El Parto es nuesto pide que NO SE LEGALICE la "carta del bebé muerto"

Que no se legalice la carta del bebé muerto

El Ministerio de Igualdad acaba de publicar el anteproyecto de la ley salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo.

En el mismo se incluye en el artículo 27 el siguiente texto:

  1. Requerir de forma preceptiva el consentimiento libre, previo e informado de las mujeres en todos los tratamientos invasivos durante la atención del parto, excepto en situaciones en las cuales la vida de la madre o del bebé esté en riesgo, respetando la autonomía de la mujer y su capacidad para tomar decisiones informadas sobre su salud reproductiva.

Desde El Parto es Nuestro consideramos GRAVISIMO que se anule el requisito del consentimiento libre e informado de las mujeres en función de “situaciones en las cuales la vida del bebé esté en riesgo”.  Esto es lo que tristemente se conoce como la carta del bebé muerto, “the dead baby card”, la excusa que permite infinitas formas de violencia obstétrica y lesiones a madres y bebés: cesáreas, episiotomías, indicciones, fórceps e incluso que te venga a buscar la policía cuando estás de parto en tu casa con tu matrona y te lleve a parir al hospital “porque la vida del bebé está en riesgo”. La vida de los bebes, como todas las vidas, siempre están en riesgo. Pero el derecho de las madres a decidir sobre sus cuerpos libremente no puede anularse bajo el argumento del posible riesgo para el bebé lleva en su vientre.

Por todo ello urgimos la retirada de dicho punto del anteproyecto, y os pedimos que lo solicitéis enviando el siguiente mensaje:

MODELO DE MENSAJE PARA PARTICIPAR EN PROCESO DE REDACCIÓN DEL ANTEPROYECTO de Ley Orgánica por la que se modifica la Ley Orgánica 2/2010

Para: leysaludsexualyreproductiva@igualdad.gob.es

Re: Participación: Anteproyecto de Ley Orgánica por la que se modifica la Ley Orgánica 2/2010

Estimado Ministerio de Igualdad:

SOLICITO que se reformule el borrador del Artículo 27 del actual Anteproyecto de Ley Orgánica por la que se modifica la Ley del aborto.

En el actual Anteproyecto, la redacción del Artículo 27 dice:

“Las Administraciones Públicas competentes promoverán la prestación de servicios de ginecología y obstetricia, que respete y garantice los derechos sexuales y reproductivos. A tal fin, los servicios públicos destinarán esfuerzos especiales a:

a) Requerir de forma preceptiva el consentimiento libre, previo e informado de las mujeres en todos los tratamientos invasivos durante la atención del parto, excepto en situaciones en las cuales la vida de la madre o del bebé esté en riesgo, respetando la autonomía de la mujer y su capacidad para tomar decisiones informadas sobre su salud reproductiva.”

Actualmente la autonomía de las mujeres durante el parto está garantizada en España por la Ley 41/2002, de 14 de noviembre, Básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica [1] que, en el Artículo 8 sobre el Consentimiento Informado, establece: “Toda actuación en el ámbito de la salud de un paciente necesita el consentimiento libre y voluntario del afectado, una vez que, recibida la información prevista en el artículo 4, haya valorado las opciones propias del caso.”

De consolidarse el Anteproyecto de Ley Orgánica por la que se modifica la Ley del aborto implicaría un gravísimo retroceso respecto de la Ley de Autonomía del Paciente, pues establecería una excepción (las situaciones en las cuales la vida de la madre o del bebé esté en riesgo) al requisito de la obtención del consentimiento informado antes de cualquier actuación en el ámbito de la salud de un paciente.

El texto del Anteproyecto sería redundante, dado que la Ley 41/2002 ya recoge la obligatoriedad de la información y consentimiento previos. Allí donde la Ley de Autonomía del paciente no establece limitaciones en función de si la mujer está o no embarazada, el nuevo Anteproyecto de ley pretende introducir esta distinción, y restringir así la obligatoriedad. Llama la atención que la restricción a la autonomía se introduzca para un solo caso en todo el ámbito clínico, el de la mujer de parto.

