Salir ilesa del hospital tras el parto

Por Ángeles Cano Parece mentira, sí, pero no es tarea fácil salir ilesa del hospital cuando una va a dar a luz. Hagamos la prueba: que levante la mano la que haya conseguido salir ilesa de un parto hospitalario.

Resulta que la gran, gran mayoría entramos sanas al hospital a dar a luz y salimos con cicatrices y heridas varios, daños físicos evidentes.

Como si el hospital fuera un taller de costura.

La que se libra de la cicatriz en el vientre y útero (probabilidades de 1:4 a 1:2, según el centro) la tiene en la vagina o en el periné. Cicatrices de todo tipo: horizontales, verticales, laterales, centradas o no. Las hay que curan en tres días y también que tardan meses en cerrarse, en dejar de soltar pus e incluso algunas las tienen que volver a abrir y arreglar de nuevo; “reconstrucciones”, las llaman.

Las hay hechas con bisturí o tijeras especiales, con fórceps o espátulas, con ventosa, e incluso algunos profesionales lo consiguen con sus manos, olvidándose, evidentemente, de que están manipulando genitales que pertenecen al cuerpo vivo de una mujer.

Las hay cosidas con tranquilidad y perfección, las hay hechas con mala leche o poca experiencia y las hay simplemente grapadas, como si fuéramos papeles de un trámite burocrático.

Y si nos libramos de las cicatrices -algunas hay- salimos “por lo menos” con moratones de pinchazos, heridas de la vía, etc. Parece que inevitablemente salimos algo estropeadas, como si siempre hubiese que arreglar algo.

En los cursos de “preparación” nos cuentan además, con antelación, “cómo curar los puntos”, incluso dan clases específicas sobre el tema, dando por hecho que forman parte del “parto de todas”.

Yo recuerdo cuando en mi primer embarazo hice un curso de adiestramiento, perdón, preparación, impartido por una ginecóloga que más tarde atendió a la mismísima princesa y que nos dio un consejo de lo más oportuno: “Os compráis aceite de rosa mosqueta y a partir de la semana x varias veces al día lo aplicáis a la zona donde hacen el corte de bisturí en la cesárea“. En un primer momento pensé “mira, qué práctica la mujer, qué consejos más buenos tiene”. Luego me pareció simplemente aberrante, para mí fue como un ejercicio para asumir mentalmente ya de antemano que tenemos altas probabilidades de te vayan a abrir la tripa. Me imaginaba a las veintitantas mujeres de mi curso untándose los dedos con aceite mosqueta y “cuidándose” la zona de la futura cicatriz como si fuera su rato de meditación diaria de cara al nacimiento de sus hijos. Qué pena.

Y os pregunto de nuevo: que levante la mano la que haya salido ilesa de un parto hospitalario. ¿Hay alguien? Ojo, no cuentan las que llegan en dilatación completa a la puerta de Urgencias y "se les cae el niño” de camino al paritorio.

<
165

Comentarios

Imagen de Estherhi

Yo pienso que deberíamos de hacer una queja masiva.

De mi segundo hijo, casi lo sacó en la entrada, que pena ir para eso, yo fui llegar y pum, no sin antes ponerme la vía, y en el primer empujón, meterme un tajo sin avisar ni nada, vamos, qué sin informarme y mucho menos, consentido.
Fui con el niño que en 2 empujones salió. Claro, con el tajo, que no se, ni los puntos que me dieron, que daba botes.con cada uno de ellos, que horror, me jodieron bien todas las navidades, lo tuve el 24 de diciembre, así que bien.fastidiada con los pinchazos que dan los puntos hasta relles....
Me aguante en casa, pa que no me metiera mano todo el hospital, que con el primero pase 5h divinas con cambio de turno incluido, marido entra marido sal...
Aquí dejaron que me rasgara, pero luego los puntos que dan, molestan y duelen después de años....
Con ganas.me quedo de poner una queja, pero no si como hacerlo y encima, pa no arreglar nada.
Doy gracias, que dentro de todo lo malo, lo mío debe ser lo menos que te puede pasar y siento mucho que muchas, tengan que recordar su parto entre lágrimas, pero por la que la han armado, a una amiga casi la dejan hay.
Hay que hacer algo de verdad. Gracias!

