La episiotomía sistemática, una forma de violencia hacia la mujer

Routine episiotomies, a form of violence against women.

La episiotomía, corte realizado en la vagina de la mujer por un profesional sanitario, es ampliamente 

utilizada en España durante el parto a pesar de la fuerte evidencia científica sobre sus efectos adversos.

Estos efectos adversos son:

1. Su extensión a desgarros de tercer y cuarto grado.

2. La disfunción del esfínter anal después del parto.

3. La dispareunia, es decir, experimentar dolor durante las relaciones sexuales después del parto.   

Un desgarro es una lesión en el periné de la mujer, que puede clasificarse en cuatro tipos según su gravedad:

  • El desgarro de primer grado es una lesión de piel perineal.
  • El desgarro de segundo grado es una lesión en los músculos del periné que no afecta al esfínter anal.
  • Los desgarros de tercer y cuarto grado son lesiones que llegan a afectar al esfínter anal.

Pues bien, cuando se corta la vagina de una mujer realizándole una episiotomía se está aumentando el riesgo de que la mujer sufra los desgarros de tercer y cuarto grado, es decir, los más graves, los que dan lugar a la incontinencia y al dolor en las relaciones sexuales muchas veces de forma crónica.

Así lo demuestra este estudio estadounidense realizado en 2011 sobre una muestra de más de 87.000 casos. De las 87.267 mujeres que se estudiaron, a 22.144 se les practicó una episiotomía. Pues bien, el porcentaje de mujeres que tuvo un desgarro de grado III o IV en este grupo fue  del 7,1%, mientras que en el grupo de mujeres al que no se hizo episiotomía, solo un 1,5% tuvo un desgarro tipo III o IV.

  Total partos Casos de desgarros de grados III o IV % de desgarros de grado III o IV sobre el total de mujeres
Total Mujeres 87.267 2.541 2,9%
Con Episiotomía 22.114 1.575 7,1%
Sin Episiotomía 65.153 966 1,5%

Es decir, la episiotomía incrementa sustancialmente el riesgo de sufrir un desgarro del tipo más grave.

Esto es algo que también demuestran los resultados obtenidos por el Ministerio de Sanidad español en su Evaluación de la Estrategia de Atención al Parto Normal en 2010. El porcentaje de desgarros de grado III o IV sin episiotomía fue un 1%, sin embargo con episiotomía el porcentaje subía al 4,7%.

Aun así, aunque ya hace años que se conocen los efectos adversos de la episiotomía y que los organismos sanitarios se han pronunciado y recomendado su uso restrictivo, en España se sigue realizando de forma sistemática en muchos hospitales, en contra de lo recomendado por la OMS (hace ya más de un cuarto de siglo) y por el Ministerio de Sanidad.

En España, en el año 1997, se cortó la vagina de cerca del 90% de las mujeres mientras daban a luz.

A día de hoy, en la sanidad pública esta cifra está en torno al 43% gracias a las políticas de humanización del parto llevadas a cabo por las instituciones sanitarias.

Sin embargo, está aún muy lejos del 20% que pone como tope la OMS, y la injustificada variabilidad de su uso es todavía visible a diferentes niveles:

Entre la sanidad privada y la pública,

como se puede ver en el caso de la Comunidad Valenciana. ¿Tiene algún sentido que las mujeres que paren en la sanidad privada requieran más episiotomías que las que paren en la sanidad pública?

Entre hospitales de una misma comunidad autónoma:

como el HUCA de Oviedo, con un 90% de episiotomías en 2010 y el de Jarrio, también en Asturias, con un 8% ese mismo año. Esto es algo que podemos saber gracias a la Encuesta Materna que se realizó allí, ya que por desgracia los porcentajes de las intervenciones obstétricas como las episiotomías son desconocidos para las usuarias, pues ni los hospitales ni las instituciones sanitarias las hacen públicas, forzando a las mujeres a elegir el lugar donde dan a luz sin tener en cuenta datos decisivos sobre el futuro de sus genitales.

Entre Comunidades Autónomas:

donde la variabilidad de la sanidad pública va desde el 33% de la Región de Murcia al 65% de Galicia. ¿De verdad las gallegas requieren el doble de episiotomías que las murcianas?

Y entre países:

En Europa, con nuestro 43%, tenemos el honor de ocupar el séptimo puesto en episiotomías (solo contando la sanidad pública; si contáramos la privada incluso podríamos hacer podio, pero el descontrol de las instituciones sanitarias sobre las prácticas de la sanidad privada impide conocer estos datos), mientras que países como Dinamarca o Suecia no pasan del 7%.

Esta variabilidad en su uso no tiene justificación médica. Es por tanto necesaria la actualización de los profesionales sanitarios, desterrando miedos y prácticas que no estén basadas en la mejor evidencia científica.

