Una boda perfecta

Sentada frente al televisor, cojo el mando, intentando desconectar. Una chica llora y la parte cotilla que habita en mí se interesa por las razones. Me acomodo y me dispongo a ver de qué va…

La chica llora por la emoción de –por fin- haber elegido su vestido de novia. Se trata de un programa en el que un señor, un organizador de bodas, se ocupa de montar la “boda de los sueños” de una mujer a la que se escoge (supongo que previo casting… o azar, ni idea).

Durante todo el programa se ve cómo cada detalle cuenta. Las velas, las flores, las luces. El sitio que se escoge y la lista de cosas imprescindibles que la novia ha escrito para que el organizador las consiga. Flores maravillosas, espacios luminosos y escenario de película. Poco a poco, la boda perfecta va tomando forma.

Una sesión maratoniana de peinados y maquillajes sucede a la prueba de los infinitos vestidos que se le ofrecen. Por fin elige uno y rompe a llorar, emocionada, porque se ve preciosa y se imagina ya entrando del brazo de su padre y dando el “sí quiero”.

La boda sale genial. Los novios están felices. Tanta preparación ha valido la pena. Ha sido extenuante buscar todos estos meses el lugar perfecto, el banquete ideal. Le dan las gracias al organizador por ayudar con los preparativos del "día más importante de su vida".

El programa acaba. No puedo evitar pensar en el futuro parto de la novia. Y me pregunto si esta chica planificará con igual dedicación su parto, si buscará de la misma manera el mejor lugar para el nacimiento de su bebé… si tendrá la misma ilusión visitando hospitales, confeccionando un plan de parto, eligiendo meticulosamente el equipo que le atenderá en el (¿segundo?) “día más importante de su vida”.   

A continuación, el siguiente programa titula “Embarazada y con glamour”….

Jolín…. Tengo que volver al trabajo. No he desconectado.

 

<
13

Comentarios

Imagen de Chus Marcos

¡Genial, Claudia, lo has bordado! Siempre reniego de la TV, pero ya veo que hasta el programa más banal puede dar pie a una reflexión brillante (si la persona que mira la TV es brillante, claro...)

Imagen de Shiox

Realmente es una buena comparación, aunque para mi significó más la preparación para un buen parto y para el cambio de vida que nos precedía que la preparación de la boda, que aunque engorrosa, no movería rutina ninguna en nuestras vidas. Por ello considero más importante y más emocionante la preparación para la llegada de un hijo, en todo su ámbito.

Imagen de Irene Iglesias

Pero a ver, oye... la boda es una cosa muy seria, es "para toda la vida", Es un momento único, tan único que hay gente que se casa dos y tres veces. Hay que pensarla, todo tiene que ir cuadrado, si una cosa falla puede ser que todo falle, se encadenen cosas y al final sea un desastre...(dónde más pasaba esto mmmm, aaay, no me acuerdo...) ¿y si llueve? ¿y si me tropiezo con los tacones?...mucha gente depende de tus decisiones, complicadas todas: si es de día, de tarde, de noche., todo el mundo va a estar pendiente de ti. Dónde coloco a la gente, menús, precios..

En el parto no, mujer, para eso están los médicos, tu vas y que te hagan el parto como mejor sepan, que para eso son ellos los que han estudiado. Tú con que te portes bien y colabores ya está, no tienes que hacer nada más. Ellos se encargan de todo. Te dan al "producto" (juro que he leído sitios en el que al niño le llaman producto) limpio, repeinao y oliendo a Nenuco, listo para la foto.

En fin, gracias EPEN, por ayudarnos a hacernos taaantas preguntas, y por ayudarnos, sobre todo, a encontrar el camino en el que están las respuestas.

(y sí, activad el modo ironía on para leer los dos primero párrafos).

 

 

 

 

 

Imagen de lau123

Mucha gente me tacha de obsesionada por tener dudas sobre donde parir, sobre si quiero la epidural o no, por informarme demasiado... Soy muy indecisa y a las 30 semanas aún no tengo nada claro. No sé si llegaré a tiempo de aclararme, pero ¡al menos lo intentaré!

Imagen de villaachil

Curioso, no me he casado con mi pareja (¿Todavía?), así que él día más importante de mi vida fue él día en que nació mi hijo y sí había estudiado cuidadosamente cada detalle, el lugar, la música para relajarme mientras dilatase, sin epidural, piel con piel, todos los detalles en los que pude pensar y ¿Sabéis qué? No sé sí él día qué me case será maravilloso o no, sí me emocionaré recordándolo, pero ya sólo escribiendo estas líneas sé me llenan de lágrimas los ojos por la emoción de recordar el mejor día de mi vida y sé qué lo recordaré siempre con emoción y no creo qué ningún programa glamouroso consiguiese mejorarlo.

Imagen de Verónica

¿Y acaso no se hace lo mismo con el coche y el piso?, ¿o nos quedamos con el primero que nos enseñan?, y eso que si sale mal lo podemos arreglar o revender, puede haber solución. Un hijo sí es para toda la vida y deberíamos invertir "al menos" la misma dedicación para recibir, pues ya sabemos que NO es lo mismo, una opción que otra...

Imagen de Oticor

Ahí habría mucho que decir. Una vez que está todo en marcha, si en la boda alguna cosa no sale bien (tipo, "pedí las flores color magenta y me las han traído dos tonalidades más claras, aaaagghhh"), la novia puede enfadarse, pelearse con quien haga falta y hasta echarse unos lloros desesperados, que todo el mundo la apoyará, la entenderá y la ayudará a recomponerse. Prueba a quejarte de algo de tu parto, de lo que sea, del trato que te dieron, de que acabó en cesárea...y ya verás qué pronto saltan los "da gracias que todo salió bien, que era de lo que se trataba" y etcétera.

Imagen de Chus Marcos

¿Tu boda ha sido un desastre? ¡Pero de qué te quejas!: da gracias de que estás casada, peor hubiera sido quedarte soltera....

Imagen de Oticor

Jaja...buen símil!

Imagen de Mila

A veces es mejor la soledad...

Imagen de Miriam

Desde el primer momento que supe que estaba embarazada busqué información sobre embarazo y parto, leí, estudié y me preparé física y mentalmente. No he tenido la oportunidad de hacer lo mismo para una boda, porque no me planteo casarme, me parece algo superfluo e inútil. Creo que hay otras formas más económicas de demostrar amor entre dos personas.
El primer día mejor de mi vida fue cuando recibí a mi hijo en mis brazos y el segundo día mejor de mi vida fue cuando parí a mi hija.

Imagen de Mary Carmen - Sentarse a coser

Pues si, conozco bodas de esas superglamourosas, maravillosas, donde la novia llora, la madre también... (Esos intensos preparativos ya no se podían parar... Y ambas saben que el enlace no será para toda la vida, ni para los próximos diez años, ni seguramente para cinco. Efectivamente, alguna acabó antes del año... Y en el fondo ambas lo sabían). Por eso lloraban.

Imagen de Mary Carmen - Sentarse a coser

He conocido varias bodas de esas absolutamente glamourosas y maravillosas:la novia lloraba, la madre también... (Estaban seguras de que no sería un matrimonio para toda la vida, ni siquiera para los próximos diez años, probablemente si siquiera para cinco. He conocido alguna que acabó antes del año. Y ambas lo sabían..., por eso lloraban...)

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.