CarolaSujoy
23 Oct 2022
  •  

Fábrica de cesáreas

El 16 de octubre eldiario.es publicó una nota periodística titulada: “Fábricas de cesáreas: Alicante y Ciudad Real tienen los hospitales con tasas más elevadas de España, de hasta el 60%”.

Mientras me indigno con el título, el subtítulo agrega su parte: “Parir con bisturí”.

Llevo tatuado en mi propia carne lo que es parir con bisturí porque en ese momento al sistema médico le pareció más oportuno tomarse el festivo que esperar mis tiempos y los de mi bebé.

El sistema médico en un gran porcentaje no comprende los tiempos fisiológicos del parto ni los tiempos de las díadas compuestas por mamá – bebé.

Vivimos en un mundo acelerado que parece no querer detenerse a honrar la vida en su momento de inicio, en sus primeros pasos.

El sistema apura, nos apura y luego no sostiene lo que sucede después ni la marca que ello deja en los involucrados.

En estos tiempos donde los viejos paradigmas se encuentran sobre el tapete y resulta imprescindible revisarlos para evolucionar como sociedad, me vuelvo a horrorizar por los motivos de la época del Neanderthal que justifican el desvío atroz entre los porcentajes de la tasa de cesáreas propuestas por la OMS y lo que sucede en España. Entre ellos citan: “medicalización del parto”, “cambio del perfil de las embarazadas”, “falta de personal y recursos especializados en sanidad pública”.

Según la OMS y a partir de un consenso profesional que data de 1985, se estableció que una tasa ideal de cesáreas podría ser del 10 al 15%. Sin embargo, ya en ese entonces, se advertía del aumento creciente de intervenciones en las que no era necesaria la cesárea como modo de dar a luz y se resaltaban las tremendas repercusiones sobre la salud integral maternofetal derivadas de intervenciones innecesarias.

A propósito de esto, Michel Odent en sus textos propone retornar a la ciencia del amor y dejar de medicalizar el embarazo, parto y puerperio y utiliza un término maravilloso para designar todo aquello que genera en nosotros un efecto negativo y no deseado: “El efecto nocebo”. Odent nos propone incluir en este término las intervenciones innecesarias de manera verbal que muchas veces utiliza el sistema de salud para dirigirse a mujeres embarazadas o parturientas, así como comentarios fuera de lugar o bien diagnósticos imprecisos basados en presunciones e hipótesis personales de los profesionales. El efecto es aquello que causa en las usuarias de los sistemas de salud y el impacto que eso puede ocasionar en su salud física, mental y espiritual.

En este terreno ingresan las cesáreas, el latiguillo con el que muchas veces el sistema asusta a las mujeres embarazadas con frases como :”Si no se da vuelta para X semana, programamos la cesárea”, “Te esperamos hasta la semana X, sino a cesárea”, y la lista continúa.

Me pregunto… ¿Por qué el sistema necesita apurarnos, intervenirnos y marcar nuestros cuerpos de ese modo? ¿Será que el sistema cree que de ese modo dejaremos de parir?

Siento que hoy más que nunca necesitamos seguir difundiendo información, los derechos de parto y nacimiento, seguir visibilizando y problematizando porque es nuestra responsabilidad que los nacimientos vuelvan a ser ese espacio amoroso y seguro que respeta la fisiología de los tiempos de la mujer y la neurobiología del vínculo de la díada.