Y no podemos terminar sin recordar que Marsden Wagner, exdirector del departamento Materno- Infantil de la Organización Mundial de la Salud, define la episiotomía sistemática como una forma de mutilación genital femenina.


 

Routine episiotomies, a form of violence against women.

Traducción por Lucy Lo Cascio.

The episiotomy, a cut performed on the woman´s vagina by a professional caregiver, is widely carried out in Spain during child delivery despite strong scientific evidence (link GPG Parto)regarding its adverse effects.

These adverse effects are:

1. its extension to third and fourth degree perineal tears,

2. anal sphincter dysfunction after childbirth and

3. dyspareunia, i.e., pain during intercourse after childbirth.   

A tear is an injury for a woman´s perineum. And it can be classified into four different degrees depending on its severity:

  • A first degree tear implies an injury of the perineal skin,
  • A second degree tear implies an injury of the perineal muscles but not the anal sphincter,
  • Third and fourth degree tears imply injuries which affect the anal sphincter.

Therefore, when a woman´s vagina is cut in order to perform an episiotomy the risk of that woman suffering a third and fourth degree perineal tear increases; that is to say, the most serious injuries, those that lead to incontinence and pain during sexual intercourse, often chronically.

An American study carried out in 2011 with samples from more than 87.000 cases points this out. Out of the 87.267 women who were studied, an episiotomy was performed on 22.144 of them. Well, 7,1% per cent suffered a third or fourth degree tear in that group; whilst out of the group of women, on which no episiotomy was performed, only 1,5% suffered a third or fourth degree perineal tear.

 
  Total of deliveries Cases of 3rd or 4th degree tears % of 3rd or 4th degree tears over total of women
Women (total)  87.267 2.541 2,9%
With Episiotomy 22.114 1.575 7,1%
Without Episiotomy 65.153 966 1,5%
 
 

That means that an episiotomy increases significantly the risk of suffering from a perineal tear of a more serious degree.

This has also been proven by the results obtained in 2010 by the Spanish Ministry of Health in its Assessment of Normal Childbirth Assistance Strategy [Evaluación de la Estrategia de Atención al Parto Normal]. The percentage of third or fourth degree perinal tears without an episiotomy was 1%, however, the percentage with an episiotomy rose to 4,7%.

In spite of this, although the adverse effects of the episiotomy have been known for years, and the health bodies have responded by recommending its restriction, in Spain it is still performed routinely in many hospitals despite the fact it is not recommended by the WHO (for over a quarter of a century) nor by the Spanish Ministry of Health.

In Spain, in 1997 approximately 90% of women had their vaginas cut during childbirth.

To this day, this number is near 43% in the public health system due to the policies of humanization of childbirth which have been carried out by health institutions.

However, and still far away from the WHO established maximum of 20%, the unjustified variability of its use up till now is still visible on different levels:

Between the private and public health system,

as can be observed in the case of the Autonomous Region of Valencia [Comunidad Valenciana]. Can there be any reason for women who give birth within the private system requiring more episiotomies than those who give birth within the public system?

Within hospitals in the same autonomous region:

such as the hospital of Oviedo [HUCA], with 90% of episiotomies in 2010 and the Hospital of Jarrio, also in the Region of Asturias, which performed 8% in the same year. This was revealed due to the Maternal Questionnaire [Encuesta Materna] carried out there. As, unfortunately, the percentages of obstetric interventions such as episiotomies are unknown to the users, as they are not published by either the hospitals or health institutions. Thus women are forced to choose where to give birth without accessing significant data regarding the future of their genital parts.

In different autonomous regions:

where the variability of the public system goes from 33% in the Region of Murcia to 65% in Galicia. How is it possible that women from Galicia need twice as much episiotomies than women from the Murcian region?

And between countries:

With 43%, we have the honour of occupying the seventh position of episiotomies in Europe, (bearing in mind only our public system; if we were to include the private system we could probably reach the podium, but the lack of control of our health institutions over the interventions carried out by the private system prevent us from accessing this data). Meanwhile, countries such as Denmark or Sweden do not exceed 7%.

This variability in the performance of episiotomies can not be medically justified. Therefore, professional health caregivers must change with the times, overcome their fears and banish those interventions which are not based on scientific evidence.

And we can not conclude without recalling how Marsden Wagner, ex director of Women and Children´s Health Department at the World Health Organization,  defines routine episiotomy as a form of female genital mutilation.


