El triángulo del poder

Por Candy Tejera

Las preguntas más habituales que nos hacen las mujeres que van a dar a luz son de este estilo:

  • ¿Tengo derecho a…?
  • ¿Pueden obligarme a…?
  • ¿Y si me niego a que me hagan…?

El problema está en que las mujeres por lo general nos sentimos perdidas dentro de un triángulo de poder formado por tres vértices: el protocolo del hospital, la ley de autonomía del paciente y las recomendaciones de las autoridades sanitarias. No sabemos muy bien qué significan, qué tiene más peso, ni qué papel tenemos nosotras en todo esto.

Vamos a tratar de explicar de una forma sencilla que significa cada cosa:

El protocolo del hospital

Un protocolo según la RAE es un plan escrito y detallado de un experimento científico, un ensayo clínico o una actuación médica.

En el caso del parto no deberían existir protocolos generales, ni buenos ni malos, es decir ni “científico-humanizados” ni estándar, por que cada parto es un mundo y su desarrollo también. Es imposible conocer de antemano como va a transcurrir un parto.

Lo que puede haber son criterios de actuación para responder en cada momento a situaciones concretas y anómalas que se produzcan. Y aquí es donde hay que sacarse mitos de encima y recurrir a la evidencia científica para discernir qué cosas son normales dentro del parto, y cuáles no. Y cuando un parto es normal, en realidad los sanitarios no tienen que hacer nada, sólo estar disponibles, apoyar a la mujer y supervisar que todo vaya bien.

Para elaborar un protocolo los sanitarios deben conocer los estudios que existen sobre ese tema en concreto y las recomendaciones que hacen las autoridades sanitarias al respecto. ¿Cuál es el problema en España? Pues que la mayoría de los protocolos que siguen vigentes en los hospitales son antiguos y están desfasados.

Las autoridades dicen que los protocolos actualmente existentes en los hospitales deben cambiarse porque los estudios más recientes han demostrado que es mejor hacer las cosas de otra manera, pero los que dirigen los hospitales se resisten al cambio por diversos motivos: miedos, comodidad, orgullo, etc.

Lo que las mujeres tenemos que tener en cuenta es que, en realidad el protocolo es la manera en que en ese hospital han decidido organizarse para atender los partos. Pero el protocolo no es la ley, por lo que no es de obligado cumplimiento para nadie, (ni para los trabajadores ni para los usuarios), por lo que las mujeres no tenemos que someternos a él.

La ley de autonomía del paciente

La ley es otra: Ley de autonomía del paciente (LEY 41/2002, de 14 de noviembre), según la cual tenemos derecho a identificar a los asistentes en el parto, a la información, a decidir, a elegir, a la protección de nuestra intimidad y dignidad, tanto física como moral, y a aceptar o rechazar los protocolos médicos, por lo que volvemos al punto anterior y vamos resolviendo dudas.

Tenemos derecho a pedir una segunda opinión médica y tenemos derecho a que nos informen de cada procedimiento y a decidir qué queremos y qué no mediante el correspondiente "consentimiento informado".

Las recomendaciones de las autoridades sanitarias

Por último y para terminar de responder a las preguntas hablamos de las Recomendaciones de las Autoridades Sanitarias, véase OMS o el Ministerio de Sanidad. Como su propio nombre indica, las autoridades sanitarias son autoridades, son los “jefes” de los sanitarios ante los que éstos deberían rendir cuentas y quienes deberían guiar la manera de actuar de los sanitarios en los hospitales, pero la realidad es que muchos profesionales están ignorando deliberadamente estas recomendaciones. El “criterio profesional” es respetable siempre y cuando no vaya en contra de la lógica y no perjudique al paciente, y en el caso de la atención al parto muchos de estos criterios son perjudicales y deben reciclarse para adaptarse a dichas recomendaciones.

Entonces: ¿Quién tiene la razón? ¿Quién tiene el poder? ¿Quién puede decidir sobre nuestro parto? Nosotras. Porque es nuestro parto y la ley está de nuestro lado. Sólo conociendo nuestros derechos y ejerciéndolos el parto será nuestro.

