Qué suerte tenemos

Por clau707

Imagen: Gabriella Bianco

Cuando escuchamos historias hospitalarias de terror, de partos que se complicaron, de niños que nacieron mal, de madres que han sufrido lo indecible, de hospitales que no tenían los medios, de traslados, de negligencias... estamos acostumbrados a escuchar también que es una suerte  que nos haya tocado parir en condiciones diferentes: con todos los medios tecnológicos-modernos-novísimos; con muchos monitores, con médicos que prefieren curarse en salud, con espátulas-fórceps-ventosas que han permitido a madre e hijo salir (casi) sanos y salvos.

 Qué lejos de la realidad está esa afirmación y, de verdad:

 Qué suerte hemos tenido.

¿¿Suerte??

Cuando los protocolos ponen los intereses del sanitario que atenderá el nacimiento por encima de los intereses de la madre y del hijo, nada puede salir bien. Es una suerte que así sea.

  •  Es una suerte que nos induzcan el parto sin motivo y que luego no exista sufrimiento fetal ni rotura uterina. (¿A que nadie nos cuenta estos pequeños riesgos?)
  • Es una suerte que nos den fecha de cesárea porque traemos un bebé inmenso que nos partirá en dos y que, luego, nos pongamos de parto sin querer y nazca un bebé de 3 kilitos y no de tiempo a nada.
  • Es una suerte que nos hagan tropecientos tactos para aprender (que está muy bien si el cuerpo es ajeno) y no tengamos luego una infección peligrosa.
  • Es una suerte que al ponernos la epidural antes de tiempo, el parto no se detenga y no acabemos con una cesárea gratuita. (De hecho, frecuentemente ocurre que, como la epidural es tan efectiva, elimina también las contracciones uterinas y no queda más alternativa que “ayudar” con oxitocina sintética).
  • Es una suerte que el bebé que nace por cesárea no salga de su nido con una marca que le recuerde su nacimiento para siempre.
  • Es una suerte que no nos dé una bajada de tensión espectacular cuando se usa sin control la fórmula +oxitocina+epidural+oxitocina+epidural.
  • Es una suerte que el bebé nazca y respire bien cuando se ha usado la fórmula anteriormente escrita.
  • Es una suerte que no nos toque parir en fiesta ni en viernes.
  • Es una suerte que no nos toque parir en cambio de turno.
  • Es una suerte habernos puesto de parto en horario de oficina.
  • Es una suerte que no nos toque parir en Puertollano.
  • Es una suerte que nos toque el personal sanitario que ha hecho los deberes: que no interviene sin necesidad, que respeta los tiempos de la mujer y el niño, que no tiene prisa, que pone en práctica la evidencia científica por encima de las creencias obsoletas de su jefe.

 Es una suerte. Sí.  Porque intervenir innecesariamente es arriesgar y no nos lo dicen.

Cuando nos negamos a una prueba, a un tacto, a una práctica rutinaria innecesaria o cuando preguntamos qué nos hacen y por qué, nos llaman histéricas. Que estamos tentando a la suerte.

Nadie nos dice que también cuando suscribimos el consentimiento informado, estamos firmando que nos hacemos responsables de nuestra suerte porque hemos sido informadas de todo, consultadas para todo (¿¿de verdad??). 

Hace un tiempo leí una noticia que me impactó muchísimo. Os la comparto.

Es de alguien que tuvo menos suerte. Y que podríamos haber sido nosotras y nuestro bebé. Porque tristemente, parir con dignidad todavía es una cuestión de azar.

