Carta de una usuaria al ginecólogo que lleva el seguimiento de su embarazo

Publicamos hoy una carta de una usuaria dirigida al ginecólogo que le atendió durante gran parte de su embarazo. En ella la mujer explica por qué ha decidido dejar el seguimiento del embarazo en este centro de salud. Para preservar la intimidad de ambos hemos omitido los nombres.


A/A Dr. --, ginecólogo.

C.E.P. “Hermanos Sangro”, Madrid.

1ª Area Sanitaria, Atención especializada.

 

Usuaria: -- --,

28007 Madrid

Nº Seg. Social: 28-- ---- ----

 

Ref: Atención al embarazo y seguimiento del mismo

Madrid, - de noviembre del 20--

He decidido dejar de realizar el seguimiento de mi embarazo en su centro y me gustaría que conocieran las razones que me han empujado a tomar tal decisión. Mediante este escrito no pretendo hacer una reclamación, sino más bien una crítica constructiva que les pueda servir para reflexionar y así mejorar la atención al embarazo que están prestando a muchas mujeres que acuden a ese centro, ya que la manera de atención tiene un efecto muy importante sobre el embarazo y parto de una mujer y su bebé.

A Usted personalmente le quería dar las gracias por respetar mis decisiones, aunque he observado que le cuesta aceptar una respuesta de la paciente inesperada dentro de sus prácticas habituales. Para empezar quería decirle que estoy plenamente informada sobre las distintas pruebas diagnósticas que incluye la atención al embarazo, y me molestó que Usted en la última consulta me insinuara que desconocía la diferencia entre una ecografía y una radiografía. Creo que debería empezar a tratar a las mujeres como lo que realmente somos: mujeres adultas que necesitamos información sobre cosas concretas, pero que somos perfectamente capaces de decidir sobre nuestra salud y la de nuestro bebé.

Por ello me gustaría resaltar algunas de las situaciones que viví en su consulta, para explicarme mejor:

- Me pareció increíble, por no decir peligroso, tener que escuchar por parte de la enfermera de su equipo que engordar más de 10 kilos supondrá un peligro para mi hija mientras me pesaba y tomaba nota de que yo había engordado más de los dichos 10 kilos. No es correcto que el aumento de más de 10 kilos supone un peligro para el bebé (ver la guía NICE, por ejemplo), y además produce mucha ansiedad decir semejante cosa a una mujer embarazada. Más aún cuando el comentario se hace sin siquiera justificar lo dicho.

- Cuando a los tres días de haberme hecho la ecografía de las 12 semanas, en la que no se detectó ningún problema, me propuso en su consulta hacerme otra, yo no vi ninguna necesidad de repetir la prueba. Es más, Usted tampoco me podía dar ninguna razón por la que me la quería repetir, y además vaginal, ya que la anterior había sido abdominal. Creo que se debería evitar esa prueba adicional innecesaria, máxime teniendo en manos un informe por escrito de otra ecografía muy reciente firmado por un compañero suyo.

- Hasta insultante me pareció que se diga a una gestante de 29 semanas que habrá que hacerle otra ecografía para comprobar si su bebé tenía latido o no...Me parece totalmente inadecuado usar este argumento como elemento chantaje para conseguir hacer una ecografía. Una mujer sabe si su hijo está vivo o no a estas alturas del embarazo, además existen técnicas menos invasivas que pueden dar esta información. Una ecografía en ese momento forma parte de un protocolo obsoleto que solo se basa en la medicina defensiva. Me sorprendió también mucho el comentario de su compañera cuando, ante mi negación a la ecografía me dijo que mi líquido amniótico seguramente “ya no es lo que debería ser, al haber cumplido ya los 35 años”, sin explicarse más. Es peligroso decir cosas así, las mujeres luego salimos de la consulta con esa frase en la cabeza.

- Cuando finalmente, después de cinco largos meses de espera, Usted me comunicó que el resultado sobre la Hepatitis C me había dado positivo, me dio el papel diciéndome que volviera a ver a mi médico cabecera sin ni siquiera preocuparse sobre lo que significaría eso para mi y para el embarazo. Me fui de su consulta con una información suya que luego el especialista consultado por el seguro privado- ya que en la Seg. Social eran incapaces de atenderme antes del parto- me dijo que era incorrecta. No estaba incubando la enfermedad como Usted me dijo, sino que los valores sobre la carga viral indicaban que ya había pasado la enfermedad hacía mucho tiempo.

