¿Qué es un parto respetado?

Por Nuria Martínez

El mes de mayo celebramos la semana del parto respetado. Me he preguntado a mí misma qué considero yo un parto respetado. Imagino que cada una de nosotras tenemos en mente una serie de requisitos, dependiendo de nuestras necesidades e intereses. Pero he tratado de sentar unas bases, un mínimo indispensable. Todo se resume en dos puntos:

1.- Necesitamos una mujer informada (embarazada, a ser posible). No es necesario que, como muchas de nosotras, haya hecho un máster en ginecología y obstetricia. Es suficiente con que sepa que es lo que le está pasando y qué ocurre en un parto. En definitiva, una mujer que sepa que su cuerpo funciona bien y confíe en la naturaleza.

2.- Un profesional adecuadamente formado. No me vale que tenga un título universitario, necesito que además este actualizado y sea un profundo conocedor de la fisiología del parto. Al mismo tiempo, tiene que ser una persona empática y respetuosa (lo siento, no veo a House como mi ginecólogo, aunque conozco un jefe de servicio que se le parece y no precisamente en lo listo).

Un parto respetado es un parto en el que la mujer tiene libertad de movimientos (para caminar o para tumbarse en una cama). En él, la mujer estará acompañada de quien ella considere oportuno (pareja, madre, doula o la sección femenina de coros y danzas). Se respetará su ritmo. Si todos somos conscientes de que cada mujer es diferente, ¿por qué nos empeñamos en igualar todos los partos (relojes fuera de paritorio, señores)? El lugar elegido ha de inspirar seguridad a la parturienta y al mismo tiempo ser íntimo (luces tenues, puertas cerradas). El profesional, si cree necesario intervenir, ha de exponer la razón y todas las opciones que hay (no solo las que a él le interesan). Nunca actuará sin el permiso de la madre y siempre respetando sus decisiones.

Para mí, eso es un parto respetado. El problema es cuando la madre tiene una experiencia previa negativa (léase cesárea o cesárea vaginal, que, para el caso, lo mismo nos da). Una de esas experiencias que le dejaron el cuerpo lleno de cicatrices o el alma llena de miedos. Explícale a una mujer con esa mochila que confíe en su cuerpo. Ese cuerpo que no se puso de parto, que fabricó un niño macrosómico, que tiene las caderas “desproporcionadas”. Cuéntale a esa mujer que la naturaleza es sabia. Esa naturaleza que provocó el sufrimiento de su hijo por las vueltas de cordón, el desprendimiento de placenta, la distocia de hombros. Vete tú a decirle a esa mujer que confíe en los médicos. Esos médicos que ajustaron su agenda con su cesárea, que sacaron a sus hijos con fórceps para limpiar paritorios con el cambio de turno o, simplemente, no les importó engañarlas porque ellos consideraron que era lo mejor (no sabemos para quién).

La cuestión es que un parto con epidural, episiotomía y fórceps puede ser un parto respetado. También lo puede ser una cesárea. Si la madre decidió y las intervenciones fueron realmente necesarias. Al igual que hay partos vaginales, sin anestesia, que de respetados tienen lo que yo de fraile franciscano.

Si cualquier parto ha de ser cuidado, para nosotras el parto ha de ser escrupulosamente respetuoso. Nosotras somos nuestros peores enemigos. Dudaremos constantemente de nuestra capacidad para parir. Escrutaremos con lupa cada palabra, cada expresión o gesto de los profesionales que nos atiendan. En el momento más inoportuno nos asaltaran los miedos que creímos superados y eso bloqueará el parto. No conozco ningún PVDC (parto vaginal después de cesárea) que no haya sufrido esa encrucijada, ese momento de duda y miedo. Antes o después, con un centímetro o con diez, aparece el obstáculo. Pero si la mujer está informada, conseguirá sobreponerse. Incluso aunque no lo consiguiera o se sintiera sobrepasada, sus acompañantes intentarán centrarla en el “aquí y ahora”. Si ni siquiera ellos lograran su propósito, para eso están los profesionales que elegimos (o deberían permitirnos elegir). Matronas que nos miren a los ojos y nos digan: “yo confío en ti y en tu hijo”, “eres una campeona” o “las cosas no han salido como esperábamos, vamos a valorar la situación”.