<
Etiquetas: 
17

Comentarios

Imagen de susana

Estoy de acuerdo con todo, este post es muy necesario.
Y sí, el parto es nuestro.
Nuestro bebé, nuestro cuerpo, nuestras consecuencias, nuestra responsabilidad.
El Estado manda en mi cuerpo. La administración sanitaria manda en mi cuerpo. El jefe de servicio manda en mi cuerpo. El/la gine de turno manda en mi cuerpo. La matrona manda en mi cuerpo. El protocolo manda en mi cuerpo. Los dibujantes de viñetas degradantes mandan en mi cuerpo. Lo que mi marido, mi vecina y mi suegra piensen manda en mi cuerpo. Por favor, pongamos todas estas frases entre signos de interrogación cuando estemos embarazadas y de parto.
Informémonos, que la ley nos ampara. Cuando dejamos nuestras opciones en otras manos NO tenemos opciones. Aprendamos de la experiencia propia y la ajena y decidamos lo mejor para nuestro hij@ y nosotras mismas. Que cuando digamos Sí, lo hagamos con convicción y agradecimiento y cuando digamos NO, lo hagamos sin miedo, seguras de que no vamos a tener que pelear por nuestra salud y la de nuestro bebé, porque se va a respetar la ley y los derechos humanos.

Imagen de Adela

Guau, gracias Candy por estas aclaraciones TAN necesarias.

Imagen de PIlar

Desde hace ya 20 años las mujeres deberían de saber que solo ellas tendrían de mandar en sus cuerpos sin tener miedo a nadie ni nada. Eso de que el cuerpo de una mujer esté expuesto desde el momento en que se queda embarazada, a una manipulacion y "manoseo" constante, siempre me ha chocado mucho, es indignante por no hablar de la aberración que representa y que parece algo tan habitual en hospitales y consultas ginecologicas.
El proceso de parto y embarazo debería ser tratado desde el más absoluto respeto, y las mujeres deberían de conocer sus derechos en todo momento, porque muchisimas desconocen que no están obligadas a ninguna prueba ni procedimiento, sin embargo, constantemente se sienten intimidadas y obligadas a aceptar pruebas y prácticas con las que no están de acuerdo. Me pregunto si algun día la ley y la justicia protegerá a las mujeres. Vamos con mucho atraso

Imagen de Julia AS

Sí vamos con mucho atraso, lo que me indigna en este país, es que encima que faltan al respeto tienes que estar agradecida de que te atiendan gratis

Imagen de Gratis no hay nada...

De gratis nada, que aquí todos pagamos nuestros impuestos para ser atendidos en la sanidad pública. Y precisamente por eso, por que són públicos y los pagamos entre todos, hay que seguir exigiendo que se nos trate con respeto y dignidad.

Imagen de María CS

Estupendamente explicado. A ver si así nos queda claro a todos!

Imagen de Amamadoula

Mientras no tengamos totalmente integrado el hecho de que NADIE más que nosotras mandamos sobre nuestro cuerpo, éste sigue siendo presa fácil.
Realizo el acompañamiento a una mujer que en su 32 semana de embarazo y con el bebé en podálica, ya la han amenazado con una cesárea antes de su fpp (en su hospital de zona).
La chica está aterrorizada de pensar que esto puede ser así porque ellos tienen "la razón" y se siente débil para enfrentarse y luchar por unos derechos que apenas conoce.
Ella ha tenido la capacidad de buscar, de pedir apoyos... ¡pero cuántas no tienen esta opción!
Seguiremos haciendo llegar nuestras voces. Gracias por el artículo.

Imagen de Adri

Eso es, puntualizaciones y aclaraciones varias. Gracias.

Poco a poco.

El hecho de la desinformación aberrante que hay en este campo de la atención sanitaria sólo es un reflejo de lo que se cuece a nivel general.

Vivimos en una sociedad fuertemente manipulada y manipuladora. Sólo la ciencia REAL, (no hecha "a favor de inventario"), convertida en información y más tarde en argumentos, puede salvarnos de la quema.

Es lamentable que estemos así a estas alturas del cuento. Pero es que se ha especulado tantísimo estos años atrás, que se especuló incluso con el hecho de cómo seríamos en el siglo XXI, proyectando una imagen de la sociedad, al menos la española, que nada tiene que ver con lo que nos rodea. Y ahora la gente tiene la cabeza hecha un lío, y ya no comprende por qué si tanta gente lleva un smartphone en el bolsillo, se dice esto de que estamos atrasados...

Dan para rato estos temas...

Un abrazo,
Adri

Imagen de Julia AS

Muy buen razonamiento, Adri.