17

Comentarios

Imagen de Paloma

Ana, seguramente el problema fue que nadie te tranquilizó, nadie te dijo que eso eran pródromos y lo que podías hacer para relajarte: como darte un baño tibio en casa, hacer asanas -posturas- de yoga que favorecieran la descompresión de la zona pélvica, ejercicios de relajación, concentrándote en pensar que era tu bebé el que se estaba haciendo hueco para salir...
Tu angustia (causada por la falta de información, porque nos mienten, o puede ser incluso que ni ellos sepan cómo es un parto normal, porque todos los que asisten los medicalizan para que se ajusten a sus parámetros), hizo que segregaras más adrenalina, hormona que es antagonista de la oxitocina, con lo que el parto no progresaba bien, y además la adrenalina contraía tus músculos, con lo que la dilatación te dolía más.
Lamentablemente, en las clases de preparación al parto "al uso", te dicen que cuando tienes contracciones cada 5 min, te vayas corriendo al hospital.
Pues no es verdad: Yo tuve contracciones de esas cada noche las 4 semanas antes del parto, pero como tenía a mi disposición primero: una ginecóloga que no te ingresaba antes de tiempo (el parto ya no se para si estás de 4 cm), y segundo: los trucos que te he comentado antes; las pasé en casa y si bien las primeras me angustiaron, y muchas las sobrellevé a cuatro patas, en cuclillas, sobre una pelota, de mil maneras distintas, al final conseguí comprender a mi cuerpo y dejarme llevar con las contracciones, facilitándole el trabajo a mi útero, que se llevó su tiempo.
Pasé 4 semanas como te digo con contracciones todas las noches, como no dormía por la noche, lo hacía durante el día (evidentemente me dieron la baja), y así conseguí llegar bastante descansada al parto, a pesar de tantas contracciones previas. Creo que el llegar tranquila y descansada al parto influye mucho en la necesidad que tenga la madre en ponerse una anestesia.
No interpretes con este mensaje que yo ponga en duda que tu parto te doliese, no para nada, estoy convencida de que te dolió, pero si te hubiesen apoyado, si te hubiesen explicado, si te hubiesen tranquilizado, seguramente hubieras podido relajarte lo suficiente como para dejar que las contracciones te arrastrasen, como olas, y conseguir ese estado mental alejado que supone abandonarse, no resistirse al parto.
Un abrazo, te animo a que te metas en la página web de El Parto Es Nuestro y consultes toda la documentación que hay al respecto, y también que leas las historias de partos, aprenderás mucho y seguro que te sirven para que el siguiente parto sea disfrutado.

Imagen de Miranda

Ana, haces muy bien en informarte.
Está claro que en esta clínica no has recibido ningún apoyo, que es lo que te hacía falta. Te habrán tachado de "primeriza" y "quejica" y darte la epidural y punto. Una buena atención al parto es otra cosa...ya verás, yo también pasó por una experiencia muy mala. Durante mucho tiempo no sabía que pasó y porque estoy así de destrozada, tanto a nivel físico como psicológico. Ahora, 6 años más tarde y después de un parto en casa entiendo todo.

Imagen de Anabel

indignante, si algunas tenemos suerte nuestros bebés están bien a pesar de los protocolos Hospitalarios.
Como se sentirán esos pobres padres le han destrozado la vida a su hijo porque si, por su indiferencia, por su agenda porque para ellos la salud de la madre y del bebé les daba lo mismo.

Imagen de Leticia

Me pregunto si existe la inducción justificada, las que yo conozco siempre son por argumentos absurdos.

Imagen de ana

Hola, muchas gracias por responder....

El caso es que no estaba al tanto de que podía pedir cosas distintas a las que me venían dadas y aun si hubiera sabido que tenía derechos estaba muy insegura como para llevar la contraria a nadie.

Pero sí, tuve el parto en una clínica privada. Tenía cuarto propio y baño.

Pero ingresé por voluntad propia tras un día y medio en casa con dolores horribles. Ya no podía más pero insistían en que estaba verde y que me fuera otra vez a casa.

Al final me ingresaron para tranquilizarme. Eran las 10 de la noche del 26 de diciembre y ya llevaba desde el 24 con contracciones que habían ido aumentando en intensidad y dolor.

A las 6 de la mañana del 27 de diciembre suplicaba una solución. Tenía contracciones cada 3 minutos o menos y el dolor era insoportable. No sabía donde meterme.

Por fin me bajaron al paritorio aunque nadie me informó de qué estaba pasando. Bajé vomitando y haciendome pipi encima del dolor...o sería del miedo?

Llegué casi desmayada al paritorio y me pusieron epidural y oxitocina. Y fue gloria bendita para mí en ese momento.

Aun así tardé otras 10 horas en expulsar. Que por supuesto fue con 80 kilos encima de la barriga, la matrona con la mano metida y la episiotomia final que sigo sintiendo hoy tras año y pico....

Leí el testimonio en la página de Episiotomía y me dejó muy revuelta.

Quiero entender mejor todo esto.

Gracias por ayudarme. Hasta ahora no me había planteado si mi parto fue normal...ahora quisiera saber.

Imagen de Galtxagorri

Ánimo Ana, sigue haciendo preguntas y haciéndotelas a ti misma, vas por muy buen camino para conseguir un parto maravilloso la siguiente vez. La información es poder, felicidades por querer saber más.

