Carta al programa "Amigas y conocidas" del 18 de Abril del 2018

Parto hospitalario versus parto domiciliario

En primer lugar, queremos hacer saber a la sociedad que las madres que deciden parir en casa no renuncian en ningún caso a la atención sanitaria, sino que entienden el parto como un proceso fisiológico y no patológico que, reuniendo unas condiciones determinadas y siendo atendido por profesionales sanitarios, puede realizarse en casa con iguales tasas de seguridad que en un hospital.

Y que si, en cualquier momento del parto, este se desvía de la normalidad, requiriendo equipos técnicos o personales más allá de lo que se disponga en el domicilio, se procede a un traslado. Los equipos de parto en casa actuales exigen, por lo general, que el tiempo de traslado nunca sea mayor de 30 minutos.

Hemos encontrado en el programa matinal diario “Amigas y conocidas” RTVE, un gran número de errores, dando una imagen totalmente distorsionada de lo que es un parto domiciliario y quisiéramos que rectificasen estas incorrecciones de forma pública.  Para ponérselo más fácil, pasamos a pormenorizar estas afirmaciones:

En el pequeño documental antes de comenzar la tertulia se dice que:

  • “La asociación El Parto es Nuestro reivindica parir en el hogar”. Esto es totalmente falso; nuestra asociación reivindica que las mujeres se informen y decidan dónde quieren dar a luz, teniendo en cuenta la evidencia científica. El parto es Nuestro no recomienda el parto sin asistencia profesional sanitaria.

  • “Hace un siglo la mayoría de partos eran así (en el domicilio) por qué no seguir haciéndolo”. “Parir en el domicilio es parir como antes”. Falso; hoy en día los embarazos siguen unos controles en los cuales pueden detectarse, en ocasiones, signos que indiquen que el parto podría ser de riesgo y, por lo tanto, desaconsejarse que éste sea domiciliario. Hace un siglo estos controles eran inexistentes no pudiendo detectarse posibles complicaciones.

  • “Desde el punto de vista de la asociación El parto es Nuestro el número de cesáreas e inducciones se ha incrementado”. Falso; esto es un dato estadístico objetivo, no es un punto de vista. Pero si quieren dar uno de nuestros puntos de vista, encontramos intolerable que desde las clínicas de fecundación in vitro, los nacimientos de estos “bebés milagro” deban ser mediante cesárea programada, dado que se anula el derecho de los bebés a nacer cuando estén preparados.

  • “¿La progenitora debe tener total derecho a decidir?”. Pues sí, la ley es clara en este caso. La Ley de autonomía del paciente avala este y otros derechos. Otras leyes se pueden consultar aquí.

  • En resumen, podemos decir que una madre siempre quiere lo mejor para su hijo y debe encontrar la seguridad en el lugar donde va a parir. Como sabemos a la luz de los últimos estudios el parto es un proceso fisiológico, hormonal y, para que este cóctel hormonal fluya, la madre debe sentirse segura.

 

Incorrecciones de las colaboradoras.

La señora Isabel San Sebastián comenta, que "el parto es cosa de dos, madre y bebé". Efectivamente es una díada, en la que eso es lo que debería primar, no que el profesional esté cómodo, no que las fechas del parto no le convengan y un largo etc... La madre es la persona con la que se va a comunicar el bebé, haciéndola respirar, moverse y colocarse en una determinada postura, muy lejos de la tendencia actual en nuestros hospitales, donde priman los tiempos y los protocolos.

Sin embargo, en una cosa se equivoca esta tertuliana, como hemos dicho antes, el lugar más seguro para nacer no es el hospital, al menos no lo es para todas las mujeres, ya que algunas no se sienten seguras allí y eso imposibilita que el parto evolucione. Cada mujer tiene que evaluar sus posibilidades, sus riesgos, sus miedos y, con todo ello, decidir. Para saber más sobre la importancia del entorno se puede consultar este artículo de nuestra web.

La señora Marta Robles comenta que "el parto domiciliario debe correr por cuenta de los interesados". Y así es en España, pero no en Francia donde aún sin tener cobertura dentro de su sistema sanitario público, éste sí lo costea. En países como Holanda, o en Gran Bretaña sí es el sistema publico de salud quien lo sufraga directamente. En España, si decides parir en casa, lo costeas tú. Si el parto sale bien, el sistema se lo ahorra, ¿y si necesitas ir al hospital en tu proceso de parto? Como cuestiona su compañera Eugenia Marcos, ¿debe el sistema resolver el problema? Sí, debe resolverlo. Nadie cuestiona que, por ejemplo, si un bebé naciese en un hospital privado, teniendo cobertura también en la seguridad social, si ese hospital no tuviese los medios necesarios para atender una circunstancia, por ejemplo una UVI pediátrica, se realizara el traslado sin coste para los interesados.

