Reseña de “La sociedad que vaciaba úteros”

 
 
 
 
Yo tuve el honor y el privilegio de leer este libro antes de su publicación.
Reconozco que me lo bebí literalmente en un día y medio (porque me entretuve viajando a Oporto a un congreso) y lo primero que pensé fue: “¿Por qué no lo habré escrito yo?”
 
Fuera bromas... No fue eso lo que pensé, sino que me emocioné y lloré porque por primera vez tenía entre mis manos un texto real y fantástico (que no de fantasía), donde se hablaba de embarazos y partos tal y como se ven en nuestro entorno. 
 
Sentí rabia, por todas esas cosas que pasan (y que siguen pasando) y sabemos que no deberían pasar, pero también mucha esperanza al ver que se pueden hacer cosas muy diferentes y que cada mujer y su familia vivirán el nacimiento de sus hijos tal y como son ellos y las decisiones que toman.
Sentí tristeza porque no siempre son buenas noticias o buenas decisiones... pero también alegría porque a veces la vida te sorprende.
 
La maternidad es un tema goloso para el mercado, pero muy obviado en la literatura. Quizá porque las matronas escribimos poco. Es necesario escribir estas cosas para que las mujeres lean una realidad que existe y les toca de cerca.  Lo bueno y lo malo, porque la vida no es de color rosa ni de color negro, sino una magnífica e impresionante gama de tonalidades que difícilmente da lugar a que un embarazo pueda ser igual a otro.
 
Todas las matronas queremos ser Celia. Y todas hemos encontrado Anas y otros personajes así, al igual que hemos compartido con muchas parejas situaciones parecidas a las que salen en este libro.
 
Como comadrona me siento orgullosa de este libro y deseo y espero que salgan muchos más como éste. Hablemos de sexo (o de partos, que es lo mismo)...
 
Como mujer, recomiendo a todas mis congéneres que se lo lean: tanto si tienen hijos, como si los van a tener, como si no piensan tenerlos... Es una joya.
<
Etiquetas: 
Categoría: 
6

Comentarios

Imagen de Anahi

Totalmente de acuerdo, un libro imprescindible para todos.
Y agradezco profundamente a la vida haber encontrado en mi camino muchas "Celias" y pocas "Anas"

Imagen de Anónimo

Yo no tengo hijos, pero cuando lo leí me abrió los ojos a una serie de prácticas que me parecieron aterradoras -la que más me impactó fue la monitorización del feto- y que desconocía. Bueno, no es que las desconociera, es que no sabía que no son necesarias ni mucho menos imprescindibles, que es lo que el sistema sanitario español te hace creer. Prácticas que hablan de misoginia, de desprecio a la mujer y al bebé. De crueldad gratuita. Tampoco sabía que las cosas no son así, no son igual, en todos los países europeos, y que por ejemplo en Inglaterra el trato que se les da a madre e hijo es muy diferente de cómo van las cosas por aquí. Hay que empezar a cuestionarse y a exigir muchas cosas. Desde que lo leí, se lo he regalado y/o recomendado a varias mujeres jóvenes, embarazadas o que planean-y el verbo lo elijo adrede, claro- tener hijos pronto, y me alegra decir que les ha hecho plantearse muchas cosas; me siento especialmente orgullosa de haber conseguido -bueno, yo no, el libro de Irene Garzón, comadrona- abrir los ojos de una médica que va a dar a luz en unos meses y que ya se ha buscado un entorno apropiado, acogedor y fuera de la norma habitual española para parir. muchas gracias, Irene.

Imagen de isabel ferrán

hola, soy la de la reseña de antes, querría añadir algo más:
El libro, por cierto, no es un ensayo, es una novela, con sus intrigas y sus protagonistas -adoraremos a algunos, despreciaremos y odiaremos a otros...- y se lee de un tirón.

Imagen de Diana Luque Indiano

yo me lo bebí en tres noches, es súper interesante por la trama que tiene, y está genial para informar a las familias, ya tengo unos cuantos ejemplares compartidos entre amigas, hermanas, madres del grupo de crianza... se ve muy bien el trabajo de las matronas y las inquietudes de las mujeres y sus familias, estoy deseando leer la segunda parte... esta Irene es fantástica, me siento orgullosa de ser compañera de profesión: quiero ser como Celia y encontrar la fuerza para enfrentarme a los profesionales desfasados como lo hace ella.

Imagen de Silvia Álvaro

Un libro ameno y revelador, necesario para cualquier persona interesada en la pamaternidad, profesionales, estudiantes y curios@s. Gracias Irene!!!

Imagen de José Luis

Querida Irene:

Creo que es la primera vez en mi vida que escribo una reseña. También es la primera vez en mi vida en que voy a tener un hijo o hija y quiero darte las gracias. Me he empollado muchísimos libros, revistas...quiero ser el mejor padre posible y, sobre todo, ayudar a mi mujer en lo que pueda. Sólo puedo decirte a ti y a todos los futuros padres que dejen de comprar libros estúpidos y que lean La sociedad que vaciaba úteros.
Al principio he de reconocer que me asustó el título. Mi mujer lo leyó y me dijo que estaba muy bien escrito y que se había replanteado muchas cosas para el parto. Me puse yo con el libro y no paré, lo leí del tirón un sábado!
Está muy bien escrito, diálogo y diálogo como a mí me gusta, ameno, sin pasajes de esos en que empiezas a bostezar. Pero, sobre todo, he sacado muchísima información, sé mucho más y, lo más importante, estoy más tranquilo y seguro.
Ya he comprado 3 libros para otros amigos (chicos) que están embarazados :-) como nosotros. Creo que no se puede hacer un mejor regalo a alguien que espera un bebé.
Solo dos palabras Irene!
Muchísimas gracias!

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.