Separaciones "para observación"

por Candy Tejera Suelen producirse tras partos instrumentales o cesáreas. Muchos hospitales contemplan en sus protocolos el tener a los bebés en “observación” durante un periodo de tiempo arbitrario (desde horas hasta días completos) cuando el nacimiento ha tenido lugar en estas circunstancias, independientemente de que el niño presente algún síntoma que evidencie la necesidad de tal “observación”. Por una parte, al obrar así, están poniendo algo de manifiesto, que abiertamente muchas veces se niegan a admitir: Que nacer por cesárea no es inocuo, y que si ha sido necesario recurrir al instrumental es porque las cosas no se han desarrollado correctamente.

Esto en parte justificaría la necesidad de esta observación, pero el problema está en las condiciones en que se lleva a cabo dicha “observación”. Fundamentalmente el error es que se aleja al bebé de su madre, se les separa y esto trae consigo muchas consecuencias negativas para ambos: dificulta la creación del vínculo y el establecimiento de la lactancia, ralentiza la recuperación de la madre y genera en el recién nacido un estrés que pone realmente en peligro su salud. Se materializa el refrán de que “es peor el remedio que la enfermedad”. Si al bebé no le pasa nada, ¿que sentido tiene separarlo de su madre? Y si tiene alguna dificultad ¿no mejoraría más rápidamente si se sintiese acompañado por ella? Incluso a los adultos nos parecería inhumano el que se nos negase el tener un acompañante a nuestro lado en el caso de que tuviéramos que estar ingresados en un hospital. Y nosotros tenemos sentido del tiempo y podemos pensar que esa sería una situación excepcional, que tarde o temprano terminaría y podríamos recuperar nuestra vida normal, salir y relacionarnos. Pero los bebés no comprenden nada de eso. ¿CÓMO SE LLEVA A CABO ESTA OBSERVACIÓN? En una sala hay una serie de cunitas, o incubadoras según el caso, que albergan a los bebés. Para atenderles hay enfermeras, que normalmente no les hacen ni caso, salvo en los momentos  en que está establecido que han de darles de comer o administrarles medicación. Están acostumbradas a oírlos llorar, para ellas es normal, no les afecta. No acuden a calmar ese llanto, pues un recién nacido separado de su madre llora mucho, sólo se calma en brazos y ellas tienen otras cosas que hacer y no pueden pasar el día con un bebé a cuestas. Si lo hiciesen no les quedaría tiempo para nada más. El bebé que está delicado se haya atado a una serie de cables, que vigilan el ritmo cardiaco y su respiración. A lo mejor lleva también una vía a través de la cual se le suministra un antibiótico. Estos cables le conectan a un monitor que pita inmediatamente en el momento en que se produce alguna anomalía. Este sonido es el que avisa a las enfermeras de que hay algún problema. No hay una enfermera por niño, no están continuamente mirándoles, hablándoles o acariciándoles, la atención no es personalizada, ni mucho menos cariñosa o cercana. No existe dicha “observación”. Los tienen allí por comodidad, por cercanía, por no tener que desplazarse a una habitación que podría estar a sólo15 metros de distancia, en caso de que se requiriese su presencia. ¿Tanto inconveniente supone habilitar unas habitaciones donde puedan estar juntos la madre y el bebé? ¿Tan problemático es trasladar a ellas los monitores y el resto del material necesario para efectuar esa vigilancia? ¿Tan difícil es confiar en la capacidad de una madre para observar la evolución de su propio bebé, del que ella es la máxima responsable? ¿No será más seguro tener a una madre pendiente de su propio hijo de manera exclusiva que a una enfermera pendiente de varios bebés al mismo tiempo? Sin duda, la evidencia científica nos dice que, si los bebes permaneciesen cerca de sus madres, se darían menos situaciones de emergencia, su salud se mantendría más estable y disminuiría la necesidad de efectuar ningún tipo de intervención. El problema es aún más sangrante, cuando al bebé en cuestión no se le ha diagnosticado ningún trastorno y no requiere de ningún tratamiento especial, más que el “ser observado”. ¿Qué es lo que impide que sea su propia madre la que le observe? Muchas veces, los padres que se encuentran en esta situación, deambulan por el hospital, buscando al pediatra de turno para que les dé noticias sobre la evolución de su hijo. Pueden pasarse muchas horas sin saber como se encuentra y sin que nadie se digne a contestarles. La mayoría de las veces nadie les dice nada porque no hay nada que decir. El niño está “clínicamente” sano, pero reconocerlo supondría admitir que lo tienen “secuestrado” sólo porque lo manda así el protocolo y muchos profesionales no tienen agallas suficientes para decir la verdad por lo que optan por no aparecer, evitando así tener que dar explicaciones. Todas, madres primerizas o no, somos susceptibles, por desgracia, de ser separadas de nuestros niños debido a la pésima atención al parto que se ofrece en los hospitales de nuestro país. Psicológicamente la huella que deja esta separación es muy profunda. Una madre a la que se le niega la posibilidad de conocer a su niño inmediatamente cuando tras el parto tiene sus instintos a flor de piel, a la que se le dice indirectamente que no es capaz de velar por la seguridad de su hijo puesto que está más seguro ingresado en una UCI que a su lado, ve sin duda menoscabada su seguridad en si misma y lo que es más importante pierde la confianza en su capacidad como madre, sobretodo si es primeriza. Puede tener dificultades para detectar e interpretar las señales que le envíe su hijo e incluso puede que no se sienta fuerte para hacerse cargo de él, ella sola al salir del hospital, en casa, donde “no están los médicos que eran los que sabían supuestamente lo que era mejor para el bebé”. Hay procedimientos como este de la separación que están tan extendidos que no solemos plantearnos su necesidad ni los efectos secundarios que producen. Nos vienen “impuestos” y pensamos que no nos queda otra que resignarnos, si tenemos la mala suerte de que nos toque a nosotros pasar por ello. Pero si existe otro camino. Podemos optar por luchar para cambiar un sistema que nuestra mente, nuestro corazón y nuestro instinto nos dicen que está equivocado. Podemos oponernos firmemente a que se lo lleven o reclamar enérgicamente que nos lo devuelvan, pues es nuestro hijo, no propiedad del hospital. Pues es en nuestros brazos donde ellos quieren estar, se encuentren o no enfermos, y el sistema sanitario debería facilitarnos que esto sea así en lugar de arrebatárnoslos. Para saber más a cerca de las repercusiones de la separación en la salud física y mental  de la díada madre-bebé, visita: http://www.quenoosseparen.info

