Semanas 11 y 12

Solapas principales

El desarrollo continúa en la semana once. Realmente, es difícil decir qué sucede exactamente en cada semana ya que el bebé evoluciona rápidamente y sigue siendo diferente a cualquier otro… Entre las semanas nueve y once, en bebé entreabre los ojos, traga, mueve la lengua y si se le toca la palma de la mano la cerrará en un puño. Durante esta semana o la siguiente se produce una imagen que nos emociona a todas las personas: el bebé se chupará con fuerza el pulgar. Así que si alguien quiere criticar este comportamiento en un niño, parece buena idea recordarle amablemente que él o ella también lo hizo un día. Por cierto, no sólo se distingue el pulgar sino todos los dedos de las manos y los pies…

En esta semana comienza la deglución del líquido amniótico. Su carrera de crecimiento ha llevado a tu bebé desde los 5 hasta los 8 centímetros y su peso ronda ya los 30 gramos

La semana doce es muy especial. Podemos ver a nuestro bebé en la primera ecografía. Muchas madres y padres no pueden contener las lágrimas de emoción, otros se quedan como “hipnotizados” con el sonido del corazón de su niño/a. Más que nunca, tomamos conciencia de que el embarazo es real, de que vas a ser madre o padre y de que más pronto de lo que esperas esa nueva vida estará contigo…

En la ecografía podremos ver (a veces con mayor o menor dificultad) la forma de nuestro/a hijo/a. Cabeza, brazos, piernas. El esqueleto está empezando a formarse. Esto no le impide moverse a su antojo por el útero, aunque la madre aún no lo note. Las huellas dactilares empiezan a formarse y comienzan a crecer las uñas de los dedos de las manos y pies. Por cierto, en esta semana es más probable diferenciar el sexo de tu hijo/a, pero para confirmarlo es mejor esperar a la ecografía de las veinte semanas.

Hemos dicho que es una semana muy especial, pero también puede causar tensión. En esta primera visita al ginecólogo se comprueba si hay alguna anomalía observando la ecografía. También se realiza un análisis de sangre llamado Triple Screening que pretende calcular las probabilidades de anomalías en el bebé; como los resultados son eso: “probabilidades”, hay madres que deciden no someterse a esta prueba. Hay hospitales en los que se realiza además la amniocentesis por rutina a las mujeres para saber si hay o no problemas.