Elegir equipo de parto en casa

Parir en casa es una alternativa legítima para cualquier mujer cuyo embarazo sea de bajo riesgo, es decir, para la mayoría. Desde hace décadas en España se ha generalizado la asistencia al parto en el hospital, pero siempre ha habido mujeres que han elegido vivir ese acontecimiento en su propio hogar, con la atención sanitaria de una matrona. En contra de lo que afirma la creencia más extendida, la evidencia científica es bastante clara respecto a la seguridad de los partos en casa asistidos por matronas: no existen diferencias significativas en la mortalidad perinatal entre los partos en casa planificados y los partos hospitalarios, y la morbilidad materno-fetal es menor en los partos en casa. Cada mujer tiene, pues, el derecho a decidir dónde se siente más segura y cómoda para dar a luz, teniendo en cuenta exclusivamente sus preferencias personales, sin preocuparse por estar asumiendo riesgos innecesarios.

 

Cuando una mujer decide parir en casa debe planificar este evento que, por lo general, es nuevo para ella. Si el primer paso ha sido reflexionar sobre sus motivaciones y expectativas para dicha elección, al igual que ocurriría si hubiera optado por un hospital público o uno privado, el siguiente paso es elegir a la o las profesionales que atenderán el parto. Para tomar esta decisión, igual que para seleccionar a cualquier profesional del ámbito sanitario u otro, es recomendable considerar varias opciones y recabar experiencias de otras mujeres que hayan dado a luz en casa. La persona que contratemos, además de contar con todas las acreditaciones necesarias (titulación, colegiación) y con la experiencia que estimemos adecuada, suele ser alguien con quien es importante que podamos crear un vínculo afectivo, pues nos va a acompañar en un acontecimiento muy íntimo e intenso. Pero sin duda lo que más valoran las mujeres que van a parir en casa es que sus matronas sean buenas profesionales, que puedan atender el parto con profesionalidad, garantías y respeto a sus decisiones. Quieren tener suficiente confianza en su matrona como para sentirse seguras ante este evento vital en el que van a exponer su salud e integridad y las de su hijo o hija.

 

Por ello es importante tener información adecuada y suficiente sobre la experiencia, filosofía de trabajo y protocolos de cada matrona, para poder escoger a una profesional que cumpla plenamente nuestras expectativas y preferencias. A veces se puede caer en el error de considerar que cualquier matrona que trabaja en el parto domiciliario estará en sintonía con nosotras, pues las dos compartimos una opción de nacimiento minoritaria. Y si bien es verdad que las matronas de parto en casa tienen a menudo importantes rasgos en común, también es cierto que no comparten todas la misma filosofía sobre el parto ni los mismos métodos de trabajo. Para evitar sorpresas es importante contar con toda la información antes de contratar a nuestra matrona y, para ello, lo más recomendable es entrevistarse con las profesionales que queramos valorar. En dicha entrevista no sólo vamos a conocerlas personalmente, sino que podremos consultarles todas aquellas cuestiones que tengamos interés en aclarar. Con seguridad las matronas estarán dispuestas y abiertas a responder a nuestras preguntas y no debe preocuparnos que se sientan molestas por ello; bien al contrario, la transparencia es fundamental para que una matrona pueda asistir mejor nuestro parto, sabiendo lo que es importante para nosotras.

 

Estas cuestiones pueden ser muy diversas y variarán para cada mujer, pero desde El Parto es Nuestro queremos proponer una serie amplia de temas que tal vez sea interesante aclarar con la matrona, y que nos pueden servir como inspiración para redactar un cuestionario personalizado sin olvidar nada importante. Ahí van algunas ideas:

 

  • Cuál es su formación y experiencia: titulación, formación reglada y no reglada, años de ejercicio, experiencia en hospitales y/o clínicas públicos o privados y en partos en casa, etc.

  • Situación laboral: empleada por cuenta propia, empresaria, autónoma, etc. ¿Proporciona la factura del servicio?

  • Precio, plazos para hacer el abono y modalidad de pago, precio en caso de no realizarse el parto en el domicilio por distintas eventualidades. ¿Hay otros gastos no contemplados en un servicio normal?

  • Condiciones de prestación de la atención sanitaria: período de inicio y fin de la guardia, número de matronas que integran el equipo, número de visitas preparto y posparto, tipo de controles y pruebas que se realizarán en cada una de ellas, duración estimada de las visitas.

  • ¿Cómo actúa si se ponen dos mujeres de parto a la vez? ¿Y si la matrona está enferma?

  • De qué manera se puede comunicar la mujer embarazada con la matrona y con qué limitaciones, si las hay: ¿whatsapp, teléfono móvil, otros?