<
23

Comentarios

Imagen de Mª José

Uf, cuantos recuerdos. Que artículo más acertado. Que sin sentido el separar a un bebé de su madre en el momento que es más vulnerable.
Todo este tema me remueve muchísimo desde que tuve a mi primer hijo. No se si me remueve más todavía por el hecho de que yo cuando nací también fui separada de mi madre, pues entonces el protocolo marcaba que los bebés iban al nido por narices y sólo estaban con la madre cada tres horas para las tomas. No sabía cuanto daño había hecho esta experiencia en mi hasta que no tuve a mi hijo y no me dejaron ni verle. Todos mis fantasmas y mis sombras despertaron y atormentaron. Descubrí la niña abandonada en un nido que un día fui, y viví como madre que tenía que abandonar también a mi hijo en una sala de UCI.
Vivir, transitar y sanar estas experiencias (mi propio abandono tantos años olvidado y el abandono de mi hijo), creo que me llevará toda la vida, pero ahora ya lo vivo como un camino de crecimiento.
Como doula también he vivido el sinsentido de la separación del bebé y la mamá a los que acompañaba, un niño totalmente sano y una mamá totalmente sana, cuyo único pecado fue llegar al hospital en dilatación completa y que el niño "necesitó" una ventosa por vuelta de cordón. Fueron dos horas en las que luché, supliqué y rogué que le devolvieran a esa madre a su bebé.
Parece que quieren dejar bien claro quien manda allí.
Y si, teneis mucha razón, no costaría tanto habilitar una sala donde el bebé pueda ser observado junto a la madre, en el caso de que el bebé tenga algún tipo de problema. Yo sólo quería una silla al lado de mi bebé en UCI pediátrica, creo que no cuesta tanto comprar una docena de sillas cada hospital ¿no?

Imagen de Nuria

Cuanto dolor hay en las puertas de neo!!! Recuerdo la cara de los nuevos cuando amablemente les informaban del horario de visitas. "Dos visitas de media hora al dia, maximo dos personas, familiares solo por la tarde". La fila de padres a la puerta, intentando disimular el dolor y la angustia.
Las madres lactantes teniamos el "privilegio" de si era posible coger a nuestros hijos en brazos 20 min cada 3 horas. Entrabamos, nos lavabamos las manos y esperabamos que el nuestro fuera de los primeros. Asi tendriamos unos minutos más de tiempo. Luego de los 20 min venian a por ellos, los pesaban y como si de un examen se tratase volvian a decirnos la cantidad que habian engordado (tomado). El fracaso o el orgullo de madres medido en gramos.
Recuerdo claramente el miedo que tenía de no conocer a mi hijo y la obsesion por que mi hijo me reconociera. Mis minutos los pasaba cantandole una cancioncilla inventada por mi, con la esperanza de que al menos recordara mi voz.

