.).

Hay quien dice que: "Os engancháis al carro de la violencia de género".
Y yo contesto: Efectivamente; y con toda la razón, porque es así.
Porque ahora es el momento histórico en el que podemos hacerlo.
Porque es ahora cuando nos atrevemos a denunciarlo.
Porque es ahora cuando estamos haciendo lo que, hace más de 30 años, hicieron en países que nos llevan más de 30 años de ventaja.

Ojalá pudiera decirte que la Violencia Obstétrica no existe.

Pero no es así. Y por eso, denuncio que en este país existe la VIOLENCIA OBSTÉTRICA.

Y porque lo hago ahora, sé que dentro de unos años mi hija podrá decirme: ¿Qué dices mamá? La Violencia Obstétrica no existe.

<
37

Comentarios

Imagen de Concha (Amamadoula)

Ojalá tu hija pueda decirlo, Carla. Ojalá mi nieta pueda parir con todas estas historias en el olvido.
Por mi parte, te aseguro que estoy haciendo todo lo posible para ello.
Gracias por el artículo.

Imagen de Carla Romero

Gracias a ti, Concha (Amamadoula). Ojalá...

Imagen de Sara Álvarez

Me ha encantado el artículo... La mayoría de la gente prefiere ni ver lo que le ha ocurrido.. Y también pienso que ese nombre tan criticado es la mejor forma de poner de manifiesto de forma específica lo que está ocurriendo. Sigue siendo maltrato, pero se especifica en qué contexto.

Imagen de Carla Romero

Así es, Sara, la mayoría no quiere verlo, y gracias a nombrarlo así es como está empezando a visibilizarse.

Imagen de Sonsoles

Por supuesto, hay que hablar de violencia obstétrica, porque así es, algo incluso protocolarizado e institucionalizado en la mayoría de hospitales de nuestro país. Me alegra haberte leído dos días antes de participar en unas jornadas feministas en mi ciudad, en la que haré una intervención sobre la violencia en el parto. Tus reflexiones me serán muy útiles y también el concepto utilizado.

Imagen de Anónimo

Sonsoles, me alegro mucho de que habléis sobre esto. Yo soy profesora y tengo compañeros muy reivindicativos, sindicalistas y folloneros con el día de la mujer trabajadora y la violencia de género, pero no se les ocurre hablar sobre la violencia obstétrica (ni siquiera las que la han sufrido en sus carnes). El curso pasado les dije que investigaran este tema (y el de la baja maternal) y me miraron mal o me decían que si no tengo hijos no sé lo que es parir. El domingo en el facebook una compañera sacó el tema de la violencia, comenté al respecto y me decían que si no he parido, no soy nadie para opinar,

Imagen de Martaa

A mí no me pega mi marido, pero puedo opinar respecto de los malos tratos, ¿no es lo mismo?
Ay, cómo duele este tema, cómo nos duele sabernos víctimas, tan modernas que somos todas, tan claro que tenemos lo que es la violencia de género, y que se nos haya pasado esto por alto.
Creo que gran parte del rechazo al concepto y al término viene de ahí.

Imagen de Martaa

A mí no me pega mi marido, pero puedo opinar respecto de los malos tratos, ¿no es lo mismo?
Ay, cómo duele este tema, cómo nos duele sabernos víctimas, tan modernas que somos todas, tan claro que tenemos lo que es la violencia de género, y que se nos haya pasado esto por alto.
Creo que gran parte del rechazo al concepto y al término viene de ahí.

Imagen de Elimi

Absolutamente de acuerdo contigo Marta

Imagen de Sara Álvarez

Ufff... como te entiendo... Pero los médicos tampoco han parido y sí pueden hablar. En fin, si una tiene hijos me imagino que si has parido en casa no puedes hablar porque no has estado en hospital, si te fue mal en hospital fue tu caso particular, si te fue bien puede haber sido suerte, si tuviste cesarea no podrás opinar de la episiotomía, si no la tuviste será otra cosa.. siempre habrá una excusa para no escuchar.

