Del amor y del miedo

Hay mujeres que eligen parir en casa. Otras, en un hospital. A veces, comentar que una parirá en casa genera pavor en la buena gente con quienes osamos compartir nuestra decisión. 

Incluso queridas amigas del alma, compañeras de muchos años, quedan aterradas. Que me acuerde que tengo otros dos hijos que me necesitan. Que ya podría ir dejando la tontería del parto en casa y pensar en mis hijos. 

Creo que vecinos, amigos, familiares y transeúntes que opinan sobre nuestras elecciones reproductivas, creo que todos lo hacen desde el amor. Quieren cuidarnos, quieren lo mejor para nosotros.

Pero claro, no todos se han informado, no han leído la evidencia científica y las recomendaciones médicas basadas en evidencia y casuística. No tienen por qué estar informados sobre el proceso fisiológico del parto (ni sobre los beneficios de la lactancia, ni sobre los modos ergonómicos de porteo ni sobre teorías de crianza, ya que estamos).

Pero en este caso, se agradecería el silencio. La expresión de amor mediante el respeto, más que el fervoroso consejo y posterior amenaza de viudedad y orfandad de seguir una empecinada con hacer las cosas según ha decidido.

Creo también que esta gente bienintencionada habla desde su miedo. Como si lo que pasara dentro de los confines del hospital pudiera quedar dentro de esas cuatro paredes y permanecer ignorado. Si alguien se muere en un hospital, si alguna madre sufrió episiotomías innecesarias o Kristellers dolorosas, mientras haya sido dentro de un hospital, pues bien, habrá sido lo que tendría que ser. Habrá sido lo mejor. Por lo menos estaba en el hospital.

Quizás la vida, en su desnudez, nos de miedo. Porque la vida y la muerte, van bastante de la mano. Pero podemos ignorarlo, si confiamos en el poder omnipotente cuasimágico del médico y del hospital y le entregamos nuestros cuerpos. Lo que el médico haga, bien hecho estará, ¿no? Pero lo que pase, si pasa en mi casa, podría haber sido prevenido. Culpa mía por haberme alejado de “la ciencia” y haber querido “volver a épocas prehistóricas”. 

Parece que me río de lo que puede hacer la medicina para ayudarme. Nada más lejos de mí. Bueno, sí, me río. Pero es un poco de humor negro, para hacer más liviano el tema. Con toda seriedad, claro que no me río. Claro que contamos con médicos capacitados y hospitales equipados para ayudarnos siempre que lo necesitemos.

Pero no siempre lo necesitamos. Remediar al sano puede ser tan peligroso como intentar salvar con una canción energizante al que necesita ser curado. Está en nosotros distinguir entre lo patológico y lo fisiológico.

Y un parto a término, de madre sana y bebé sano, atendido por matrona en una situación sociofamiliar estable y saludable, ¿eso qué será... fisiológico o patológico?

<
6

Comentarios

Imagen de María Augusta Rodrigues

Fantástico. Hablan desde el miedo, sobre todo

Imagen de Pilar

¡Que casualidad! Estoy embarazada de 7 meses, y hoy mismo mis compañeras (una de ellas enfermera, totalmente fiel a los hospitales) se han llevado las manos a la cabeza y me han tachado de loca, hippie, irresponsable... entre otras lindezas, cuándo les he dicho que voy a dar a luz en casa, tan solo una de ellas en vez de criticarme ha mostrado curiosidad e interés por que le cuente mi plan de parir en casa. Las demás han salído espantadas después de gritarme "¿ Dar a luz sin epidural?" aparte de recordarme el riesgo innecesario que está corriendo mi bebé, que podría morir por mi mala cabeza.
La verdad, me apena mucho ver la falta de información que ímpera en la sociedad en cuánto al nacimiento o parto en casa, algo que se hace en países como Holanda, el Reino Unido etc... la OMS lleva 20 años diciéndole a España que aquí las cosas se hacen mal, el programa "Baby Boom" recibió muchas críticas porque mostraba exactamente las aberraciones que se hacen en partos normales, partos en los que no se veían reflejadas ni una de las recomendaciones de la OMS.
Yo estoy muy tranquila y segura de mi decisión, tal como están las cosas en España dónde más segura me siento pariendo, es en mi propia casa, con mi matrona y con mi doula.

Imagen de Almu

Me ha encantado

Imagen de Fidel Romero Salord (Educer)

Hola Cheli, me ha gustado mucho tu reflexión, gracias por ella. La he enlazado en nuestro Blog del Parto en Casa para darle difusión

Imagen de adri

Muy buena entrada. Me ha encantado. No he parido, no tengo hijos, pero llevo tanto tiempo como lleva el parto ees nuestro en la red leyendo y metiendome de este lugar virtual tan especial. Lo tengo claro. Mi pareja lo tiene claro. Y mi entorno inmediato, mis padres y hermana...que no lo tenían tan claro, empiezan a tenerlo. Mi madre es enfermera, y empieza a ver las cosas de otra manera. Mi padre era de los de 'todo eso es por vuestro bien ', y ahora es de los de 'si todo va bien, no hace falta nada'. Lo he conseguido yo, pero no les voy a quitar mérito: porque ellos son los que han estado dispuestos a escuchar, a entender... ( tambien a dialogar y a discutir). He de decir que no he perdido ocasión para mostrar lo que se y lo que siento. De otra manera no podriamos haber llegado a este punto. Han sido momentos raros, en los que me miraban con caras raras, han sido charlas incómodas e incluso espinosas, especialmente con mi madre, y con alguna amiga. Resumiendo: especialmente con aquellas madres que ya han parido, no de la manera más natural y, que yo considero mejor, y a las que les duele espesocialmente algún punto de su historia. Creo que ni hay nada imposible, y por tanto me cargo de paciencia y perseverancia. Cambiar la forma en la que nacen nuevos individuos, nuevas personas, no es fácil, pero denemistad intentarlo. Y debemos intentarlo exactamente asi, empezando por nosotras mismas, sin querer convencer a nadie de nada, pero exigiendo respeto y rodeandonos de amor y profesionalidad; pero sobre todo despojándonos de miedos heredados, impuestos, ajenos e injustificadamente extendidos, haciendo un uso de correcto de nuestro criterio, nuestros derechos y nuestraS necesidades, en definitiva, sintiéndonos en libertad. Un saludo y gracias por seguir ahi, de esta manera. Adri

Imagen de Lanena

Todo bien. Cada una elige, si puede. Sabéis que decía mi ginecólogo? La cesárea es el gran triunfo de la obstetricia moderna. En toda mi experiencia asi ha sido y ni parto en casa, ni na de na

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.