Imagen de Stella

Un post fantástico.
Stella

Imagen de Irene

Yo aún diría más (como Hernández y Fernández)... la cuestión de fondo es que en nuestra sociedad mucha gente delega en otro las responsabilidades, la toma de decisiones pretendiendo cerrar los ojos a la realidad, y cuando se abran, que "todo esté solucionado". Que sean otros los que se encarguen. Yo pongo el cuerpo, a mí me lo dejáis hecho todo, me dais el bebé, y a casa con el biberón puesto.
Creo que las primeras (i)rresponsables somos las mujeres. Aquí a EPEN llegamos muchas cuando nos damos cuenta de que nos la han colado por la puerta de atrás, y nos damos de cabezazos contra la pared, cuando lo que teníamos que haber hecho es informarnos, leer, estudiar, conocer... porque se trata de nuestro hijo, lo más importante que nos puede pasar en la vida. Compramos un coche y sin ser ingenieros bien que miramos capacidades, monóxidos, consumos, caballos... pero nos parece que como se trata de un embarazo "los que saben son ellos" y nos parece injusto tener que "hacer un máster en obstetricia y ginecología" para tener un parto como queremos tenerlo.
En fin, que no todo es culpa del sistema, de los protocolos y de las recomendaciones. La Ley manda, y la ley de autonomía precisamente lo que dice es eso, que el paciente/usuario decide. Pero que para decidir nos lo tenemos que currar nosotras.

Imagen de Anabel

Pues yo soy una de las que opina que a los profesionales de atención al parto debería de caerles la cara de veguenza que seamos las mujeres las que tengamos que hacer un master de obstetricia y ginecología.
Estamos hablando de la profesión médica y lo primero que cualquier persona piensa es que esos profesionales estan para ayudar, no para hacer daño.
Si, muchas hemos llegado aquí después de sufrir una atención al parto carente del más elemental sentido común, del más elemental sentido de respeto hacia el otro y de la actitud de "yo me paso la ley por donde yo te diga", por parte de los profesionales que nos asistieron.
Yo he leído partos de gente muy informada y pisada y amenazada por los asistentes.
La información, por si no te has dado cuenta te la dan los profesionales, empezando por los cursos de "preparación al parto", y la responsabilidad del daño es de quien lo hace, no de quien lo sufre.
Yo no achaco al sistema, achaco a cada una de las personas que me atendieron, la mala fé, el engañar y el actuar sabiendo perfectamente que con cada orden que daban con cada mierda que me metian, con el trato vejatorio al que nos sometieron, nos estaban haciendo un daño irreparable a mí y a mí hija.
Curiosamente la información que yo necesitaba no era sobre el parto, para mí un proceso fisiologico normal y a esa conclusión había llegado sin necesidad de leerme 1025 libros.
De hecho no me leí ni uno solo, ni me los leeria, desgraciadamente la información que necesitaba y que desconocía totalmente era la siguiente:

1.- En un hospital lo importante son sus tiempos, su comodidad y quitarte rápidamente del medio.
2.- Para ello, te medicarán sin ninguna necesidad, la oxitocina provoca sufrimiento fetal y eleva el sufrimiento de la madre
3.- A algunas le ofreceran la epidural, para acallar su mala conciencia (ellos conocen perfectamente el sufrimiento gratuito a la que la están sometiendo), la madre no se da cuenta del sufrimiento de su bebé y ya sabemos que ojos que no ven corazón que no siente y se sentirá muy agradecida por la epidural
A otras se la negarán directamente, pero con epidural o sin ella te tragas la oxitocina.
4.- La epidural puede tener efectos negativos ya no solo sobre el parto, algunas mujeres viviran esos efectos negativos durante muchos meses después del parto, a fin de cuentas no os olvideís que os están pinchando en la columna vertebral.
5.- Te obligan a tumbarte a pesar que ello perjudica el parto e incrementa el dolor, eso lo hacen por su comodidad.
6.-Te cortarán la vagina y sacarán a tu hijo con ventosa o forceps, para acortar tiempos, las consecuencias de la episotomia la vivirás tú, la de los forceps y ventosa tu hijo.

Si un ingeniero construye una presa y esta se rompe por hacer mal su trabajo el responsable es él, no el "vecino", que contrató sus servicios.

Cuando hablamos de asistencia sanitaria no me vale la frase "el que sea tonto que espabile", el compromiso y la responsabilidad que deberían asumir por la profesión que han escogido hacia la persona que atienden, no admite la excusa de el sistema me obliga, porqué el sistema son ellos.

En cuanto al sistema, este deberia controlar a sus trabajadores a fin de cuentas se les paga para garantizar un parto seguro, y saben perfectamente que la seguridad en el parto no es correr a hacer una cesarea cuando se les a ido la mano, sino evitar todas las intervenciones innecesareas y sí, también correr si es necesario a hacer una cesarea, pero estás con una buena asistencia serian las minímas.

