Una cesárea respetada

Para que sea respetada la cesárea debe ser necesaria, esto es: imprescindible e inevitable.

Por otro lado independientemente del motivo que propició la cesárea, la “forma” de llevarla a cabo puede ser o no respetuosa. Es posible, y recomendable, que también durante la cesárea la mujer esté acompañada por una persona elegida por ella, tenga a su bebé consigo inmediatamente después de ser extraído e incluso lo amamante en el mismo quirófano si desea hacerlo. Si sabes que vas a dar a luz irremediablemente por cesárea, busca un lugar donde esta operación se realice según la última evidencia científica y criterios de calidad en cuanto a la relación entre profesionales y usuarias, fomento del vínculo madre-bebé inmediatamente tras el nacimiento y promoción de la lactancia materna, además del respeto del deseo de la parturienta de estar acompañada en todo momento por personas de su confianza y que su bebé no se encuentre solo en ningún momento. Una cesárea realizada de manera respetuosa se traduce en una experiencia de parto y nacimiento digna, así como un recuerdo más dulce y menos traumático de este acontecimiento íntimo y familiar irrepetible.

Cuando la mujer ha participado en la toma de decisiones y se han respetado sus necesidades físicas y emocionales, la cesárea puede ser una experiencia muy positiva, lo cual a su vez favorece mucho la recuperación física de la misma.

Más información:

Cesárea Con Tacto (cesárea natural),  Blog El Parto es Nuestro 25 febrero 2010