  • En qué momento acude la matrona al domicilio: ¿cuando la mujer lo solicita o ante determinados signos que la matrona valora como indicativos de la inminencia del parto? (por ejemplo, determinado número de contracciones por minuto, o contracciones de determinada duración, u otros síntomas clínicos que ella establezca).

  • Situaciones clínicas en las que no se atenderá el parto en el domicilio: ¿bebé en podálica, hipertensión arterial, prematuridad, otros?

  • Con qué equipo atiende el parto la matrona: ¿lleva su propia silla de partos, equipo para reanimación neonatal, oxitocina, pinzas, etc.?

  • Qué equipo o material debe tener la mujer embarazada en casa: ¿empapadores, medicación, alguna clase de material de enfermería, otros?

  • Técnicas médicas, tratamientos o recursos terapéuticos que suele utilizar: ¿masajes, medicamentos, acupuntura, homeopatía, musicoterapia, otras prácticas alternativas o no?

  • Protocolo habitual de actuaciones que sigue en la asistencia al parto y en qué casos y con qué frecuencia se realizan: ¿auscultación del feto, toma de tensión arterial, toma de la temperatura corporal, realización de tactos vaginales, etc.?

  • En qué ocasiones usa algún método de inducción al parto y, en caso afirmativo, cuál o cuáles emplea.

  • Cuáles son los procedimientos de alivio del dolor que practica habitualmente o es capaz de aplicar.

  • ¿En qué postura suelen partir las mujeres a las que atiende?

  • ¿Cómo actúa en caso de bolsa rota?, ¿hace tactos?, ¿cuántas horas aguarda antes de recomendar el traslado al hospital?

  • Cómo actúa en caso de una emergencia obstétrica, habilidades concretas que tiene para resolverlas (hemorragia, distocia de hombros, prolapso de cordón, etc.). ¿Ante qué emergencias se produce el traslado al hospital y por qué?

  • Qué papel va a desempeñar en caso de decidirse el traslado al hospital: ¿acompañar a la mujer hasta las urgencias, informar a los sanitarios del hospital, acompañar a la mujer en el paritorio, acompañarla durante todo el resto del proceso del parto, u otras?

  • Cuáles son las estadísticas de los partos que atiende: número de episiotomías, de desgarros, de traslados al hospital, de uso de oxitocina, partos que acaban en cesárea, etc.

  • Cómo es la atención en el posparto y qué incluye. ¿Valora el suelo pélvico? ¿Las visitas incluyen alguna clase de atención al bebé? ¿Puede ayudar con el comienzo de la lactancia o si surge alguna dificultad? ¿Qué formación tiene en apoyo a la lactancia?

  • ¿Se ocupa de hacer la prueba del talón u otras similares recomendadas para los recién nacidos?

  • ¿La documentación relativa al nacimiento del bebé que aporta basta por sí sola para efectuar la inscripción en el Registro Civil?

  • Durante el parto, ¿me va a acompañar y estar atenta a mis posibles necesidades -bebida, masaje, compañía…- o bien va a mantenerse al margen respetando mi intimidad a la espera de que la llame expresamente? ¿Qué suele ser más habitual en los partos que atiende?

 

Se trata sin duda de una larga lista de posibles preguntas. No todas estas cuestiones serán significativas para todas las mujeres, pero en un evento tan trascendental como el parto es recomendable no dejar nada importante al azar. Por otra parte, seguro que nos hemos dejado en el tintero otras cuestiones que son significativas para algunas mujeres que nos leen. Tú, que has parido en casa o planeas hacerlo, ¿qué crees que es importante considerar a la hora de contratar a una matrona para un parto en casa?

 

<
1

Comentarios

Imagen de Karen

Muchas gracias por este detallado análisis de los aspectos del parto en casa, hoy en día. Cuantas más personas vean que es una opción no solo viable, sino también con necesarias precauciones y procedimientos, mejor para el futuro de esta manera de parir, tan criticada y tan poco comprendida. De todos los elementos que mencionas en tu lista yo destacaría el de la honesta conversación acerca del traslado al hospital en el caso de una necesidad, un punto en el que pueden entrar en juego los miedos, la comprensión (o incomprensión mutua) y el grado de experiencia del profesional que nos atiende. Yo le di muchas vueltas a este asunto antes de parir en casa y tuve que asegurarme sobre los posibles escenarios que elegiría la matrona que me atendía. Ella tenía su visión, pero me aseguró que mi voluntad primaría sobre su posición en cada caso y me parece que es lo más sensato. No hubo ningún motivo para hacerlo y mi parto fue simplemente maravilloso.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.