Intentémoslo sin violencia

Frédérick Leboyer, allá por 1974 escribió un libro llamado Por un nacimiento sin violencia. El libro se lee como una poesía, y lleva imágenes espeluznantes, que hielan la sangre. Imágenes en blanco y negro que seguro que este buen hombre se imaginaba que habrían quedado obsoletas para cuando lo leyéramos en el siglo XXI los bebés que estábamos naciendo mientras él escribía.

Si supiera, el pobre Leboyer, que esos bebés, ya madres y padres, tenemos las mismas imágenes de nuestros bebés recién nacidos, colgando de los pies, en manos de médicos sonrientes y orgullosos, imágenes a todo color y digitales.

"El bebé siente todo de forma más aguda, más potente, porque las sensaciones son todas nuevas, y porque su piel es tan fresca, tan tierna, mientras que nuestros sentidos adormecidos están casi muertos" (la traducción es mía).

Nuestros sentidos adormecidos están casi muertos porque han olvidado el calor. Han olvidado lo que era estar en un medio perfecto, donde no existen las necesidades, donde todo es calor y amor. En el vientre de mamá el bebé está seguro, cuidado, mecido y amado siempre.

De pronto, parece haber sido desgarrado de ese paraíso, colgado boca abajo como un prisionero de guerra. Sus manos buscan tocar, su grito pelado retumba en oídos adormecidos. "El niño está loco con ansiedad por la simple razón de que ya nadie lo acurruca" continúa Leboyer. Lo único que conocía el bebé era el tacto permanente, omnipresente del útero de su mamá.

Al nacer "en vez de acoger su cuerpecito, lo amarramos de los pies, dejándolo colgar en el vacío. Y la cabeza (...) la dejamos colgar, y le damos al bebé la sensación de que todo gira, mareado, de que el universo es puro vértigo insoportable".

Fijaos en las manos de ese bebito. Manos desesperadas que buscan a su mamá, como si fuera parte de su propio cuerpo, como si fuera lo único que conoce, su única paz.

¿Como si fuera? ¿A caso no lo es?

Quizás un nacimiento sin violencia solo requiera de paciencia, humildad, silencio y amor, como dice Leboyer. Quizás requiera que recordemos que se trata de un nuevo ser que viene al mundo, y lo recibamos con el amor y el respeto con que recibimos a una visita importante que estuvimos esperando por meses y meses.

 

Leboyer termina con las siguientes frases:

¿Qué más se puede decir? Solo una cosa.

Intentémoslo.”

 

Creo que eso es poco a poco lo que vamos haciendo. Porque el parto es nuestro, pero el nacimiento es suyo.

 

Sobre la foto: Se titula ‎"Momento único" y fue tomada en el hospital Evangélico de Londrina, de Brasil.

<
11

Comentarios

Imagen de Rox

Ojalá fuese único, como dice la foto, y no el pan nuestro de cada día. Se me ponen los vellos de punta al ver la foto!

Imagen de Paula García Salanova (Caipi)

Maravillosa entrada Cheli. Me ha encantado, cuanta razón y cuanta sensibilidad en tus palabras.

Terrible la foto. Deleznable. 

 

Imagen de Lourdes Alonso

El libro de Leboyer me impactó, es un libro precioso que todos deberíamos leer. Una entrada maravillosa, espero que pronto ningún niño sea recibido en el mundo como en la imagen...

Imagen de puuzlita

una imagen horrible.... yo nunca olvidare la imagen de mi hijo, cogido de un pie, pasando del ginecologo a la matrona, mientras lloraba.... y yo tendida, queriendo gritar que me lo diesen, pero sin poder hacerlo... o quizas si lo grite y nadie me hizo caso, y por eso me parece que el grito ni salio de mis labios...
Ojala eso cambie pronto! ... yo de momento, el proximo en casa

Imagen de gabriela felix

lo que dice el autor es totalmente cierto y hermoso, que tenemos que poner en practica y yo creo que tenemos que llevarle 1 copia a cada dr. que practica los nacimientos o cesareas el como deben de tomar al bebe.

que imagen tan mas horrible, jamas me gustaria ver que alguien tome asi a un recien nacido !

Imagen de Ivan

Que ignorancia la del autor del libro y la de la gente que comenta esto, debería leer los principios médicos antes de creer que el hospital es una casa de tortura, la medicina tiene como único objetivo ayudar a las personas... Se preparan 6 o 7 años y en el caso del especialista otros 5, para saber lo que hacen exactamente, no como todos ustedes que solo miran con el ojo de la ignorancia.

Imagen de Anónimo

Por eso mismo....con tanta preparacion a vecez se les olvidan cosas mas simples como la humildad y empatia....

Imagen de Shiva Ray

La ignorancia mayor es no saber que no se sabe... <3

Imagen de Niza

Ignorancia es aceptar con los ojos cerrados lo q dice el doctor solo porq estudio durante anios...

Imagen de Vanesa

Impactante la foto. Pensar que posiblemente a mis hijos los agarraron de esta manera y yo tan desvalida ni me di cuenta. Me horroriza.

Imagen de Anonimo

Me parece una forma muy brusca de cojer al bebé

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.