Cuando algún día mi hija de a luz, no me preocupa lo que sepa sobre el parto, espero y deseo que reciba ese momento con confianza y sin miedo como lo recibia y esperaba yo, porque ¿sabes una cosa?, para parir no hace falta ningún curso de obstetrica, una mujer de parto adoptará la postura mejor para ella y su bebé, yo lo hice mientras me dejarón (es decir mientras estaba sola en mi habitación), lo que me dá terror es ¿que clase de persona la atenderá?.

Espero que cuando ella desee tener un hijo, esos 6 puntos que antes mencioné formen parte de la historia negra pasada de la asistencia obstetrica en España, espero que no sea necesario acudir con un abogado y un notario que levante acta de todo el proceso, porqué la realidad, es que hoy por hoy para ir a dar a luz se necesita más un abogado que un curso acelerado de obstetricia y el día que esto no sea así habremos ganado todos, los profesionales y las familias.

Imagen de Rosario

Lo que escribiste es simplemente brillante. Cuanta lucidez!!!!Coincido profundamente con lo que escribes, lo lamentable es que como tantas cosas que son correctas y ciertas, le toca a las víctimas defenderse por sí mismas. Una no debería tener que defenderse, ni hacer un curso especializado, ni preparase para pelear en un momento tan especial, en eso coincido, pero la realidad es que las cosas no son como se supone que deberían ser. Y ahí es donde entre tanto lobo uno elige ser o no un cordero.

Imagen de Adri

Muchas mujeres se informan, leen, estudian y anticipan...Pero luego el sistema no respeta sus decisiones informadas. Las aisla o las castiga por tal osadía.

No es tan fácil como que las mujeres cambiemos unilateralmente, el sistema debe avanzar con nosotras, o si no lo que nos encontramos es con la situación actual... Madres de familia con más conocimientos y estudios leídos que los propios "profesionales de la atención al parto". Esto, e ir de la mano de la ciencia diez pasos por delante del sistema, denota que "algo raro pasa en este campo".

Pero tienes razón en una cosa, las primeras que tenemos que impulsar este cambio somos las mujeres, porque somos las primeras responsables sobre nuestro cuerpo y nuestras crías, y porque si no lo demandamos, es muy difícil que el sistema sanitario vea el cambio como una necesidad.

Por eso, hay que hablar mucho con otras mujeres, e informarlas de sus posibilidades y de las alternativas.

Un saludo,
Adriana

Imagen de Anabel

Cierto, Adri, pero yo no creo que ellos desconozca los estudiós, pero a ellos les va muy bien así, bien organizadito y con un arsenal de posibilidades para que el parto dure según sus propias necesidades.

A las mujeres lo que nos corresponde es denunciar esta realidad y al sistema lo que le corresponde es protegernos de tanta sin razón.

Un abrazo

Imagen de Julia AS

Lo que más me sorprende de el sistema es que aún sabiendo cómo son las cosas, hacen daño a la propia familia. Hace unas días a una vecina cuyo marido es el jefe de urgencias del HGUCR, le fueron extraídos sus mellizos en la semana 35, tenía un embarazo normal, estuvo trabajando hasta su ingreso a 35 km de distancia y los bebés estaban bien colocados. ¿ Qué nos harán a las demás; si a ella la tratan así?

Imagen de Davy

El problema es general. Yo intente informarme de todos mis derecho y deberes y demas cosas para ser yo la unica que pudiera dirigir mi parto, y segun iba a hablando con amigos, familiares y demas lo unico que oia es, por que te molestas si cuando llegas al hospital son ellos los que sabran lo que tienen que hacer. Y asi fue, cuando llegue al hospital ya sabian ellos que hacer, a penas te explican que te hacen y por que.
Pocas mujeres que han dado a luz, de las que yo conozco y hablo con ellas, saben cuales son sus derechos y que es mejor en un parto, el resto vivimos ignorando que el parto es nuestro y no de los medicos. Mi madre, mi suegra, mis hermanas y cuñadas, mis amigas cuando hablaba y hablo de estos temas me tachan de loca, creen que lo mejor es dejarse llevar por el medico, incluso alguna cree que lo mejor que me han hecho es una cesarea, es lo mas rapido y menos doloroso.
Realmente deseo que la gente empiece a cambiar y vean el parto como un acto natural y no como una operacion donde el bebe tiene que salir lo mas rapido posible.
Como alguna comentaba, espero que las generaciones que vengan, no vivan pensando que dar a luz es algo que solo los medicos saben hacer y que las dejen parir a gusto y en paz.
Saludos!

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.