 

<
Categoría: 
16

Comentarios

Imagen de Caro

Demoledor

Imagen de Tasmi

Si no vale con desautorizar esta ablación ni de palabra ni por escrito, animo a las madres de este país y a sus familiares a llevar una pancarta bien grande al paritorio: "NO TIJERAS EN MIS GENITALES".
Si las mujeres hablásemos con sinceridad en todo momento de nuestros partos veríamos que gran parte del miedo al dolor en ellos está basado en esta práctica infamante. Si se hicieran menos episiotomías a lo mejor hasta bajaba el porcentaje de anestesia en los partos. Para colmo, después del parto no hay epidural. Los pospartos de dolor y lactancias fracasadas por no poder relajarse con el bebé ni encontrar la forma de colocarse son habituales y las mujeres tenemos que decir bien alto lo hartas que estamos de esta amenaza para nuestra salud.
Y eso si tienes la suerte de que no te cortasen hasta los músculos rectales...a muchas les dicen que la culpa es de las cabezas de sus bebés :0
En fin...no quiero que mi hija tenga que pasar por esto. Espero que quienes me lean tampoco.

Imagen de Pepa J. Calero

Hace un par de años, un ginecólogo contaba una historia a la hora del café. Hospital privado, una gestante con epidural pedía insistentemente que no le hiciera episiotomía. Accedió a sus deseos y se desgarró. Pero la mujer se sentía satisfecha, no le importaba el amplio desgarro de 3º grado que se había producido. ¡No llevaba episiotomía!

Imagen de Beba

Bien por el ginecólogo. Cumplió con su obligación y no la desgarró él con sus tijeras, a ver si cunde el ejemplo.

Imagen de Candy Tejera

Pepa, habría que saber las circunstancias de ese parto para que la mujer se desgarrase. Estar tumbada, epidural, pujos dirigidos y en apnea,... todo eso es lo que lleva a la mujer a desgarrarse. Ante todo debe respetarse la Ley del Paciente, y la voluntad de la mujer, pero también hay que atenderla adecuadamente según la evidencia científica y propiciar las condiciones más adecuadas para que la mujer dé a luz de una manera cómoda y de acuerdo a la fisiología del parto.

Imagen de Loba

Pepa J. Calero, sería una buena idea que le hiciera llegar a ese doctor esta entrada para que sea consciente, ya que no parece estar muy actualizado, de que lo que previene de desgarros III ó IV no es realizar epiiotomías, sino NO realizarlas. Igualmente sería bueno que dejara de "acceder a los deseos de las mujeres" como si se tratara de un acto de magna benevolencia y comenzara a comprender que tiene el DEBER de obtener el consentimiento de las mujeres antes de todas y cada una de las intervenciones que pretenda realizar sobre sus cuerpos.

Imagen de Pepa J. Calero

Lo ideal sería obtener el consentimiento de las mujeres para todos los procedimientos que se realizan, por supuesto. Lo complejo es que ante un parto con epidural los expulsivos son muy largos, las distocias de rotación y descensos abundantes, y si a eso añadimos el agotamiento materno y la necesidad de ayudar a que el bebé salga, la mayoría de veces mediante parto instrumental, una episiotomía es inevitable.

Imagen de Angela E. Müller
Imagen de Rosi

Lo de que 4 o 6 cms es un pequeño corte sólo puede estar escrito por alguien que o no tiene vulva, o no la siente en absoluto.
Lo peor es que se atreven a afirmar que no se pide ni se rechaza porque se hace y punto...eso es pasarse la ley por el arco del triunfo, adoctrinar a las embarazadas con mentiras y vendernos productos para el posparto.
Pero sí dicen una verdad y es que, por desgracia, aún parece un rutina en muchos hospitales.

Imagen de Loba

Pepa, sé que es complejo, pero no hay que alejarse de la realidad. Hay países en Europa con un nivel de intervenciones sensiblemente menor que en nuestro país. Dinamarca y Suecia no llegan al 8% de episiotomías, España supera el 43%. ¿Por qué?
¿Por qué España es el segundo país después de Irlanda en partos instrumentales de toda Europa? ¿Es que la españolas necesitamos más intervenciones para parir?
No, lo que sucede es que el parto medicalizado es la norma en nuestros hospitales, desde el principio se interviene sin necesidad, se induce, se rompen bolsas, se tumba a la mujer, se le ata, no se le deja beber, no hay intimidad, ...
Si todas estas intervenciones que rigen el parto desde su comienzo no se dieran, el resto de intervenciones y complicaciones de las que hablas caerían a mínimos, como sucede en otros países.
Mi admiración es para los profesionales que van más allá, que se cuestionan la formación que han recibido, que no ven motivo para que España sea tan diferente de otros países y que no dejan de aprender nunca, actualizándose y respetando así los derechos de la mujer.