Imagen de nuria

Lo más importante es como te has sentido tú, tu hijo cuando crezca estará orgulloso de su madre, por qque una vez más se demuestra nuestra valía, nuestra fuerza interior. Pues una madre jamás se desmorona... y mira que la expeeriencia es para desmoronarse... uun saludo y un abrazo enorme... tocaya...

Imagen de Gemmatussi

La verdad es que una vez mas he de decir, que tratan mejor a mis perras en la clinica veterinaria donde las llevo... Con esto quiero decir, que el ser humano en si, ha perdido mucho tacto y sobre todo estas personas que se suponen deberian de tener el mayor tacto posible, puesto que en donde estan (hospitales, clinicas...) todo lo que rodea esta a flor de piel, es cuando mas se necesita el contacto humano, el cariño, la paciencia, la atención personalizada..... el tu a tu... y no lo hay. Solo somos un numero mas en su lista de quehaceres.
Yo recuerdo que mi primera hija tuvo que estar dos dias hospitalizada siendo bebita porque le dio la bilirrubina y tenian que ponerla con focos de luz para remitir el color amarillento que se le estaba poniendo.
Todo era muy triste. Yo solo tenia 19 años, no sabia nada, solo sabia que queria llevarmela a casa y achucharla, besarla, acariciarla...
A los dos dias ya estaba estupenda y me la lleve, pero recuerdo aquel pasillo largo y triste donde las personas (mamas y papas) deambulabamos esperando a que nos tocase entrar bien para darles el pecho o bien para poder ver a nuestros pequeños angelitos.
Y eso si, ninguna enfermera o medico al que poder consultar.....

Imagen de María CS

A una madre no le importa lo herida, cansada o debilitada que pueda estar, lo único que le importa es estar con su hijo. Y la ciencia sabe de sobra lo importante que es el aspecto psicológico para la recuperación física. De hecho, todos conocemos a alguien que ha padecido un cáncer y lo primero que le dicen los médicos antes del tratamiento es que "es importante que estén animados y psicológicamente fuertes, dispuestos a luchar por su vida". Pues imagínate una madre con cesárea y su hijo, con mayor razón.

Échale un ojo a este documento, sobre todo en relación a la historia de la incubadora: ”Percepción de los padres. Relación con las normas de entrada a la unidad neonatal.” Por Carmen Rosa Pallás Alonso. Servicio de neonatología del hospital 12 de Octubre de Madrid. Septiembre de 2007.

El enlace al documento completo está en: http://www.quenoosseparen.info/documentos/lospadres.pdf

El párrafo que más me ha llamado la atención es el siguiente:
"Desde entonces hasta ahora, además, se han ido incorporando nuevos conocimientos en torno a las infecciones adquiridas por los niños durante su ingreso en la unidad neonatal y se ha identificado que los gérmenes responsables de estas infecciones son gérmenes hospitalarios, no son gérmenes que traen los padres de la calle, son fundamentalmente bacterias y hongos que colonizan los servicios de neonatología y que el propio personal sanitario con sus manos o con los aparatos utilizados, transmite de niño a niño. Los padres no desempeñan ningún papel en esta cadena de acontecimientos."

Y acto seguido, por favor, investiga un poquito sobre el vínculo materno-filial, porque se nota que de eso no sabes mucho. Michel Odent, un médico obstetra y cirujano francés, es un buen referente cientifico. De la wikipedia: http://es.wikipedia.org/wiki/Michel_Odent

Ah, y que no se te olvide documentarte sobre el "Método Canguro" con neonatos. A lo mejor te llevas una sorpresa.

Imagen de María

Aún se me saltan las lágrimas cuando intento recordar aquellos días en que se llevaron a mi bebe para observarlo, y entré en la REA para verlo unos minutillos y había un par de enfermeras haciendo sus cositas y 8 cunas alrededor llenas de bebitos con un pulsi en el dedo del pie, que bien podrían haber estado en la habitación con su madre... y el mío allí, y un vídeo de mi niño chupandose el puñito y yo sin poder darle la teta... y claro, biberones... y así a mí me tardó más en subir la leche... ayayay ayay todavía lo recuerdo y lloro...