Imagen de Paloma

Lo más triste de todo a mi modo de ver es que estas inducciones el día 20 de diciembre o el 25 de julio, o el que para acelerar el expulsivo se te suba una señora (o señor) de 100 kilos encima de la barriga se vean ya como algo normal.
Y luego, cuando el bebé nació pequeño y tiene que pasar las Navidades ingresado, o a resultas del empellón que le metieron para sacarlo, se le rompe la clavícula o tiene una contractura en el cuello, casi nadie se da cuenta de que el problema no radica en nosotras, ni en nuestro hijo, sino en la mala praxis de la clínica.
Y para colmo, cuando una, tras buscar por todas partes un ginecólogo que siga las recomendaciones de la OMS, da a luz sin inducirla, sin acelerarla, sin señora encima, sin desgarros, en paz, se le dice que tuvo suerte, que lo normal no es parir así!
Se ha desvirtuado tanto la imagen de lo que es un parto normal, que ya lo iatrogénico se acepta sin cuestionarse...

Imagen de madre

estoy de acuerdo con vosotras en que el parto natural es más bonito y todas esas cosas, pero gracias a una cesarea mi hija está aqui, pero tambien teneis que contar que hay médicos que no estan muy a favor de la cesarea y mueren niños por no practicar una cesarea a tiempo.Ni tanto ni tan poco, los extremismos no me gustan. Se ha de informar
y aconsejar la lactancia materna, pero nunca imponerla ni culpabilizar a la madre que decide dar biberón.Descraciadamente nada más que pude dar a mihija 3 meses el pecho y la tuvieron que pasar a leche antiregurgitante.Mi hija está sanisima por fortuna (no gracias a dios)Pero tampoco me parece normal darle el pecho hasta los dos años incluso más.Creo que las mamas que hacen eso no quieren aceptar que sus hijos están creciendo y que ya no son sus bebes

Imagen de erika

Madre me parece muy desafortunado el comentario que las madres que damos el pecho 2 años o más es porque no aceptamos que nuestros hijos ya no son bebés, yo no decido el tiempo de la lactancia de mi hija, si no ella, que se hubiera podido destetar antes, solo ellos deciden, no nosotras pensando que aún son bebés les aguantemos la lactancia.

Imagen de Galtxagorri

A ver, que nosotras no estamos en contra de las cesáreas, sino en contra de las cesáreas cuando son INNECESARIAS, que es muy diferente. Por supuesto que tan malo es hacer una cesárea cuando no hace falta, que no hacerla cuando hace falta, en esto creo que todas estamos de acuerdo.

Me imagino que también estaremos todas de acuerdo que ni la lactancia materna ni la artificial se pueden imponer ni jamás de los jamases culpabilizar a la madre ni por su parto, ni por su lactancia, ni por su manera de criar...

Lo único que podemos hacer es informarnos bien antes de tomar una decisión, y evitar criticar a las demás madres por sus decisiones. Por ejemplo, a las madres que deciden dar el pecho dos años como mínimo, siguiendo las recomendaciones de la OMS, la Asociación Española de Pediatría, Unicef... Son las únicas que cumplen lo que recomiendas las autoridades sanitarias mundiales, ¿y encima las criticas?

¿De verdad crees que sólo los bebés necesitan leche, o los niños pequeños también? Porque si opinas que es bueno que los niños tomen leche durante toda su infancia, y si es evidente que la mejor leche para cada mamífero es la de su madre, ¿porqué te parece mal que un niño tome la mejor leche para él mientras necesite leche? ¿Qué sentido tiene darle una leche de inferior calidad? ¿Hasta qué edad ha tomado biberón tu hija?

Imagen de Paloma

Con todos mis respetos, yo creo que si no has vivido una lactancia de varios años no puedes opinar al respecto, porque no sabes lo que es.
Para empezar es lo natural, o acaso hace 1000 años se destetaba a los niños a los 4 meses? Cuando una madre se quedaba sin leche, o se le buscaba un ama de cría (que podía ser una hermana o prima) o se moría.
Para seguir te diré que es comodísmo; nunca he preparado un biberón (y trabajo desde los 4 meses) y además creo que gracias al buen trabajo de succión que ha hecho mi hija, tiene unas mandíbulas fortísimas y pasó directamente del pecho a la comida chafada y los trocitos sin pasar por los triurados; y jamás se le hace bola la comida, es algo que yo he visto en muy pocos niños...
Y para terminar, se pongan como se pongan los fabricantes de leches, es el mejor producto que le puedes dar a tu hijo.

