No leas tanto

Mi hijo mayor tiene 8 años y es un gran aficionado a la lectura. Lee cuentos y sobre todo comics. Ha heredado esta costumbre de su padre que también es un ávido lector. Mi marido lee mucho, muy rápido, tiene además una gran memoria y devora todo tipo de lectura, desde tratados de física cuántica a historia política pasando por novelas de ciencia ficción.

Leer es una buena costumbre, es bueno para la mente y el espíritu, y la mejor manera de adquirir conocimientos, por eso desde el Ministerio de Cultura se han hecho campañas para fomentar la lectura y por eso nunca se me ocurriría decirles que no lean tanto.

Leer es un hábito saludable, salvo, parece ser, cuando eres mujer y estás embarazada. Si estás embarazada, de repente empiezas a oír voces a tu alrededor que te reprenden por leer. Tu prima, tu vecina y la peluquera te recomiendan que “no leas tanto”, supuestamente en aras de tu salud mental. Como si las embarazadas corriésemos el peligro de convertirnos en una suerte de Don Quijote parturiento y lactante.

Sugieren que es mejor no saber y dejarse hacer por los que saben, es decir, por los médicos.

El colmo es cuando esta recomendación proviene precisamente de quien tiene la obligación de informarnos sobre nuestro embarazo, parto, y lo que vendrá después. Cuando en la consulta tras hacer más preguntas de las habituales o hacer una especialmente incómoda, el profesional te espeta condescendientemente a la cara ese “no leas tanto”, para conseguir que, a la vez que no te responde, se te quiten las ganas de encontrar la respuesta por tu cuenta en otro sitio.

Me parece terrible decirle a una embarazada que no lea, que no se informe, que permanezca indiferente a lo que le está ocurriendo a su cuerpo, que no conozca lo que puede sentir o lo que le puede suceder. Me parece intolerable que quien se lo diga sea un profesional de la salud.

Sin duda una de las conquistas más importantes del feminismo fue conseguir el acceso de las mujeres a la educación. Dicen que una mujer que lee es una criatura peligrosa porque leer le permite acceder a la información, cuestionarse aquello que no termina de convencerle y rebelarse contra aquello que no le parece justo. Leer nos permite decidir y dejar de estar sometidas a los designios de otros, pues sólo en el conocimiento se encuentra la verdadera libertad.

Leer y reflexionar, leer y comprobar, leer y entender, buscar leyendo.

Leer nos permitirá que el parto sea nuestro.

[Imágenes: portadas de los libros "Las mujeres, que leen, son peligrosas" y "Las mujeres que escriben también son peligrosas", de Stefan Bollman. Original en alemán, edición española de la editorial Maeva.]

Para leer más: 

El blog del autor Stefan Bollman: http://frauenundbuecher.com/ ("mujeres y libros"). Sus libros son bestsellers y fueron traducidos a 16 idiomas.

<
10

Comentarios

Imagen de Celia

Vaya, la de veces que me lo han dicho durante el embarazo. Y como bien dices, precisamente los profesionales sanitarios. Que no leyera tanto, que hacía muchas preguntas.

Imagen de Elena

A mi tambien me lo dijeron, sobre todo amigas y conocidos, incluso algunos me han mirado como si estuviese loca por hacer comentarios demasido tecnicos.Pero cuando tuve a mi segunda hija, el matron que me acompaño, El matron Antonio del Hospital Virgen Macarena de Sevilla, me dijo " q alegria tratar con una parturienta tan informada, haces que mi trabajo sea mucho mas facil, me dio su sincera enhorabuena y me acimpaño a un parto maravilloso y pese q alegria..al fin los tiempos estan cambiando!

Imagen de Marta Parra

!!Cómo me ha gustado esta entrada!!
Qué necesario.
Gracias, Candy-peligros, qué bien que lo escribas. 

Imagen de Pepa J. Calero

Leer nos hace libres, vivas y grandes. Una vida sin libros es difícil de concebir. Libros para aprender, para viajar, para soñar, para crecer y sobre todo para saber. El conocimiento es poder y empoderarse es saber. Además en el embarazo estás más receptiva a las palabras, al aprendizaje, a esa sana y bendita curiosidad que ni la gente mejor intencionada puede parar. Me encanta tus palabras: Leer y reflexionar, leer y comprobar, leer y entender, buscar leyendo. Leer nos permitirá que el parto sea nuestro. Gracias.

Imagen de Francisca Fernández

¡Magnífico post! Me gustaría divulgarlo y reproducirlo ¿Puedo? Una cosa que me molesta es que no venga firmado por nadie: las autoras se merecen por lo menos que figure su autoría y las lectoras poder conocerlas, agradecerlas y seguirlas.

Un abrazo,

Fran

Imagen de Equipo Blog

Fran,

por supuesto puedes difundirlo, siempre citando la fuente, es decir indicar el lugar del texto original. Si adjuntas además el link a esta entrada, mejor que mejor.

La autora sí figura, es la socia Candy Tejera,  verás su nombre al final del post.

Un abrazo,

el equipo blog

Imagen de Doctora

¿Se pueden tergiversar las cosas? Se pueden. Este texto es un ejemplo de ello. Cuando las ginecólogas advertimos a las madres embarazadas que "no lean tanto" nos referimos a que no se "informen" en foros de internet donde cualquier indocumentada da su opinión y, como está escrita, la gente se la cree. Así que, en defensa de mi profesión, yo, ginecóloga defensora de partos respetadísimos, sugiero que, lectura, sí pero no en san Google. Porque una mujer embarazada tiende a sugestionarse veinte veces más que otra que no lo está.

Imagen de Marianela

Excelente!

Imagen de Dariamm

Creo que en el fondo de las sugerencias de los profesionales de la salud puede haber 2 grandes razones: la primera, tiene que ver con la autoridad basada en la formación, que se mal entiende como autoritarismo " yo soy el médico, no crea todo lo que lee por ahí" o "acaso se cree que sabe mas que yo" y la otra, creo que es un cierto grado de misoginia, y disculpen, pero no solo les pasa a las embarazadas, sino en todos los ámbitos de la salud.

Imagen de merche

si yo no hubiera sabido nada no se k nos hubiera pasado a mi y a mi hijo. las salas de dilatacion estaban llenas y las llame dos veces porque los latidos habian disminuido y yo tenia un dolor fortisimo, a pesar de tener epidural. purs se me habia roto el utero. asi k a leer k el saber no ocupa lugar. gracias a ello mi hijo esta vivo

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.