Tóxicos y drogas

Los tóxicos se encuentran en el ambiente, en la alimentación, productos de higiene, etc. Durante el embarazo lo ideal sería minimizar la exposición e ingesta de todos estos tóxicos ya que muchos de ellos pasan al feto.

En relación a la alimentación y a los tóxicos hay que tener en cuenta las últimas recomendaciones del Ministerio de Sanidad que advierten de la presencia de mercurio, nitratos y cadmio en algunos alimentos, por lo que se recomienda que las embarazadas no los consuman. (Ver referencias.)

Se recomienda no tomar nada de alcohol durante el embarazo. Cuando una mujer embarazada toma alcohol, éste atraviesa fácilmente la placenta hacia el feto. Tanto la cantidad como el momento del consumo de alcohol durante el embarazo es importante. Respecto a la cantidad no se ha descrito ningún mínimo de “seguridad” y respecto al momento el primer trimestre parece ser el más perjudicial para el feto, por lo que se recomienda dejar de beber antes de quedarse embarazada.

El tabaco es perjudicial siempre. Si eres fumadora el embarazo es una buena oportunidad para dejar de fumar, aprovechando la mayor sensibilidad a algunos olores y sabores como el  tabaco. Se sabe que el consumo de tabaco aumenta el riesgo de aborto y de muerte perinatal y también se ha visto una menor ganancia de peso de la esperada en los recién nacidos de madres fumadoras.

Bibliografía: