Nuestro Decálogo

1. El Parto es Nuestro es una asociación sin ánimo de lucro y feminista. Todo nuestro trabajo se realiza de manera voluntaria.

2. Somos una asociación formada mayoritariamente por mujeres y madres. No nos une ninguna afinidad política ni religiosa, lo que nos une es la defensa del parto respetado.

3. Nuestros objetivos se resumen en tres puntos: conseguir que se apliquen las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud para la atención al embarazo y el parto, ofrecer apoyo emocional a madres y familias que sufrieron partos traumáticos y promover la lactancia materna.

4. Nuestra finalidad es ayudar a las mujeres a que puedan elegir, con toda la información en su mano, el mejor lugar, el mejor equipo de profesionales y la mejor manera de traer al mundo a sus bebés. Pensamos que cada mujer sabe elegir lo mejor para ella, siempre que haya sido informada de manera objetiva y veraz. No recomendamos a ninguna mujer cómo tiene que parir, ni dónde, ni con quién.

5. Nuestra defensa es la del parto y nacimiento respetados, independientemente de que sea vaginal o por cesárea. El respeto que pedimos va más allá del trato cariñoso y educado hacia la mujer que está de parto. Para nosotras respeto significa también respeto a nuestros cuerpos, a nuestros tiempos, a nuestras decisiones, a nuestros bebés y a la fisiología de nuestros partos.

6. No opinamos como asociación sobre temas como aborto, vacunación, crianza o educación.

7. Defendemos que la profesional capacitada para atender el parto normal es la Matrona. No defendemos el parto sin asistencia sanitaria cualificada.

8. El personal sanitario es bienvenido en nuestra asociación siempre y cuando comparta nuestros objetivos, y muy especialmente el de respetar el protagonismo de la mujer en el parto. Rechazamos cualquier iniciativa destinada a utilizar nuestra asociación con fines lucrativos o publicitarios.

9. Cuando decimos “el parto es nuestro”, no sólo queremos que nos lo devuelvan, también queremos recuperar y asumir nuestra responsabilidad sobre nuestros cuerpos y nuestros hijos e hijas.