De vecina a eslabón

Por Eva P. Mi vecina y yo tenemos las dos hijos de la misma edad: 4 años. Recuerdo una de las primeras veces que hablamos en el parque, hace un par de años, con los niños jugando. A mitad de conversación, vino mi hijo y me pidió teta. Yo le di de mamar con toda naturalidad ante ella, que comenzó a hacerme preguntas acerca de dar de mamar a un niño tan mayor, y lo maravilloso que le parecía.

Conectamos muy bien, y hemos seguido en contacto, profundizando una amistad que a veces resulta difícil de encontrar en el contexto de vecindario. Su segundo embarazo fue una alegría inmensa para ella y su familia, y un momento después de que me contase que esperaba un bebé, me dijo que teníamos que hablar del parto, que era importante para ella informarse bien esta vez, para no pasar por una experiencia dura como el parto anterior. Hemos compartido muchas horas de complicidad, hablando del embarazo, del parto, del modo en que ella lo sentía, de la maravilla que estaba suponiendo para ella vivir su embarazo de un modo tan consciente. Por decisión propia, cambió de ginecólogo a mitad de embarazo, y encontró un profesional que la arropaba y animaba en su sueño de poder parir tal como ella quería y sentía que tenía que ser. Hace unos días, antes de Navidad, dio a luz a una niña, María.

Su parto fue tal como ella había soñado: intenso, sensual, libre y emocionante.

Ella, desde su reciente maternidad lo relata asombrosamente, aun impresionada de lo que vivió. Hoy he ido a visitarlas, y ella me repetía que me debía mucho, que el parto había sido así gracias a mí. Yo la he repetido hasta la saciedad que no, que ha sido gracias a ella, y que lo único que yo he aportado ha sido mi experiencia tras tres cesáreas, y lo que me han transformado. Quiero que entienda que el apoyo de una mujer a otra, de una madre a otra es algo maravilloso, es una cadena, en el que cada mujer es un eslabón, con su historia y vivencias, y que un eslabón se encadena a otro, y a este otro uno más, y otro, de manera anónima y desinteresada. Para mí no hay mejor manera de aceptar mi propia historia, que viendo cómo se transforma en otras mujeres, en forma de partos gozosos. Este es el tesoro de El parto es Nuestro, nuestro fin, nuestra riqueza: madres que se ayudan.

Categoría: 
11

Comentarios

Imagen de Caro

Que bello, y qué cierto, Eva :)

Imagen de Laura Bressy

"Para mí no hay mejor manera de aceptar mi propia historia, que viendo cómo se transforma en otras mujeres, en forma de partos gozosos."

No solo estamos buscando el parto soñado para nosotras y nuestros hijos. En verdad Eva es asi, tus palabras me reconfortan. Muchas gracias.

Imagen de Beatriz Millán

Qué bonito Eva... no sólo esta mamá ha tenido un parto maravilloso, sino que estoy segura de que ha "sanado" las heridas que posiblemente la quedasen del anterior...doble alegría...
ay, si alguna de mis amigas embarazadas preguntasen, quisieran escuchar que hay más opciones...
un abrazo

Imagen de MónicaPE

Y cómo necesitamos de estas historias felices ( y que debieran ser lo normal...) de vez en cuando.....

Imagen de Petra

Qué bien. Una historia con final feliz!!!

Que siga la cadena.

Imagen de Nuria

¿Que seria de mi sin esa cadena? Posiblemente la herida de mis dos cesáreas aun sangraría. Seria un autómata, con el corazón partido. Seguiría llorando a cada momento, sintiéndome una loca que nadie comprende.
Hoy me alegro de ser un eslabón más de esta maravillosa cadena.
Besos

Imagen de María José AM

Gracias Eva , qué cierto y qué maravilloso.
Gracias a todas y todos por ser estupendas y hacer que el número de eslabones de esta cadena sea cada vez mayor.
Y gracias por alegrarme el día con esta noticia.
Besos.

Imagen de MARTA

Soy parte de un grupo de unas seis amigas que casualmente nos hemos juntado embaradas a la vez con muy poca diferencia. La primera dio a luz a su primer hijo tras una cesarea, despues me toco a mi, "me sacaron" a mi segunda hija tras una segunda cesarea, despues mi querida amiga enfermera tuvo a su bebe tras un parto vaginal...quedan dos y les deseo con todas mis fuerzas que puedan ver nacer a sus bebes de una forma natural para que puedan recordar ese momento como algo que querer recordar toda la vida y no como algo "que mejor ni recordar". Mi segunda cesarea esta muy reciente y supongo que por esto lo recuerdo con tanto horror y "envidio" tanto a las personas que pueden disfrutar de lo que yo tanto desee y nunca conseguire sentir....disfrutar del nacimiento de tu bebe.

Imagen de Cecília

Qué bonito...y qué gran verdad :)

Imagen de Laura

Es genial, pero .....tambien hay gente que busca y hace todo lo posible por
tener partos "intensos, sensuales, libres y emocionantes" Y no siempre es posible. Tambien hay partos complicados, duros y traumaticos y no esta mal que estemos preparadas para ello. Me parece que el mensaje que siempre se transmite es que si no has tenido un parto asi es porque no te has informado, y creo que no es cierto en absoluto....

Imagen de Karin

<3

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.