Lamento que tu no pudieras darle más que 3 meses, seguramente no te asesoraron bien, porque con 3 y 8 meses se producen crisis de lactancia (cambios en la manera en que mama el niño) que se suelen confundir con que la madre se ha quedado sin leche, y de hecho la que no desteta con 3 meses, lo hace con 8 ó 9, y si no ya consigue una lactancia que suele sobrepasar los 2 años.

Yo he dado el pecho 27 meses a mi hija, que se destetó ella sola de forma progresiva y llama la atención con sus 31 meses por lo espabilada y poco miedosa que es; lejos de estar todo el rato entre mis faldas, le encanta ir a sitios nuevos, explorar ella sola, y no tiene miedo aunque me pierda de vista, así que no creo que la lactancia prolongada tenga nada que ver con que un niño no madure.

Imagen de ana

Hola,
a mi me llama mucho la atención el parto natural y me gustaría que así fuese con mi segundo bebé.
Pero me asaltan las dudas ya que con mi primer bebé estuve más de un día con contracciones fortísimas, hasta que las al segundo día no podía aguantar más el dolor y lloré para que hicieran algo en la clínica y la solución fue ponerme oxitocina y epidural.
Porque a pesar de las contracciones no había dilatado ni un centimetro.
Es que los partos son así o es que en mi caso no hubo otra manera de proceder?
No me imagino pasando eso en mi casa sin ayuda farmacológica.

Imagen de Otra Madre

Perdona, pero un parto natural no se trata de que si es más bonito o más feo, se trata de que es mas sano, más sano para mí salud física, más sano para la salud física de mi hija, mas sano para mi salud mental y imagino que también más sano para la salud mental de mi hija.
¿ y quien niega que una cesárea a tiempo salve vidas?, un buen profesional, sea comadrona o ginecólogo debe observar el desarrollo del nacimiento respetando siempre el proceso natural y a la madre, y por supuesto intervenir cuando hay que intervenir ni antes ni después.
Tan malo es acelerar un parto para quitarte del medio lo antes posible, como no hacer una cesárea porque quieres irte a cenar.
Sobre la lactancia, yo dí de mamar a mi hija 4 meses, me hubiese gustada darla más, tengo amigas que decidieron no dar el pecho, yo nunca las he criticado a ellas y ellas nunca me han criticado a mí.
Negar que la lactancia materna es sana a estas alturas es absurdo, y criticar a quien decide dar el pecho a sus hijos durante dos años, es sencillamente ganas de criticar.

Imagen de Miranda

Para Ana:
Pues tal vez no tenías el apoyo que necesitabas en el hospital. Tal vez te han ingresado antes de tiempo (uno de los grandes problemas de la atención al parto aquí) y la "atención" eran cosas como "ahora te quitas la ropa, te quitas este camisón y te tumbas aquí"- "ahora te vamos a poner una vía" - un tacto vaginal por allí, una exploración vaginal por allá, una manibora de Hamilton entre medias, luego correas, luego una matrona, y otra, y un ginecólogo, y "a la sala de dilatación/habitación"...y todo esto, por supuesto, mirando el reloj de reojo, porque "ya llevabas tantas horas ingresadas". El dolor tiene mucho que ver con todo esto. ¿Tenías una ducha/bañera disponible? ¿Podías estar acompañada en todo momento? ¿Tenías intimidad? O te han pedido mil datos, te han hecho desnudarte, te han hecho una eco, te han subido en una silla de estas para hacerte una exploración vaginal...

Tal vez en tu casa no te hace falta ayuda farmacológica. Si tienes claro lo que quieres y lo que no quieres. Si, te dolerá, pero la sensación del dolor aumenta con todo lo que te suelen hacer en un hospital y disminuye cuando estás a solas, a oscuras, en tranquilidad y con un verdadero apoyo.

Dolor no es dolor. Un dolor puede ser mucho más llevadero en una situación u otra.

Imagen de anamaria

hola chicas,me ha encantado este articulo y por eso me lo llevo al facebook al apartado de el parto es nuestro,para que otra gente vea la "suerte que tenemos"....
un abrazo,anamaria!!

