Señores de la SEGO, por favor, lean y estudien para no seguir negando la realidad

 

Lo primero que podrían hacer los señores de la SEGO, antes de pronunciarse sobre la violencia obstétrica, es una pequeña investigación al respecto. Si entramos en PubMed, la biblioteca pública médica estadounidense de referencia a nivel mundial para cualquier investigación médica y ponemos en el buscador "obstetric violence", enseguida encontramos numerosos artículos publicados en las más prestigiosas revistas médicas que demuestran que en otros países sí se han tomado en serio la violencia obstétrica, esto son solo algunos ejemplos:

* Obstetric violence: a Latin American legal response to mistreatment during childbirth. (Publicado en la revista del equivalente a la SEGO en Reino Unido, por el RCOG (Royal College of Obstetricians and Gynaecologists ): BJOG)

* How Should Trainees Respond in Situations of Obstetric Violence?  (Revista de ética de la Asociacíón Médica de EEUU)

* Invisible wounds: obstetric violence in the United States

* Beyond measurement: the drivers of disrespect and abuse in obstetric care. (2018)

* Sociodemographic characteristics of women participating to the LOVE-THEM (Listening to Obstetric Violence Experiences THrough Enunciations and Measurement) investigation in Italy.

* Childbirth experiences related to obstetric violence in public health units in Quito, Ecuador.

* A Violent Birth: Reframing Coerced Procedures During Childbirth as Obstetric Violence.

* Experiences and impact of mistreatment and obstetric violence on women during childbearing: a systematic review protocol. 

* Moving beyond disrespect and abuse: addressing the structural dimensions of obstetric violence.

* 'When helpers hurt': women's and midwives' stories of obstetric violence in state health institutions, Colombo district, Sri Lanka.

Etc., etc. 

Si en vez de usar el término violencia obstétrica poniendo su equivalente inglés, buscamos por "abuse and mistreatment in childbirth" (abuso y maltrato en el parto) aún obtenemos más resultados.

Pero, seguramente, lo más significativo sea ir a la página web de la Organización Mundial de la Salud (OMS/ WHO):

 

Señores de la SEGO, por favor, lean y estudien para no seguir negando la realidad: la violencia obstétrica es una lacra contra las mujeres, y se da en todo el mundo. El primer paso para su erradicación es el reconocimiento de la dimensión del problema.


Aprovechamos para recordarles que desde esta asociación hace años ya, precisamente en el 2011, les pedimos el fin de la violencia obstétrica, hasta nos acercamos a la puerta de la sede de la SEGO para esa petición

Y solo hace falta echar un vistazo a una pequeña recopilación de reacciones que desencadenó entonces la publicación de unas insultantes viñetas bajo el lema “un toque de humor”, realizados por uno de sus colegiados en su revista, por si alguien sigue dudando de la existencia de la violencia obstétrica. Estas reacciones a nivel nacional e internacional y en todos los medios de comunicación posibles ocurrieron porque tantas mujeres, sus parejas y también profesionales sanitarios se reconocieron con sus propias experiencias en ellas.


 

Links a asociaciones hermanas, blogs y periódicos que se han hecho eco del tema en la actualidad:

* Asociación Dona Llum, 30 de octubre de 2018: Comunicado de Dona Llum sobre el comunicado de la SEGO en relación a la violencia obstétrica

* Periódico El Público, 29 de octubre- 1 de noviembre de 2018, serie en 4 entregas, por Henrique Mariño: 

* Blog de la Dra. Ibone Olza, 31 de octubre de 2018: Nuestras peligrosas vaginas y otras perlas de la SEGO
 

El parto es Nuestro

<
2

Comentarios

Imagen de Naza O-Bel

Yo cambiaria lo de que sigan estudiando para no negar la realidad, por "sigan estudiando y dejen de hacer el ridiculo",en esos pedestales de su mundo alienado.
Gran entrada equiblo blog!

Imagen de Diana Aragón

¿que más se puede decir? yo creo que nada. Gracias Junta

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.