Imagen de Saio

Mi niña nació en el hospital de Cruces, en Bizkaia y me tocó una matrona joven llamada Ainhoa que me pareció estupenda y la mujer que le ayudaba un encanto también.

Nos informaba de todo, nos enseño la placenta explicándonos las cosas, intentó en todo momento que no hubiera desgarros pero mi niña venía con el brazo en alto y me desgarré un pelín en un lateral.

Estuvo a punto de no coserlo pero al final me puso un punto fuera y dos dentro. Se me curaron bien y hoy en día no sé ni donde está la marca.

El expulsivo fue con luz baja, silencio, risas también y mucha tranquilidad. Muy bonito, como para repetirlo cualquier día de estos. :D

Imagen de nana

Bueno, pues en mi caso, después de estar unas 30 horas en el hospital, conseguir que tras 24 horas con la bolsa rota y sin dilatar nada alguien me hiciese caso y se me pusiera oxitocina y epidural para evitar una cesarea que yo veía clara si seguía así, lo que me curré haciendo el gran teatro de mi vida tirada en el suelo y retorciendome de un falso dolor para que se hiciese algo, conseguí entrar en paritorio con mis 10cm de dilatación y dí clara instrucción a los que me atendían de que no quería que se me cortara. El matrón me dijo: estás segura? y si te desgarras? a lo que le dije: en ese caso, mala suerte. Nació mi hija y me vine a casa sin un sólo punto, pero aprendí a que es nuestro cuerpo y no debemos ser pasivas e ir al hospital sin conocer el proceso y lo que nos puede pasar en cada momento.

Imagen de NoeVL

Todo depende del equipo de ginecologos...de cada mujer y de cada caso... A mi me da igual no salir ilesa...lo importante para mi es que mi bebe no sufra y nazca bien... Si en mi primer embarazo no me hubiesen hecho cesàrea d urgencia mi primer hijo no estaria ahora alegrandome la vida!
Mi comadrona estuvo ayudandome en todo momento, tratandome como a una persona y haciendo lo imposible para ayudarme a dar a luz.
Desgraciadamente conozco casos tambien donde se trata a las parteras como a " pacientes pesadas y exageradas"
Casualmente" tratan mal" hombres que evidentemente nunca han parido o mujeres que consideran este "trabajo" una rutina y no una suerte.

Imagen de Anrucla

¿Y las heridas en el alma? De esas no se habla pero a mi lo que después de dos años me sigue doliendo es el alma, porque no me sentí respetada, porque mi marido no comprende por qué estoy tan dolida, y es que llegué al hospital San José en Madrid a las habiendo roto aguas, sin notar ninguna contracción y a la a la cama tumbada y a tope con la oxitocina, no pensé que fuese contraproducente, mi salita de dilatación se encontraba frente al quirófano y en las cuatro horas que pasé allí todas las mujeres de aquella tarde entraban para cesarea, entonces supe que yo no me libraría, recé por un milagro, pero como mi hija venía con vuelta de cordón y hacía picos en la monitorización me sentenciaron a cesarea, siempre me he sentido culplable por dar tanta confianza a todo el personal y no dejar claro que yo quería un parto lo más natural posible. Me dejaron cuatro horas para dilatar desde que ingresé y como solamente siendo primeriza había dilatado 3 centímetros me regalaron un maravillosa cesárea. El que debía ser el momento más bonito de mi vida lo recuerdo como el más feliz y el más frustrante y triste a la vez. Me quedé traumatizada e incomprendida, tanto que si me dijeran que mi segundo hijo sería cesárea no tendría más, ya que encima mi vida fue un auténtico infierno después durante casi un año ya que desarrollé una intolerancia alimenticia que decidió aflorar días después de la cesárea, así que podéis imaginar cuando durante meses debéis ir a visitar desesperadas todo tipo de especialistas para realizar todo tipo de pruebas y descartar que puñetas pasaba, y confirmar que no tenía nada que ver con la dichosita cesárea. Ahora antes de buscar el segundo llevo meses recorriendo foros, blogs y recopilando noticias para elegir un buen hospital, esta vez público y con bastante predisposición a respetar a madre y bebé, me pongo tan triste al pensar en el parto que ya no pido salir ilesa pero por lo menos no tan maltratada y que me dejen tener un parto vaginal natural, me conformo con poder volver a casa a la vez con mi bebé y solo tener la preocupación de quererlo.