Imagen de María CS

No es lo mismo, Lummi... No me compares "antes" con ahora, porque no es lo mismo. Y tampoco es verdad que esos 3 días de separación (la mayoría de las veces rutinaria y sin motivo), le van a ayudar a sobrevivir. Por favor, échale un vistazo a los trabajos de Nils Bergman, un médico neonatólogo de Ciudad del Cabo, al respecto. Sobre todo porque los profesionales de la salud a veces no os dais cuenta de que estais trabajando contra las mujeres y los bebés, no porque querais dañarnos, sino porque os creeis a pies juntillas lo que os dicen vuestros profesores y no os parais a pensar o cuestionar las cosas.

Es importante buscar información contrastada, porque a veces se cometen errores gravísimos por ignorancia. Mira lo que le sucedió a Holmes y Semmelweis, por ejemplo. Descubrieron que eran los propios médicos los que mataban a mujeres, de fiebre puerperal, al atender a parturientas, sin profilaxis, en los hospitales. A pesar de que estos dos médicos intentaron alertar a sus colegas de que estaban causando daño, nadie les creyó. Al final, la simple medida higiénica de lavarse las manos fue lo que salvó a muchas parturientas de la muerte. Como dijo el profesor Hebra: "Cuando se haga la Historia de los errores humanos, se encontrarán difícilmente ejemplos de esta clase y provocará asombro que hombres tan competentes, tan especializados, pudiesen, en su propia ciencia, ser tan ciegos, tan estúpidos". Pues a pesar de que esto se dijo en el siglo XIX, se puede aplicar al tiempo presente, parece que no aprendemos de nuestros errores.

Marsden Wagner, un médico estadounidense que dirigió el departamento de salud materno-infantil de la OMS (vamos, que no es ningún mindundi, sino uno de los expertos mundiales en la materia), lo ha dicho bien clarito:

"El examen del recién nacido en los primeros 20 minutos sustituyó al contacto materno, sólo para que la ciencia reconociera la necesidad de crear un vínculo materno-filial en ese tiempo. La leche artificial reemplazó a la leche materna con el único fin de que la ciencia se diera cuenta de que la lactancia natural es superior. El nido central sustituyó a la madre para que la ciencia encontrara que permanecer con ella es, por supuesto, lo mejor. La incubadora sustituyó al cuerpo de la madre en el cuidado de los niños de bajo peso, para que finalmente la ciencia llegara a la conclusión de que el “método canguro” resulta mejor en la mayoría de los casos."

"[...] Poco a poco se comenzó a comprender que la caída de la mortalidad perinatal se había debido sobre todo a factores sociales como las mejoras en la vivienda, la mejor nutrición y la planificación familiar, hasta el punto de que el supuesto papel de salvar la vida de bebés que habían ejercido los médicos y hospitales, se debía en el fondo a factores médicos básicos como los antibióticos o las transfusiones seguras de sangre y no a ninguna de las intervenciones de alta tecnología, como se pretendía."

Está bien claro, no? Antes, las parturientas europeas se morían de hemorragias posparto e infecciones, porque tenían una salud más precaria, falta de higiene y falta de controles prenatales. Y los bebés igual, una de las causas principales de muerte infantil en el tercer mundo es la infección del cordón umbilical! Así que no me vale esa afirmación de que “antes las mujeres morían como moscas”. También se morían los “no-embarazados” como moscas porque la mortalidad, en general, era elevada. Antes, pasar de los 60 años era una proeza. Antes, los primeros 5 años de la vida de un niño eran críticos, morían a montones. Antes, cualquier adulto se moría de gripe, hambre, tétanos, peste, infecciones, diarreas, etc. Y ahora no.

Actualmente en un país desarrollado no se dan estas condiciones, salvo en clases sociales bajas, la salud es el principal problema de la pobreza. Lo normal es que una mujer sana, con un embarazo sano, que vive en un entorno de buenas condiciones higiénicas, con sus controles médicos y sus análisis, no se enfrente al parto debilitada y con problemas de salud. Y tampoco va a dar a luz desasistida y en el medio de la selva, sino que habrá preparado su parto con la matrona (que es un profesional sanitario cualificado, no el chamán de la tribu) y el plan B con su ginecólogo, por si algo saliera mal. Los hospitales no quedan a cientos de kms de distancia, ni se tardan horas en llegar, sino que la mayoría de nosotros vivimos a escasos 2-3 kms de uno bien equipado.

No, no es lo mismo. Piénsalo, por favor. Por la salud de las personas a las que asistes.

Imagen de Lummie

Es respetable su postura. En el artículo suena muy a la ligera lo de los niños delicados. Lo acabo de vivir con mi sobrina y no es así de "facilito" y con todo y la separación, ha sobrevivido y ha valido la pena.

