En la vida y en la muerte, mi decisión, mi parto, mi bebé: Necesidad del parto respetado en la muerte intrauterina

Estamos en la Semana Mundial del Parto y Nacimiento Respetados (#SMPR #SMPR2016).

A lo largo del mundo madres, mujeres, activistas, estamos haciendo ruido, uniendo nuestras voces y nuestro andar para educarnos y educar sobre el respeto que necesitamos y merecemos al parir, y el respeto que merecen nuestras hijas e hijos al nacer. Aún cuando nacen muertos. Quizás, de alguna forma, más aún cuando nacen muertos.

Mi hija nació sin vida.

Necesité tiempo para pensar cómo iba a querer parirla.

Primero el miedo fue tan grande, y me quería negar a todo. No quería parir. No quería parir a una hija muerta.

Quería cerrar los ojos para que desapareciera la muerte, su muerte, mi cuerpo de parto.

Tuve miedo y me quise escapar.

Tuve tiempo y volví a mí. Hablé con mi hija y le dije "todo va a estar bien. Acá está mamá." Supe que iba a poder.

Para ello, necesité tiempo. Necesité sentirme protegida, que nadie me juzgaba, que no había expectativas ni directrices. Me sentí cuidada. Sabía que este momento era mío y de mi hija. Así pude parir.

Aún cuando el bebé ha muerto, sigue siendo mi parto. Sigo siendo una mujer con autoridad sobre su propio cuerpo.

Necesito tiempo sin presiones.

Necesito información para tomar decisiones.

No soy una niña, no necesito que tomen decisiones por mí sobre mi cuerpo y mi hija, y aún menos que me hagan cosas sin que yo lo sepa.

El tiempo que tuve con mi hija muerta fue (y será) el único tiempo en mi vida que pudimos estar juntas.

Necesité apoyo para sentir si quería tenerla en brazos, si quería estar un tiempo juntas después de su muerte. Necesité apoyo para dejarla ir.

Necesité espacio para llorar tranquila. Necesité intimidad para llorar loca, atacada, furiosa y rota, tan rota. Necesité sentirme cuidada, sin prisas ni presiones, sin "deberías" y sin juicios.

Yo decido sobre el cuerpo de mi hija.

Cuando un hijo ha muerto, la madre tiene derecho a elegir, sin prisa, cómo parir. Es la madre quien elige quién quiere que la acompañe.

En la vida y en la muerte, somos sus madres.

Mi hija ha muerto: es mi cuerpo, es mi decisión, es mi bebé.

 

<
8

Comentarios

Imagen de Nuria Martínez

Gracias

Imagen de Cheli Blasco

y a vos. 

Imagen de Sussii

Siento mucho esos momentos de dolor íntimo y desconcertado q te tocó vivir. Cuántas veces no tememos eso mismo cuando estamos embarazadas y desafortunadamente a veces se hace realidad. Mi abuela perdió a sus 3 primeros hijos, dos durante el parto, nunca lo olvidó aunque parió 5 más muy sanamente. Gracias por compartir.

Imagen de Cheli Blasco

Gracias por leerme, Sussii. Me emociona escuchar las historias de mujeres que ya son abuelas... que ha pasado tanto tiempo, y sus hijos siguen siempre en su corazón. 

Imagen de Maybeth

Tiviste mucha suerte, jamás me he sentido tan desamparada como cuando murió mi hijo en mi vientre y solo me decían tienes que parir, es lo mejor para tí... estaba rota, como dices, y aún no he podido sanar del todo, fuí dejada sola en una cama por horas, sintiendo el dolor mas brutal que he sentido, deseando un abrazo, queriendo a mis otros hijos conmigo... a la final logré que me hicieran una cesárea y no pude ver a mi hijo... aún me siento rota!

Imagen de Cheli Blasco

Maybeth, lo siento tanto. Siento mucho mucho la muerte de tu hijo... y siento también el trato que habéis recibido ambos. Haber estado solita con tanto dolor, ese abrazo que no te fue permitido... claro que necesitabas los besitos de tus hijos mayores! 
Creo que seguimos rotas por mucho tiempo... o la vida entera, no lo sé. Pero de a poquito, vamos haciendo nuestro camino de sanación también, vamos emparchando nuestro corazón... que siempre va a doler, porque nuestros hijitos no están creciendo a nuestro lado... 
Te mando un abrazo sereno

Imagen de Diana Aragon

Leeros da fuerza, y me conecta a la vida teniendo en cuenta la muerte.
Gracias mujeres valientes por compartir.

Imagen de Brenda

Ojala a mi me hubiesen dado ese derecho obligarme a parir normal y no dejarme ni siquiera tocar a mi bebe muerta ha sido lo mas doloroso de mi vida me arrancaron un pedazo de mi ser y de mi alma es algo terrible :(

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.