Imagen de Aan

Pues yo rompo una lanza en favor de los hospitales , los ginecologos y las cesareas necesarias. Mi hija venia con placenta previa y sino me hubieran hecho la cesarea hoy en dia no estariamos vivas ninguna de las 2 .

Imagen de Senda García

Yo he tenido dos partos muy satisfactorios. Elegí parir en hospital. El primero en Santa Cruz de La Palma. Mi matrón fue un amor. Fui inducida, (estuve de acuerdo) porque estaba de 42. Solo me hizo falta prostaglandina, el parto se desencadenó rápidamente. Entré en trance y no sentí las contracciones. Expulsivo fácil, sin episiotomía, piel con piel y lactancia inmediata. Un poco torpes con el control de la lactancia arriba, en planta, pero bien.
El segundo fue en el HULA de Lugo y fue inmejorable. Parto espontáneo. Llevé plan de parto, la matrona lo leyó y me dijo que no había ningún problema, que estaba de acuerdo en todo. Parto largo, 12 horas. Siempre la misma matrona, no me quiso hacer tactos, le pedí yo uno. Bañera, intimidad, todo perfecto. La segunda matrona (cambio de turno) fue un ángel. La primera fue muy correcta, cariñosa, respetuosa, muy bien, pero la segunda era una de esas personas que habían nacido para esto. Tuve una conexión inmediata con ella y en cuanto llegó leyó mi plan de parto, se presentó y se sentó a mi lado, un poco detrás, de manera que estuviera cerca pero no la viera. Yo estaba sentada en la pelota con mi marido enfrente, cogidos de la mano. El parto se precipitó y en un par de horas tenía a Mica fuera. No tuve desgarro siquiera. Y gracias a ella, creo, porque yo empujaba con mucha fuerza y ella me dijo que fuera más suave y me guió un poco. Maravilloso. Mica nació y yo misma la recogí, le corté el cordón y nos quedamos juntas hasta que nos subieron a planta. Y allí igual, no se nos separó hasta el día siguiente, en que vino la pediatra. La pequeña estuvo desnuda a mi lado mientras me limpiaban y expulsaba la placenta, mamando y amándonos. Perfecto, maravilloso.

En planta muy bien también. Una enfermera chunga, que me cogió el pezón y lo estrujó y me dijo que no tenía calostro. Imbécil. Pero las demás maravillosas, las ginecólogas también. Incluso creo que vinieron más a verme de lo normal porque tenían curiosidad por ver un parto natural (el resultado de). Y una de las enfermera se quedó un buen rato hablando conmigo el primer día, contándome que qué bien lo que había hecho, un parto natural, que qué bien, que así deberían ser todos y blablabla. Maravillosa. Y que se estaba formando para atender partos en casa. Así que una actitud en general estupenda en el hospital.

Por fortuna, poco a poco las cosas van cambiando.

Imagen de fernanda

yo no sali ilesa. sali con la panza llena de moretones . los brazos todos pinchados 1 episiotomia y desgarro de los peores meses para que deje de doler , que hasta hoy me acuerdo . y me angustio. porque es para siempre ya no voy a recuperarme y me duele pensar que no me animo a tener otro hijo. he leido que despues de desgarro de tercer y cuarto grado. es peligroso tener otro hijo , que puede ser peor.