Imagen de Pepa J. Calero

El nivel de autonomía y respeto hacia las matronas que hay en esos países que nombras esta a años luz del nuestro.Lo he visto. Lo sé.
Los hospitales españoles se rigen por un nivel jerárquico, dependiente del ginecólogo que es el responsable último de todo lo que sucede en la Unidad de Partos. Por muchas leyes, disposiciones, recomendaciones, guías clínicas...etc, la palabra final es del médico.
Es cierto que si muchos de esos procedimientos que nombras no se hicieran, probablemente las mujeres demandarían otro tipo de parto. Pero la realidad es otra. Falta información en los niveles de primaria por ausencia de matronas, desconocimiento de los planes de nacimientos, venta masiva de la epidural como inocua, el deseo de muchas mujeres de acabar lo antes posible y el aumento de la medicina defensiva.
Curiosamente las mujeres reclaman por que una silla está rota y sin embargo las cosas esenciales, ni las aprecian ni parece importar. Puedo decirte que las gestantes que vienen a Partos en fase activa, se les ofrece alternativas y lamentablemente, un porcentaje bajo, bajisimo aceptan, hasta que el dolor arrecia y desesperadas, e incluso enfadadas por sentirse manipuladas, piden a los 7 cm la epidural.
Mis compañeras y yo podemos estar recicladas, lo están , e incluso he sido docente en el proyecto perinatal de Andalucía, pero si las gestantes no actúan, demandan o luchan no sirve da nada.
La palabra esfuerzo hoy en día; a todos los niveles, creo; es incómoda de pronunciar.

Imagen de Ana

yo fuí a cursos de preparación al parto, perdón queria decir cursos de adiestramiento para que los perros en este caso las mamás no ladren ante todo el procedimiento al que serán sometidas sistemáticamente, incluida la aceptación de la episotomia, algo inocuo según las matronas que a mí me atendieron y que previene muchisimos problemas pero que no ocasiona ninguno.

Lo primero es que los profesionales de la médicina, desde el celador, enfermeras, matronas, deberian tener etíca profesiona y personal, yo en mi parto no me encontré con ninguno que la tuviese. No creo ni que no sepan ni que estén desactualizados, les dá igual., protegen entre todos unos procedimientos en su beneficio, ajustes de calendario, tiempos en el paritorio  tener material didactico fresco, he incluso yo diria experimentacion con algún nuevo fármaco, aunque le cueste la salud (en algunos casos la vida) a la persona que se supone tienen que ayudar.

Sobre las reclamaciones, me río yo, precisamente porqué yo puse una, la única reclamación que les importa es la de los juzgados y por si acaso llega ya preparan los expedientes en su propio interés.

Yo creía en los profesionales de la médicina hasta que dí a luz, hoy prefiero alejarme totalmente de ellos, si no puedes confiar en ellos ¿como ponerse en sus manos?, desgraciadamente la gente sigue confiando y siguen vendiendo la episotomia como el elixir que protegerá tus genitales del parto, somos muchas las que hemos sido prácticamente castradas en el parto, pero eso lo descubrimos después, durante todo el proceso de embarazo, creiamos en ellos .

Si, os corresponde mucho esfuerzo, esfuerzo para que los comites de ética funcionen, esfuerzo para no poner vuestros propios intereses antes que el de la mujer que está de parto, mientras tanto serán muchas las engañadas.

Imagen de Cris Amil

Apoyo cada una de tus palabras. Manifiestas claramente las verdaderas dificultades para que el parto hospitalario cambie en nuestro pais. Las matronas con el papel secundario que se les otorgó en escasos ¿40-50 años?. Deben recuperar su valía, y las propias matronas deben empezar por creerselo desde el momento que comienzan a estudiar y aprender, y dejar de ceder terreno a otros. No se lo merecen ni las profesionales, ni las madres ni los bebes que nacen. Un abrazo Pepa

Imagen de Pepa J. Calero

Gracias Cris.
Por suerte se escuchan voces, cosa que antes, ni sonaban. Mientras, formamos a las futuras matronas en el ideal que algún esperemos alcanzar.
Un abrazo

Imagen de Loba

Pepa, sé que a veces es frustrante para las matronas. Pero ni lo es para todas (muchas matronas siguen haciendo las cosas a la antigua usanza sin que los ginecólogos tengan nada que ver) ni es responsabilidad de las mujeres la forma en que son atendidas. Al menos no toda. Las mujeres tenemos que ponernos las pilas y hacer uso de nuestros derechos, estamos de acuerdo. Ahora bien, la actualización y el respeto es algo en lo que tienen que trabajar los profesionales. Si pensamos que todo el cambio debe venir de las mujeres estamos perdidas.
La matrona es la persona adecuada para atender la inmensa mayoría de los partos. Las mujeres os animamos a recuperar ese terreno y desde esta asociación os apoyamos.

Imagen de Zineb

Salut tout le monde

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.