Bebés robados: ¿Qué fue antes, el huevo o la gallina?

Por I. A.

Cuando escucho a las madres contar su experiencia no puedo evitar sentir un latigazo dentro de mí. Me pongo en su lugar y pienso que me volvería loca si se llevan a mi bebé y no vuelve más. Una madre decía: ¿Por qué no me lo dejaron tocar? ¿Por qué no me dejaron darle el pecho? Por un lado se me parte el alma pero por otro la rabia bulle en mi interior. ¿Hasta dónde se puede menospreciar a una madre?  ¿Hasta dónde infantilizarla y poner en duda su juicio?

Lo que más debería preocuparnos es que ese trato sigue siendo habitual hoy en día. Lo que escucho a estas mujeres se parece tanto a lo que contó Jillian Cassidy en una charla en el Colegio de Enfermería de Madrid respecto al trato que recibe en España la muerte perinatal. Ella y su marido, después de la experiencia de perder a una hija en un hospital de este país fundan la asociación Umamanita para promover la humanización de la muerte perinatal. Como dice esta asociación, en muchos hospitales se sigue negando a los padres ver a su bebé al que llaman “feto”. Han cambiado las formas, pero no el fondo.

Y es en este punto donde surge la pregunta, ¿qué fue antes, el huevo o la gallina? Que práctica fue consecuencia de la otra, ¿separar a los bebés de su madre o negar a los padres el derecho a ver a sus hijos fallecidos fue lo que hizo posible que se cometieran robos de bebés o fue aquella primera política de Franco para arrebatar bebés a multitud de madres “rojas” que en las décadas siguientes degeneró en hechos puntuales de robo y venta de bebés lo que hizo que en España se implantaran normas ilógicas de separación hospitalaria que perviven hoy en día? Independientemente del origen del problema es hora de que esta situación se normalice. Muchas de las familias que tienen sospechas de que su hijo fue robado tendrían la certeza de que el bebé falleció si se hubieran hecho las cosas con transparencia, con la presencia de los padres en todo momento y, por supuesto, consintiéndoles despedirse de su hijo. Otras familias en cambio, a las que verdaderamente se les quitó a sus hijos (si es que sucedió), los tendrían consigo puesto que la presencia de los padres impide directamente la sustracción del recién nacido.

<
3

Comentarios

Imagen de Petra

Cuanta razón.
Cualquier documental sobre este tema me duele enormemente. Pero el documental sobre niños robados en los años 60 y 70 me puso los pelos de punta. Me dolió. Cada relato de cada madre me producía una punzada en mi interior. Porque nada ha cambiado en muchos hospitales hoy en día.
Yo automáticamente pensé en las dos horas en que mi primera hija y yo estuvimos separadas después del parto. Y podía entender la angustia de esa madre en ese momento. No quiero ni imaginar la que lleva sintiendo desde entonces.
Sí que estuvo mucho tiempo encima de mí en el paritorio, pero después se la llevaron y hasta dos horas después no me la devolvieron.
¿Qué paso en ese período de tiempo? Supuestamente una revisión pediátrica que bien le podrían haber hecho a mi lado.
¿Qué le prodría haber pasado? Cualquier cosa. Y no habríamos sabido a ciencia cierta nunca. Porque no estábamos con ella.
De mi segunda hija, no me separé ni un segundo. Y la diferencia es abismal. En su carácter, en mi forma de iniciar la maternidad: tranquila, segura.... No pendiente de dónde estará y qué le harán, no triste por no tenerla, angustiada por no verla, destrozada por no poder consolarla, acunarla, abrazarla, olerla, disfrutarla, darle calor.....
La separación de un bebé y su madre es inhumana. Y no tiene lógica, sentido ni razón de ser.

Imagen de Miranda

Se me ponen los pelos de punta con este tema. teneis toda la razón, si no hubiera separación institucionalizada tras el nacimiento las cosas serían bien distintas. Hemos perdido todo el sentido común y no hacemos caso a nuestros instintos. Nuestros hijos son nuestros y las entregamos nada más nacer a desconocidos sin pensarlo más, solo porque esta situación tiene lugar en un hospital. ¿y en un parque? ¿y en un centro comercial? ¿dejaríamos nuestros bebés a un desconocido, sin saber a donde lo llevan, sin saber cuando nos lo devuelven, sin haber firmado nada de nada? nos dicen que las llevan a observación...y luego les ves llorando y llorando en una cuna de plástico absolutamente solos en una esquina sin que nadie les hace caso. Gracias por escribir. insisto, se me ponen los pelos de punta de pensar que hubiera pasado si todos estos padres hubieran cogido en brazos a sus bebés y no les hubieran suelto.

Imagen de Anabel

Escuché hace días al abogado que lleva el caso de los niños robados, me quedaron grabadas estas palabras que dijo.

"Siempre que exista la posibilidad de delinquir, habrá alguien dispuesto a hacerlo"

Si, yo también pienso en esas horas que me obligaron a abandonar a mi hija. No sé lo que sufrio ni que la hicieron, que te obliguen a separarte de tu bebé no creo que sea legal.

Mi marido tuvo que ir a preguntar que pasaba con la niña, solo entonces nos la devolvieron, recordar nuestros hijos son nuestros, por mucho que en un hospital pretendan hacernos creer lo contrario.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.