Imagen de Silvia VG

Hola,Yo día a luz en la maternidad Belén de A Coruña hace dos meses, es decir en enero del 2015 a mi me hicieron una inducción, oxitocina a todo tren y cinco pinchazos de la epidural con su consiguiente moratón, cuando ingreso con contracciones y la bolsa rota la matrona me mira y me dice que a mediodia ya me nace el niño(sería adivina...)... Los tactos de la matrona horribles ,de llorar, parecía que me desgarraba por dentro, (decir que me hizo otro tacto una matrona diferente al bajar al paritorio y no me dolió ni la mitad)así fué que en el paritorio me subió la fiebre, empecé con temblores y como el niño no salía ,entre dos apretándome la barriga lo que me ocasionó un moratón en el ombligo y el niño nació morado y sin llorar( mi marido pensó que estaba muerto).despues me pusieron un montón de puntos y se llevaron al niño a la UCI por riesgo de infección.cuando me subieron a la habitación, la matrona muy maja ella, a pesar de lo mal que estaba yo con la fiebre y animicamente echo a mi marido de la habitación y me dejó a oscuras cerrando las persianas con la excusa de que tenía que descansar.mi marido volvió a entrar en cuanto se fué.Al dia siguiente me entero de que mi hijo salió con ventosa y tiene un moratón enorme y una herida en la cabeza.Un pediatra sube y me dice que igual le tienen que hacer una punción lumbar y se va...imaginaros mi desesperación...Luego viene la ginecóloga y me dice que tuve un parto buenísimo y que si mi hijo está en la uci mala suerte.... Mi hijo estuvo 8 días ingresado y cuando nos lo ibamos a llevar de alta, la misma pediatra me dice que se tiene que quedar un día mas porque tiene la tensión alta y tendrán que hacerle pruebas al corazón....al final nos lo llevamos al día siguiente y cuando le llevo al pediatra nada más tocar al niño me dice que tiene el esternocleidomastoideo roto por tirar mal de él en l parto y por no dejar que el niño rotase bien en el canal de parto.Tenemos que hacerle unos ejercicios para que no le quede el cuello torcido.Me voy a quejar a la dirección del hospital de lo ocurrido y de que me parece increible que en nueve días ingresado no le detectaran lo del cuello y me dice la directora que nose de que me quejo por lo del cuello que si prefería que no sacasen a mi hijo en ese momento y me naciese con paralisis cerebral...y que todas queremos parto sin oxitocina pero la epidural bien que la queremos y que en los partos mueren madres y niños y que se pueden complicar las cosas siempre.Del hematoma en la cabeza me dice que la ginecóloga no me dijo nada porque si yo le miro la cabeza a mi hijo ya me doy cuenta no hace falta explicarmelo todo....Que triste que haya hospitales así donde justifiquen todo aunque sus prácticas vayan en contra de las recomendaciones de la OMS.Por cierto que mi hijo no tenía nada del corazón y si estuvo en la UCI seguramente fue porque del moraton de la cabeza y de el coágulo del cuello le dió mal algún valor de la analítica (dicho por el pediatra actual del niño).

