Nuestras matronas y lo que la RAE no sabe

Por Juana N.
 
Artículo enmendado.
Avance de la vigésima tercera edición

matrón, na.
(Del lat. matrōna).
1. m. y f. Persona especialmente autorizada para asistir a las parturientas.
2. f. En las aduanas y oficinas semejantes, mujer encargada de registrar a las personas de su sexo.
3. f. Madre de familia, noble y virtuosa.
 
Real Academia Española © Todos los derechos reservados

 
La RAE ha enmendado la entrada de matrón/matrona. Donde antes ponía “1. f. Mujer especialmente autorizada para asistir a las parturientas.” lo han modificado por “persona”. 
En primer lugar me pregunto, ¿los estudiantes varones recibidos de la carrera de enfermería con posterior especialización en la atención a la mujer en el parto y a lo largo de su vida sexual y reproductiva, se llaman a sí mismos matrona o matrón? Los he oído usar ambos términos. “Hola, soy Diego, tu matrona”. Y “Hola, soy Pedro, tu matrón”. Si una mujer puede ser médico, ¿porqué un hombre no puede ser matrona? Entiendo que se usa el género original de la profesión... ¿no se podría mantener para matrona también? La RAE podría haber cambiado la definición a “persona”, dejando el término como “matrona” sin ningún problema. Igual me equivoco... soy una mera madre activista.
 
Por otro lado, me llama la atención que las matronas sean personas “especialmente autorizadas”. Autorizadas estarán, y agradezco al Colegio de Matronas y los estudios convalidados por el Ministerio de Educación por asegurarse de que mi matrona tenga la autorización correspondiente y no sea una déspota que va a su aire. Pero lo que más me interesa, es que mi matrona esté formada en la atención a la parturienta, más allá de las autorizaciones burocráticas que orgullosa y debidamente tendrá. Me extraña que se recalque su poder cívico por sobre su valor médico.
 
Si mal no entiendo el trabajo de las matronas, su especialidad va más alla de la de asistir a la parturienta. La matrona es el profesional sanitario especializado en la asistencia a la mujer a lo largo de su vida sexual y reproductiva, la cual va desde que somos pequeñas hasta que morimos. A lo largo de toda nuestra vida somos seres sexuales. También es la matrona quien informa y educa a las niñas sobre sus cuerpos, sobre su sexualidad como fuente de placer, de vida y de responsabilidad. La matrona es quien nos acompaña en el puerperio, quien nos guía cuando la lactancia tiene baches de dificultades, quien nos orienta en desiciones sobre fertilidad y anticoncepción, la matrona es la mujer u el hombre que nos acompaña durante los cambios que trae la menopausia. Me imagino yo, a mis ingénuos 37 añitos, que aún después de la menopausia las mujeres seguimos siendo seres sexuales. Seguiremos visitando a la matrona. Igual las preguntas ya no son acerca de los pechos lactantes ni la anticoncepción, pero tendrá sus propios temas e inquietudes, seguiremos teniendo pechos, vulvas y úteros más allá de la menopausia. Todo esto entra dentro de la función de la matrona, no solamente el parto.
Quizás cuando entendamos bien todo lo que nos ofrecen las matronas, quizás entonces recurramos a ellas como primera opción en la atención de la vida sexual normal de la mujer.
 
Me llama la atención que hablen de “asistir a las parturientas”. ¿Dónde? ¿Cuándo? ¿Cómo? Las matronas no están simplemente autorizadas para asistir a las parturientas. Las matronas son el personal específicamente formado para asistir el embarazo, parto y posparto normal. No es que se les permite asistir, es que su formación es especial para eso. Un parto normal no “puede” ser atendido por una matrona, debe ser atendido por una matrona. El ginecólogo está formado para atender partos con patologías que requieren atención especializada para resolver un problema o una complicación concreta. El ginecólogo es un médico cirujano.
 
Un parto normal de una mujer sana y un bebé sano es un hecho fisiológico dentro de la vida de ambos. No es un acontecimiento patológico que requiere atención quirúrgica. La persona que debe atender el nacimiento normal es la matrona. Está formada, tiene el conocimiento específico necesario y las herramientas profesionales para asistir el parto normal y las desviaciones fisiológicas del mismo que surgen cuando éste transcurre sin intervenciones exógenas, sin los inconvenientes añadidos de protocolos supérfluos. 
 
