"Me Parto": Nuestras razones para no gustarnos el corto

Recientemente he visto compartido por las redes sociales el siguiente corto. En su página web lo definen como comedia. Sinceramente, no me ha parecido en absoluto gracioso y no entiendo muy bien qué quieren expresar con él. Por lo que comentan en dicha página, es «una sátira al exhibicionismo reinante en la actualidad. Si no compartes tus vivencias en las redes sociales parece que no lo hayas vivido.»

Hay varias razones por las que no me ha gustado este corto. En primer lugar, no me parece real. En los paritorios sólo se permite la entrada de un acompañante, el que la mujer decida. Normalmente es el padre del bebé. En ningún hospital, por muy flexibles que sean sus protocolos, permiten la entrada a dos fotógrafos en el paritorio. Es más, en muchas ocasiones las matronas y el resto del personal sanitario se niegan a aparecer en fotos que podamos realizar con nuestros propios móviles y, por supuesto, están en todo su derecho.

Lo que me ha parecido más grave de este corto es que se ridiculice a una mujer. Y, más aún, a una mujer en un momento tan delicado e íntimo como es su parto, el nacimiento de su hijo. Somos mamíferas y como tales buscamos tranquilidad, oscuridad y estar acompañadas por personas amorosas y de nuestra entera confianza cuando notamos las primeras contracciones. Las escenas que aparecen en este corto son descabelladas, continuas discusiones y malos modos. Creo que ninguna mujer podría parir en esas circunstancias y menos aún agarrar su móvil y el palo para el selfie parar grabar ella misma el nacimiento de su hijo. 

Y habría que cuestionarse también por qué una mujer decide hacer una grabación o tomarse fotos mientras está pariendo. ¿En serio puede pensar alguien que lo hace para exhibirse, para sentirse más mujer, para presumir en Facebook o algo parecido? Lo más probable es que lo haga por su hijo, para que cuando crezca tenga un bonito recuerdo del día de su nacimiento. ¿Y por qué nos creemos con derecho a cuestionarla, a criticarla? Por ejemplo, existe en la actualidad una moda entre los runners: hacerse fotos después del entrenamiento. ¿Por qué lo hacen? Pues realmente lo desconozco, pero me inclino a pensar que la razón es alimentar su ego. No he visto muchas parodias cuyos protagonistas sean runners; sin embargo, he visto multitud de parodias sobre embarazadas y mujeres pariendo. A veces, incluso, realizadas por los profesionales sanitarios que nos atienden. Es muy común que nos muestren como unas histéricas que sólo pueden gritar y culpabilizar al marido de su situación. Me pregunto si esto sucede porque vivimos en una sociedad patriarcal que aprueba que se juzgue a una mujer, y por extensión a una madre, por todo lo que hace o deja de hacer. Si da el pecho porque lo da, porque su hijo ya es mayor, ya no necesita su leche y lo único que va a conseguir es hacerle excesivamente dependiente. Si decide alimentarlo con leche de fórmula, porque es una egoísta que no piensa en la salud de su hijo y no se sacrifica por él. Pues con las fotos del parto me temo que sucede algo similar: también se critica a una mujer que no se ha tomado ni una sola foto durante su embarazo o parto.

Los mitos que se transmiten sobre el parto merecerían un post aparte. El corto comienza cuando la mujer rompe aguas. En televisión siempre vemos que los partos empiezan así, con una explosión de líquido amniótico. Eso tampoco es real. La bolsa se puede romper antes de las contracciones, durante las mismas, en el expulsivo o, incluso, hay bebés que nacen con la bolsa íntegra. Y cuando se rompe de forma natural no es algo tan escandaloso como nos creemos o nos quieren hacer creer: normalmente se produce una fisura y no se pone todo perdido, ni se bautiza con líquido amniótico a nadie.

