Apoyo emocional en el embarazo

Salgo de la consulta de mi matrona, la que me sigue el embarazo por la Seguridad Social, sintiendo que ha pasado algo extraño y no sé qué es lo que es. Pero continúo con mi día a día. No hay tiempo de pararse a pensar porque la vida nos atropella, sobre todo cuando ya tenemos algún hijo viviendo fuera de nuestro útero hace más o menos tiempo. Entonces, unos días después, se enciende la bombilla… ¡Ah sí, fue aquello! Ese momento fue lo que me descuadró.

Entre preguntas de salud, más o menos rutinarias, se coló sin avisar:

  • ¿Tienes apoyo de tu pareja, familia, amigos?

  • Sí, gracias.

Y ahí se acabó. Ni una mención más al apoyo emocional en el embarazo. Escondida entre una batería de cuestiones sobre el insomnio, los ardores de estómago, las hemorroides y cuántos lácteos tomo al día, agazapada detrás de un control de tensión y otro de peso, estaba la pregunta más importante de todas las que me hicieron en aquella visita de veinte minutos. Sin embargo, pasamos de puntillas por ella, casi hablando bajito, no fuera a ser que la respuesta fuera un “no, la verdad es que me siento triste, con ganas de llorar e incluso deprimida a ratos…”

En el acompañamiento de nuestros embarazos no podemos contar con los proveedores de salud, porque lo único que parece relevante es el bienestar físico y que el emocional no lo es en absoluto. Casi dando gracias de que nos hayan inquirido sobre cómo nos sentimos, aunque realmente no nos hayan dado la opción de contestar verdadera y sinceramente. La única patología que existe es la del cuerpo, la del alma es mejor enterrarla.

En pleno puerperio, mejor no hablamos… Cuando todo cambia, se tambalea, no contamos con el sustento de quienes tienen experiencia en el día a día y deberían estar formados para ofrecer pie, consejo, quizás sólo escucha. Eso sí, nos llevamos las manos a la cabeza si nos enteramos de que una madre no siente apego con su bebé, no ha creado el vínculo ni se enamoró nada más verlo, o, peor aún, ¡¡tiene depresión postparto!! Por eso volvemos a enterrar esas historias, a avergonzarnos si las vivimos, a no compartirlas con la sociedad. La lacra del silencio que no termina de enterrar la verdad, pero sí ahoga a quien la vive.

A pesar de todo, matrona, si me lees… Gracias por preguntar. Aunque sólo siguieras el guion del protocolo y casi no quisieras saber.

med_ancsa_005.jpg

 

 

 

<
Categoría: 
12

Comentarios

Imagen de Janet

cuánta razón hay en estas letras. Estoy viviendo un segundo embarazo 7 años después de mi primero y estoy muchísimas veces rota, deshecha, y con miedos varios y esa sensación de tener que gestionarse una porque cuando llegas a una revisión y al decirte que tienes anemia te echas a llorar y te dicen, pero si eso es normal, demuestra lo aceptado que está el desmoronamiento, o sea, nada. Gracias!

Imagen de Inma Nobell

Soy matrona. Fui socia del parto es nuestro unos años pero me he quitado porque estoy cansada de que todo valga. Todo es culpa nuestra. Siempre. No hay cribado en nada de lo que se publica. No somos necesarias pero resulta que tenemos la culpa de todo. Si no te atreviste a decirle a esa matrona que en realidad no tienes apoyo o que te sientes ambivalente o triste o lo que sea, por que la crucificas de antemano con este post? Por que das por hecho que fue por protocolo? Puede que si. Y puede que no. Es cierto. Hay matronas malas. Pero tambien hay muchas buenas que intentamos dejarnos el pellejo en cada acompañamiento,consulta o trabajo. Este blog ya no construye nada. Solo destruye. En primaria tenemos una carga asistencial sobrehumana. Ya nos gustaria hacer visitas largas,personalizadas. Pero te meten a 40 mujeres para 7 horas. No hay matronas en centros de salud,no nos sustituyen y cuando salimos a la calle a pedir mas puestos, matronas 1 a 1 nos critican por protagonistas. Visitar en el.puerperio a domicilio es lo que deseariamos muchas. Pero el estado no lo contempla. Y por.privado resulta que somos muy caras. O que igual realmente no vale tanto ese acompañamiento en el puerperio. Como profesionales nos corresponde hacer todo lo que esta en nuestras manos pero tampoco podemos sustituir una red familiar de apoyo,o circulos de mujeres que ya no existen porque la sociedad nos ha aislado y ya no hacemos tanta comunidad. No tenemos la culpa de todo. Tambien hay mujeres que llegan al hospital sin estar de parto y se enfadan porque las mandamos a casa. Se ponen la epidural muy inicialmente porque no quieren sentir nada. Se de sobra que estan en su derecho,claro,pero cuando veo tantos partos irse al garete por esa primera íntervencion me muero de impotencia. Y si,en algunos sitios estamos ahi,ofrecemos alternativas al.dolor y acompañamiento. La lucha es de todas. No solo vuestra. No solo nuestra.

