Estoy viva de milagro

El día que yo nací llevaba casi nueve meses en el vientre de mi madre junto a mi hermana del alma. Mi madre intuía que éramos dos porque ya había pasado por un embarazo y un parto y notaba que ese embarazo era totalmente distinto y, casi al final de la gestación, fue a un ginecólogo privado para confirmar el diagnóstico, ya que en el público le decían “no señora, es uno y pequeño” y la pusieron a dieta. Como no había ecografías con imágenes, el diagnóstico fue escuchar dos corazones. Ahora me he enterado que los embarazos gemelares se llevan en las “Consultas de Alto Riesgo” y pienso: “Madre mía, pues una gestación gemelar debe de ser muy grave, así que creo que estoy viva de milagro”.
 
​¿Que cómo fue el parto? Pues al no saber los médicos que éramos gemelas, mi madre se puso de parto un 14 de Junio y nos parió a las dos, de nalgas, en un parto rápido y sin complicaciones. Primero nací yo y a los cinco minutos mi hermana. El ginecólogo se llevó una gran sorpresa y se lo dijo a mi padre con mucho miedo a su reacción, pero él ya lo sabía y solo quería saber que las tres estábamos bien. Ahora me he enterado de que las mujeres no pueden parir cuando su bebé está de nalgas, porque debe de ser peligrosísimo, y les programan una cesárea en la semana 39, antes de que se puedan poner de parto, y pienso: “Madre mía, estoy viva de milagro”. Hasta aquí el tono irónico del relato.
 
​Ni mi hermana ni yo llegamos a pesar 2 kilos, entonces nos llevaron inmediatamente a la incubadora y pasamos allí un mes, hasta que tuvimos el peso adecuado. Ahora me han contado que cuando nacen los bebés, si todo está bien, los ponen en piel con piel con sus mamás, porque es lo más saludable para ambos y el inicio de la lactancia es mejor... y vuelvo a dar gracias al pensar que “estoy viva de milagro”.
 
​Mi madre siempre nos ha contado que no pudo darnos el pecho mucho tiempo porque los pediatras a los que acudía coincidían en que necesitábamos una ayuda con el biberón, porque su leche no era buena y no tenía suficiente cantidad y de esta manera no íbamos a coger suficiente peso, porque además eramos dos. Hace poco leí sobre todos los riesgos que corren los bebés que no toman leche materna y pienso: “Madre mía, estoy viva de milagro”.
 

Por Rebeca López Herrero

<
5

Comentarios

Imagen de Joana Llavata

Muy bueno Rebeca, y que afortunado milagro...ya para marzo os cuento el mio, jejeje...y ENHORABUENA, por conservar a tu hermana.

Imagen de Bengolea Luisa

Hola mi historia muy parecida a la de Rebeca, pero no había incubadoras y mi madre muy sabiamente a su alta médica , dijo , sin las chicas no me voy, y bueno acá estamos luego de 57 años, parto normal, con 1900 gramos, y cuidadas en casa. Luego parió un gordo y de nalgas, y 4 más, Por milagro en mi familia no hay cesáreas, todas han parido a sus bebes. Un saludo desde Buenos Aires, Argentina.

Imagen de Jennifer

Me ha encantado!

Imagen de Alicia Elízaga

Muy buen artículo. Este tipo de "milagros", hoy día no se dan, por falta de dedicación, valor y conocimientos.

Imagen de Marga O

Enhorabuena por seguir viva!!! Yo tambien soy gemela, aunque mi madre lo sabia desde los 5 meses de gestación. Ella tambien se puso de parto espontaneamente solo 10 dias antes de la FPP. Mi hermana "mayor" nacio en cefalica con 2.800 y yo de nalgas con 2.900. Los lotes de dos damos mucho miedo...

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.