Le puedo asegurar que si yo estuviera menos informada, seguramente más de una vez hubiera salido de su consulta llorando, llevándome ansiedad y miedo a mi casa. Tal vez luego alguien me hubiera tranquilizado, tal vez no, tal vez me hubiera dado cuenta de que sus comentarios no se basan en la evidencia científica actual, tal vez no.

Pero mi gran duda sigue siendo la siguiente: ¿Hasta qué punto es Usted consciente de que este “Juego del miedo” que están practicando, de forma inconsciente o consciente, no lo sé, no solo convierte a las gestantes en mujeres más inseguras, quitándoles confianza en su propio cuerpo, sino que también les puede crear mucha ansiedad que transmiten directamente a su bebé? La suma de estos factores hace que la mujer vaya al parto con miedo y callada y eso convierte los partos en este país en los que son…muy medicalizados e intervenidos por parte de los facultativos y con unos resultados de morbilidad y satisfacción bien tristes para todos.

Me gustaría recordarle que Usted juega un papel importante en el embarazo de muchas mujeres y creo que es su responsabilidad aprovechar este papel para darle confianza a una mujer, seguridad en su propio cuerpo y apoyarla para que pueda llevar un embarazo lo mejor posible. Simplemente con declarar a una mujer de alto riesgo ya se le mete el miedo en el cuerpo durante 9 meses- son cosas que hay que pensar mucho. No hay mucho tiempo en la consulta para meterse en detalles, pero eso no puede justificar las carencias que tenemos hoy en día en la atención al embarazo. Su forma de atención al embarazo está plenamente basada en la medicina defensiva, pero nos olvidamos que todo el ciclo de embarazo, parto y puerperio son procesos fisiológicos y de salud, y solo una pequeña minoría presenta patologías o complicaciones.

Para terminar me gustaría recomendarles la lectura del documento de la Estrategia de atención al parto normal en el SNS que emitió el Ministerio de Sanidad en diciembre del 2007, que adjunto en esta carta. Asimismo indicarles que próximamente saldrá la ampliación de la misma por las tres partes de embarazo, puerperio y atención neonatal, que se está terminando de elaborar y cerrar en estos momentos. Seguramente les resultará muy interesante la parte del embarazo, ya que supondrá un gran cambio en la manera de ver las cosas y atender a las gestantes. Creo que si aplicamos esa estrategia a la práctica, mejoraremos todos.

Yo, por mi parte, no voy a seguir esta forma de atención que Usted representa, ya que no me aporta nada realmente, es más, he salido de su consulta con mal cuerpo y un estrés añadido que prefiero evitar. Sigo con una muy buena atención a través de un equipo de matronas, que también me atenderán el día del parto y después en el posparto. Muchas gracias por su atención,

Atentamente,

----

 

Pd: La “Cartilla sanitaria del embarazo”, el cuaderno azul que entregan a todas las embarazadas, necesitaría urgentemente una revisión, ya que muchas cosas de las que habla han quedado obsoletas o no se corresponden con la realidad. (El párrafo referente a la episiotomía, por ejemplo) 

Etiquetas: 
20

Comentarios

Imagen de Lunática

Estoy totalmente de acuerdo con quien haya escrito esta carta! Tuve la misma experiencia en el hospital donde atendieron mi embarazo! De alto riesgo desde el primer día. No sólo me cambie de hospital sino que me tuve que cambiar de centro de salud porque la matrona que me acompaño durante el embarazo dejaba mucho que desear! Es una pena (y debe ser frustrante) que haya médicos (de cualquier especialización) que estén muchos años para recibirse y terminar una carrera para que luego la lleven a cabo guiándose de tablitas de sospechosa procedencia y, como me dijo mi endocrino, si yo engordo más de 10k la riñen a ella! Como si esto se tratara de un juego! Dan pena!

Imagen de Marcos06

Ole, ole y ole .... eso es lo que tendriamos que hacer todass ya esta bien que jueguen con nosotras y nuestro embarazo hay mujeres como yoo que hemos luchado 10 años y 8 invitros para que nos traten mall,yo tambien tube una mala experiencia en una clinica privada de alcala de henares simplemente me fui y no comente nada ,solo a mi familia lo mal que me sentia cuando volvia de alli ,al finall mi decision fue lo mejor que he hecho nuncaaa ,mi fui al hospital de torrejon de ardoz y nunca me olvidere lo bien atendida que estuve en cada momento al final nacio mi hijo en un parto sin dolor y sin puntos,graciassss a esas matronas que se vuelcan con nosotrasss

Imagen de Aitana

Yo también escribí una carta al cambiarme de centro en mi segundo embarazo. Me contestaron de muy malas maneras y no sé si sirvió de algo para cambiar sus prácticas obsoletas o no, pero yo creo que es una obligación moral que tenemos las mujeres con las que vienen detrás. Las críticas constructivas que pongamos por escrito hoy sirven para ponerles las cosas más fáciles a nuestras hijas.