Yo hablo de sistemas de salud y de estadísticas. Antes, los niños nacían en sus casas y no se separaban de sus madres, sí. Pero antes, una importante cantidad de niños morían en el parto o en los primeros días y las madres también morían por x, y y z causas, desconocidas muchas.

Esas cifras se han reducido gracias a los sistemas de salud y planes enfocados a la disminución de la mortalidad materno-infantil. En México es uno de los programas más importantes, por eso hay seguro popular para todas las embarazadas y niños nacidos en el sexenio. Y no sólo en México, es una política mundial.

Hablemos de cifras:

En 1990, 100 de cada 1000 niños menores de 5 años en países en desarrollo morían.
En 2008 72 niños de cada 1000. Se redujo en un 28% que es bueno pero no es suficiente y ha sido lento. A nivel mundial, cada día han dejado de morir 10,000 niños menores de 5.
El objetivo es que para 2015 se reduzca a 2/3, es decir, sólo mueran 34 de cada 1000. Eso suena bien, no?? Aquí la fuente: http://www.un.org/es/comun/docs/?path=http%3A%2F%2Fwww.un.org%2Fmillenniumgoals%2Fpdf%2FMDG_FS_4_EN.pdf

En el caso de mujeres, el objetivo es que se reduzcan en un 75% de muertes maternas; es decir, que de cada 100 que se mueren, se evite la muerte de 75 de ellas. Causas? Hemorragias, eclampsia, hipertensión, infecciones, abortos provocados o malatendidos, etc. ¿Sí nos suena, verdad? Todos conocemos a alguien que ha pasado por alguna situación de las que acabo de mencionar.

En el año 2000, todos los países de las Naciones Unidas adoptaron la declaración del Milenio, y se establecieron ocho Objetivos de Desarrollo para el Milenio (ODM), con objetivos específicos a alcanzar para el año 2015. Los ODM 4 y 5 establecen respectivamente la reducción de la mortalidad bajo 5 años de edad en un 66%, y la reducción de la mortalidad materna en un 75% y lograr acceso universal a la salud reproductiva. Más información: http://www.un.org/spanish/millenniumgoals/

Checa este reporte de los ODM, http://www.un.org/spanish/millenniumgoals/pdf/MDG_Report_2010_SP.pdf#page=32
Las cifras y los datos son contundentes. Si los sistemas de salud van a separar a las mamás de sus hijos de 1 a 3 días para salvar al doble de niños, no pensarán en qué tanto les afecte esa separación. Al final de cuentas, mandarán a más niños a sus casas a hacer felices a sus mamás por mucho más tiempo.

Puede ser muy crudo separarte de tu hijo de 3 días, pero eso le aumenta las probabilidades de sobrevida; es decir, de que te lo lleves a tu casa sano y que te dure y sean felices, muchos años, que más madres saquen a sus hijos vivos de los hospitales, es un asunto global. Yo sí cambio los 3 primeros días por una larga vida al lado de mi hijo, no lo dudaría ni un momento. Esos 1-3 días de separo le van a disminuir las probabilidades de enfermarse o morirse en el corto plazo, y también a mí, sobretodo si me hacen una cesárea y me encuentro aún más delicada que mi bebé. Y estableceré un vínculo, claro que sí se puede. No somos como perritos que si los toca el humano la madre los desconoce y los deja de atender o ataca. Somos humanos, racionales y nuestros hijos también lo son. El vínculo se establece cuando se quiere y se tiene la voluntad.

*las cifras que presento son de niños menores de 5 años, las que tengo a la mano. Una buena parte muere al nacimiento/primeros días o por problemas que pudieron detectarse en los primeros días de vida.

Muy probablemente esto termine en una discusión estéril por lo que aquí concluyo, cada quien defiende su postura. Yo trabajo por la salud, particularmente de madres y niños. Tu misión es otra, lo del vínculo, el apego y demás. Pueden coincidir en varios puntos pero será difícil ponernos de acuerdo.

Imagen de anónimo

Ojala fuésemos perros o gatos o ballenas...asi nadie nos separaria de nuestros hijos..ojala pudiesemos saltar de la cama y arrancarle la cabeza de un zarpazo al desgraciado o desgraciada que se lleva a nuestro hijo ojala fuésemos mas animales

Imagen de Lummie

Estoy a favor de la separación y la vigilancia, ayudan a abatir muertes materno-infantiles. Puede sonar crudo pero un bebé vigilado puede ser diagnosticado ante cualquier complicación a tiempo. El tener separado a un bebé después de la cesárea también ayuda a la mamá a recuperarse de la cirugía que no ha sido cosa sencilla. En muchos hospitales promueven la lactancia durante la separación, eso es lo ideal.

