Episelle o un negocio redondo

Por Susana F.

La cultura de la intervención en el parto se une a la del marketing para, unidas, fomentar la episiotomía y vendernos la crema que nos ayude a curarla. Así, desde las páginas de embarazo en las que se publicita Episelle se presenta con toda naturalidad como la solución a las molestias de la episiotomía.

A ver. Comencemos desde el principio: la episiotomía no debería ser una práctica habitual. La decisión de cortar con unas tijeras-bisturí el periné de una mujer en el momento del parto va mucho más allá de lo que deberíamos considerar como la consecuencia normal de un parto vaginal.

Es un corte limpio, dicen, para evitar un desgarro que siempre es peor, explican, condescendientes. Lo que está claro es que en los hospitales españoles se sigue practicando con demasiada frecuencia.

Se supone que se realiza para evitar lesiones, pero lo cierto es que aplicadas por simple rutina y no por una real necesidad, las causan. Porque el periné femenino está preparado para estirarse y permitir el paso del bebé. Porque si se hacen las cosas bien no tiene por qué haber desgarros en la inmensa mayoría de los casos. Porque si realmente hay un pequeño desgarro, el cuerpo es tan sabio, que el tejido del periné se recupera solo, sin cremas, sin masajes, sin intervención alguna.

Pero sobre todos estos argumentos, el más importante: generalizar estas prácticas daña a las mujeres. Lesiona su parte más íntima. Puede provocar infecciones, dolor y en muchas ocasiones perjudica seriamente las relaciones sexuales posteriores.

Eso sí, resulta más cómodo abrir y extraer al niño que esperar a que el cuerpo de la mujer y la naturaleza hagan su trabajo normal respetando los ritmos.

No permitamos que se normalice el abuso. No dejemos que después de un parto vaginal se hable de la episiotomía como algo inherente al proceso. ¿Qué tal el parto? ¿Y los puntos? Resulta que hay mujeres, tras haber sido adiestradas anteriormente en diversos cursos de preparación al parto en “como curar los puntos”, ya dan por hecho que saldrán del hospital con una cicatriz.

Y así algo como esto puede ser comercializado. Para venderlo nos lo ponen como un producto necesario para toda mamá recién parida: claro, para los puntos. Como lo más normal del mundo.

Mujeres, no os dejéis engañar, no os dejéis cortar.

Para más información sobre esta intervención, puedes consultar www.episiotomia.info

Para leer más:

 “Episiotomía y dignidad de la mujer” 

 “Malditos puntos"

 “Demasiadas episiotomías y pocos datos” 

 “La mutilación genital femenina en España se llama episiotomía”

 “Cesárea vaginal”

<
15

Comentarios

Imagen de María CS

Esto es como la "ayudita" del Kristeller, que a menudo te lo plantean como: "Hay sufrimiento fetal! Es kristeller o cesárea". Y claro, tan agradecidas nos quedamos de que nos hicieran (la salvajada del) kristeller para "evitar" la cesárea. Convencidísimas de que le han salvado la vida al bebé. Lo que no nos dicen y no preguntamos es que a lo mejor el sufrimiento fetal era un falso positivo de la monitorización contínua. O que si nos hubieran permitido movernos y cambiar de postura durante la dilatación el bebé habría bajado y encajado bien. Y tantos otros errores iatrogénicos.

En un foro de matronas me llamó la atención que, hablando de la epi, se centraran solamente en "valorar periné para cortar o no cortar". Cuando, en realidad, deberían centrarse en valorar todas las acciones anteriores que han llevado a que el periné no sea capaz de estirarse como es debido. No se trata de cortar o no, se trata de aprender como evitar el corte. Por ejemplo, no acelerar el parto con oxitocina por rutina sin que exista una necesidad médica. O valorar la individualidad del parto de cada mujer sin fijar un horario, como si una parturienta fuese una estación de trenes: a las 3 tienes que haber dilatado 5 cms, a las 8 tienes que dar a luz, el expulsivo en menos de 30 min y el alumbramiento 15 min después. Perdón? Somos mujeres, no electrodomésticos que se programan todos iguales.

Imagen de Adri

Poco a poco nos vamos dejando menos...

Adri

Imagen de Paloma

Cuando era niña estaba convencida de que "los puntos" eran algo inherente al parto.
Siendo adolescente, empecé a pensar un poco (por mi misma) y llegué a la conclusión de que la evolución no podía haberse equivocado tanto como para que las mujeres de parto deban ser salvadas obligatoriamente por un bisturí.
En mi primer embarazo me informé, seguí pensando, contrastando opiniones y busqué una ginecóloga que no fuera amiga de las tijeras.
Y el tiempo me dio la razón, porque parí a mis dos hijos (de 3,9 y 3,7 kilos) sin que aguja alguna atravesara mi piel: ni la de las suturas, ni las vías, ni las anestesias.
Desde aquí lanzo esta pregunta abierta: ¿Cómo es posible que ginecólogos y matronas no hayan sido capaces, aun estando en el sector, de pensar por sí mismos y seguir insistiendo en cortar las vaginas de las parturientas?

