No medicalices la vida

Nos ha encantado esta publicidad. Sintetiza muy bien el alcance de la medicalización de los procesos relacionados al solo hecho de existir. 

El embarazo y parto también son eventos normales de la vida. No son una enfermedad ni requieren ser tratados desde la patología cuando nada indica que el proceso esté fuera de la normalidad. Su medicalización y el exceso de pruebas, dobles y hasta triples seguimientos, son más perjudiciales que beneficiosos para la madre y el bebé. 

Cuando se envía a las mujeres todo tipo de mensajes negativos respecto a su cuerpo y los procesos propios de su feminidad, cuando se les invade el cerebro con ideas de "lo doloroso", "lo terrible", "lo difícil" que puede ser parir, cuando se infantiliza y se convierte a la mujer en un mero objeto de estudio, es muy fácil que nos sintamos enfermas y discapacitadas para tomar decisiones o informarnos. Y entonces, después de haber sido calladas, regañadas, vigiladas, pendientes de cada pequeño síntoma durante nueve eternos meses.... llegamos vencidas a la sala de partos. 

Se conoce también como "efecto nocebo" y no es otra cosa que generar una expectativa negativa, sugestión y miedo aunque no exista ninguna razón objetiva que haga pensar que algo saldrá mal.

Y efectivamente, no existen garantías cien por ciento seguras de que todo saldrá como habíamos planificado: perfecto y sin mancha. Pero esa es la vida: un riesgo.

<
4

Comentarios

Imagen de Marian v

Lo siento... Ni me gusta el cartel ni el mensaje ni la comparacion ni que lo pongamos en el blog. Aunque un desamor o una muerte forman parte de la vida, a veces es necesario tomar ansioliticos. No me gusta nada este planteamiento para quiza trsmitir la excesiva kedicalizacion del parto. Lo si
ento no vere las respuestas asi que no espereis que conteste si me argumentais algo.

Imagen de Mariacp

A mi me ha encantado. Claro que hay enfermedades graves y que deben ser tratadas, y gracias que existen medicamentos. Pero se están sobrediagnosticando y sobretratando simples estados normales de la vida. El estrés, la ansiedad, los bajones...forman parte de nuestra naturaleza y no se debería montar un negocio alrededor de algo que es natural.

En el caso de las mujeres, no es solo el embarazo y el parto, también la menopausia se ha medicalizado en exceso.

Imagen de San

Creo que el problema está en llevarlo todo al extremo. Es decir, asumir que a día de hoy vivimos en una sociedad sumamente medicalizada, ya no solo cuando hablamos de parto y embarazo, es una realidad y negarlo, contraproducente para nuestro propio sistema de salud y de hecho para nuestra salud misma. Ahora bien, este tipo de mensajes a mí me suelen producir cierto, no rechazo, pero sí recelo. No sé cómo explicarlo, así que espero que se entienda lo que quiero trasmitir. Me sucede algo muy semejante a cuando hablo y defiendo el parto respetado o la lactancia materna; por un lado, encuentro incomprensión por parte de aquellas personas que me toman por una especie de hippie feminazi que exagera las cosas y “lo que dices es una tontería porque no es para tanto, bla, bla, bla”. Por otro lado, parece que muchas veces este tipo de reclamos, ya sea consciente o inconscientemente, se asocian con determinados movimientos que no tienes porqué compartir (un tipo de crianza/educación/parto en concreto); movimientos que muchas veces, aprovechan también para hacer suyas ciertas proclamas que no son tales: por ejemplo, parto respetado, a mi entender, no es lo mismo que parto en casa, y yo me he encontrado con personas a favor y en contra del parto en casa, que ante mi defensa del parto respetado han achacado mi posición a que estaba defendiendo el parto en casa.
Con el tema del post me pasa un poco lo mismo. Sí, hay excesiva medicalización. Pero me dan repelús esos movimientos que consideran que existe una especie de complot mundial de las grandes farmacéuticas, que todo lo que huela a medicina tradicional apesta, y que defienden posturas alternativas que cuando son criticadas por su falta de evidencia empírica, por supuesto ya te acusan de ganar millonadas por parte de la empresa X. Pues no oiga, ni un extremo ni otro, un poco de sentido común, que para mí, la primera opción de todas, es reconocer los errores y tratar de desarrollar un sentido crítico que permita solucionarlos y mejorar la situación. La medicalización es necesaria, claro que sí (incluso para una situación de desamor que puede llegar a estar detrás de depresiones o intentos autolíticos o un examen que puede desembocar en un trastorno de ansiedad complejo), pero con cabeza, con evidencia y con sentido crítico.
Un saludo.

Imagen de Pilar

Estoy de acuerdo contigo, lo malo es llevar las cosas al extremo, porque la medicina es necesearia en algunos casos y bendita sea, sobre todo en partos que se tuercen, en situaciones como esta la medicina está para ayudar. Lo malo sería necesitar medicalización y oponerse a su uso por extremismos llevados al absurdo. Por desgracia también me he encontrado el caso de personas, que no se informan, no quieren aprender y van como borregos a hacerse absolutamente todas y cada una de las pruebas que el medico diga, incluso sin que estas sean necesarias pero que critican a mujeres que se informan y libremente deciden no hacerse esta prueba o aquella porque con la información en la mano y asesoradas por profesionales de la salud, han decidido que realmente no había necesidad de hacerlas. No estaría de más algo de sentído común pero creo que en el mundo que vivímos eso es mucho pedír

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.