Reclamación Hospital Comarcal Axarquía por violencia obstetrica

Desde hace tiempo llevo escuchando mucho en medios y redes sociales, cómo la violencia obstétrica se da de forma tan común en el entorno de hospitales, profesionales y clínicas.
Nunca creí que esto podría llegar a pasarme. Desde que tenía 13 años hasta hace 3, sufría de una enfermedad crónica renal que logré solventar con el apoyo de mi familia y grandes profesionales. Pero ese cambio tan importante en mi vida no se logró si no hubiera sido gracias a empoderarme como paciente. Aprendí lo que era la figura del "Paciente Activo", y a ponerme en marcha en cuanto mi instinto sospechara de que algo no iba bien con el sistema sanitario. A reclamar cuando fuera necesario. Me prometí a mi misma que respondería fuerte cuando esto me volviera pasar, pero jamás me enfrenté a un duelo tan grande como es el aborto. 
Descubrí cómo derrota a una pareja, con un impacto psicológico (y físico) que no se puede describir. Y tuve la desafortunada experiencia de vivirlo inicialmente con dos ginecólogas, que, hablando en plata, nos trataron con la punta del pie. Cuando eres una paciente ginecológica, especialmente en un caso así,  estás en una situación de desamparo y vulnerabilidad emocional que algunos ginecólogos traducen en un derecho absoluto a tratarte con paternalismo infantil, incluso autoritario, con respuestas absurdas, comentarios nada profesionales y como fue en mi caso, diagnósticos muy poco acertados.
Ha pasado un mes después de mi legrado y he tomado la decisión de reclamar estos hechos al hospital Comarcal de la Axarquía, y no sólo eso, también elevar mi voz por todas esas mujeres y parejas que callan porque no tienen fuerzas, porque se las han quitado. Porque esto se tiene que terminar de una vez.
No estáis solos, reclamad una y otra vez. Insistid si sospecháis que algo va mal. 
 
 

Vélez-Málaga a 15 de Octubre de 2018

Al Servicio de Atención al Ciudadano del Hospital Comarcal de la Axarquía, Urb. El Tomillar S/N, 29700 Vélez-Málaga (Málaga)

Por medio de la presente, yo xxxxxxxxxxxxxxx con DNI xxxxxxxx y domiciliada en xxxxxxxx, en virtud del derecho que me otorga la Ley EDL 2002/44837 reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica, vengo a poner en su conocimiento los hechos de violencia perpetrada hacia mi persona el día xxxx en la consulta de la Dra. M. D. G., ubicada en el Hospital Comarcal de la Axarquía en Urgencias; y reclamo al hospital, con intención de socializar experiencias y buenas prácticas, refexionar sobre situaciones de violencia obstétrica que se han dado, así como ampliar sus programas de maternidad incluyendo el aborto, para que cualquier futura madre no sufra de posibles riesgos y de una atención deshumanizada en un contexto tan traumático como puede llegar a ser una pérdida de un embarazo.

En tal oportunidad sucedió lo que detallo a continuación:
Sufriendo un sangrado rojo vivo y más abundante que en la anterior consulta de Urgencias del día xxxxxx, en la que fui atendida por la doctora B. G. L., mi marido y yo indicamos nuestra preocupación sobre el manchado más rojizo que estaba padeciendo. La doctora me indicó que debía realizarme una nueva ecografía transvaginal. Este proceso fue directo, sin tacto previo. Durante el mismo, le indiqué que me estaba haciendo daño durante la exploración, que fue bastante brusca. Su respuesta fue que “niñas de 12 años se hacían ecografías
similares y no se quejaban tanto”. Al día siguiente, durante una nueva exploración mediante tacto por la doctora M. T. P. R. , en el Hospital Vithas Parque San Antonio, me localizó una brida vaginal que daba lugar a dichas molestias. Este suceso, así como la contestación de la doctora, tan poco ética y profesional se podría haber evitado con un procedimiento tan sencillo como un tacto y un protocolo de buenas prácticas de atención al paciente.

Durante la espera del resultado de la B-HCG, sufrí un sangrado muy acusado con coágulos. Durante este proceso, mi marido y yo nos encontrábamos en un estado traumático. Amablemente informamos a la doctora de lo sucedido, a lo que nos contestó con un tono bastante tosco y despectivo “pues habrá abortado, las analíticas ahora nos lo conrmarán”. En cuestión de media hora y tras digerir estas palabras, la doctora llegó con los resultados para informarnos de que la B-HCG había bajado y nos cofirmó el aborto, finalizando su “consulta” dirigiéndose a mi persona con estas palabras “el aborto puede ser espontáneo o ectópico, y no parece ser ectópico, pero como eres muy aprensiva, no te voy a decir los síntomas del embarazo ectópico”.

Una mujer que acaba de perder un embarazo, perdiendo sangre y coágulos en el cuarto de baño de un hospital, no es una persona aprensiva, es una mujer que llora por haber sufrido una experiencia traumática.

En cuestión de minutos, sin dar lugar a nuestras posibles dudas, la doctora se fue indicandome el alta y una futura revisión ecográca en 5 días.

En casa, continuaba el sangrado, por lo que decidimos visitar al Dr. D. C. para que nos diera una segunda opinión. Su conclusión fue que el útero estaba lleno de coágulos y mi salud podría verse comprometida, por lo que nos derivó al Hospital Vithas Parque San Antonio para practicarme un legrado de urgencia en el que también se me practicó la resección de la brida vaginal.

Inviertan en formación para profesionales que se sacan la carrera como ginecólogas/os obstetras de la Unidad de Ginecología del Hospital Comarcal de la Axarquía, porque no tienen claro cuáles son los derechos de la mujer para poder ejercer éticamente su profesión. Revisen el programa de maternidad incluyendo los abortos y protocolos de apoyo y de duelo para su próximo plan estratégico, y por supuesto, la información verbal que sea completa y veraz, que es la que mejor se procesa en esos momentos de absoluta vulnerabilidad para la mujer.

Que ninguna madre tenga que pasar jamás por ésto.

Sin otro particular, reciba un cordial saludo,
Firma:
(la madre)

Firma:

(el padre)

C.C: Observatorio de la Violencia Obstétrica, Comité de Ética Asistencial de Centros Sanitarios, a la Delegada Territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales en Málaga Ana Isabel González de la Torre, Observatorio para la Seguridad del Paciente, Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía y Asociación sin ánimo de lucro El Parto es Nuestro.

<
1

Comentarios

Imagen de Juana

Hospital Vithas de Granada. Ecografía rutinaria de mamas, tengo 45 años y no he tenido hijos. Mi ginecóloga me ha mandado a este doctor porque "es muy bueno" en esto.....
Comentario de la eminencia al ver mis pechos (tengo los pezones invertidos): "¿has tenido hijos? esas mamas no sirven para la lactancia... acaban dando muchos problemas, de mastitis,etc...."

Yo flipo en colores y me muerdo la lengua. No me imagino a una uróloga atendiendo a un paciente masculino y diciéndole : "los penes como el tuyo no sirven para fo....". Menos mal que me pilló con el día fuerte, porque me dice esto 30 años antes y salgo llorando de allí. Será buenísimo como médico, pero cero en empatía con la paciente.
¿Esto es violencia obstétrica?

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.