Al no definir qué es riesgo ni identificar quién decide si hay riesgo y en qué consiste (¿la comadrona, el médico, un comité?), el articulado no solo es redundante y restrictivo, sino inviable. Recordemos que uno de los problemas que la Relatora especial de Naciones Unidas para la violencia contra las mujeres puso de manifiesto es el abuso del criterio de necesidad médica.

Por estas razones, SOLICITO que se elimine esta excepción en la actual formulación del Artículo 27 del Anteproyecto de Ley Orgánica por la que se modifica la Ley del aborto.

Categoría: 
19

Comentarios

Imagen de María A.

Como en Nicaragua, pero peor, porque allí se aprobó por acuerdo ministerial (en 2010, con la Norma para la Humanización del Parto), y en España quieren hacerlo Ley. Y como siempre, necesitan integrar algo así por su misoginia: porque piensan que las mujeres somos unas desalmadas que no velamos por el bienestar de nuestros bebés.
Consulta: ¿comparten las publicaciones del blog en redes sociales?

Imagen de María A.

Pd.1: gracias por poner a disposición un modelo de mensaje para participar en la consulta.
Pd.2: además de desalmadas, irracionales y sin criterio. Eso piensan en el fondo. Que no podemos tomar decisiones acertadas porque somos mujeres viviendo nuestros procesos sexuales y reproductivos.

Imagen de Ricardo

Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social (Art. 14, Constitución Española).

Imagen de Cassandra

Es la excepción que abre las puertas a todas las intervenciones abusivas contra la cuales hemos luchado tanto en esta asociación y fuera de ella. Menuda sorpresa. Que hayan abandonado el término "violencia obstétrica" no me extraña, visto una resistencia espectacular del gremio médico (apoyado también por no pocas profesionales críticas con el sistema!). Pero que ahora nos atrapen en una red sin salida en el momento más vulnerable, de parto...La carta del "bebé muerto" es una realidad diaria en los hospitales y a veces ni falta hace mencionarla, tal es el miedo en la sociedad a que el bebé muera y sea por culpa de la madre, que la mayoría firmaría cualquier cosa. Según el nuevo proyecto, tampoco se firmaría, porque para eso ya lo firmarán los que controlan, los los que consideran a la mujer un sujeto sin poder/información necesaria para decidir sobre su cuerpo y el de su bebé.

Imagen de Pilar Couso Pérez

Por empoderamiento, y confianza en que las mujeres decidan su vida

Imagen de Clara Galocha Franco

Es un derecho tener la opción de elegir tu forma de parto, solicito se rectifique la ley y me acojo a los derechos humanos y a la ley Natural

Imagen de Nuria Pallarés Calvi

No estoy de acuerdo con la carta del bebé muerto

Imagen de Sabina

Pido que no se legalice " la carta del bebe muerto"

Imagen de Marta R

Enviado

Imagen de Stephanie

Necesitamos dar pasos hacia delante, no retroceder. En pleno siglo XII la violencia obstétrica existe y la quieren negar en nuestras caras. No dejemos que esto continue. Si no lo hacemos nosotras, nadie va a cuidar de nosotras y nuestros bebés.

Imagen de María José Matas Gutiérrez

Respeto siempre hacia nosotras

Imagen de AnnaG

Respeto a las propias decisiones en salud

Imagen de Cristina

Com a dones i com a professionals de la salut sexual i reproductiva, crec q és molt important q hi participem. Aquí ens estem jugant induccions forçoses, episios sense permís (més de les q es fan ara…) etc. Aquest buit legal és un gol als drets de les dones i l’autonomia de la pacient.

Imagen de LAURA

La carta es una excusa para inducciones , cesáreas etc innecesarios. Es una manera de anular la decisión de una madre y una mujer.