Muy buena carta, enhorabuena! Y espero que tengas o hayas tenido un parto y postparto feliz y saludable.

Imagen de Peques Colmenar Viejo

La verdad es que tendríamos que molestarnos en mandar cartas de este estilo, muy respetuosas, más a menudo. Y si hay que hacerlas llegar a atención al paciente pues así sea, pero no dejarlo pasar (y lo dicho con una crítica muy concreta hacia mí misma porque tengo una pendiente en mi haber).

Imagen de itziartxu

A mi me rompieron la bolsa con la amniocentesis. Ingrese en la sem 17 por fuertes hemorragias y me sacaron en 10 dias sin saber que fue. Aunque tenia menos líquido amniotoco. En la eco de las 20 sem lo descubrieron. Me ingresaron porque estaba empeñada en continuar con el bebe aunque me decian que era un aborto tardio. Que tendria que abortar. Que podia tener muchisimos problemas. Segui con el y nació en la sem 31. Los pediatras no lo creian. Era prematuro pero sano tuvo que estar en la incubadora por problemas de maduracion pulmonar. Hoy tiene dos añitos y es la alegría de mi vida. Muy sano inteligente guapo... como para hacerles caso a ellos.

Imagen de derlly

Que gran libertad de expresar la calidad de servicios que prestamos los profesionales de la salud,esto es el mejor referente,que los indicadores,gracias por compartirlo y creo que muchas mujeres valientes como tú haran lo mismo promoviendo así el Respeto en todo lo que se expresa en el proceso del embarazo,parto y postparto

Imagen de pepi dominguez

Te felicito, la claridad con que expresas tus pensamientos, me gustaría que más mujeres se den cuenta y les lluevan las cartas como la tuya. Soy comadrona de parto en casa, y animo a las mujeres que visito a que expresen por escrito lo que viven día a dia en las consultas y en los hospitales. Felicidades!

Imagen de Raq

Me parece muy bien exponer los problemas y el trato recibido en los diferentes hospitales o clínicas donde se ha atendido nuestro embarazo. Quizá esto sirva, si no para los profesionales, para que las mujeres embarazadas sepan como NO se debe ser tratadas, sobre todo en un proceso tan importante como el embarazo, que además las hormonas ya se encargan de darnos la vuelta al cuerpo, física y emocionalmente hablando. En mi caso tengo que decir que llevé mi embarazo por la seguridad social en Barcelona y parí en el Hospital del Mar. El trato recibido durante esos meses por mi comadrona y el parto en el hospital fue estupendo. Tenía 37 años y engordé algún kilito más de los que me aconsejaron, aún así trataron el embarazo de la forma más natural; información útil, nada de meterme miedo ni estresarme, aconsejarme y apoyarme y sobre todo tratar el embarazo como lo que es, no es una enfermedad extraña sino un proceso vital tan impactante como natural y que vale la pena vivirlo sin miedos y dejando a nuestro cuerpo (que es muy sabio) que sea él el que vaya marcando las pautas. Los profesionales, comadrona, ginecólogo y demás deberían estar para ayudarnos en el caso que hubiera algún problema, informarnos y apoyarnos en este proceso que a veces se hace duro. No para crearnos más miedos e inseguridades. Yo estoy muy contenta en los profesionales que me tocaron y eso me hizo sentirme segura. Las embarazadas no deberían esperar menos que eso.

Imagen de Marisol Díez

Una mujer valiente, coherente y protagonista al cien por cien de la gestación de su hij@a. Sigamos su ejemplo las demás...