Imagen de Mary Laiton

Hola Inma!! Veo que éste post es antigüo pero hasta hoy ha llegado a mi... Quería ante todo darte las gracias!!! La única cara amable que tuve en mi segundo embarazo fue justamente mi matrona... Y luego la matrona del hospital!!! Los gines pues, fueron esa cara dura y lejana... Es como si hablara a la pared... En cambio mi matrona a pesar de ser bastante mayor, fue muy cálida y dedicada a ayudarme a resolver mis miedos porque no me sentía capaz de parir luego de una cesárea... Ahora voy a mi tercer bebé... Mi matrona se ha jubilado pero he tenido la suerte de contar con una matrona muy joven y muy entregada a su labor!!! Gracias Inma!!! Para muchas de nosotras tu labor es imprescindible y sin duda alguna la cara dulce de todo este proceso tan lleno de altos y bajos!!!

Imagen de Lulú

Toda la razón del mundo Inma, ojalá hubiera más tiempo para poder dedicarlo a cada mujer, Ojalá las usuarias y las profesionales camináramos de la mano y reclamáramos tiempo, recursos y programas adecuados.

Imagen de Nayra

Personalmente no me siento identificada, se que muchas mujeres si, y que esta es una realidad que existe, pero también hay otras realidades, como la que nos comenta Inma Nobell.
Estoy embarazada y muy contenta con mi matrona del centro de salud, quien cada mes me hace un acompañamiento físico y emocional, hablando largo y tendido de todas esas "cosas" que parece que no se pueden decir en voz alta, pero que están en el día a día de las mujeres embarazadas, en sus partos y en sus postpartos.
Como todo en esta vida no se puede generalizar, habrán muchas personas que hayan tenido malas experiencias con sus matronas que digan, "que suerte tienes" pero no creo que sea una cuestión de suerte, el trato que recibo es el normal que debería de recibir, hoy en día nos sorprendemos cuando en un servicio público nos tratan bien y es realmente triste.

Imagen de miren

Gracias por tu artículo Mercedes.
Me he sentido totalmente identificada con lo que cuentas... Más en mi caso por parte del ginecólogo... Que es muy profesional pero se queda en la parte física y la emocional...la arregla siempre diciendo no pienses en ello...cuando tu estas en plena emoción..
En fin...poco apoyo psicológico... Yo es lo que siento. Es una pena.

Imagen de Lourdes Alonso

Creo que una cosa es la matrona que hace el seguimiento en el ambulatorio y otra las matronas que atienden en el hospital. Como en todo, hay buenas y malas profesionales, no creo que este artículo diga que ninguna matrona da apoyo emocional en el embarazo, pero la realidad es que son una minoría, y en el hospital menos. La parte emocional del embarazo, parto y postparto es algo que tiende a dejarse de lado, presuponiendo que está lleno de alegría cuando no tiene por qué ser así. Sería bueno que existiesen protocolos definidos de atención y seguimiento así como actuaciones a llevar a cabo en caso de detección de depresión postparto, o baby blues para que luego junto con las revisiones del bebé se atendiera a la madre correctamente, ya que normalmente es la gran olvidada en el postparto, más allá de una "pequeña" valoración del suelo pélvico...

