Cuando la leche no es blanca

María es la madre de Mai, que nació y falleció hace hoy un mes, y desea compartir con nosotras esta experiencia de lactancia y duelo. 
Gracias, María, por tu generosidad, siempre.
Os abrazamos a las dos.
 
 

El pasado 3 de marzo mi hija Mai nació muerta. Nadie te prepara para eso. Nadie está preparado. Dentro de la nebulosa del momento, burrocracia, gestiones, decisiones y recuerdos, alguien te ofrece pastillas para cortar la leche. Alguien te dice que puedes esperar. Y en ese momento caes en que tu cuerpo, tu cuerpo de madre, parida la placenta, producirá leche en unos días. Y te cagas en la Naturaleza.

Mi elección fue esperar, quizás para aferrarme a lo que de Mai me quedaba. No me arrepiento, fue una despedida suave y paulatina, pero cada mujer debe tener libertad para escoger la suya. Los profesionales deben informar. No juzgar.

Tras la cesárea de urgencia y la muerte, el shock y el dolor físico dejaron paso a una fuerza increíble que me impulsaba a levantarme, a lamerme mi propia herida. Los pechos se me llenaron de leche, tremendos y calientes. Fui mamífera en estado de alerta, buscando a mi cría, esperándola.

Por la cesárea tomaba antiinflamatorios, quizás por eso no sentí dolor, solo malestar, no tuve necesidad de extraerme leche ni de aplicarme frío ni hojas de col. Dejé fluir la leche, simplemente, dejé que me mojase despidiendo a mi bebé, dejé que se perdiese. Dejé a mi cuerpo hacer su duelo, llorar su luto, hasta que la leche se marchó. Y con ella la fuerza.

La mamífera que por fin tomó conciencia de que su bebé no iba a volver. Mamífera vacía de vientre y pechos muertos. El cuerpo de madre, creador, nutricio, lleno de vida y alimento pasó suavemente a convertirse en silencio, en cementerio.

Por María Comesaña Besteiros

http://facebook.com/maternario

 

Leer también: https://www.elpartoesnuestro.es/blog/2014/06/27/lagrimas-blancas

<
4

Comentarios

Imagen de Nuria Martínez

Es un texto desgarrador, de una mujer que hace años que admiro por su fuerza y sabiduria.  Maria, estamos a tu lado.

 

Imagen de IMF

Mi corazon se va contigo Maria. Cuanta fuerza de madre tienes, nadie te la va a quitar nunca. Un abrazo inmenso.

Imagen de Virginia1982

Me emociona leerte Maria, porque por desgracia mi bebe tambien nacio y fallecio a las 4 horas... nadie como quien ha vivido esto sabe expresar mejor el dolor que sentimos y que seguiremos sintiendo, ánimo y fuerza, no estas sola.

Imagen de MCB

Muchas gracias amigas, gracias por la difusión, por al constante apoyo y por vuestro trabajo. Sin El Parto es Nuestro no hubiese tenido ni embarazos ni partos (y despedidas) respetados, conscientes y empoderados. Gracias

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.