Cada día más mujeres leen, entran en Internet o son críticas con la información que reciben del sistema. Pero también son más los profesionales que rompen con rutinas sin sentido y se paran a escucharnos.

Tengo esperanza, no falta mucho para que todo cambie. Que celebrar semanas del parto respetado o días de los derechos del nacimiento sea algo carente de sentido. Yo pongo mi granito de arena. Yo soy socia de El Parto es Nuestro.

13

Comentarios

Imagen de María CS

Claro, pero para esto hace falta algo muy importante: educación e información. A nadie se le ocurre decirle a una persona como tiene que respirar, comer o defecar. Se supone que aprendemos solitos, que sabemos hacerlo porque así lo ha previsto la naturaleza. Son procesos espontáneos, que ni siquiera pensamos. Tenemos ganas de orinar? Orinamos. Pero no viene ningún médico a decirnos que nos tenemos que sondar, por si acaso surge un problema. No, si surge el problema vamos al médico a que nos ayude a solucionarlo con drogas, aparatos y cirugía. Y que ante todo, nos traten como las personas que somos, no como trozos de carne inerte.

Por otra parte, pensad lo que estudiamos en el cole sobre la digestión, la respiración, el aparato excretor, el circulatorio... información completa y detallada, sin amenazas de enfermedades y patologías. Solo nos muestran como funcionan los órganos de nuestro cuerpo. Es más, yo recuerdo que mi profesora de ciencias empezó la lección diciendo: "el cuerpo es una máquina perfecta" (se le olvidó añadir: "excepto cuando una mujer da a luz, ahí ya cambia la cosa"). Y la sexualidad? Cuatro datos del año de la polca sobre la menstruación (esos ciclos de 28 días, por favor!!), otro tanto sobre los cigotos y gametos, el desarrollo del feto y... poco más. Lactancia? Cero. Menopausia? Cero. Embarazo y parto? Cero. Cuando por fin tuve la oportunidad de ver como era una placenta, sus partes y para qué servían me pareció algo absolutamente fascinante! Es pura ingeniería de la naturaleza. Y nuestros niños? Lo saben? Pues no...

Hace poco recomendaba el libro de Michel Odent, "El bebé es un mamífero" a un futuro papá y los comentarios fueron de risas y burlas: "Bueeeenooooo, no me digas que somos mamíferos", en plan "menuda obviedad, eso no necesito que me lo diga nadie". Cuándo les pregunté qué pensaban ellos que se debía hacer con un recién nacido, nadie respondió: "Ponerlo encima del cuerpo de su madre piel con piel y esperar a que empiece la lactancia". Ya os podeis imaginar lo que respondieron (exactamente, corte temprano del cordón, examen del bebé, limpieza, llevarlo al nido...)

Para que nuestros partos sean respetados, sean o no medicalizados, tenemos que empezar a asumir el respeto y la autonomía de nuestros cuerpos desde niños.

Imagen de Adri

Muy acertado el hecho de que la mitad de un parto respetado sea una mujer informada. Estoy totalmente de acuerdo con ello, y plenamente convencida de que así es, dado el Sistema de Salud que impera en España.

Muy adecuado que se ubique en primera posición, porque es además lo primero que se debe de dar: una embarazada que ejerce, desde la formación y en libertad, la demanda de sus derechos; y la consecución de sus deseos.

Por otro lado, y a destacar, que por parte de ambas partes, se precisa acceso a los conocimientos: mujer informada y profesional formado.

Esto último nos da una pista de lo que verdaderamente adolece nuestra sociedad: y se llama IGNORANCIA.

Pues habrá que trabajar duro en contra de eso.

Un saludo,
Adriana

Imagen de Patricia

Para mí un parto respetado es el que hace sentir a la madre cómoda, el que hace sentir a la mujer la más feliz del mundo por haber tenido un hijo. El que no hace que la mujer tenga miedo (como dice Nuria hay miedos que llevamos ya nosotras al paritorio), ni que se sienta indefensa.
Esto independientemente de las intervenciones que haya, pues para unas pueden ser violentas y no deseadas y para otras no tienen porque ser ningún agravio.
Y esto no es más que uno mismo y la información de la que habla esta entrada de hoy en el blog.

