Bebés grandes: el riesgo del miedo del profesional que te atiende

Isla Miller (y sus mejillas)

Artículo original de l matrona Rachel Reed: Big babies, the risk of care provider fear

Traducido por Gracia Tortajada.

Los bebés grandes son normales en países con buenos recursos. Más del 10% de los bebés nacidos en el Reino Unido y Australia pesan 4 kg (8 lb 13 oz) o más. Las mujeres sanas y bien nutridas tienen bebés sanos y bien alimentados. Los factores genéticos también influyen en el tamaño de los bebés (los bebés grandes son hereditarios); y cada bebé que tiene una mujer suele pesar más que el anterior. Los bebés también continúan creciendo al final del embarazo (porque las placentas continúan alimentándolos en lugar de apagarse), por lo que un bebé será más grande a las 42 semanas de lo que era a las 40 semanas.

Sin embargo, los niveles anormales de glucosa en sangre (BGL), con diabetes gestacional no controlada (DG), también pueden hacer que el bebé crezca. Los bebés que son grandes debido a niveles altos de glucosa en sangre tienen una forma diferente a la de los bebés "normalmente" grandes. En particular, sus hombros y pecho son más grandes y gordos, y es más probable que encuentren complicaciones al nacer. Desafortunadamente, la investigación sobre bebés grandes generalmente combina los resultados de los bebés con DG con los de los bebés que no lo son.

Estimación del tamaño

La única forma de valorar con precisión el peso de un bebé es pesarlo después del nacimiento. La evaluación clínica, es decir. palpar y medir la barriga de las embarazadas, es incorrecta más del 50% de las veces (Chauhan et al. 2005). Incluso el mejor método disponible, medir el abdomen del bebé con una ecografía, solo predice el peso del bebé con un margen de error del 15% en relación con su peso real (Rossi et al. 2013). Por lo tanto, a muchas mujeres se les dice incorrectamente que su bebé es "grande". En un estudio realizado en EE. UU. se encontró que a una de cada tres mujeres se le dijo que su bebé era "demasiado grande" según la ecografía (Cheng et al. 2015). En este estudio, el peso promedio al nacer del grupo de bebés sospechosos de ser grandes fue de 3'544 kg, o sea, para nada grandes.

¿Complicaciones en el nacimiento?

Dar a luz a un bebé grande se asocia con una mayor probabilidad de determinados resultados; nótese que estoy usando el término "asociado" no "causado". La principal complicación asociada con los bebés grandes es la distocia de hombros. La incidencia de distocia de hombros aumenta con el tamaño del bebé. Por ejemplo, ocurre con alrededor del 1% de los bebés que pesan menos de 3,9 kg (8 lb 8 oz), en comparación con el 5-9% de los bebés que pesan entre 3,9 kg y 4,5 kg (9 lb 9 oz) (Politi et al. 2010). Otras complicaciones menos probables asociadas con los bebés grandes son el desgarro perineal severo (0,6%) y la hemorragia posparto (1,7%) (Weismann-Brenner et al. 2012). Anteriormente he escrito sobre cómo reducir la posibilidad de estas complicaciones:

-Parir bebés grandes y minimizar la posibilidad de distocia de hombros: distocia de hombros: la historia real y diabetes gestacional: más allá de la etiqueta
-Reducir la probabilidad de desgarro: protectores perineales
-Reducir la probabilidad de hemorragia posparto: un manejo activo del alumbramiento de la placenta podría ser la mejor opción para la mayoría de las mujeres

El miedo del profesional

Sin embargo, la investigación sugiere que las complicaciones asociadas con los bebés grandes pueden deberse a intervenciones realizadas cuando se sospecha que un bebé es grande. Es más probable que los proveedores de atención diagnostiquen un progreso lento durante el trabajo de parto y recomienden una cesárea si sospechan que el bebé es grande (Blackwell et al. 2009). Las mujeres a las que se les dice que tienen un "bebé grande" y se les asesora sobre posibles complicaciones, tienen muchas más probabilidades de elegir una cesárea programada (Peleg et al. 2015). Un estudio comparó los resultados de un grupo de mujeres con presuntos bebés grandes con un grupo de mujeres que dieron a luz inesperadamente a un bebé grande (Sedah-Mestechkin et al. 2008). Las mujeres que se sospechaba que tenían un bebé grande tenían tres veces más probabilidades de tener una inducción o cesárea, y cuatro veces más probabilidades de tener complicaciones como desgarro perineal severo y hemorragia posparto. En este estudio no hubo diferencias en la incidencia de distocia de hombros entre los dos grupos.
Por lo tanto, cuando se sospecha que un bebé es grande, una mujer tiene una mayor probabilidad de intervenciones durante el parto y de experimentar complicaciones causadas por esas intervenciones, incluso si el bebé no es realmente grande.

La percepción del tamaño de un bebé influye más en los resultados que el tamaño real del bebé

¿Inducción?

Una Revisión Cochrane que comparó la inducción del trabajo de parto antes de las 40 semanas para un presunto bebé grande con la espera del parto espontáneo, encontró que la inducción disminuyó la incidencia de distocia de hombros del 6,8% al 4,1%. Sin embargo, la revisión también encontró una mayor tasa de desgarro perineal en el grupo de inducción del 2,6% en comparación con el 0,7% en el grupo de trabajo de parto espontáneo; y un aumento en el tratamiento de la ictericia para el bebé (11% frente al 7%). La revisión también señala que "las estimaciones prenatales del peso fetal a menudo son inexactas, por lo que muchas mujeres pueden estar preocupadas innecesariamente y muchas inducciones pueden no ser necesarias". Hay una serie de riesgos asociados con la inducción del parto (consulta este post publicación y este post) que deben tenerse en cuenta frente a los riesgos potenciales de dar a luz a un bebé grande.
Las guías NICE y las guías de la OMS establecen que la inducción del trabajo de parto no debe llevarse a cabo simplemente porque se sospecha que un bebé es grande. Curiosamente, las Qguías de inducción de Queensland Health recomiendan la inducción si se estima que un bebé es grande mediante ultrasonido. Sin embargo, las pautas de diabetes gestacional de Queensland Health establecen que “la estimación del peso fetal mediante evaluación clínica o ultrasonido puede tener márgenes de error significativos”.

En resumen

La estimación del tamaño de un bebé mediante ecografía es inexacta. Las complicaciones asociadas a los bebés grandes pueden reflejar el miedo y las prácticas del profesional sanitario. Las pautas internacionales no recomiendan la inducción para un presunto bebé grande. Las mujeres deben recibir esta información antes de aceptar una ecografía destinada a estimar el tamaño de su bebé. Una vez que se aplica la etiqueta "bebé grande", no se puede quitar y puede alterar la experiencia y el resultado del parto.

 Foto: Isla Miller y sus mejillas

#inducción

#bebesgrandes

1

Comentarios

Imagen de IVA

Hola, ¿qué sucecede en pvdc con bebé grande? Tengo 40 +5 semanas y el medico me espera hasta la 41 xq dice que mi bebé ya es demasiado grande que va a pesar más de 4 kilos (mi hijo anterior peso 4,100) y que yo estoy grande (37 años) y puede haber muchos riesgos. Demasiada presión.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.