Imagen de Adri

Mi evolución fue parecida, ahora tras la adolescencia, en mi juventud, he decido revelarme ante tales aseveraciones y muestro mi escasa condescendencia con el sistema, de atención al parto, allá donde voy, me he quitado la máscara, sin haber sido madre, sin haber pasado por ello, pero tras muchos meses de leer, informarme y apasionarme con este tema...

DIGO ¡NO!, la episiotomía no es mejor que mi cuerpo, no en la mayor parte de los casos, no es deseable, no es mi salvadora...

Un saludo,
Adri

Imagen de Vero SV

esto es algo que está tan normalizado que ciertamente se lo presentan a las mujeres desde las mal llamadas "clases de preparación al parto". Hace un par de días tuve oportunidad de asistir a una de esas clases y la matrona hablaba con mucha normalidad de la maniobra de Kristeller (que de paso está prohibida desde hace ya algunos años), de que la episiotomía es mejor que un desgarro, donde se burlaba de las posturas para el expulsivo, de que dicho expulsivo no debe durar más de 6 horas y un sin fin de barbaridades que claro, llegan a oídos de madres primerizas, desinformadas y lo aceptarán porque creen que realmente parir es así. Es una pena que no se de más información y que las mismas mujeres nos conformemos simplemente con lo que nos dicen, que no investiguemos más, que creamos que la palabra de estos profesionales de la medicina es sagrada. El principal problema es la desinformación porque de ella derivan los miedos y de los miedos sólo quedan partos más difíciles, episiotomías de escándalo y sus ya sabidas consecuencias ... es una cadena.

Imagen de Adri

Vero VS, cada vez seremos menos las primerizas desinformadas en las clases de preparación al parto...Les vaticino aulas vacías y "profesionales" reciclándose...

El paradigma está cambiando, nos ponen en el paro, nos dan un poco de tiempo para pensar...Y LES CAMBIAMOS EL PARADIGMA, LE DAMOS UN VUELCO A LA HISTORIA...

Un saludo,
Adri

Imagen de María CS

Es verdad, mi experiencia con las clases de preparación al parto es la misma. No nos enseñan nada, sino que nos adoctrinan para considerar normales las rutinas del paritorio. Una pena.

Imagen de aguayluz

La mejor frase de la promoción del producto comercial enlazada a la entrada:

"Este es, definitivamente, uno de los productos que no puede faltar en el botiquín de medicinas de la futura o reciente mamá".

Enfin...

Imagen de Adri

Márketing changoso hay por muchos lados... Se necesita poco para vivir, pero de buena calidad...

Que cada una ponga en su botiquín lo que quiera, yo mientras aspiraré a no tener botiquín para ese momento, o como mucho el que ya tengo ahora, no más.

Un saludo,
Adri

Imagen de María

Sin entrar en jucios morales sobre el número de hijos: conozco a una madre (estupenda madre, por cierto) de 7 hijos. 6 partos vaginales, 6 episiotomías de regalo... Con el 6º la zona perineal quedó tan "destrozada" que tuvieron que hacerle cirugía de reconstrucción. La 7ª ha sido cesárea, porque nadie (ni el ginecólogo ni el cirujano que hizo la reconstrucción) pensaba que su suelo pélvico pudiera aguanta un parto vaginal.

Y yo me pregunto, ¿habríamos llegado a esto si esta pobre mujer hubiera parido como el cuerpo le pedía a cada uno de sus hijos? Las víctimas de la episiotomía son silenciosas pero, cuando consigues encontrarlas y dejas que hablen, cuentan historias de terror. Dignas de Halloween....

Imagen de Adri

Wow! Menuda carnicería...¿se llaman profesionales?. Yo los llamo salvajes, en el peor de los sentidos...Nunca lo había pensado, pero no me puedo creer que estos casos se den. Madre mía qué falta de sensatez hay en este mundo...

En fin, ver para creer...

Un saludo,
Adri

Imagen de Esther

El caso es vender... es como el anuncio de crema vaginal lubricante... da la idea de que el sexo es meramente la penetracion, y claro si no tienes ganas, no es porque estes muerta de cansancio al final del dia o por la razon que sea. Ya tenemos unas glandulas maravillosas que nos lubrican cuando nos apetece de verdad, pero como siempre nos quieren "solucionar" los problemas a base de comprar comprar y comprar

Imagen de Adri

Esther, y sobre todo a base de no pensar. ¿NO será mejor averigüar qué es lo que realmente necesitamos mejorar para no llegar a ese extremo?

La medicina extensiva se dedica a paliar síntomas, (generados o no por ella) en vez de a buscar las causas que la generan.

Y siempre alguien superlisto tiene la solución. De nuevo, sentido común...

Adri

Imagen de Toninet

Que lástima tener que leer esta cantidad de tonterias, lo peor es que malinformais a todas las mujeres que sólo desean lo mejor para sus hijos y ellas mismas

Imagen de Julia Alonso Soto

Más bien todo lo contrario, Toninet. Se informa, los que malinforman son otros.
El sistema está tan corrupto que hay que luchar de alguna manera contra lo que perjudica.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.