Imagen de VBEV

Mi experiencia en el Hospital la Zarzuela ha sido terrible. Y no lo recomendaría, ni volveré a pisar su servicio de obstetricia. Después de casi un año, me siento con ganas de contar mi experiencia. Lo elegí porque además de tener la filosofía de “plan de parto humanizado”, como te cuentan en las clases, voy a otras especialidades médicas, y tenía alguna referencia. Pero en mi caso, todo fue negativo, aunque debía de haberlo previsto. Lo primero es que en cada cita del embarazo te atiende un ginecólogo distinto, que no tiene ni por qué ser el que te toque en el parto porque es el que/ los que este/n de guardia en ese momento. En mi opinión un atraso.
El día antes de dar a luz, se fisuro la bolsa, y perdía líquido, fui al hospital y me ingresaron esa noche. Cuando les hable de mi plan de parto que llevaba escrito, ya me dijeron que no lo podían respetar dadas las circunstancias, metiéndote el miedo en el cuerpo. Ahora en frío, pienso, pero señoras, ustedes se han leído todas las preguntas del plan de parto que ustedes proponen, “igual parte si se puede respetar”. Esto ya no me gusto porque rompía parte de lo que hubiésemos querido, aunque aún faltaba por llegar lo peor. A la mañana siguiente casi de 7 centímetros, me pasaron a la sala de paritorio a las 7-8 de la mañana, la anestesista que me puso ya la epidural bien aunque un poco brusca de trato. La matrona que me atendió bastante bien, hasta que poco antes de la 13h decidieron entrar un grupo de 3 ginecólogas para agilizar el parto, una de ellas estudiante, error, y más con el cambio de turno a la vuelta de la esquina. Mi pequeño estaba colocado pero subía y bajaba del canal de parto, así que una de ellas decidió subirse y empujar en mi barriga a pesar de que yo no quería. Ya nadie te decía lo que tenías que hacer, empezaron a tener conversaciones con la chica de prácticas que se podían haber ahorrado como “¿entra o no? Si, no…cada una cosa. Pusieron una ventosa en la cabecita de mi pequeño, que finalmente no utilizaron, me hicieron una episiotomía de caballo…mi pequeño nació sano, terminaron su faena. Respetaron como 20 minutos de piel con piel, mientras examinaban la placenta. Cuando iban a empezar a coserme se dieron cuenta que sangraba bastante, me preguntan que si tenía un quiste, “no que yo sepa, me habéis llevado todo el embarazo”, hasta que vieron que había tenido un desgarro de grado 4 (entre vagina y recto), de los más importantes, mientras seguían con sus tan “agradables” conversaciones, intentando explicarse como había sucedido. Llamaron a un cirujano de digestivo que me dio los puntos de su parte y no quedándose a gusto empieza a coserme la de prácticas mientras las oyes decir que esta capa de piel es o no es mía, al final la ginecóloga que se responsabiliza del parto termina de coserme. Deciden que me van a poner una vía central para alimentación parenteral, así que me tengo que seguir quedando en quirófano y mi marido se subió con mi pequeño, hasta que terminaron.
Durante mi estancia de más de 10 días en el hospital, lo único bueno que el pediatra revisaba a mi niño cada día y que me ayudaron en la lactacia. El resto un caos. Ginecología no entendía como había pasado, el niño peso 3.200kg, algo normal, revisaron hasta la ventosa por si tuviese alguna terminación raspante, al final que si debía haber sido mi bebecin con la mano, en fin….escusas pero la verdad es que se dieron cuenta tarde de lo ocurrido, que cada jefe de cirugía me daba una solución, y que estuve a punto de salir con una colostomía. Sobre los días y el caos en el hospital mientras cada uno te da su opinión y no se ponían de acuerdo, mejor no os hablo. Alguna revisión que me hice después hablando del tema, parecía como si hubiésemos vivido cosas paralelas, cuando no sólo estab to en el paritorio sino también mi marido y después de mis clases de meditación y yoga, estaba super tranquila en el parto, observando todo lo que pasaba. En resumen, lo que nos ha generado es una desconfianza plena en ellos. Y aunque la doctora Gippini al ver que no he vuelto desde noviembre, me llamo por teléfono, no tenemos porque limpiar la conciencia de nadie, y más después de todo lo que paso. Y que después de una operación sigo con mi problema, aunque volveré a intentar solucionarlo antes de que se acabe el año y esta vez espero si estar entre el 50% de casos buenos.
Ahora tengo una fistula recto-vaginal, difíciles de corregir pero no imposible, y me está tratando un doctor especialista en este tipo de afecciones y desde luego no en la Zarzuela.
Como en todo, hay opiniones positivas y otras malas, pero si podéis elegir ir a otro sitio, más que nada por el desconcierto que crearon cuando algo no sale bien.

Imagen de Nuriapg

Yo llegué al Hospital Ppe. de Asturias sangrando (metrorragia) y sin dolor, en la exploracion me dijeron que veían poco liquido amniótico y que había que provocar ( inducir) el parto, yo les pregunté a qué era debido ya que no había perdido líquido amniótico y me dijeron que podía ser que la placenta estuvira envejecida y no crea mas líquido, me pusieron una pastillita para dilatar y volví a preguntar ¿ qué es, oxitocina? y me dijeron que no que era una primera opción y que si con eso no dilataba me metían la oxitocina, al poco empecé a tener algunas contracciones leves pero enseguida se volvieron inhumanamente dolorosas, eran muy fuertes y aunque bajaba el dolor éste no desaparecia, era dolor constante, cuando "menos dolia" seguía siendo muy doloroso y cuando aumentaba vomitaba, intentaron aliviarme con oxido nitroso pero yo no notaba que eso me calmara nada de nada, sólo estaba de dos y medio cuando se apiadaron de mi y me llevaron a la habitacion de postparto para ponerme la epidural supuestamente hasto los 3 cm no te la ponen.

Desde que entré hasta que sali del hospital mi marido no faltó de mi lado en ningún momento, pudo estar conmigo siempre.