Imagen de Helena

Imagino que ninguna de las que opináis así habéis sufrido el horror de la violencia sexual. Yo desgraciadamente si. Hace años, y todavía siento asco y miedo. No puedo entender que trivialicéis, que utilicéis así, para vuestro interés o el de vuestra asociación algo que para muchas mujeres como yo supone la muerte en vida.

Imagen de Ana

Yo sufrí violencia obstetrica, ¿crees que si la agresión sexual se realiza al amparo de las paredes de un paritorio es menos agresión?.

Si entiendo perfectamente lo que dices sobre la muerte en vida a mí me supuso 5 años de muerte en vida o tal vez debería decir 7. No se trata de comparar agresiones., a mí no me pusieron una una pistola en la cabeza, me drogaron y al amparo de su impunidad hicieron conmigo lo que les dío la gana, miedo, si también, yo no tengo a quien acudir cuando estoy enferma, psicologicamante no puedo volver a situarme en posición de paciente.

Me a dolido especialmente tu comentario, si una mujer que  a sido agredida sexualmente es incapaz de ponerse en la pie de quien a sufrido violencia obstetrica pues.....

Me hice socia hace años  para que mi hija nunca tenga que sufrir la violencia obstetrica que sufrió su madre, para que cuando acuda a un hospital sea tratada y reconocida como una persona con derechos, el primero el derecho a su dignidad, a mi me lo negaron.

 

Imagen de Martaa

Es imposible pensar que ninguna persona de la asociación haya sufrido violencia sexual, porque si una de cada cuatro o cinco mujeres (o personas) ha sufrido abusos sexuales, en casi 600 imaginate.
Y han sido varias de estas personas las que nos han abierto lo ojos a las demás, estableciendo paralelismos que a muchas se nos pasaban por alto.

Lamento que hayas pasado por una experiencia tan dura, ojala que ju tas consigamos erradicar toda forma de violencia

Imagen de Gabriella Bianco

Hola Helena, mis ojos se han quedado leyendo varias veces tu aportación. Me duele triplemente leerte...me duele cada vez que escucho y convivo de alguna manera con las consecuencias que pueden acarrear la violencia y el abuso sexual sobre la calidad de vida de cada persona que la haya sufrido, así como tu dices. Y me duele la necesidad de comparación, de casi "competir" por el daño más grande. Te puedo asegurar que así como tu te sientes, posiblemente muy parecido es el dolor de una mujer que ha sido víctima de violencia (física, verbal o psicológica) en uno de los momentos más íntimos de su sexualidad, como lo es el parto...y aunque el dolor de cada una es "el dolor individual" y las heridas "heridas individuales", me merecen profundo respeto todas y cada una de ellas. El dolor de cada una es SU dolor y naturalmente es legítimo. Por último me duele pensar que crees en serio lo que expresas en tu última frase...quiero pensar que no fue escrita con intención de ofender a nadie. Un cálido saludo.

Imagen de Carla Romero

Helena, en primer lugar, siento muchísimo que hayas sufrido violencia sexual; espero que ese horror lo puedas transformar en tu vida encontrando un buen acompañamiento profesional.

Por desgracia, ninguna de nosotras está libre de sufrir abuso sexual; el porcentaje de mujeres que han vivido abusos sexuales es demasiado alto, y se estima que es aún mayor, teniendo en cuenta que muchas callan lo ocurrido y que otras no son conscientes de ello...
Por lo tanto, piensa que en esta asociación también habrá mujeres que hayan vivido lo que tú... y que, además, puede que hayan re-vivido, por culpa del maltrato sufrido durante su parto, esos dolores del cuerpo y del alma.