Los vínculos se crean tarde o temprano, vamos! no se separan para toda la vida (y de todos modos siempre existirán niños que nunca se separaron de sus madres pero que ellas no tendrán la disponibilidad de vincularse y jamás, separados o juntos va a suceder). La mamá sale más recuperada y sana del hospital para darle una mejor atención al niño y las probabilidades de una complicación después de la vigilancia de ambos se han abatido considerablemente gracias a estas prácticas. Tampoco es incapacidad o irresponsabilidad de la mamá, muchas veces es ignorancia, más aún en madres de baja escolaridad y bajos recursos; no es justificación, al contrario! deberían establecerse programas de educación maternal y crianza.

Todas estas cosas se reflejan en las cifras de mortandad materno-infantil que van a la baja, sobretodo en instituciones públicas. Muchas veces puede parecer demasiado que esté la mamá en vigilancia 72 horas después de una cesárea pero créanme que se va a su casa mucho más recuperada y si algo se complica, la atienden inmediatamente salvando su vida en muchos casos.

Lo mismo con los bebés. Por ejemplo, es más fácil detectar una infección a un bebé vigilado, no por la incapacidad de su madre, sino porque las enfermeras y el equipo de salud conocen los cuadros clínicos, pueden detectarlos a tiempo y eso también salva vidas.

Y sobre los niños delicados, cuando están conectados a sondas y vigilados, están en las mejores condiciones. Muchos de ellos no pueden ser abrazados, ni siquiera manipulados debido a su gravedad, muchos de ellos nacen por cesárea y sus madres necesitan también tiempo para recuperarse. En una unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN) los bebés graves están bien atendidos, me consta. Nadie quisiera separarse de su bebé cuando está en condiciones pero cuando te toca vivirlo, sabes que debes recuperarte de la cesárea porque probablemente vengan más friegas de lo común que con un niño sano, el cuerpo de las mamás también necesita mejorar para que cuando el bebé salga (librado y salvado gracias a todas esas maniobras de separación, conexión y vigilancia médica), puedas rendirle como mamá y sepas qué hacer y cómo cuidarlo porque en las 2-4 horas que estés con él cada día, además de verlo, acariciarlo, estimularlo y acompañarlo, vas a aprender a cuidarlo, tratarlo y manipularlo gracias a la capacitación que las enfermeras te den.
Y depende del hospital, a mí me consta que en UCIN de Centro Médico Nacional Siglo XXI del IMSS, los bebés están bien atendidos y son muchos a los que les salvan la vida. Muchos de los padecimientos que tratan ahí se descubrieron mientras vigilaban al bebé separado de su mamá. Una vez que libran UCIN; bajan a piso y ahí sí tienen a sus mamás de tiempo completo 24 horas pero llegan ahí hasta que su estado de salud no es grave y pueden encomendar el cuidado a la mamá, con la debida vigilancia médica y educación en el cuidado de la enfermedad.

Imagen de Adri

Lummie siento decirte que toca un reciclado de "dogmas de fe", los que tienes hasta ahora, calculo que son de hace unos 20 a 30 años.

La ciencia avanza, los investigadores investigan y los curiosos aprenden. Siento mucho que la ciencia no pare de decir cosas a favor de lo que las madres "naturales" defienden, pero la vida es así.

Al final se demuestra lo diminuto e ignorante que es el ser humano ante la grandeza de la naturaleza.

Sí, hay bacterias, virus, pelvis más o menos grandes y posibilidad de desgarros, y desde que uno está vivo: posibilidad de morir.

Pero eso no significa que debamos anular la naturaleza e intentar suplantarla, porque no le llegamos ni a la altura del tobillo. No se trata de lo que tú estes a favor o dejes de estar, se trata de lo que se demuestre que es mejor.

No se a qué cifras de muerte-materno infantiles te refieres, pero plantéate que hayan podido ser manipuladas.

Para mí lo interesante sería tener estadísticas de sufrimeinto materno-infantil derivadas de malas o inadecuadas prácticas en el momento del parto y posteriormente.

Esas sí que reflejarían el grado de equivocación en el que vivimos.