Una vez me hizo efecto la epidural llegó la calma, me relajé en la habitación preparto y esperé, no se que debía esperar si no sentía nada el caso es que al rato empecé a notar ganas de empujar y cuando pasó la matrona a verme se lo dije, por lo visto estaba de parto, me llevaron a la sala de parto que estaba al lado y una señora dijo -este potro a visto mas partos que yo- , la verdad que era de terror, no se donde quedarón las camas nuevas que habían comprado para dar a luz "en la posición que tu elijas" , me hubiera gustado dar a luz de lado ya que al tener la anestesia y no sentir ni el apellido no tenía mucha mas opción,no? pero a mi nadie me pregunto ni dieron opcion. La matrona me indicaba cuando debía empujar porque yo no sentía nada, sensación muy desagradable el sentirte inútil, me hicieron una episiotomía bastante grande nunca me dijeron cuantos puntos me habían dado pero eran unos cuantos, el niño no salía, así que me dijeron que debían usar forceps, les dije que no y me contestó que era la unica manera de sacarlo, así que accedí, gracias a Dios nació sólo con una torticolis y las sienes un poquito undidas y una pequeña herida en la cara, para lo que podía haber sido...

Enseguida me lo pusieron en el pecho, ese fue el momento mas bonito de mi vida.

Allí mismo lo miraron y me lo devolvieron para tenerlo mientras una chica en prácticas me cosia, una hora cosiéndome.

Después me llevaron de vuelta a la habitación de preparto, no había levantado el culo de la cama para coger a mi hijo cuando de repente me desplomé en la cama quedando inerte, no podía mas que respirar y oir a mi marido llamar pidiendo ayuda, enseguida vinieron como 4 o 5 personas entre ellas la matrona que me decía respira conmigo pero yo no era dueña de mi respiracion, me pusieron una bolsa roja no se de que y me fui recuperando poco a poco.

El postparto fue horroroso, una vez en la habitación sólo levantar el culo para girarme en la cama dolía, me tuvieron que sondar porque no podía hacer pipí, una enfermera que pasó por alli me dijo que tenía que ponerme de pié porque todas andan al dia siguiente de dar a luz yo lo intenté a pesar del dolor pero me maree y me cojió mi hermano en brazos, menos mal sino me caigo al suelo redonda, al tercer día me querían dar el alta pero yo no me podía poner de pie derecha y andar sin dolerme, así que la doctora me dijo que un día mas y a casa. 

Así que al cuarto día salí en silla de ruedas del hospital a mi casa, estuve dos meses sin poder moverme mas que para lo justito, mi marido me daba a mi hijo para darle el pecho y lo atendía él en todo momento, estar de pie era tan doloroso...... sentada tampoco podía estar, hasta los tres meses estuve sentada de lado, no solo por la episiotomía sino tambien por las 3 hemorroides que me salienron.

Al mes me miré con un espejo y me puse a llorar de como estaba mi zona mas intima, destrozada. Con el tiempo mejoró pero ha quedado fea y molesta. 

Ahora vuelvo a estar embarazada y sigo sin saber a qué hospital ir,  no quiero que me traten como un trozo de carne, con 5 personas delante de mi mirando mientras me hacen un tacto estando de 0 centímetros y sin borrado y hablando de sus cosas como si yo no estuviera, no quiero que me induzcan el parto, no quiero que me hagan la episiotomía si no hay riego de desgarro y si la hacen que sea sólo lo necesario, no quiero que me anestesien y no sentir nada, alguna habrá que mitigue sin anular todo sentido, quiero que me expliquen lo que me hacen y que me pregunten que quiero sobre la marcha ya que nunca sabes como va a ser tu parto. 

Si alguna ha tenido un parto complicado y aún así se ha sentido bien tratada y que han procedido con ella correctamente que me diga en qué hospital, aunque entiendo que también depende del equipo que te toque dentro de cada hospital. 

Es mi segundo enbarazo y sigo aterrada con el momento del parto y el postparto ya ni os cuento.