En segundo lugar, nuestro interés, como asociación y como mujeres y bebés, familias y profesionales, es el interés de todas las mujeres y bebés, familias y profesionales, estén o no asociadas a El Parto Es Nuestro, ya que nuestro objetivo es que la atención al embarazo, el parto y el apoyo a la lactancia se realice de manera adecuada, basada en la evidencia científica actualizada y el respeto a los procesos fisiológicos del cuerpo y a las personas usuarias del sistema de salud; es decir, lo que cualquier sociedad avanzada debe tener.
Por ello, no trivializamos, no "usamos" para "nuestro beneficio como asociación", sino que le damos luz a lo que muchas hemos/han vivido, y, por supuesto, le damos valor a algo que desgraciadamente (por nuestra cultura, historia, mentalidad...) no lo ha tenido nunca: nuestro dolor de mujer, nuestros cuerpos de mujeres (maltratados, utilizados, desposeídos, marcados...), nuestras criaturas (heridas, desprotegidas...),
...Le damos el lugar que le corresponde a tanto sufrimiento y maltrato culturalmente invisibilizado: la DENUNCIA abierta y sin censura.

Ya está bien de tanto dolor.

Ya está bien de tanto silencio.

Ya basta de tanto sentimiento de culpa, que es el mejor aliado de la mordaza que acalla a tantas mujeres.

No quiero escuchar más de boca de ninguna otra mujer que la ataron en contra de su voluntad, o que lloró pidiendo que le devolvieran a su bebé, o que desde el parto no puede caminar y se orina encima porque le hicieron una masacre en sus genitales, o que se rieron de ella porque no sabía empujar, o que la cortaron sin necesidad porque estaban enseñando a hacer episiotomías a un/a estudiante, o que le metieron las manos diferentes personas que le causaron mucho dolor, o que le dijeron que "ahora vas a saber lo que es un parto" mientras le despegaban las membranas sin su consentimiento...

Mientras tienes las piernas abiertas no puedes exigir "buentrato". Con las piernas abiertas, no puedes pelear, no puedes defender tu dignidad. Y, si además, "está en juego la salud de tu bebé", entonces, sólo te dejas hacer... Como me dijo una amiga (que caminaba con dificultad 8 meses después de su parto, y lloraba recordándolo, y todavía se medicaba por el dolor, sufría a veces incontinencia, y mantenía relaciones sexuales con mucha dificultad): "Yo me dejo hacer esto mismo 20 veces más, si mi hijo nace sano; no me importa".

A mí, que no he vivido este tipo de violencia en mi parto, que pude vivirlo desde el placer y el gozo, a mí SÍ ME IMPORTA. Por eso, yo pongo las palabras que otras mujeres no pueden pronunciar y digo:
LA VIOLENCIA OBSTÉTRICA EXISTE.
LA VIOLENCIA OBSTÉTRICA ES VIOLENCIA SOCIAL, SEXUAL Y DE GÉNERO.
Y SE TIENE QUE ACABAR YA.

YA ESTÁ BIEN.

Imagen de Verónica

Hola Helena, siento muchísimo lo que has tenido que sufrir, lamento mucho que hayas pasado por algo así.

Desgraciadamente, hay mujeres que es en el parto cuando recuerdan lo que les has pasado... tengo una amiga que fue durante el parto de su hija por el modo en que la trataron, lo que desencadenó que se acordase de lo que le había pasado cuando era una niña pequeña, fue terriblemente traumático para ella, acabó en cesárea porque según contó literalmente se bloqueó, y después muchos años de psicólogos para sobrellevar el trauma, no quiso volver a ser madre no por la maternidad sino por el miedo a revivirlo todo, ese matrimonio se fué al traste, desencuentros con la familia pues el agresor para más inri era "amigo" de la familia, fobias varias, no poder dar el pecho a su hija... un sinfín de problemas...
Hoy cerca de 25 años después puede hablar con algunas personas del tema, ha sido una madre muy cariñosa y tiene una relación muy estrecha, pero reconoce que le costó mucho establecer el vínculo al principio con su bebé...
Por ello, es fundamental que se erradique la violencia solapada y acallada que se da en muchos hospitales, pues puede desencadenar muchísimos problemas.
Te envío un fuerte abrazo.