Imagen de Irene

Si quien atiende un parto dedicara cinco (5) segundos a mirar a la madre a los ojos... sólo con eso vería miedo, o ganas, o ilusión, o indecisión, o apatía, o dolor, o placer, o ganas de que acabe todo rápido, o ..... y sabría actuar en consecuencia.
Si quien atiende un parto dijera "hola, Pepa, soy Juana, tu matrona/enfermera/auxiliar/ginecóloga/limpiadora de tu habitación/estudiante de medicina/el orfeón donostiarra que te viene a animar...
Es imposible que un parto vaya mal si antes te han mirado a los ojos, y no directamente a la vagina, si antes han mostrado y demostrado que SON PERSONAS QUE ATIENDEN A PERSONAS. Será un parto en el que pueda pasar cualquier cosa, será un parto que acabe en cesárea, será lo que sea, pero será respetado. Un parto en el que te dicen "Pepa, te pasa esto, estamos en esta fase, no te preocupes, todo va normal, ¿necesitas algo? Oye, esto se ha complicado, lo lamento, tenemos que hacer tal procedimiento, vamos a intentar hacerlo lo mejor posible, ¿estás bien?, esta episiotomía es de las pocas que tenemos que hacer, oye, estamos contigo, cuéntanos qué te preocupa, esta anestesia te puede marear un poco, dame la mano si quieres, sí, las contracciones duelen, ya queda una menos...". Decirlo en voz baja, con la luz tenue.
El parto es un acto sagrado, es dar vida. Lo siento pero NO es una intervención quirúrgica, no es un acto médico, es el mayor y más grande acto HUMANO.

Imagen de Adri

Totalmente de acuerdo, lo que se necesita en un parto respetado es lo mismo que se grita a día de hoy en muchas plazas de España...Se pide colaboración frente a imposición, se pide respeto frente a superioridad, se pide humanidad frente a tecnología, se pide empatía frente a competitiviad, se pide sostenibilidad frente a despilfarro, se pide sentido común frente a protocolo, se pide profesionalidad frente a titulitis, se piden personas despiertas y con principios frente a borregos adoctrinados...

Estamos pidiendo en todos los sitios, a todas horas, lo mismo: HUMANIDAD.

Independientemente de qué pase después, de lo que suceda finalmente, lo que un ser humano necesita encontrarse, en el camino de la vida, es con otros seres humanos.

Un saludo,
Adri

Imagen de jarys

Totalmente de acuerdo.Según la directora de mi escuela de enfermería (y también profesora mía) el parto es un procedimiento quirúrgico. Esto choca hasta que te enteras de lo que significa para ellos un parto(léase intervencionismo al por mayor). Y esta gente está formando futuros profesionales... que pena...

Imagen de Verónica

INFORMACIÓN, es lo que nos falta, yo la encontré en EPEN A Coruña. Llegué allí llorando, asustada y enfadada, enfadada por que en el Marcide de Ferrol me prometieron un parto "rápido y eficaz", porque debido a varias alergias entre ellas el látex "no iban a tener disponible para mí sola un quirófano más de 12 horas", y asustada porque la hermana de una amiga habían fallecido ella y su bebé en la semana 22, todo "estaba bien" pero perdió a su niña y a ella se "olvidaron" en 2 turnos de ponerle la inyección "antitrombos"; otra amiga perdió allí a su niño y también casi se muere ella, le decían "va bien" hasta que la tuvieron que reanimar 2 veces ; y otra más estuvo en UCI ella y su bebé porque aún no estaban de parto según el equipo que la atendió, aunque ella decía que sí... no soy sanitario, no soy relaciones públicas, demasiados casos de "mala suerte", eso es lo que me decían: "Mujer, eso ha sido mala suerte, no te tiene que pasar a ti", pero sí pasa, a veces pasa...
En El parto es nuestro, me informaron, me orientaron y alentaron, y mi hijo nació en el Hospital de Jarrio, en un parto respetado y su ritmo, 26 horas..., sin oxitocina, sin episiotomía, en un expulsivo de 2 horas, un pequeño desgarro de 2 puntos en un labio, el periné intacto, a pesar de tener una madre primeriza y años (37), animada y apoyada por Isabel y después con el cambio de turno (allí eso no importaba) por Olivia, gracias a ellas y también a Covadonga, la ginecóloga por asomarse de vez en cuando y no intervenir, gracias a todas ellas y el resto del equipo, hoy 10 meses después seguimos entetados.