Un saludo,
Adri

Imagen de Maduixetamarteta

Soy enfermra neonatal en una uci de 3r nivel...no teneis ni ide!!me sieno insultada uando decis que no se le hace ni caso a los niños, y q no les damos cariño ni caricias...como os digo, ni idea!!! Antes deberiais de iformaros y bien!! Nuestra unida es abierta 24h por lo tanto los padres pueden estar ahi 24h os aseguro que NI UNO se qeda las 24h , ni 12 ni 10h! Cuando tiene todo el derecho hacerlo y jo lo hcen. Se promueve la lactancia materna y el metodo canguro des de el minuto cero, incluso con bebes de 23semanas, criticos, intubados, se les pone en metodo canguro, si la madre no tiene leche suficiente, se les da leche de banco, y cuando un niño llora se le atiene y se le coge. Ojala nunca, la persona que ha escrito este articulo neesite los cuidados de una uci neonatal, por que entonces tendrá que comerse más de la mitad de sus palabras.

Imagen de Diana Montero

Están hablando de bebés a los que se lleva a "observación" tras una cesárea o parto instrumental, no de prematuros de 23 semanas...

Respecto al Cuidado Madre Canguro (o "Método", si así te parece más serio y científico algo que no es más que tener al bebé junto a su mamá todo el rato, como la naturaleza y el cuerpo les piden a una madre y a un recién nacido), es estupendo que lo apliquéis, ¡bien por vosotros! Lo de que la madre no tiene leche suficiente ya sabes que es extremadamente difícil que suceda y solo por ciertas causas poco frecuentes; estoy segura de que eres una profesional implicada (al menos así quiero entenderlo dada la vehemencia de tus palabras) y que estás constantemente actualizando tus conocimientos en algo tan importante para los bebés como la lactancia materna. La leche de bancos es necesaria en poquísimos casos; lo más fácil es apoyar a la madre para que pueda amamantar a su bebé con facilidad.

Respecto a si los padres se quedan o no, a mí me da exactamente igual lo que hagan otros padres; sé lo que es bueno para el bebé, y eso es estar con sus padres veinticuatro horas. A lo mejor en tu unidad muchos no se quedan porque sienten que molestan (el lenguaje corporal de algunos profesionales da a entender que no están cómodos con la presencia paterna) o simplemente porque nadie les ha dicho "oye, quedaos que aquí estáis genial con el bebé y le ayudáis a recuperarse más rápidamente) o porque no tenéis una silla o butaca donde puedan descansar...

Ah: lo de los padres de primera y de segunda lo has dicho tú, ¿eh? Que aquí nadie ha insinuado que el que no se queda 24 horas merezca que le quiten el gomet de padre del año... Pero lo de que tienen que descansar para estar luego a tope con el bebé es también una falacia de las que no cabe por la puerta de una nave industrial...

Imagen de Maduixetamarteta

En cualquier hospital publico de 3r nivel, hoy en día se hacen puertas abiertas, es decir 24h. Nunca se impide que los padres vengan a ver a su hijo. Jamás, ni corporal ni verbalmente.
Sobre la LM,es muy bonita la teoría, y recalco, soy pro-lactancia materna, pero a la practica, solo el hecho de la separación madre hijo, el disgusto de tenerlo en la unidad, puede hacer que la producción baje, o que no aparezca hasta días más tarde, de ahí, que ahora, se utilice muchísimo la leche de banco, por que por protocolo se inicia la dieta a las pocas horas de vida ya sea para favorecer la maduración intestinal en los prematuros,como para que un niño a termino coma el aporte necesario.
En una uci no solo hay prematuros hay muchas patologías de recién nacidos de hasta un mes de vida, y de este 100% de ingresados, puedo asegurarte que ni un 1% son cesáreas, es más la mayoría de veces ningún niño ingresado es una cesárea.... así que no se de donde estos protocolos, que al menos en mi hospital no existen de separar a la madre del hijo por una simple cesárea. Pondría la mano en el fuego, que en cualquier hospital publico, se evita al máximo el sufrimiento tanto de la madre como del bebe y con ello la separación de la que se habla en el articulo. Me gustaría saber de donde ha sacado estas "estadísticas" por llamarlas de alguna manera, la autora. Como he dicho anteriormente, no se puede ni se debe hablar tan a la ligera, ni generalizar, por que eso demuestra la poca información que uno tiene.

Imagen de Angela E. Müller

Todavía la mayoría de las UCIs Neonatales no dejan acceder a los padres libremente, aquí te puedes informar más de los datos reales y actuales. (aunque nos consta que algunos centros ya han mejorado a lo largo de esta campaña) Incluso en algunos hospitales IHAN se separan bebés de sus madres por una "simple" cesárea, no te creas que esté todo tan bien, ya nos gustaría que fuera así.

Imagen de Claudia Pariente Rossells

Son datos proporcionados por los propios hospitales. Pero además, recibimos cientos de testimonios sobre las diferentes unidades neonatales en España, muchos de los cuales puedes leer aquí, porque en este espacio las madres (y padres) dejan también sus experiencias.  