Imagen de Judith del Rio

Ýo no creo que se esté atacando a las matronas si no al sistema de atención a las embarazadas. En grandes ciudades, donde, efectivamente, estas profesionales están desbordadas hace falta más personal, ,pero también voluntad, algunas querrán cambiar algo y otras nada. Las malas prácticas parten de los profesionales, no de las embarazadas y eso es algo que las matronas deben reconocer, porque sí hay malas matronas, que de acompañamiento emocional no quieren saber y que creen que nada debe cambiar. Lo peor es que la sociedad piensa que esto debe de ser así y por eso existe esta asociación, para que esa mentalidad cambie, y lo hará sólo si las propias mujeres embarazadas hablan de en alto de todo ello. Basta ya de tapar todo, de pasar de puntillas por las cosas como si no pasase nada, pasan muchas cosas y no se puede mirar al otro lado.

Imagen de laura1981

Soy fan de EPEN sin embargo apoyo en parte a Inma. Buenas y malas profesionales hay en todos los lados. Las encuestas ya dicen que volverá a ganar el PP ( menos mal q no con mayoría) partido que recorta en lo publico en lo publico y en lo publico.
No soy de una ciudad grande, es mi segundo embarazo ( semana 17) y en mi segunda consulta me cambian de matrona ( las dos me han parecido encantadoras, eso sí, la consulta no ha pasado de 15 min). Al decirles que me gustaría que el embarazo me lo siguiera una de ellas me dicen desde admisión que una de ellas da cursos de menopausia no se que semanas y la otra algún otro curso, así que temen que rotaré.
Por supuesto en el hospital tendré otra matrona.
¿ Qué tipo de acompañamiento van a ofrecernos así? No, no es culpa de ellas. El culpa del sistema que tenemos, del que la gente sigue apoyando ( véase el PP). Y muchas veces son las matronas y gines las que arruinan partos con intervenciones y protocolos innecesarios, sí, pero en mi entorno abundan más las mujeres que no quieren saber nada, a mi que me lo saquen, epidural nada más sentir la primera contracción etc. Lo siento, pero es así. Que van a Londres y bien que se compran una guía. Pero para parir…a mi que me duerman.

Imagen de Julia Alonso Soto

No quiero entrar en discusiones políticas porque ni vamos a arreglar nada, ni nos van a arreglar la vida. De lo que sí estoy segura es que de lo que pasa en España tenemos la culpa los españoles. Los políticos son un espejo de la sociedad. Todos son el mismo perro con distinto collar. Todos ellos van a arreglar su vida, no la de sus votantes ni compatriotas. Todos recortan de una manera o de otra, hay otros intereses de por medio. Muy pocos  en este país piensan en el bien del prójimo, sólo en el suyo y en su beneficio. Para que las cosas cambien haría falta otra conciencia por parte de la mayoría y todos los de abajo unidos.

Imagen de Concha (Amamadoula)

Lo que aquí comenta Mercedes es una triste realidad demasiado extendida. Doy fe de ello.
Y también tiene razón Inma, la matrona, respecto a que están saturadas y no pueden atender a tantas personas en consulta y que están desbordadas por faltar matronas.
Sin embargo creo que es necesaria una solución para las mujeres que sientan esa necesidad de apoyo y no la encuentren en lo que se les ofrece a través de las consultas, ya sea en la pública o en la privada.
Y no deja de ser llamativo que ante cualquier otra cuestión -material- se busque e incluso se pague para encontrar lo que nos soluciona un dilema, y en cambio, frente a cuestiones internas y personales, emocionales, se dejen pasar antes que buscar, informarse y pagar un servicio.
Personas preparadas y cualificadas para acompañar y aportar escucha y contención a las mujeres embarazadas, en su parto o en su puerperio, las hay. E insisto: para acompañar y contener, que ya es. Mujeres formadas que el Sistema no reconoce y que muchas matronas tampoco. Pero haberlas, haylas. Y son mujeres profesionales y amorosas que como otras, cumplen bien y honestamente su trabajo.
Personalmente me parece magnífico el trabajo que se hace desde esta asociación y comprendo que como en todos los ámbitos, haya personas que no estén de acuerdo y otras que estén encantadas.
Lo que no se puede negar es el trabajo de información contrastada que ofrece EPEN.
Así es que, de nuevo y como en todo, cada cual que tome lo que le interese.

Imagen de Adri

¡Muy interesante el artículo! Yo considero que es vital cuidar el estado emocional de la mamá durante esta etapa tan delicada. He encontrado este artículo que detalla muy bien cuáles son los cambios emocionales por los que pasa la mujer durante estos nueve meses, espero que os sea de ayuda.

https://elembarazo.net/cambios-emocionales
¡Enhorabuena por el artículo! Un saludo

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.