La matrona no es una asistente de ginecología. Es la especialista en partos normales.
<
7

Comentarios

Imagen de pilardearmas@gmail.com

¿Dónde hay que firmar, que lo firmo ahora mismo? Y añado que no me gusta compartir nombre con "ninguna mujer encargada de registrar" a nadie. Por eso prefiero llamarme COMADRONA.

Imagen de Cheli Blasco

me encanta la palabra COMADRONA!!!! me parece super potente.

Imagen de Cristian

Bueno, estoy en desacuerdo con lo posteado, prefiero que me digan Matrón, hay que respetar el género de quien ejerce la profesión, así como debería decirse Medica y Médico. Se que son cosas de lenguaje, gramática y semántica pero son necesarias, así como se generaron los articulos definidos La o el, como hombre me gusta que me digan el Matrón y no El Matrona, eso, saludos! En Chile se nos dice a todos los varones que estudiamos Obstetricia y Puericultura Matrones, y el Colegio de este país es de Matronas y Matrones :) ya que nuestra salud tiene un enfoque marcado de género.

Imagen de Wendoline

Buenos días. Respeto lo expuesto por el compañero pero no lo comparto en absoluto. MATRONA se refiere a la profesión. En España existen profesiones cuyo término es femenino y a nadie se le ocurre cambiarlas a masculino. Ejemplos "astronauto, pediatro, terapeuto...."(?) . No sé por qué a nuestra profesión que es de las más antiguas y que en las últimas décadas es cuando hay más hombres nos tiene que suceder este planteamiento tan arcaico. Hasta que me muera te seguiré diciendo matrona, seas hombre o mujer y suceda lo que suceda...porque la profesión es en femenino le moleste a quién le moleste.

Imagen de Mari

Soy filóloga, así que puedo aportar mi granito de arena. Astronauta o pediatra no son femeninos, las terminaciones -nauta o -iatra son lexemas grecolatinos de una sola terminación, tanto para masculino como para femenino, por eso decimos "el astronauta" y "la astronauta", porque nauta es invariable en cuanto al género (como el adjetivo verde, por ejemplo: "el prado verde", "la hierba verde"). De hecho, "nauta" originariamente era una palabra de la primera declinación griega (por tanto, con tema en A, ese que en castellano solemos identificar como femenino en la gran mayoría de los casos). Esa declinación estaba compuesta en su gran mayoría por palabras femeninas, excepto un pequeño grupo que correspondía a nombres de oficios - nauta, poeta - y que eran de género masculino porque se trataba de tareas ejercidas por hombres. Así que no, astronauta y pediatra no son palabras exclusivamente femeninas, son palabras que por razones etimológicas solo disponen de una terminación que se usa indistantemente tanto para el masculino como para el femenino. No caigamos en el error de pensar que impepinablemente todas las palabras que se refieren a personas han de tener una terminación distinta para cada género. Sin embargo, en el caso de "matrón, matrona" nos encontramos con "-ón, -ona", un sufijo patrimonial, no culto, que desde el latín ha servido para crear palabras de doble terminación en cuanto al género, es decir, que desde los albores de la lengua las palabras construidas con ese sufijo siempre han sido susceptibles de tener una forma femenina y otra masculina. No veo el problema en decir "matrón", es lo más adecuado desde el punto de vista lingüístico. Por otra parte, creo que es importante atender a la sensibilidad al respecto de los hombres que ejercen esta profesión y respetarla, como nosotras pedimos que nos respeten.

Imagen de Juan Cruz

Gracias por tus palabras, Mari, no admiten discusión en mi opinión. Los argumentos son claros y evidentes. Fin de la polémica. El idioma español es como es y lo contrario sería "cambiarlo". ¿Hay quien aboga por esto? Creo que sería caer en el ridículo más absoluto.

Imagen de Enfermerón

Wendoline: Te recomiendo que si el chico que va a llevar tu embarazo te sugiere que le llames matrón lo hagas amablemente. No me parece sensato incordiar a quien llevará semejante responsabilidad sobre sus hombros.Haz caso a Mari y al sentido común que seguramente te irá mejor, le moleste a quien le moleste, hasta el día en que te mueras.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.