El maltrato de género más peligroso es el que no se ve

Érase una vez un país en el que las mujeres hechas y derechas dejaban de serlo aproximadamente en la semana 2 de su primera gestación. Ya nunca volvían a ser ciudadanas de primera categoría.  A partir de este momento se sucederían todo tipo de reproches hacia su persona; curiosamente por los ginecólogos y matronas que las atendían en las consultas llamadas de salud del embarazo. Se las trataba bruscamente y sin educación, regañándolas por haber comido demasiado o demasiado poco, por hacer mucho ejercicio o no guardar bastante reposo, agobiándolas con predicciones apocalípticas de placentas demasiado bajas, líquidos insuficientes o excesivos, niños que engordaban a un ritmo frenético o no engordaban en absoluto, y todo aquello siempre era culpa de la gestante. Así que las futuras madres, deseosas de que sus hijos estuvieran a salvo, tragaban con todas estas reglas, con los ataques personales, y no reclamaban cuando el ginecólogo apuntaba la altura uterina, el peso o la tensión sin siquiera levantar la mirada y menos sus sagradas posaderas del sillón, despidiéndolas con un “a ver si para la próxima visita no engordas tanto”.

Pero lo peor era que aquellos no eran casos aislados, era lo normal y toda la sociedad lo percibía como correcto. Todo esto tenía una razón, y es que así llegarían totalmente infantilizadas y faltas de sentido crítico al final del embarazo, acatando sin rechistar cualquier disposición médica, aunque fuera claramente en contra de su salud y la de su bebé. Para el parto ya estaban completamente ganadas para la causa, convencidas de que la inducción el lunes por la mañana (aunque le quitaran varias semanas de gestación a su hijo y luego ingresaría en neonatología para suplir los días que faltaban en su desarrollo) era lo más conveniente para ellas (y para el hospital), de que los dolores provocados por la oxitocina artificial eran el merecido castigo por no dilatar (pues aun no era el momento para que naciera su hijo), de que obligatoriamente se les tenía que subir encima una matrona de 100 kilos, ya que ellas no sabían empujar (¿y cómo podrían hacerlo?, si estaban tumbadas boca arriba, desprovistas de la fuerza de la gravedad) y de que la episiotomía era imprescindible para que saliera su hijo (en el brevísimo plazo que establecía el protocolo del hospital, no fuera que el paritorio se ocupara demasiado rato y atendieran menos partos al mes). Hace relativamente pocos años se dispuso un caramelito para distraer a las féminas y de paso, ganarse su confianza. Esto se llamó inocentemente epidural, y tenía doble ventaja, porque las propias mujeres hicieron la mejor publicidad, ensalzando sus supuestas virtudes y sin publicitar los contras (como hacen todos los grupos sometidos cuando se les brinda un poco de atención) y además permitía realizar todas las prácticas habituales impunemente, porque la parturienta no debía sentir nada. Y como no sentían nada, se les podía romper la bolsa sin preguntar (para recoger el líquido cuando viniera mejor a los turnos), suministrar oxitocina artificial diciéndoles que era suero, prohibir moverse de la camilla (para que no tuviera que acudir una matrona a recolocar los registros), aislarlas del acompañante (para que no hubiera testigos de su iatrogenia), manipular las zonas más íntimas de su cuerpo con brusquedad (porque el equipo tenía prisa en acabar), sostener a su niño lejos de ellas (porque ellas no sabían cogerlo adecuadamente). Vamos, se permitía casi cualquier cosa. Pues todo esto dolía (sobre todo a posteriori) y provocaba muchos problemas físicos y psíquicos (la famosa depresión postparto, que también era culpa de la mujer, no de la desatención de los obstetras y matronas, por supuesto). Y sí, efectivamente, este país es España. Cada día se producen más de 1300 nuevos casos de violencia contra las mujeres, concretamente contra las que se encuentran de parto. Hace mucho que se sabe que la mejor manera de controlar a un grupo de población es doblegarlo en aquellos momentos en que más indefenso está. Cada vez que se le dice a una puérpera “pero ¿de qué te quejas?, si tienes un niño precioso” o “pero niña, ¿qué te pensabas que era tener hijos?” o bien “no llores por los puntos en tu vientre (o en tu periné), que se los dan a todas” estamos perpetuando el maltrato, estamos normalizando una situación de sumisión y eliminando cualquier posibilidad de objeción. Pensemos en ello cuando nos llevemos las manos a la cabeza ante los casos de ablación genital de países tan lejanos. Quizá estemos más cerca de lo que creemos. Paloma Batanero Akerman