Según la señora Marta Robles, para ella "es impensable en el siglo XXI parir sin epidural, ya que sólo tiene riesgo para la madre". Esto es también rotundamente falso. Por citar sólo algunos de los riesgos para el bebé: disminución de las contracciones uterinas, alteración de la frecuencia cardiaca fetal, hipotensión de la madre con la consiguiente disminución de riego sanguíneo al bebé, malposición del bebé, expulsivos más largos, el bebé deja de recibir endorfinas, incremento de posibilidad de fiebre intraparto. Pueden ampliar la información aquí y aquí.

Como bien dice esta mujer “todas las anestesias tienen sus riesgos”, pero en otros casos atañen sólo a la persona que los sufre. En el parto hay un sujeto pasivo que es el bebé, que no decide, pero al que sí le afectan y mucho.

A la señora Eugenia Marcos decirle que en ningún país hay una ambulancia en la puerta durante los partos domiciliarios, en ninguno. Obviamente, tampoco en el nuestro. Sí se hacen varios planes de traslado al hospital, se estudian varias rutas, se organiza quién va a ir a por el coche para ponerlo en la puerta, quién va a coger la bolsa para el hospital que estará ya preparada y, por lo general, con su plan de parto hospitalario dentro, quién va a ayudar a llegar hasta el coche a la parturienta…. Como ve todos los pormenores están organizados y temporizados.

Pensemos que, según las indicaciones de las matronas, las mujeres han de hacer parte del trabajo de parto en casa, el que corresponde a las primeras fases de dilatación. Esto no es el expulsivo, pero sí una parte del parto. Son muy pocas las mujeres que necesitan ser trasladadas en ambulancia en esta fase del parto.

Finalmente, se habla de que en los hospitales cada vez es más agradable parir. Este comentario debería desviar nuestra atención al debate real ¿por qué no era agradable parir en un hospital?, ¿cuándo dejó de serlo?, ¿acaso alguien se plantea ir al médico y que eso tenga que ser desagradable? Y lo más grave quizá: ¿por qué parir ha de ser desagradable? ¿Por qué ha de serlo nacer?. No se entiende que en un momento tan delicado y sensible para la mujer como es el embarazo y el parto, se tenga que ser desagradable o violento con ella. Atender con respeto y respondiendo a la última evidencia científica debería ser la norma y no la excepción.

Ante la duda sobre si la violencia obstétrica está o no desapareciendo, animo a las tertulianas del programa a leer muchos de los relatos de parto que nos llegan a la asociación.

El parto en casa es una realidad en nuestro país y como defensoras de la libre elección de la mujer ante las opciones de parto existentes, nos parece importante el debate. Sólo hablando de los temas se llegan a conocer. Sin embargo, no podemos menos que exigir rigor en la información. Las mentiras alimentan el miedo. Y el miedo nos quita libertad. Además, la imagen que se da de las mujeres que se deciden por esta opción es más que negativa, llegando a ser ridiculizadas, infantililzadas y castigadas con los comentarios vertidos hacia ellas. Más violencia.

Por todo ello, rogamos al programa que corrija estas falsedades vertidas hoy.

 

Muchas gracias.

 

Diana Aragón

<
2

Comentarios

Imagen de Isabel Sánchez

Enhorabuena, amigas, por este escrito tan revelador. ¡Cuánta desinformación en la llamada "Sociedad del Conocimiento"!

Firmado: Una que ha parido en casa, de las experiencias más maravillosas de la vida.

Imagen de Joana

Gracias, Diana, por explicarlo todo tan bien y corregir los errores, repetidos a diario por las supuestas "expertas en todo", aquellas reinonas de la telebasura. El parto en casa se planifica igual que el parto en hospital, pero a diferencia de éste último, será atendido por los profesionales que no tienen ni la prisa por cambio de turno, ni necesidad de correr a otros cinco paritorios, mientras sugieren ponerte la epidural "rapidito" para que les de tiempo a los ajetreados anestesistas...
Las intervenciones son buenas cuando son necesarias, pero cuando no lo son, nuestros cuerpos viven, responden, piensan y finalmente paren. Respetémoslo.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.