El papel de los sanitarios también es penoso, revindicando su espacio todo el tiempo. Además, parece que la mujer no puede parir si ellos no intervienen. En algún momento del corto la matrona o ginecóloga pide unas tijeras. ¿Para qué son necesarias? ¿Para realizar una episiotomía a la parturienta? La Organización Mundial de la Salud ha declarado hace tiempo que no son necesarias y que, además, son perjudiciales. Pueden ocasionar daños serios en el suelo pélvico que requieran rehabilitación, Ni son imprescindibles, ni evitan desgarros como popularmente se cree. ¿Y el tema de la epidural? Para salir guapa en las fotos parece que es imprescindible ponérsela. Nada más lejos de la realidad. Os aseguro que yo misma parí sin epidural y la cara que tenía cuando por fin me pusieron a mi hijo en mi regazo era espectacular. La oxitocina natural, la hormona del amor como la suelen llamar, nos embellece a todos.

Continuar contribuyendo a que estos mitos en torno al parto sigan vigentes en nuestra sociedad no me parece positivo, ni ético. Los publicistas, los artistas y demás profesionales deben ser conscientes del poder que tienen y del gran número de personas a las que pueden llegar. Mejor informarse y hacer cosas un poco serias, aunque se quiera hacer una comedia, aunque sea un corto de tan solo tres minutos de duración.

Los partos en casa sí que pueden ser filmados si la mujer y su pareja así lo desean. Cada vez es una tendencia más en auge. Difundir estos vídeos o fotografías es una forma de concienciar a la sociedad de que se puede parir de otra manera, sin prisas, sin agobios, de forma totalmente segura y respetando al máximo las necesidades de la madre y del bebé. Después de todo, para el bebé será el momento más importante de su vida: su nacimiento. Los fotógrafos especializados en este tipo de partos tienen un profundo respeto hacia todo el proceso y hacia las familias que han depositado en ellos su confianza para compartir un momento tan especial. Suelen ser muy discretos y lo que menos pretenden es molestar o perjudicar con su presencia el momento del parto. No utilizan flash, suelen ser lo más sigilosos posible, no se acercan demasiado a la madre y creo que su objetivo no es obtener la mejor foto, sino captar lo que sucede en la casa mientras la mujer está pariendo y ella no es consciente; fotografiar los gestos de apoyo; captar los detalles que se han preparado en la casa para dar la bienvenida al bebé, etc. No me imagino a ninguno de ellos apartando al padre o a los profesionales sanitarios para hacer una foto. Ni muchísimo menos van a hacer comentarios machistas sobre el físico de la madre, como ocurre en este corto. Ridiculizarlos así también a ellos no me parece para nada justo.

<
Etiquetas: 
Categoría: 
3

Comentarios

Imagen de Gaby Riva

Hola, lo primero agradecer el artículo, al que yo mismo hice un comentario, infinitamente más corto, pero en el mismo sentido que el vuestro. Soy el fotógrafo que comentais, aunque mi nombre profesional es GABY RIVA, para mi, esto es un reportaje de parto...... http://gabyriva.com/recuerdos-de-luz/

Imagen de Bibiana Santamarina

Completamente de acuerdo con este post. Vi el corto y me sentí profundamente ofendida como mujer que contrató un fotógrafo para su parto (por cierto, es Gaby Riva no Galán. Cosas de nombres profesionales...).
Para mí, para nosotros, fue algo fantástico. Como decís, estos profesionales son sigilosos y discretos pero, sobre todo, muy respetuosos. Así que ver cómo una experiencia tan única como esta se queda convertida en un esperpento en el susodicho corto es, como mínimo, desagradable.
Pero esto es como tantas cosas relativas a la maternidad. Nadie se burla si tienes 2 fotógrafos en la boda, ni aunque sea la quinta. Como tampoco nadie se burla si te tiras un mes decidiendo qué coche comprar. Pero ni se te ocurra sacar los pies del tiesto y que te hagan fotos en tu momento más potente. Fotos desnuda, felina, salvaje, hermosa... Y tampoco se te ocurra ir de profesional en profesional hasta elegir quién quieres que te acompañe en tu parto.

Imagen de Lucíla

Este corto es horroroso, se mire por donde se mire, de verdad que la ignorancia campa por sus anchas, y más que reír dan ganas de llorar.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.