Imagen de Laura

la historia que cuentas de tu amiga es la mia! mi hija tienen 18 meses y he decidido empezar una terapia con una psicóloga porque mi trauma es tan grande que me impide volver a ser a madre aunque lo deseo. No se si la etiqueta de violencia obstetrica es la más adecuada pero yo estoy segura que a mi me maltrataron, me humillaeon y me separaron de mi hija. hoy aún me acuerdo de un matrón chillándome y un ginecólogo que me silvaba para q me levantara de la cama... no os lo creeis? pues sí...
gracias por darnos voz con este artículo a las mujeres que lo hemos padecido

Imagen de marina

Mira Helena eso que dices no tiene ni pies ni cabeza, aquí nadie está trivializando nada, al contrario,la gente se está levantando contra este tipo de violencia que si, lo es, exactamente igual que las agresiones sexuales propiamente dichas. Es más me atrevería a decir que es peor porqué está camuflada en una "atención médica". Yo también sufrí una agresión sexual, y eso sólo me llevó a querer todavía con más empeño que estas situaciones no se repitan nunca más y especialmente en un lugar y en un momento en el que sólo debería haber lágrimas de felicidad.

Imagen de Gabriella Bianco

Excelente artículo Carla!
De lo mejor que he leído en estos días en los medios acerca del tema. Gracias.

Imagen de LILIANA

En tu país y en el mio, aunque les duela el ego a quienes desestimen el mal trato y la violencia ejercida sobre la vida y sexualidad femenina. Gracias por este articulo Carla, gracias!

Imagen de Carmen Díez

Yo si creo que existe. Yo me tuve que compinchar con una comadrona para que me dejara "parir" dentro de lo posible en la sanidad pública a mi manera. A pesar de todo, le regalé una episotomía, por su tranquilidad, porque en aquellos momentos tampoco yo tenía fuerzas para imponerme y fui consciente de que le permitía para ella y no para mí. Aún así, con una especie de síndrome de stokolmo me siento agradecida porque hizo lo que pudo dentros de lo que podía hacer.... Así de triste!

Imagen de Corina Hourcade

Gracias Carla por ponerle nombre a aquello que lamentablemente "EXISTE". Y es tan violencia como tantas otras, porque las mujeres en esa situación está vulnerable frente al poder y el control que ejerce la/el profesional que está atendiendo su parto. "No dije nada, no me atreví, no quería que se enojara" etc, son muchos comentarios de mujeres que sienten miedo y que muchas veces no tienen fuerzas para poder pedir o reclamar. El sentimiento de culpa es otro factor que interviene porque para muchas no fue ese "momento tan sublime y maravilloso" que nos hacen creer...no cumplir las expectativas...

Imagen de Sara

La pena es que mientras algunas sí tenemos acceso a esta información y otras lo difundís para que llegue a todo al mundo, hay otras muchísimas que están convencidas de que: esto es un parto, "no sé a qué venías", que todos los procedimientos son para evitar una catástrofe... Y de ahí se no sale. La pena es que la gente no se cuestiona estas cosas tanto como deberían y como sí harían con un oncólogo, por ejemplo.

Imagen de Julia AS

Es verdad Sara lo que dices pero estamos tan aborregados que la mayoria tropiezan una, dos e infinitas veces en la misma piedra y no se cuestionan que lo que pasa es ilógico; no percibimos que lo que nos dicen no puede ser cierto, más bien se las dan de héroes por aguantar barbaridades (cosa que me daría vergüenza). Eso sí cuando se trata de un profesor, todo el alumnado y sus papás se levantan, y se dan cuenta de todo, lo malo y lo bueno (hoy una alumna me pidió consejo porque según su madre yo aconsejo muy bien o me dicen que fulanito no explica bien y si me toca pido cambio de grupo a princio de curso).
Por otro lado me parece que si en un equipo obstétrico hay mujeres que maltratan a las de su género, apaga y vámonos; está claro el porqué de la violencia, porque ni las mujeres defienden a su género. Y os remito a mi post a propósito de este tema en el artículo del 1 de octubre

Imagen de Lucia

Soy estudiante de medicina y he rotado por el servicio de obstetricia y ginecologia varias semanas....No se a que hospitales ireis pero en ningun caso he visto maltrato ni nada parecido....
Un/a ginecologo/a es una persona que ha dedicado su vida entera a estudiar medicina y la especialidad....habra malos profesionales como en todo, pero me parece vergonzoso que digais que os drogaron y usaron instrumental y cosas asi como algo traumatico cuando solo se busca lo mejor para elbebe y para la madre,y sino, estudiar un poco de medicina antes de hablar asi