<
5

Comentarios

Imagen de carolina

Hola!!! Me gustaría saber si estos escritos se envían también a entes públicos como el ministerio de igualdad y el de sanidad porque me parece que sería muy interesante hacerlo, ya sé que no van a hacer caso y que puede parecer una tontería, pero por lo menos que en el ministerio de igualdad sean conscientes de que existe otro maltrato a las mujeres además del de género y que este es mucho peor porque está institucionalizado y bien visto por la población.
Yo estoy embarazada de 13+2 y ayer fui a visitar a mi compañera de trabajo que hace algo menos de un mes dio a luz, ella ha tenido suerte, tuvo un maravilloso parto: no la hicieron episiotomía (la oxitocina se la llevó en el lote, eso si), la epidural muy flojita, podía moverse a voluntad.....pero ve como algo normal el hecho de que te induzcan el parto en la semana 40 (por ejemplo) y otras cosas que a mi, tras leeros, no me parecen normales. También es verdad que hay un cierto porcentaje de embarazadas que prefieren la cesárea "porque así se libran de parir" (conozco casos cercanos) la piden y se la programan, así que de todo hay........creo que cada mujer debería ser libre de poder elegir su propio parto y que la excesiva medicalización ha llevado a que la atención al parto se haya convertido en una operación médica más de rutina para los médicos, no en un hecho natural de la vida.
Un saludo!!!!

Imagen de claudia

Esta es una carta que hizo una usuaria y que firmamos otras 40 personas a título personal. Se envío a muchas asociaciones, foros de madres, grupos de apoyo para su difusión. Efectivamente también se envío a las entidades pertinentes, pero la respuesta ha sido muy poco alentadora.

Creo que es necesario poner quejas formales, reclamaciones, hacer cartas explicando como nos sentimos. Si callamos, el problema no se ve, porque es un tipo de violencia socialmente aceptada.

abrazos,
Claudia.

Imagen de ana

MANIFESTACION YA POR UN PARTO HUMANIZADO Y NUESTRO
que testimonio mas real, pone los pelos de punta sobre todo a las que hemos pasado por esto, segun lo estoy leyendo revivo mi parto, por desgracia.
yo no tuve fuerzas para denunciar, y además siempre pensé que todo lo que pasé era por culpa mía hasta que con los meses fui reflexionando y me di cuenta de que no era asi. a mi personalmente me han dejado destrozada psicologicamente.
y me gustaria que me dijerais ¿porque no nos movilizamos y que se nos vea? ¿Porque no hacemos manifestaciones?
nos sorprenderia todas las mujeres que irian: las que han pasado por ello, las que nos entienden, las que nos defienden, los maridos que estuvieron con nosotras y, sin dolores pasaron un calvario como el nuestro de impotencia y de no saber si está bien o mal sabiendo el daño que nos hacían.
por favor os lo pido a todas las que leais esto
MANIFESTACION YA POR UN PARTO HUMANIZADO Y NUESTRO

Imagen de Anabel

Y se justifica todo, y te destrozan y no pasa nada, reclamas y tampoco pasa nada.
He leído muchas veces, que los profesionales no se dan cuenta del daño que hacen.
Yo lo dudo,en mi parto había crueldad y engaño, ¿no estudian psicología en algún año de su carrera?.
Se ríen de nuestra indefensión a todos los niveles.

Imagen de Julia

Buenísimo artículo, Paloma! Da muchos ánimos de no permitir que nos silencien y de no permitir que nos quiten nuestros derechos!

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.