"La despersonalización del sujeto"

Por Angela Müller 

--- La mujer es llevada por el celador/a desde las urgencias o al servicio de paritorio ubicada en una habitación, que es la sala de dilatación, y se le permite estar acompañada por una persona, que generalmente es su pareja. Cuando ingresa, lo primero que se le pide es que se desnude, se ponga el camisón, se quite todas las joyas y accesorios y guarde sus pertenencias en un armario de la habitación. Cuando concluya debe avisar por el timbre para hacer el ingreso. Este proceso es un momento importante en “la despersonalización del sujeto”, ya que le son retirados todos los elementos de identificación personal (Goffman, 1992:87).   Fuente: pág. 182. Tesis doctoral María Isabel Blázquez. "Ideologías y prácticas de género en la atención sanitaria del embarazo, parto y puerperio: El caso del área 12 de la Comunidad de Madrid." Tarragona, 2009.

Acudir al hospital para parir para mi tiene algo contradictorio ya que vamos al hospital estando sanas, encima entrando por la puerta de urgencias. No nos hemos roto ningún hueso, no hemos sido victima de ningún accidente de tráfico, no estamos enfermas. Lo sabemos todas, el embarazo en si no es ninguna enfermedad. Aún así llegamos al hospital y nos tratan a todas como pacientes, como si estuvieramos enfermas.

Existen toda una serie de detalles sutiles, estas rutinas hospitalarias que, de forma consciente o insconciente, nos hacen sentir pacientes, enfermas y nos quitan capacidad de decisión, fuerza y autoestima. Muchas veces llega un momento que ya solo hacemos caso a lo que nos dicen, indicaciones, ordenes, pautas...y nos cuesta acordarnos que parir es algo que debemos hacer nosotras y nuestros bebés ya que nos desentendemos de nuestro propio parto. Por ejemplo cuando te llevan en camilla o silla de ruedas aunque puedes andar perfectamente, cuando te hacen desnudarte y ponerte un camisón de hospital aunque podrías llevar tu propia ropa, cuando te asignan una cama y te dicen que te tumbes aunque lo que realmente te apetece es moverte y andar, cuando te ponen una infusión de suero aunque sería mucho más fácil beber agua cuando tienes sed, cuando te quitan las gafas en el paritorio con alguna excusa barata. Lo curioso es que muchas de estas rutinas son sobre todo culturales.

En mi segundo parto fuera de España he vivido la diferencia, aunque fue un proceso "controlado" desde el principio, ya que comenzó con una inducción. Me quedé con la ropa puesta, la matrona me trajo agua para beber, me indicaron no solo donde podía apagar la luz, regular la temperatura y la música de la habitación de parto, sino también el camino a la ducha, a la cafetería, al jardín del hospital y al baño animándome así a hacer lo que me pedía el cuerpo. Me preguntó si prefería estar acompañada o sola y cuando le dije que estoy bien y prefería dar un paseo fuera al aire libre me indicó donde estaba ella si la necesitaba. No he visto un celador por ningún lado. En el caso que realmente no puedes andar serán las matronas que te ayuden o te lleven.

Lo que más agradezco era ese trato normal hacía mi teniendo claro que no acudí al hospital por enfermedad ni accidentada, simplemente para parir, y para tener ayuda médica en el caso de que hiciera falta. No se les ocurre quitarte las gafas o echar a tu pareja en caso de que el bebé sea extraído por parto instrumental o por cesárea. Parecen chorradas, pero volviendo al primer párrafo sobre la "despersonalización del sujeto", creo que estos detalles y el efecto que supone respetar la autonomía de la parturienta son mucho más importantes de lo que nos podemos imaginar.

 
<
4

Comentarios

Imagen de Anabel

Yo me he preguntado tantas veces porque me tumbé, me mandaron hacerlo y obedecí, aunque no soportaba el dolor tumbada, no osé a protestar.
Me he sentido tan responsable de esto, de no haberme tumbado todo lo demás no hubiese sucedido, la droga que me metieron ...
Durante mucho tiempo después de dar a luz perdí la capacidad de defenderme, la única forma de sentirme segura y de proteger a mi hija era aislarme del mundo.

Imagen de Aviva

"Cuando ingresa, lo primero que se le pide es que se desnude, se ponga el camisón, se quite todas las joyas y accesorios y guarde sus pertenencias en un armario de la habitación. Cuando concluya debe avisar por el timbre para hacer el ingreso. Este proceso es un momento importante en “la despersonalización del sujeto”, ya que le son retirados todos los elementos de identificación personal"

Esto es lo mismo que ocurre en el procedimiento de ingreso de un Centro Penitenciario :-(
Creo que debería seguir haciéndonos reflexionar...

Imagen de mpc

qué mal nos sentimos tantas madres cuando nos ocurre esto, y qué pena que no nos demos cuenta de que nos sentimos mal a causa de ello.

Este mensaje nos despierta de ello: gracias

Imagen de Ángeles

Estoy de 35 semanas. Mi primer parto fue a las 41 semanas inducido, mecanizado y sin epidural y conforme se acerca el fin de este segundo embarazo tengo más miedo. Este blog me está ayudando a entender qué pasó realmente en el primer parto, a comprender las limitaciones psíquicas que me impusieron si tenemos en cuenta que en el octavo mes aunque no había nada que hacer me rompieron la cabeza con que la niña venía con una dilatación en el riñón, "no te preocupes que el otro funciona perfectamente je,je" de como ingresé cual corderillo y perdí mi identidad. Durante el proceso pensaba que una violación debía ser similar a lo que nos estaba pasando, pero creí que sería una exageración mía. ahora reconozco en vuestros artículos que es una sensación tristemente común y que debe ser erradicada. Gracias.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.