Imagen de eli martinez

hola, he estado investigando un poco sobre el parto respetado y tambièn he estado hablando con otras mujeres sobre sus partos, todas sin exagerar ven tan natural el tener una episiotomia, asumen que el parto debe ser muy doloroso y traumatico tanto que si alguna se queja es criticada por no ser lo suficiente valiente, si una mujer se atreve a decir que fue una mala experiencia es tachada de cobarde y vista mal, estoy a 39 semanas de embarazo y en mexico los hospitales publicos tienden a hacer partos muy intervenidos con episiotomias de rutina a TODAS sin excepcion, y lo peor es que como mujeres nos criticamos unas a otras por quejarnos de estos procedimientos ya que todas pasan por eso y es "normal", hoy mismo mi cuñada se ha reido de mi cuando me queje por un dolor de una uña enterrada y me dijo hay que cobarde ya te imagino en el parto eso si te va a doler muchisimo, cada tacto, sufriras el estar con contracciones en una cama por horas, la anestecia llegara quieras o no, y termino diciendo y mejor ni te cuento de la episiotomia, bueno ya lo viviras asumio y por ultimo se rio de mi y dijo a ver si no eres de las chillonas que gritan por que con una uña enterrada como te pones.

Las mujeres no estamos informadas y se habla muy poco de lo que en realidad es normal en parto o una revision ginecologica

Imagen de Mercedes

Buenos días a todas,
Yo sufrí este tipo de violencia en mis propias carnes y, sinceramente, fue durísimo. No me quejé, es cierto. Porque mi bebé tuvo mucho sufrimiento fetal y tuvo que ser ingresado en neonatos, en otra ciudad, y no sabíamos si viviría o no.
Así que no me quejé. No me quejé porque era primeriza, no tenía información al respecto y porque el dolor más grande no lo sentía en el cuerpo. Lo sentía en el alma. Y lo sentía por mi pequeño.
Tuve que pedir el alta voluntaria al día siguiente para poder estar al lado de mi bebé. Mi marido y yo nos pagamos un hotel para poder ir cada tres horas a darle el pecho y aprovechar al máximo el tiempo que se nos permitía estar con nuestro pequeño (afortunadamente pudimos hacerlo).
Aún todavía no entiendo cómo no sentí dolor físico porque el parto fue tan violento que, al tiempo, todavía no controlaba los esfínteres.
No sabéis cuánto me arrepiento de no haber denunciado. Me arrepiento por mí, por mi hijo y por todas las mujeres que han venido detrás. Pero no tuve fuerzas para hacerlo.
Hoy en día todavía sigo con ayuda psicológica.
Ahora estoy embarazada de nuevo. Ahora no soy primeriza e intento estar lo más informada posible. Ahora exijo lo que, por derecho, me pertenece y, espero no tener que quejarme pero llegado el caso, os aseguro que lo haré.
No soy una persona excesivamente habladora pero, cuando sale el tema, yo les digo a mis amigas, parientes, conocidas… que siempre hablan de lo maravilloso que es el parto cuando existe otra parte, la más dura, de la que también se debería hablar y que no por eso le quita magia y belleza al acto de parir. Simplemente es y debe conocerse.
¡Gracias Carla!

Imagen de viridiana

hola:
que puedo decir...... en mi caso no hay muchas palabras para describir el sufrimiento, el miedo y peor aun la carga de sentirte mutilada y vivir con dolor dia a dia esperando la ilusión de poderte operar y reparar un poco del daño que ocasiona en mente, cuerpo y autoestima.
espero mi experiencia sirva de algo.....
entre por preclamsia y me retuvieron después yo vivi 4 cargas de oxitocina las 2 ultimas ya no por suero sino directas en vena, sin ningún éxito! y aunque nunca me vinieron dolores el doctor dijo que aunque estaba estrecha de que podía parir podía parir asi que introdujo su mano hasta romperme la fuente de ahí me hicieron pujar hasta que tuve 10 de dilatación; no podía salir mi bebe y sin ningún tipo de anestesia el doctor recargo de su coda hasta la mano en mi pansa para que la bebe saliera, me rajaron de ambos lados y el practicante vio como inico el doctor y luego le dijo viste pues ahora aszo tuuuu. por desgracia no lo supo hacer bien a los 2 días bote todos los puntos y tarde en cerrar mas de 3 meses. esa es la versión corta ya que pasaron mas cosas que prefiero no comentar....
espero mi experiencia les sirva a mama que por ser primerizas como yo creen que lo que les hacen es normal.
ojo mucho ojo.
no sigamos permitiendo que nos traten pero que animales!