Imagen de Sandra Martinez Bordón Willard

Es una carta absolutamente digna, con datos reales y que me llena de orgullo por ser mujer. Me identifico más con la carta que con los "tantos" relatos de mujeres embarazadas que conozco y que dicen: "el ginecólogo me dice tal o cual cosa... pero a mí me parece que no es tan cierto..." Siento que aún hay mucho por hacer para transformar la atención que brindan los "profesionales" de la sanidad (no creo que sean profesionales de la salud!). Pongo mi granito de arena en lo que creo que es la verdadera transformación: el empoderamiento de las mujeres! No nos dejemos hacer lo que quieran! hay muchos lugares donde nos podemos sentir respetadas, comprendidas y donde no nos tratarán como enfermas, sino como mujeres gestantes! Invertir en el nacimiento de nuestros hijos (hay muchas comadronas que trabajan en forma privada que son maravillosas compañías!!!) es prevencion por la salud de nuestras familias!
Gracias a El Parto es nuestro y a esta mamá que ha escrito esta carta!

Imagen de Elena

También tuve que irme del ginecologo que atendio mi.primer embarazo.porque en el segundo.no estaba dispuesto a atender ninguna de mispeticiones alegando.seguridad... Que yo traduje en falta absoluta de verdadera vocación... Mas bien para el.las mujeres son.paridoras en.cadena...me fui y el mundo.de la experiencia de dar a luz y disfrutar del.embarazo fue todo mio!

Imagen de Ginecologa

Como en todas las profesionales, hay profesionales buenos y malos. Nunca hay que generalizar. Hay que buscar siempre la excelencia, tratar a las mujeres como se merecen y dar informacion basada en evidencia, actualizada y explicar los conceptos con claridad para que no ocurran estos malentendidos. La medicina ha avanzado mucho en las ultimas decadas y gracias a estos avances tenemos menos morbimortalidad materno-fetal, eso no hay que olvidarlo. Los extremos nunca son buenos. Un saludo y espero que tengais experiencias mucho mas agradables y no machaqueis tanto a nuestra profesión que es hermosa e inminentemente de servicio al prójimo. Lamentablemente no todo el mundo lo aplica.

Imagen de Aitana

"En todas las profesiones hay profesionales buenos y malos", dices. Y es verdad. Lo que pasa es que en tu profesión abunda lo segundo, y hay un grupo numeroso de ginecólogos que no tienen intención de cambiar. Habrás estado al tanto de las últimas polémicas alrededor de la SEGO (los chistecitos de su revista...), eso NO es anecdótico. En tu profesión abunda la prepotencia y la falta de sensibilidad. Cuando hay tantísimas mujeres que se quejan, que se sienten vejadas y maltratadas, cuando se continúan haciendo rajas aquí y allá en los cuerpos de las madres por rutina o por calendario, y en contra de toda evidencia científica...¿quién es el radical? Porque querer que en nuestro embarazo se siga la Estrategia a la Atención al Parto Normal no es radical, al contrario, es muy triste tener que pelearse para que un colectivo profesional haga su trabajo al nivel que toca.

Imagen de madre en proyecto

Enhorabuena, mujer anónima, por la valiente exposición de tu gesto.
Gracias, a todas, por compartir, ayuda mucho a las que queremos emprender pronto esta aventura; el parto es nuestro!

Imagen de Mel Sanz

Me parece una carta valiente a la vez que respetuosa con el profesional que te atendió y además cada mujer está en su derecho de decidir, de elegir y de opinar sobre el proceso de sus embarazos, solo faltaría.
Tan sólo un pequeño apunte para no llevar a equivocos: la ecografía es una prueba totalmente inocua que no conlleva NINGUN riesgo ni para la madre ni para el feto salvo la incomodidad de introducir una sonda vaginal si se ha de hacer vía transvaginal. Tengo la impresión que quisieron repetírtela porque hasta las 12 semanas (generalm.) no se puede apreciar bien por vía abdominal, tal vez el ginecólogo vio que faltaba alguna medición importante y quiso hacerla por vía transvaginal. En cualquier caso ¿COMO NO TE INFORMAN? Llevo muuuuuchos años trabajando con ginecólogos y aunque la práctica va cambiando gracias a mujertes como tú aún falta mucho camino que recorrer. Saludos

Imagen de Yolanda

Es muy lamentable que las mujeres deleguen su salud y la de sus hijos en unos médicos prepotentes que ignoran casi todo de la psique y la fisiología real de la mujer, y sólo se guían por protocolos, infundiendo miedos absurdos e inútiles. Para recuperar la confianza en el propio cuerpo, tomar las riendas de nuestra salud y aprender a prescindir de médicos, vivir el embarazo y el parto de forma absolutamente natural, os recomiendo el Seitai una actividad japonesa magnífica, que podéis aprender en España.
Felicidades a la autora de ese escrito!

