Como influye el espacio físico en el proceso del parto

Dos salas de parto en dos hospitales públicos, 2010.

Por M. P., arquitecta. El entorno físico en que se producen nuestros partos tiene una importancia real de la que muchas veces no somos conscientes, pero deberíamos empezar a sensibilizarnos. Para que un parto se desarrolle en las mejores condiciones de seguridad y bienestar, es básico que el espacio en que se desarrolla aporte también intimidad y seguridad. Todos entendemos lo que significa un restaurante con un ambiente acogedor: luces tenues, confort acústico, decoración agradable, materiales cálidos, etc. Y también es fácil imaginarse un restaurante no acogedor: ruido y bullicio, mucha luz, etc. No se trata de decidir cuál es mejor, sino cuál es mejor en función de la circunstancia: para tomar unas cañas con los amigos, el segundo ejemplo es perfecto, pero para disfrutar de una conversación íntima, sin duda buscaríamos el primero. En el caso del parto, la atmósfera a conseguir es la tranquila, suave, agradable, en la que se pueda desarrollar sin interferencias un acto íntimo y sagrado, como es el nacimiento de un bebé, y el parto de la madre. Nuestros hospitales, en los que se producen la gran mayoría de los partos en España, resuelven de la misma manera los espacios de maternidad que los de hemodiálisis o neurocirugía, es decir, suelen ser espacios que resuelven bien problemas como la accesibilidad de los profesionales, la máxima iluminación que requieren las intervenciones estándar, y los materiales que resultan “hospitalariamente aceptables”: mucho acero inoxidable, mucho vidrio, mucho azulejo. El cambio necesario es el de entender que el proceso que se produce en un parto y un nacimiento es un proceso saludable, que la madre es una mujer sana, que se enfrenta a un proceso sano, y por tanto, los condicionantes deben también tener en cuenta estas premisas. Ante todo una mujer de parto se tiene que relajar para poder dilatar, para abrirse literalmente, y esto requiere de un ambiente adecuado, este proceso no es posible en cualquier lugar, pero por desgracia seguimos ignorando este hecho. Hace mucho tiempo que está anticuado el paritorio con salas de dilatación por un lado, y sala de parto (con potro incluso) en otro, ya que presupone que la mujer, en pleno proceso de parto, sea trasladada de un lugar a otro, pudiendo interferir en el proceso, en su intimidad, además de los recursos malgastados del celador que transporta, etc. En el mismo espacio que ocupan las maternidades actuales, se puede acondicionar para albergar, con la misma capacidad, salas de dilatación-parto y posparto inmediato, mejorando eficazmente los resultados, como saben los hospitales que así funcionan. Resulta también importante estudiar al mobiliario y material que la mujer tiene a la vista, durante su estancia en la habitación, ya que muchas veces, durante todas las horas que dura el proceso, sólo puede ver los instrumentos de intervención, cables, máquinas, tubos y mesas cargadas de mucho acero inoxidable, que lejos de darle tranquilidad a la mujer, y confianza en el proceso natural de su parto, la alarma respecto a la necesidad de utilizar parte de todo el instrumental. Sabemos que, por ejemplo, es absolutamente contraproductivo tener en el paritorio una incubadora a la vista, ya que la mujer en este momento solo entiende que su bebé acabará en ella, lo cual genera mucha ansiedad. Teniendo estas cosas en mente es fácil comprender cuales son los factores que pueden interrumpir, o incluso parar el proceso de dilatación. Las soluciones sencillas para evitarlo, tales como introducir el equipamiento quirúrgico en sencillos armarios, o incluso cortinas o pequeños paneles correderos que evitan la visión de las tomas de gases medicinales, permiten a los hospitales mejorar sensiblemente el entorno, con un bajísimo coste, respecto a la mejora de los resultados obtenidos. Aunque el entorno físico no es suficiente para garantizar un buen parto, sí puede ayudar mucho, de la mano de una atención respetuosa del profesional. Sobran ejemplos en Europa, incluso en España algunos hospitales comienzan, tímidamente a  acondicionar y mejorar sus espacios arquitectónicos, que, desde luego no son un gasto, sino una inversión. Como en todos los otros aspectos del parto, el avance es lento, pero definitivo.

8

Comentarios

Imagen de Adri

Qué agradable encontrar en este blog, que tanto visito, una entrada referente al parto que toma de lleno mi profesión. También soy arquitecta.

Todas estas cosas, y otras referentes a los espacios de un hospital, las llevo diciendo unos años, a mi madre, en cuestión, que es enfermera. Para mi sorpresa se consideran interesantes, pero rara vez exigen o demandan en sus centros de trabajo lo que se les explica "desde otros campos del saber humano".

Me alegra sobremanera que exista esta sensibilidad especial en mi campo, sobre todo cuando y empecé en todo esto estudiando la inadecuación de las instalaciones de cuidado infantil (guarderías), en nuestro territorio.

Un saludo,
Adri

Imagen de Lide

Magnífico artículo, me ha gustado mucho, y las fotos hablan por sí solas...

Imagen de Mina

Si vuelvo a tener un bb creo que buscare otras condiciones para traerlo al mundo,.....

Daria todo lo que se, por saber la mitad de lo que ignoro.

Imagen de Diana

Muy interesante el punto de vista que exponéis, es cierto que el entorno nos condiciona, y mucho. Somos seres sensoriales y, en gran parte, visuales, por tanto hay que tener cuidado con qué transmitimos al abordar la concepción de un espacio tan importante como son las estancias de una maternidad.
Desgraciadamente, si bien el cambio es imparable, las cosas todavía avanzan con mucha lentitud... Pero aquí estamos nosotras para colaborar :)

Imagen de susana

Paritorio de la izquierda:
"Ay, Señor ¿Qué me va a pasar aquí? No. no...es por si acaso, por seguridad. ¿Qué quiere esta señora? Pincharme el brazo, romperme la bolsa, oxitocina (que voy lenta), pinchar la cabecita de mi bebé (uy, por poco me olvido de por qué estoy aquí),yo quietita, etc. Aquí trabajan ellos. Yo soy un campo quirúrgico."
Paritorio de la derecha:
"Voy a ser madre. Puedo moverme, gruñir si me hace falta,hablar con mi bebé y confiar en ser controlada por profesionales que me consideran una persona. Gracias, Dios mio."

Imagen de Judith

Una imagen vale más que mil palabras. Ojalá la segunda habitación se vaya popularizando; tiene que ser mucho más acogedora no sólo para la mamá, el bebé y el acompañante; sino tambien para los propios profesionales que atienden el parto.

Imagen de Julia AS

Esperemos que en el nuevo hospital que están haciendo en Vigo, los paritorios sean como el de la derecha; imagino que las chicas de Vigo lucharán por ello. Sobre el hospital de Ciudad Real diré que las hermosas habitaciones individuales de las mamás tienen espacio suficiente para improvisar un paritorio como el de la derecha.

Imagen de Camila Paz

Cuando el abismo cultural en la atención al parto es tan amplio, parece lejano que podamos preocuparnos de los aspectos arquitectónicos, el diseño del mobiliario y el ambiente, pero cuando leo esto siento que estamos avanzando. Desde Chile también reflexionando acerca de la importancia de estos temas, desde que tuve mi parto me dedico al diseño de espacios para el parto/nacimiento y me pone muy feliz sentir que ESTAMOS CONECTADAS!!!!!

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.