 

Imagen de Miranda

En mi caso si puedo decir que salí ilesa del hospital! Madre primeriza con 19 años y la verdad que no tengo ninguna queja. Llegue al hospital simplemente porque había sangrado y quería que me dijesen a que se debía y cuando me miraron me dijeron que estaba dilatada de casi 4 centímetros así que ya no podía irme a casa . En cuestión de día horas me comunicaron que tenían que ponerme epidural (yo no quería ) porque tenía la tensión alta y en cuestión de otra otra tenía necesidad de empujar , los médicos me dijeron que era pronto pero que lo podíamos intentar .Dicho y echo ! 10 o 15 minutos empujando y ya tenía a mi niña en brazos pregunte por los puntos y me dijeron que no me hacía falta ningún punto !! Así que puedo decir que tuve un parto estupendo !!

Imagen de LEO

A aquellas que afirman que nunca pisarían un hospital para parir, me gustaría contarles únicamente la historia de mis abuelos, dado que las cifras de mortalidad feto-materna parece que no interesan tanto por ser frías, asépticas y no tener la carga emocional acorde a los menesteres de este blog: mi abuelo fue uno de los dos hijos que llegaron a la edad adulta (11 hermanos suyos fallecieron en la infancia o postparto inmediato y mi bisabuela también murió prematuramente a causa de una hemorragia cerebral, quien sabe si por la ruptura de un aneurisma cerebral provocado por los esfuerzos realizados en TRECE partos). Por otra parte, mis otros abuelos: 6 hermanos llegaron a la edad adulta sobre un total de 9 nacidos vivos...el resto fallecidos en el postparto o en la primera infancia. El parto, era otra época y en tiempos muy duros, fue en casa.

¿Piensan sinceramente que en un hospital medianamente acondicionado hubieran fallecido tantos niños?. ¿O es que el descenso de la mortalidad feto-materna en el periparto piensan que se ha disminuido drásticamente por una suerte de casualidades y que la ciencia médica y la gestión sanitaria no ha tenido nada que ver? ¿En serio piensan que el personal de ginecología, pediatría, matrona, anestesia se conjugan en un aquelarre diabólico para hacer cuanto más daño mejor a las mujeres que están de parto? ¿Piensan que nos gusta canalizar una vía endovenosa, administrar oxitocina, fluidos, hacer cesáreas, partos instrumentados y episiotomías porque sí? Han asumido en su muy legitima lucha contra la violencia de género la frase "violencia obstétrica" pero...¿son ustedes conscientes de la carga emocional que tiene dicha frase, que enrasa al nivel de meros matarifes y sádicos al personal sanitario de un hospital? Por supuesto que deben dignificarse las condiciones del parto, y no solo del parto, también las de cualquier ámbito de la atención sanitaria, pero estas no son ni las formas ni los modos.
Si consideran que existe una "violencia obstétrica" tal cual, diseñada para dañar a las mujeres de parto, no tengo más que decir...más allá de la profunda pena y decepción que siento por haber dedicado 10 años de mi vida (pasando sueño y stress) a ser parte del brazo ejecutor de la violencia obstétrica, pues tal parece que eso es lo que somos "a priori" los profesionales que trabajamos en un hospital.
Hagan gala, si quieren, de parir tranquilamente en sus casas y asumir plenamente los riesgos que ello conlleva, me parece perfecto, pero creo sinceramente que están confundiendo el enemigo contra el que luchar.

Imagen de Luisa

Hola! Cuando veo la foto, veo mi parto, horrible.
Fueron tres días y diez horas imedia, episotomia grande que después se abrió y se hizo una fibrosis. Desgarro hasta casi hasta el ano y prolapsada. Un@s me quieren operar otr@s no y el desgarro no lo quieren tocar. Llevo seis años de médicos con dolores en las articulaciones por los cortes, forceps... Enhorabuena por las que habéis tenido un parto bonito, ami me han destrozado y casi ami hija también yo no estaba para parto, me han dado una discapacidad, por que ahi oficios que ya no puedo realizar. Perdonad por mi desahogo pero sigo luchando para estar bien física y spiquicamente.

Imagen de Fatima Hs

Buenas, me gustaría tener un parto respetado y lo menos medicalizado posible que las circunstancias me permitan. Vivo en lorca, y no sé si ir a parir al hospital de huercal overa o bien a la arrixaca. Alguien que me pueda orientar.? Gracias

Páginas

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.