Imagen de Esteriquilla

Gracias por compartir esta carta.
Yo no me he sentido tan indignada, ni maltratada (todavía, estoy de 24 semanas) por los servicios de salud. Pero si que he tenido un par de momentazos que me gustaría compartir con otras mujeres:
-El hospital en el que voy a dar a luz es universitario, por lo que puede que, si se dan las circunstancias, metan en el paritorio a un grupete de x alumnos de medicina. Por ley sé que tengo derecho a manifestar mi desacuerdo con ello y solicitar que en el parto sólo asistan los profesionales y el acompañante que yo decida. Lo siento por los estudiantes pero soy primeriza y muy sugestionable, no creo que 15 pares de ojos me ayuden a dilatar o a pujar, de hecho todo lo contrario. Y se supone que la madre debe estar tranquila y relajada en esos momentos. Total, que mi matrón (que se explica como Ozores) me trató como si yo fuera una niñita pequeña diciéndome que 'qué más daba que me vieran 'aquello' ocho u ochenta, que todos tenemos lo mismo y no pasa nada'... ¬¬ Muy bien, señor profesional del acompañamiento a la embarazada: no estamos hablando de las duchas del gimnasio, estamos hablando de un acto íntimo, personal y único.
-Por otro lado en la primera clase de preparación al parto (la que es puramente informativa, no práctica) pude ver cómo las embarazadas de más de 35 años son amenazadas una y otra vez O_o Yo tengo 33 años, pero salí de allí acojonada, no quiero pensar cómo salieron las de más de 35 años. Parece que fueran 'culpables' de algo y merecieran ese trato horripilante y espeluznante: Una cascada de estadísticas sobre malformaciones y enfermedades, información sobre pruebas macabras, datos de abortos... cae sobre ellas, y además la matrona lo suelta tan fresca como diciendo 'vosotras os lo habéis buscado'. No creo que haya necesidad de ello. Precisamente porque las mamás mayores de 35 son más maduras, están bien informadas y si tienen la mala suerte de pasar por alguno de esos tragos, sabrán como enfrentarlo sin tener que estar aterrorizadas de antemano, por si acaso.
Puede que las embarazadas estemos más susceptibles al trato, pero si que es necesaria una reformulación y renovación en la formación de los profesionales. No somos vacas, no somos analfabetas, no somos muebles porteadores de bebés, somos personas. Por defecto deberían explicarnos e informarnos sobre cualquier suceso que ocurra durante nuestro embarazo-parto-crianza (aunque eso les haga perder tiempo), sin tratarnos como imbéciles. Y si además la embarazada-madre tiene algún tipo de reparo o preferencia por ciertas prácticas, respetarlo. Porque en este país parece que sólo se respeta si es por cuestiones extremas de religión.
Un saludo a todas y mucho ánimo.

Imagen de lucrecia

Ídola!

Imagen de christian gutierrez

Me ha parecido sensato y valiente, muchas no tuvimos la fortaleza de salir huyendo de las mentiras antes de presenciar lo inevitable de una cesarea inducida e insertada en nuestras vidas con engaños, envio mis respetos.

Imagen de Sira

¿Sabe alguien de alguna manera de seguimiento más natural que no sea a través del médico? (aunque no llegue a excluirlo del todo pero al menos ir solo lo imprescindible)
Estoy completamente de acuerdo con la carta y las respuestas. Yo estoy esperando acojonada la eco de las 12 semanas (que no sé si es por ser Agosto pero no me han dado cita hasta la semana 14). Y estoy acojonada porque cada vez que voy al médico (incluyendo la del seguro privado) salgo con una carga de miedo y ansiedad que pienso que es todo lo contrario a lo que necesita un embarazo saludable.
Encima tengo 36 años y como comentan algunas respuestas parecen que te castigan con comentarios sádicos para hacerte sentir culpable de todos los males que puedan ocurrir por no haberte quedado embarazada antes, como si ellos fueran alguien para juzgar el ritmo y las circunstancias de tu vida.
Además me mandan pruebas como obligatorias sin informarme a fondo ni darme opciones, jugando con mi miedo para que las haga sin rechistar.

Por favor si los profesionales de la salud leen estos comentarios tengan en cuenta el momento tan emocionalmente vulnerable que viven las mujeres embarazadas y que su actuación se encamine a tranquilizarlas, respetar sus decisiones informándolas de todas las opciones y sobre todo hacerlas sentir bien en vez de asustarlas y culpabilizarlas.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.