Imagen de ClaudiaInformada

Gracias a asociaciones como esta hoy en día hay más información (por lo menos más accesible, aunque no siempre utilizada). Tengo 26 años y desde pequeña veía en mi casa libritos explicativos de diferentes temas, mi preferido era el de el embarazo y el parto, era algo que me maravillaba, me parecía super curioso. A pesar de eso, a la vez me parecía algo que tenía que ocultar (siempre que escuchaba que se acercaba alguien, lo dejaba en su sitio, sin saber que en realidad no me iban a decir nada por mirarlo) y también me parecía una historia de miedo, sangre, máscaras, agujas, gente agarrando...

Tendría 7 u 8 años y ya pensaba por qué tenía que ser necesario que te cortaran, si se supone que en la prehistoria nacíamos sin cortes. O por qué tenían que tenerte acostada (siempre comparan el empujar del parto con el empujar de hacer tus necesidades, así que pensaba: ¿cómo es posible hacer tus necesidades acostada y boca arriba? ¡Es de locos!

Así que con estas 2 principales preocupaciones (para una niña pequeña creo que ya es suficiente) he seguido informándome sobre el tema embarazo y parto. Sin embargo, cuando le comento algo a mis amigas o a otras mujeres cercanas a mi, me miran raro y como sin querer saber sobre el tema, ya lo sabrán cuando les pase (es lo que dicen), como si fuera algo asqueroso y desagradable. Aunque yo sigo dándoles información (sin ser pesada) de vez en cuando.

Por todo esto, creo que estos sitios en los que se habla del tema sin tapujos y con claridad, son de gran ayuda, porque hacen que un tema que debería tratarse con total naturalidad, sea más visible.

Así que por mi parte muchas gracias.

Imagen de Roser

Me encanta el artículo. Me preocupa muchísimo que si te quejas de esas cosas te miren mal o te digan que no tiene importancia. Pero hay algo que me preocupa tanto o más que eso: el maltrato psicológico por parte de la sociedad. Casi nadie habla de cuando estás con tu bebé y te acribillan a críticas y a consejos no pedidos; de cuando te lo quitan sin permiso familiares y amigos hasta que eres capaz de negarte quebrantando así una norma social que aleja constantemente a la madre de su bebé; de cuando quieren ayudarte sólo si es para coger al bebé y no para propiciar el vínculo; de cuando te quieren hacer creer que no conoces a tu hijo, porque no tienes experiencia. Si no te empoderas sola o te buscas buena compañía, tu entorno puede mellar tu autoestima.
Yo ya pasé por eso y me empoderé contra viento y marea, per este verano viví una situación que me pareció muy ilustrativa y me reconocí en ella meses atrás. Estaba en la playa bañándome con mi bebé de 9 meses, se me acercó una chica y muy amablemente me preguntó consejo sobre la posibilidad de bañar a su bebé de dos meses. Le dí mi opinión porque me la preguntó y al final le dije: "De todas formas, haz caso de lo que te diga tu intuición, tu eres la que mejor conoce a tu hijo". Me contestó: "Buf, eso no lo tengo yo tan claro". Afirmé: "Eso ni lo dudes" y se alejo con una sonrisa, reconfortada.
Me alegré de ayudarla a confiar en ella misma, pero me entró una rabia sorda al pensar en la mierda de sociedad que te acaba haciendo creer que todos saben menos tú. Una cosa es que seas inexperta y preguntes si tienes dudas, pero una madre con 20 hijos conoce a los suyos, al tuyo lo conoces tú. Estoy harta de que se silencien estas cosas y que me digan que no tiene importancia. A por nuestro poder!!!