Hoy soy socia, hoy digo no lo dejes a la suerte, el parto puede ser nuestro.

La orgullosa mamá de Eneko.

Imagen de María CS

Buff... me pregunto si todos los que cantan las bondades del hospital y los médicos, y despotrican contra el parto en casa con una matrona, son conscientes de que hay madres y bebés que mueren y sufren complicaciones en los hospitales todos los días. Y que muchas de esas complicaciones están creadas por los propios médicos y por sus protocolos obsoletos que se olvidan de la parturienta y se centran en su rutina laboral. En general existe la idea de que, en el hospital, nada malo te puede ocurrir. Pero ocurre y lo peor es que se puede evitar con facilidad.

Yo también conozco unos cuantos casos de esos. Muchos más de los que quisiera. Y alguno tan horrible como que le enchufaban a la mamá oxitocina a chorro durante el día, para sedarla por la noche. Para poder irse a dormir tranquilamente el equipo médico. El bebé murió, después de haber sufrido muchísimo intentando nacer. Menos mal que los hospitales son tan seguros, eh?

Imagen de Lide

Dios mío, lo que le hicieron a esa madre y ese bebé es horrible... qué horror, y saldrían de rositas, encima. Claro, como parir es tan "peligroso"...

Imagen de sandrine

Pues me parece que el parto respetado lo tenemos claro muchas mujeres... pero y las demás? Muchas mujeres no saben que tienen derecho a ser informadas, muchas mujeres no saben que pueden preguntar y tener respuestas claras y no la respuesta comodín que dice: es el procedimiento... es el protocolo.
Lo primero que debería de ocurrir es que el personal médico (matronas, comadronas, enfermer@s, médicos, ginecólog@s, pediatras...) cuente las cosas con tranquilidad y que no vayamos a las consultas, y menos al parto, como un buey al matadero.
Que no sepas lo que es el parto: ES NORMAL, no hay verguenza en no saberlo, por eso están las demás madres y a falta de ellas los médicos, para contarnos lo bonito y lo complicado que son los partos, lo doloroso y la felicidad que nos da el traer a nuestros hijos al mundo.
No todo es color de rosa, un parto duele, un parto es un parto, la misma palabra te lo dice, te parte el cuerpo PERO podemos hacer que no sea tan dificil, ni traumático, ni tan insoportable, sabiendo lo que nos espera, entendiendo la jerga médica, en fin saber lo que se puede esperar de un parto, tanto lo bueno como lo menos bueno y sobretodo tener el poder de elegir lo que queremos, lo que más nos gusta, ect.
Me había preparado para un parto natural no quería ni epidural, sin embargo tras largas horas de contracciones sin dilatar, al final me han hecho un completo: epidural (porque la pedí a gritos, tras 53h de contracciones sin dilatar), oxitocina (y aún así tardé 12h en dilatar los 8 cm que me faltaban), relajante para ayudar a dilatar, episiotomía (el niño peso 4,025kg) y forceps (el niño venía girado y no podía salir)... me salvé de la cesárea por minutos.
Sin embargo tras estas largas horas de sufrimiento, tengo un niño precioso, no me hace olvidar lo que he pasado porque nunca se olvida, pero sé ahora que todo eso ha valido la pena porque mi niño... en fin, mi niño es el fruto de mis entrañas, es mi vida.

Imagen de Nuria

Son muchas las mujeres que no quieren información. "Los médicos son los que saben". No se cuestionan, no preguntan, simplemente acatan. Cuando me encuentro con una de ellas, yo veo miedo. Miedo al parto.
Desde que nació mi hija cuando veo a una embarazada yo siempre me despido con la misma frase. Disfruta de tu parto. Me miran como si estuviera loca. Entonces yo les digo que yo disfruté cada contracción como si fuera una fiesta. Es mi forma de sembrar la
duda.
Una de las frases que más recuerdo de mi parto la dijo mi matrona justo después de presentarse. Se sentó a mi lado esperando a que pasara mi contracción y me pregunto "¿Como quieres parir?"