Falta mucho por hacer en este sentido en la mayoría de hospitales. Me gustaría saber en qué hospital trabajas para poder comparar y ver si hay mamás que cuentan otra cosa. A Lo mejor no y es todo perfecto... pero como puedes ver, no es la generalidad. 

Creo que y sin ánimo de ofender, la que esta poco informada eres tú, porque de otra forma no pasarías por alto que existan tantas madres que cuenten experiencias diferentes a las que en teoría se practican en los hospitales. Pero además, recalco que los números que aquí salen están proporcionados justamente por cada hospital.  

Imagen de maduixetamarteta

Por cierto, tenemos butacas estupendas, acolchadas, reclinables, que se convierten prácticamente en una cama....pero la decisión de quedarse o no siempre será de los padres. Nunca de nadie de la unidad. yo no he dihco que haya padres de segundas, si no que con vuestras palabras, cualquier padre que ha dejado a su hijo por irse a descansar parece un asesino...los extremos nunca son buenos, por eso creo, y es mi opinión, no digo que sea la correcta,que éste articulo no es correcto.

Imagen de Estrella

Que tú lo hagas bien (para tu criterio) no quiere decir nada más que eso y en ningún modo invalida el artículo, que por cierto, responde a la realidad de muchas familias en España. No sé por qué te picas si tú trabajas bien; a mí cuando me dicen que alguien de mi gremio es chorizo, vago o impresentable no me salta la vena corporativista... Y lo de que los padres se sienten de segunda, lo dices TÚ Y SOLO TÚ.

Imagen de mamádemarc

Hola,Me gustaría saber en que hospital trabajas porque me gustaría tener allí a mi próximo hijo . De verdad, lo pasé tan mal con la separación del primero que tengo miedo de tener otro y no se a que hospital ir. Te aseguro que en mi caso fue tal y como dice el artículo (o peor porque no me dieron opción de darle pecho, solo verle cada 6h y ellos le daban el alimento) y eso que fue en un hospital privado.Ojalá hubiese dado a luz en el hospital donde tu trabajas, hubiésemos estado junto a él las 24h .

Imagen de Angela E. Müller

"En muchos hospitales promueven la lactancia durante la separación, eso es lo ideal." Te refieres a la lactancia artificial, no? porque la lactancia materna no la vas a promover con la separación, me temo...

Imagen de Maduixetamarteta

Y añado, no se em mejor ni peor padre por estar ahi las 24h. Los padres tambien necesitan descansar, y estar bien, para así cuando esten con sus hijos estar al 100%.

Imagen de Maralegre

Maduixeta, por favor, dejar de preocuparos por los padres "por su bien", "para estar al 100%" y cosas por el estilo, que no están ingresados ni son neonatos de 24 semanas de gestación. Decidir quién tiene que descansar y cuándo, ya es de metomentodo para arriba. Son adultos, mayores de edad y sanos. Y decir que en muchos hospitales se promueve la lactancia durante la separación ya es suficiente indicativo del profundo desconocimiento de las recomendaciones básicas en cuanto a lactancia se refiere. Con esto das a entender también que en muchos otros (decir "muchos" no aporta nada) no se hace nada por esas lactancias. Aunque posiblemente sea mejor. A las lactancias, dejarlas en paz los "prolactancias". Cuando te dice un profesional sanitario "yo soy muy prolactancia", HUYAMOS, madres y padres. Tu respuesta no tiene desperdicio... Pero tengo cosas mejores que hacer que seguir contestándola.

Imagen de Yamila

Hola, soy de Argentina....no pude terminar de leer el articulo por que me pone muy mal todavía después de 2 años la separación que sufrí cuando llevaron a mi hijo de "observación" por 3 días!!!!....mi hijo nació a termino y por parto normal....puede que en españa tengan neo de muy buen nivel, pero no sucede lo mismo en Argentina ni en tantos otros lados. Es muy interesante lo que pude leer, por que yo pelee mucho los pediatras para que me den a mi hijo, o que me den razones suficientes para fundamentar la "observación" hasta que llegue a decir que le den un alta voluntaria y yo me hacia cargo, por que lo único que necesitaba mi hijo era cariño-y su mama las 24 hr!!!!!....así fue la única manera que le dieron el alta....por eso es importante que sepan las mamas (que si ven a su hijo que nació a termino y no hay fundamentos para la "observación") que no dejen que las separen....los sanatorios cobran mucho por esas observaciones y por eso nada mas lo hacen, es un gran comercio....mi hijo tiene hoy 2 años y es super sano!!!!!!

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.