Imagen de MONICA MATRONA

Hay un dicho en euskera: "izena duena, da", "lo que tiene nombre, existe". Si a los hechos o cosas que suceden no se les da un nombre, es como si no existieran. Ahora, una vez nombrado, sería cuestión de cambiarlo, no?

Imagen de Ana Isabela1

Hola.. esta bien saber que una no esta loca al decir que no fue culpa mia.
Yo queria hacer un parto natural en agua y organizado, pero acabe convencida por mi pareja en el hospital. me hicieron cesaria , antes me pusieron oxitocina y me rompieron la bolsa. Me durmieron entera ahun habiendo solicitado no estarlo. Y me desperte sin saber donde estaba mi hijo, Sabia que estaba bien, pero hasta una hora despues no lo tuve entre mis brazos. Lo malo acabo bien por que tuve a mi hijo pero esa hora fue interminable. Solo una madre lo sabe. y encima a los meses veo que les han dado un premio por maternidad natural.

Ojala que a las madres que vengan todo les vaya mejor.

Imagen de andrea sedano

gracias por tus palabras yo sufri de violecia obstetrica en mi parto y , vi tan reflejada en tus palabras ,

Imagen de Amt

Por desgracia he tenido que vivir como profesional momentos horribles similares a los que hablais, presenciarlos sin poder hacer nada, solo coger la mano de la madre y sonreirla... Para despues salir corriendo de alli llorando... En esa epoca no sabía que nombre ponerle, queria terminar la residencia y salir de alli porque no mucha gente compartia mi punto de vista.
. Hay noches que todavía recuerdo imágenes y situaciones muy desagradables.
Hoy sé que nombre ponerle: violencia obstétrica

Imagen de Antonio Muñoz

No me gusta el termino violencia obstétrica porque eso conlleva la calumnia gratuita, sin juicio y sin forma de defensión, de llamar maltratador a los profesionales de la obstetricia de este país que se desviven en la asistencia de cada parto y que en mas de una ocasión lo han pasado tambien muy mal en ellos. En fin, se confirma una vez mas que esta asociación ha cambiado de rumbo, busca la alarma social para conseguir sus objetivos aunque eso suponga bajar a los lodos de desprestigiar a los profesionales frente a la sociedad.

Imagen de Alarkana

Antonio, que no te guste el término "Violencia Obstétrica" no implica todo lo que tú dices. Es sólo que tú no quieres reconocer lo que existe y no se nombra. Y EXISTE. Te lo aseguro. Yo y todas las que vemos este tipo de violencia todos los días sabemos que existe. Quienes la hemos sufrido, ni te cuento. Esta asociación no busca nada de lo que tú dices porque no lo necesita. Sólo trata de hacer visible lo que desde siempre se ha vivido en el silencio, oculto.
Yo no he visto que se desprestigie a los profesionales. Sólo se desprestigian a sí mismos quienes hacen de la violencia su ejercicio profesional de cada día. Tenemos que hacer una revisión profunda de nuestros propios comportamientos en todos los ámbitos de nuestra vida. Que no queráis, algunos, ver lo que pasa, el sufrimiento por el que pasan algunas mujeres/familias/bebés en un momento de total vulnerabilidad, no significa que no esté pasando. Ojalá algunos profesionales os sintiérais tan dolidos sólo de saber del sufrimiento innecesario que se provoca en el parto; ojalá empatizárais tanto con quienes atendéis como con vuestros orgullos y egos. :-(

Imagen de Lucia

Desgraciadamente existe. Yo fui víctima a toda costa y lo peor de todo esto es que todo el mundo me dio las espaldas incluyendo mi esposo. Pase fatal y aun lo sigo. Hasta día de hoy me siento mal porque me siento violada y que violaron a mi hijo. Nos robaron todo. Pero como no te puedes quejar porque SALIO TODO BIEN Y TENGO QUE AGRADECER. esto es un desastre

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.