Imagen de Lucy

Añado, además,

1) que me parece totalmente imprescindible empezar a llamar las cosas por su nombre. Por ello, rechazo rotundamente que esta modificación no incluya el concepto de violencia obstétrica a pesar de que evidentemente lo describe y propone erradicarla. Pero el primer paso es que quede reflejado en todos los documentos que traten el tema de salud sexual y reproductiva.

2) que me parece un insulto y muestra de falta de conciencia total el seguir pretendiendo hacer creer que una mujer después de 9 meses de gestación vaya a tomar decisiones que pongan en peligro a su bebé o a sí misma; pero, sobre todo, que vaya a elegir alternativas que pudieran perjudicar a su bebé. Quitando algunas circunstancias o situaciones particulares que no digo que no pudieran existir, la inmensa mayoría de las parturientas (por no decir el 100%) sólo están pensando en el bienestar de sus bebés y no necesitamos que ningún profesional sanitario tome decisiones por nosotras sino que nos informe, nos diga las opciones que tenemos y las posibles consecuencias y nos dejen decidir. Es más, insisto en que, si finalmente siguen obviando el derecho de la mujer a tomar decisiones durante SU parto y nacimiento de SU bebé y se practicase actuaciones invasivas bajo el criterio del profesional sanitario, prescindiendo del consentimiento INFORMADO de la parturienta, TODO ello debiera quedar bien documentado SIEMPRE y JUSTIFICADO para precisamente permitir que podamos ejercer nuestro derecho a reclamar y poner en evidencia lo que haga falta y que esas reclamaciones no sean menospreciados por los servicios correspondientes. Si nuestros servicios obstétricos nos atendiesen como es debido, en base a la evidencia científica y respetando los derechos de las usuarias del sistema, NO haría falta reclamar.

Imagen de pilar Blanco Prieto

Muy de acuerdo. A la vez quiero dejar constancia que España es uno de los países del mundo con mejores indicadores en salud materno-infantil, ambos muy importantes en Salud Pública.
La mortalidad materna en España es de 4 / 100.000 nacidos vivos. Sierra Leona tiene 1.120 muertes, USA 19 , Francia 8 y Suecia 4.
La mortalidad infantil (muertes/100,000 nacidos vivos en el priemr año de vida), que es considerado el mejor indicador del nivel de salud de un paíes es por ejemplo de 60 en Guinea Ecuatorial, de 64, en MAli, 5 en USA y 3 en España y Suecia.
Lo cual habla a mi juicio de la excelente calidad de atención y buen hacer de la práctica totalidad de l@s profesionales. No nos olvidemos de ésto, pues puede ser muy duro oir hablar de violencia obstétrica , cuando son una minoría de casos, en los que , sin lugar a dudas, sería mejorable la atención.

Imagen de Mercedes Sacristán Martín

¿Cómo y a donde mando la carta que habéis escrito?.
Muchas gracias por hacerlo y hace visible ese articulo de la ley tan importante y que pasa tan desapercibido.

Imagen de Lu_parto
Imagen de Candela

No estoy para nada de acuerdo con vuestras opiniones. Creo que por el deseo de una persona no se puede poner en jaque la vida de otra persona. Creo que con 9 meses de gestación a un bebé ya se le puede denominar persona, corregidme si me equivoco. Obviamente no se puede tomar esto a la ligera: no porque un profesional haga una técnica porque supuestamente pone en riesgo la vida del bebé todo valga. Sino que ese profesional tendrá que justificar lo que hace y sino es en ese momento será ante la ley posteriormente: con pruebas y evidencia científica sobre por qué actuó de esa manera.
Creo que hay mucha violencia obstétrica en España y en otros muchos países. Sin embargo, aunque la mayoría de las mujeres nunca harían algo que pudiera hacer algo en contra de su hijo, no se puede generalizar.
Cuando alguien está en peligro de muerte se toman dei médicas para salvarle la vida sin su consentimiento. Si un bebé tiene un peligro inminente de morir, se deben tomar medidas inmediatas.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.