Transversa

Solapas principales

En rigor, se distinguen dos tipos de presentaciones: cefálica y podálica. Sin embargo, tomando también como referencia la situación del feto, es decir, la relación que guarda el eje longitudinal del feto con el eje longitudinal del útero, se debe incluir la situación transversa, que es aquella en la que el eje mayor del feto forma un ángulo de 90º con el eje del útero.

En esta posición, el bebé tiene su cabeza en uno de los lados del vientre de su madre y el trasero en el lado contrario.

Esta posición es muy habitual hacia la mitad del embarazo, pero los bebés suelen girarse según va avanzando la gestación. Alrededor de un 1% de los bebés a término presentan la situación transversa. Al contrario que un bebé de nalgas, un bebé en transversa no puede nacer vaginalmente, puesto que sufriría lesiones graves y hay un riesgo muy elevado de muerte tanto para la madre como para el hijo.

Sin embargo, este hecho no implica que una cesárea sea inevitable, ya que puede realizarse la versión cefálica externa (VCE), así como técnicas menos invasivas similares a las utilizadas para un bebe de nalgas (osteopatía, moxibustión, acupuntura, ejercicios específicos, etc.).

A este respecto, la comadrona Inma Marcos comenta que merece la pena intentar que se gire el bebé, puesto que, al estar en posición transversa, “ya tiene medio camino hecho” con respecto a un bebé de nalgas.

 

Versión cefálica externa (VCE):
La versión cefálica externa o versión externa es una maniobra que se lleva a cabo en torno a la semana 37 de embarazo para conseguir que un bebé en presentación podálica o transversa se coloque en cefálica. Se realiza primero una ecografía para determinar la postura exacta del bebé, así como una monitorización del latido fetal, y, a continuación, el ginecólogo ejerce una suave presión sobre la pared abdominal de la madre para deslizar la cabeza y el trasero del bebé de tal forma que gire sobre sí mismo y se coloque en cefálica. Se monitoriza el latido fetal también al terminar para comprobar que no haya sufrimiento.
El porcentaje de éxito varía según si se trata de un primer embarazo o no. La versión externa es una técnica segura, aunque su principal inconveniente es que puede desencadenar el parto, por lo que se debe realizar con bebés a término.
 

Bibliografía

  • SUTTON, J y SCOTT, P. Understanding and Teaching Optimal Foetal Positioning, Tauranga, New Zealand: Editorial: Birth Concepts, 1996.
  • ARAYA CÁRCAMO, VH y ZAMBRANO FREIRE, J. Versión cefálica externa: pasado, presente y perspectivas para el futuro. Editorial: Medwave. Año IX, No. 1, Enero 2009.