Manifiesto contra las inducciones coercitivas en semana 39

Manifiesto: “Ni inducción coercitiva en la semana 39 ni estrategias para afrontar a las gestantes que se niegan a inducirse”

Tanto El Parto es Nuestro como otras organizaciones y asociaciones defensoras de los derechos de las mujeres en la atención obstétrica, se han hecho eco de un preocupante intento por incrementar la medicalización durante sus partos mediante inducciones electivas. Según hemos podido conocer, se están divulgando los resultados del controvertido estudio ARRIVE(1) en congresos como el 27 Congreso Nacional de la Sección de Medicina Perinatal de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, o en el denominado Congreso CROG (Controversias en Reproducción – Obstetricia y Ginecología). Este estudio, sesgado y manipulado tal y como ha quedado evidenciado (2), no pretende otra cosa que demostrar un supuesto descenso de las tasas de cesáreas mediante la generalización de las inducciones electivas (es decir, sin justificación médica) en la semana 39 de gestación.

Pero independientemente de los sesgos, la parcialidad y las carencias de este estudio, estamos profundamente alarmadas por el tono con el que algunos profesionales de la obstetricia están llevando esta cuestión al centro de interés y decisión biomédica:

1. Hablan de debatir y decidir sobre las inducciones electivas en la semana 39 como si las usuarias no tuviéramos nada que decir sobre las intervenciones que consentimos o no realizar en nuestros cuerpos.

2. Hablan de reducir tasas de cesáreas pero no hablan de cómo mejorar nuestras experiencias de parto, que olvidan que sí nos importan.

3. Hablan de reducir riesgos, pero mientras nos intervienen se olvidan de los riesgos que sus prácticas y fármacos tienen en nuestros cuerpos y en nuestros bebés.

Cualquier persona familiarizada con la Ley de Autonomía del Paciente  podría pensar que se diga lo que se diga en estos congresos, finalmente somos las mujeres quienes tenemos la última palabra sobre lo que permitimos que se haga en nuestros cuerpos o no. Sin embargo, el congreso de la SEGO incluye una ponencia titulada: “¿Cómo afrontar a la gestante que se niega a inducirse?” que impartirá el Dr. Lucas Cerrillos, de Sevilla” . Tal y como recuerda la abogada María Emilia de Sousa Báez: “Existe todo un listado más que extenso de normativa internacional, nacional y jurisprudencia que da respuesta a esta pregunta sin tener que entrar en valoraciones médicas”(3):

1. Declaración Universal sobre Bioética y DDHH de la UNESCO de 2005.

2. Declaración Universal de Derechos Humanos.

3. La Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW).

4. El informe de la Relatora Especial de la ONU sobre la violencia contra la mujer en los servicios de salud reproductiva, con especial hincapié en la atención del parto y la violencia obstétrica, de Julio de 2019.

5. La Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica.

A esa pregunta sólo cabe una respuesta:

“A la mujer que se niega a inducirse se le respeta su derecho a rechazar la intervención. Sin entrar a valorar si hay razones objetivas y médicas para dicha inducción, ya que la jerarquía normativa es clara: para toda intervención sanitaria sobre una mujer embarazada se exige consentimiento veraz e informado de la misma. Y por mucho que humana o éticamente nos resulte complicado de aceptar o entender, esta obligación de obtención de consentimiento informado es una cuestión de derechos humanos y no está supeditada o queda a expensas de si la mujer y/o el feto están o no en peligro, ya que si los distintos legisladores hubieran querido que así fuera, lo habrían contemplado en las múltiples normativas que hemos visto, añadiendo además un Informe de la ONU que es claro al respecto: la falta de consentimiento informado en intervenciones durante el parto supone una violación de derechos humanos de la que el Estado en última instancia es responsable, sin más.”(4)

Éste es un manifiesto mediante el que las y los abajo firmantes rechazamos categóricamente la patologización e hipermedicalización de los procesos de parto que supone la generalización de las inducciones electivas en la semana 39 en embarazadas de bajo riesgo, así como cualquier intento o herramienta de coacción utilizada para someter a las mujeres a determinadas intervenciones no consentidas.

(1) LB01: A randomized trial of elective induction of labor at 39 weeks compared with expectant management of low-risk nulliparous women. Grobman, W. American Journal of Obstetrics & Gynecology, Volume 218, Issue 1, S601.

(2) Más información sobre evidencia: Inducción en la semana 39 de embarazo para mujeres de bajo riesgo en España. ¿Basado en evidencia? En respuesta a la SEGO

(3)(4) Más información sobre derechos: Manifiesto legal El Parto es Nuestro

FIRMA AQUÍ 

Protección de datos: Los datos obtenidos se usarán para con el único objetivo de llevar este manifiesto a las instancias que correspondan. Para cualquier consulta o pregunta puede remitir su duda a info@elpartoesnuestro.es 

 

 

<
Condiciones para los emails: 

 

-----------------

 

Asociación El Parto es Nuestro - Aviso legal - Condiciones de privacidad
www.elpartoesnuestro.es
www.quenoosseparen.info

6

Comentarios

Imagen de Karin StraitasKa6

Por experiencia con tres hijes , se que el niño o la niña nace cuando es el momento , no en función de cuentas, el parto no es una ciencia exacta es conexión entre madre hije , donde muchas veces la intervención de les medicques es intrusión , y tiene mas q ver con la comodidad de elles , con sus miedo a, con cuestiones burocráticas del.hospital y con protocolizar el parto para cubrirse .

Imagen de Lorena Salazar Ocampo

No a las inducciones correctivas en semana 39

Imagen de Sarah Boix

Basta de patologizar el parto.

Imagen de Monica Candia Aliaga matrona

Respetemos los tiempos naturales del Parto y resguardemos el vínculo madre hijo en el nacimiento

Imagen de Marypicon

Tres hijos tengo. Creo que demasiado protocolarizado todo. Tanta medicación ni para mamás ni para bebés es buena.
Menos es más. Y el derecho de la mujer debe ser lo respetado en todo momento.

Imagen de Raquel Zaera Hierro

Porque se nos trate como a adultas y de acuerdo a la evidencia-

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.