Dr. Arturo Guerra Lugo (unverified)
24 Oct 2022
Buenos días a todos. Muy cierta en los últimos tiempos hemos constatado como especialistas en la atención de la mujer embarazada, que la tasa de cesáreas se ha incrementado. Tengo 43 años de ser medico y me toco ver como con el paso de los años, la cesarea a ganado terreno, no solamente entre los medicos, sino también entre las pacientes y cada vez mas mujeres, SOLICITAN que su bebe nazca por cesárea, pues les da temor que durante el parto le pase algo a su hijo. Ahora la solicitud de Cesárea se ha vuelto muy común. Debo señalar que cuando inicie mi labor como medico en 1979, la muerte materna y el óbito trasparto era un diagnostico muy común y no generaba ningún problema, simplemente las mujeres morían en el parto y se comentaba "MURIÓ DE PARTO" y los bebes "nació muerto" y no pasaba nada. tiempo después los médicos y los estudiosos, se dieron a la tarea de tratar de identificar las causas de estos lamentables sucesos tan, tan comunes. Gracias a ellos se disminuyo grandemente la tasa de mortalidad materno fetal, con el advenimiento de los avances en la tecnología para diagnosticar a tiempo los riesgos en las mujeres y en los bebes. Por esta razón las pacientes, y los familiares YA NO ACEPTAN, el antiguo diagnostico de "MURIÓ DE PARTO" y "NACIÓ MUERTO" (evidentemente y en la actualidad muy justificado, desgraciadamente motivo de demanda a quien trato de ayudar). Si fuéramos justos, generalmente no siempre es culpa del medico, al menos la razón de que el parto no termine como TODOS lo deseamos, es solo del medico, participan indudablemente, LOS SERVICIOS DE SALUD, los familiares y particularmente las propias pacientes, LOS MEDIOS DE SALUD: por ejemplo en nuestro país (MEXICO) y en muchos otros, los recursos son limitados y en algunos lugares totalmente ausentes, falta de personal, de equipo y de tecnología así como de medicamentos. LOS FAMILIARES y conocidos que creen conocer de MEDICINA, sugieren, proponen y hasta les obligan a seguir sus indicaciones con el riesgo que la autoedicacion, o el uso de sustancias de las cuales no sabemos sus efectos pueden ocasionar en la evolución del embarazo, el parto y el posparto, con lo que ponen en riesgo a la madre y a su bebe. y las propia PACIENTES, que por decidía y mala información dejan de asistir o nunca asisten a control prenatal, que es el único medio de identificar los riesgos de manera oportuna, de la atención de la embarazada y la mejor forma de obtener buenos resultados (COMO TODOS LO DESEAMOS). Todo lo anterior conduce a que el trabajador de la salud se enfrente de manera repentina y sin conocer a una paciente, que Dios sabe que tomo antes de llegar a solicitar ayuda, que no fue a las citas programadas y que llega a un hospital que no tiene durante la noche banco de sangre, laboratorio, radiología, medicamentos, personal suficiente, a una atención de alto riesgo y con solo sus conocimientos y la buena voluntad de tratar de resolver la urgencia...........a Dios gracias la mayor parte de las veces todo y lo digo no solo con convicción sino con conocimiento y experiencia, gracias a Dios la mayor parte de las veces todo, finalmente sale bien, y nos acusan de Cesareologos, de interesados, hasta de asesinos, que ingratitud. Arturo Guerra Lugo 43 años de Medico 33 de Gineco-Obstetra Y gracias a todos que la mayor parte de las veces todo salio bien NO SOMOS DIOSES, comos seres humanos y también sentimos mucho dolor cuando no salen bien nuestras pacientes y sufrimos cuando no pudimos hacer nada por una madre o un bebe. Gracias a todas las mujeres que durante mis años de medico me dieron muchas satisfacciones de haber sido participe del milagro de la vida con ellas. CADA BEBE QUE NACE ES UNA PRUEBA DE QUE DIOS TODAVÍA CREE EN LOS HOMBRES.
Miryam21 (unverified)
24 Oct 2022
Pienso que las mujeres que piden cesárea es por falta de información, la cual deben de facilitar los sanitarios como usted. No obstante, hoy por hoy hay muchísimas herramientas para evitar la muerte intraparto bien de bebé o de mamá, y no es necesario llegar a cesárea para evitar una de estas muertes. Sencillamente si se respetarán los tiempos de la gestación y no se indujera alegremente, bajaría la tasa de cesárea muchísimo (teniendo en cuenta que el embarazo normal puede llegar a las 42 semanas). También quitar estrés y presión a la madre puede ayudar a no dificultar el correcto desarrollo del parto y nacimiento. Una pena que millones de mujeres llevemos una cicatriz en nuestros cuerpos (y por supuesto nuestros bebés), por un tema de horarios de médicos, y una mala atención, o una inducción mal indicada. Ojalá las cosas empiecen a cambiar, y los sanitarios tomen conciencia de lo que realmente tienen en sus manos.
Mamá de martina (unverified)
27 Oct 2022
Pues mas vale una cesárea a tiempo que te hagan esperar y esperar y sufrir porque quieran un parto natural , que no avanza y no dejan de meterte pastillas cada 4 horas y hacerte tacto cada 4 horas y te hacen pujar con 40 de fiebre, que según ellos es la epidural , y vomitos , y le pinchan la cabeza a tu bebé , y le vuelven a pinchar a las 4 horas , y todo sigue igual , 3cm de dilatación, 80% del cuello ,bolsa rota desde hace más de 36 horas, 36 horas de parto , que no avanza y le suplicas que no puedes mas , que por favor te hagan una cesárea y nada …. Y al final , el resultado de esperar y esperar y querer a toda costa un parto natural que desde el primer momento se veía que no avanzaba , es separar a su mama de su bebé porque se lo tuvieron que llevar a neonatos por riesgo de bienestar fetal. Pues mira una cesárea a tiempo evita mucho sufrimiento tanto al bebé como a la mamá a si que habrá mucha desinformación y todo lo que sea pero gracias a dios que me la practicaron si no lo mismo hubiera sido mucho peor de lo que ya fue …