Imagen de carmen

Completamente de acuerdo con el articulo ha sido justo lo que me ha pasado ami y mi bebe por la mezcla desproporcionada de oxitocina y epidural y como resultado a mi bebe han tenido que ayudarle para comenzar a respirar . Esta mezcla me bajo la tensión tanto que las pulsaciones de mi bebe bajo a 67 con lo tras intentar controlarlas en pocos minutos bajaron de golpe y me llevaron de urgencia para cesárea durmiéndome entera sin pedirme permiso solo me dijeron te vamos a poner un tranquilizante y conteste , si yo no estoy nerviosa y pluf no recuerdo nada más hasta que me despertaron sin saber ni donde estaba todo había pasado y me enseñaron un seg mi bebe de lejos no lo vi hasta tres horas después y con suerte que me ande lista diciendo que me sentía muy bien para que no me dejaran en reanimación hasta el día siguiente y así ir a la habitación y poder ver esa noche a mi niño ... en fin traumatico gracias a que un inteligente subió la oxitocina para adelantarme mas el parto de 8 mg a 12 saltándose la medida de 10 ml que hubiese sido lo correcto

Imagen de MR

Hola a todas!
Me ha parecido muy interesante el artículo.
Creo que en este aspecto se están consiguiendo muchos cambios en los hospitales, en parte gracias a gente como la de El parto es nuestro. Pero también creo que aún queda un cambio muy importante, que es el de la mentalidad de la gente, sobre todo de las mujeres que van a tener un hijo.
Os cuento mi experiencia, por si sirve de algo. Durante todo el embarazo he leído libros, diferentes webs, he asistido a clases de yoga, donde además nos informaban de todo esto... En fin, que creo que información no me faltó.
Cuando llegó el día del parto, aguanté en casa hasta que tuve más claro que podía ser verdaderamente el momento. Cuando llegué al hospital ya estaba casi de 4 cm. Allí nos trataron de maravilla, en una habitación solos, con hilo musical, luz tenue. Me dejaron una pelota de pilates y ahí sentada las contracciones se soportaban mucho mejor. Era como yo me lo había imaginado: relajada, acompañada por mi chico y mi madre, y sobre todo escuchada y respetada.
En menos de 2 horas ya estaba de 6 cm. Entonces la matrona me preguntó si iba a querer la epidural, y la verdad es que lo dude, porque lo estaba llevando muy bien hasta ese momento. Pero el miedo al dolor que podría venir me hizo pedirla. Aún me quedaba por dilatar y además no había roto la bolsa, que según dicen entonces las contracciones son más dolorosas.
La inyección fue genial, nada de dolor y el anestesista me fue explicando paso a paso lo que estaba haciendo.
Volví a la habitación, y ya apenas sentí ningún dolor. Cuando había pasado más de una hora vimos cómo de repente le bajaban los latidos al nene. Rápidamente vino la matrona. Y al momento noté que me mareaba, me tomaron la tensión y estaba en 6/2. A partir de ahí todo fue muy rápido, vinieron las ginecólogas, me rompieron la bolsa para ver qué color tenían y como estaban sucias, decidieron hacer una cesárea. En 15 minutos ya había nacido el peque. Se lo llevaron rápido porque había tragado algo de líquido amniótico. Y cuando lo limpiaron me lo trajeron al quirófano y lo tuve unos minutos encima. Tenía pocas fuerzas pero estaba realmente feliz de verlo bien, tan atento, con esos ojos oscuros mirándome fijamente. A mi pareja le dejaron acercarse a la puerta de quirófano para ver que estábamos bien los dos.
Luego me llevaron a reanimación y al peque un poco al calor. Antes de una hora ya estaba el niño con su papi en la habitación.
En fin, os cuento todo esto para justificar que algunas cesáreas son necesarias, como fue mi caso, pero yo estoy convencida de que se ni hubiese pedido la epidural las cosas habrían seguido un curso más normal. Me habría dolido, seguro, pero más me duele ahora el pensar que por el miedo a lo que pudiese venir arriesgue la salud del niño y la mía, y nos ganamos una cesárea, con todo lo que ello conlleva (a pesar de que tuve una recuperación bastante buena).
Si tengo otro hijo, y se me plantea una situación similar tengo claro que no pediré la epidural. Y con ello no voy a hacerme la valiente, sino que dejaré que todo fluya de forma natural. Se lo debo a mi pequeño.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.