Imagen de Maru

Hermoso la verdad, yo creo que no importa donde lo demos,sino el respeto a parir como queremos, como grita nuestro nuerpo, sin miedos, en confianza, sin critica... Ya sea en casa o en el hospital el parto humanizado debe ser universal por que es nuestro derecho y juntas debemos hacerlo respetar

Imagen de Jossie

Coincido con muchas de uds. pero es importante tambien no solo la informacion y la educacion a las mujeres sobre el proceso del parto. Yo soy ginecologa y trabajo para una institucion publica y la verdad cada dia es mas dificil desempeñar mi profesion con tranquilidad, calidad y gusto, el exceso de pacientes, falta de insumos, falta de personal de enfermeria, falta de tecnologia, son situaciones que estan fuera de nuestras manos como personal de salud, hablo a titulo personal cuando digo que Gracias a Dios mi madre me enseño a pensar que hay que tratar a los pacientes como si fuera la madre de uno mismo y creo que ese sentimiento hace que mi trato hasta el dia de hoy siga siendo solicitado por las pacientes en la institucion y ha sido gratificante y mucho cuando tan solo te ven en la calle y te dicen gracias, sin embargo en un area de urgencias donde tienes a tu cargo el servicio de valoraciones (area de consulta de urgencias de pacientes obstetricas) el area de labor (donde estan las pacientes en vigilancia) el quirofano ( que implica salas de expulsion y de quirofano) y por ultimo un area de postparto y recuperacion por un solo medico ginecologo, cuando el numero de camas de labor se ve rebasado al triple o a veces al cuadruple, cuando tienes que dividirte entre supervisar una cesarea y valorar a la paciente en consulta de urgencias de verdad y con el todo respeto el que me diga que se puede hacer con la misma calidad todo al mismo tiempo es un perfecto mentiroso, no se puede aunque mucho quisiera sentarme y dar una consulta como se debe completamente no puede es imposible, yo trato de ser amable, ser empatica y siempre les pregunto a mis pacientes entendieron lo que les explique y sin embargo aunque contestan que si, si veo la cara de duda vuelvo a explicar pero cuando ya estas hasta el rebose de pacientes, cuando las pacientes ya se fastidiaron de esperar no se dan cuenta que estoy como un personaje de los hombres X en todos lados al mismo tiempo tratando de hacer lo mejor y encima cuando tratas de explicar que todavia no es el momento de ingresar a la niña de 16 años que esta llorando porque le duele al espalda ya que tiene 1 cm de dilatacion y se incrementan el riesgo de que el parto se vuelva un parto dificil al ingresarla con esa dilatacion y a pesar de que le dices que es normal etc etc y la mama termina diciendote ok pero si le pasa algo es tu responsabilidad y asuma las consecuencias, en ese momento se rompe la relacion de medico paciente, en ese momento me siento agredida e impotente por que ademas se que los unicos recursos con los que cuento para confirmar que el bb esta bien,es con un ultrasonido unico del primer trimestre, que no tiene laboratorios al corriente etc etc, se que que lo unico con lo que cuento no es una flujometria doppler, o un perfil biofisico, ni tan siquiera un trazo tococardiografico simplemente mi oido en ese momento te sientes entre una espada y la pared y es ahi cuando tomas la decision mejor la ingreso y pues ya sabes que ese parto terminara en un cesarea inecesaria, yo se que hay muchos colegas que prefieren la cesarea al parto, pero tambien hay que aceptar todas las situaciones a que nos lleva a actuar de esta manera, y tambien como pacientes debemos aceptar nuestra responsabilidad, pero tambien como sociedad ya dejar de enfrentarnos unos a otros cuando existen muchos responsables de estas situaciones sentados en una curul, cuando la poblacion empiece a exigir al gobierno como le exige al medico, sera mas probable que las politicas en salud cambien pero mas alla sera posible que en la realidad haya un cambio, las normas, las guias, la certificacion estan muy bien en papel, siempre me he preguntado si no tendran verguenza cuando viene a certificar tu hospital por las oficinas centrales cuando ellos mismos saben que no hay los recuersos si de verdad se apegaran a los criterios de certificacion la mayoria de los hospitales en mexico no estarian laborando.

Yo estoy de acuerdo el parto es lo de hoy, y mucho mejor cuando se da en un ambiente de calidez, calidad y empatia con el medico, exijamos que sea asi pero no solo al medico a todos los involucrados en las decisiones de salud.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.