Trabajar ¿hasta cuándo?

Hay trabajos de “riesgo” para el embarazo, y todas las mujeres tienen derecho a proteger su cuerpo y a su bebé. La mujer no tiene la obligación legal de comunicar a la empresa en la que trabaja si está embarazada, pero en determinados casos, cuando el puesto de trabajo puede suponer un riesgo, es mejor notificarlo cuanto antes y solicitar la adecuación del puesto (si no fuera posible se le concederá una baja por riesgo de embarazo).

Para los puestos supuestamente exentos de riesgo, cada mujer valorará si está en condiciones de trabajar o no. Aunque el trabajo muchas veces es bien tolerado, puede precisar de pequeñas adaptaciones que antes no se tenían en cuenta:  es necesario levantarse a menudo de la silla y moverse; el baño es usado con mayor frecuencia; las cargas no deben hacerse como antes; el cuerpo pide comer más a menudo…

El mundo laboral no suele poner las cosas muy fáciles a las embarazadas. La precariedad de los contratos puede hacer que se siga trabajando aún en condiciones poco óptimas, para no perder un trabajo. Realmente, la mujer embarazada no está tan protegida como debería estar. Pero supongamos que no estamos en ninguno de estos casos. Tienes un trabajo estable, cómodo, supuestamente sin riesgos y estás a gusto.

¿Hasta cuándo seguir trabajando?

Esa decisión es muy personal. A medida que se va acercando el tercer trimestre va apeteciendo “hacer nido”; quedarse en casa, preparar las cosas del bebé, descansar y mimarse un poco. Lo mejor es dejar de trabajar lo antes que puedas y te apetezca, o al menos reducir la actividad, especialmente si empiezan a aparecer contracciones. Escucha tu cuerpo, que es sabio y te advierte de cuándo estás por encima de tus posibilidades.

Si sigues trabajando, reserva unas horas al día para ti, para tu embarazo y para tu bebé. Haz ejercicio, lee y mantén contacto con otras embarazadas. Toma contacto con tu bebé. Tienes por delante muchos años para seguir trabajando, pero sólo unos pocos meses para disfrutar de este bebé, que también quiere disfrutar de ti.