Supervivientes en el Puerperio

Por Mª Victoria Castillo Arnedo, Bióloga, Asesora de Lactancia y Doula.

El puerperio es un periodo muy sensible y no siempre es fácil ni agradable. Incluye reajustes hormonales, cambios físicos, los retos de la lactancia y el cuidado del bebé.... Los sentimientos pueden variar desde la felicidad más absoluta hasta una profunda tristeza, pasando por preocupación, euforia, ansiedad… ¡A veces todo el mismo día!

Las supervivientes de violencia sexual se enfrentan además a otros retos y miedos relacionados con sus experiencias pasadas. Es común que sientan una gran preocupación por su recuperación, que aparezcan recuerdos que puedan dificultar inicialmente el vínculo con el bebé o conllevar comportamientos de sobreprotección.

A estas dificultades se añade que algunas supervivientes recuerdan el abuso por primera vez durante el puerperio, o que los hechos y sentimientos que habían sido capaces de acallar y neutralizar hasta ese momento, de repente se manifiestan con una fuerza y una agresividad no experimentada hasta entonces.

La madre superviviente de abuso sexual en la infancia puede tener miedo por el falso mito de “abusado = abusador”, de reproducir el abuso con su hijo y puede temer molestarlo o herirlo en situaciones tan cotidianas como el cambio de pañal o el baño. Otras, pueden sentir desde muy temprano miedo porque alguien abuse también de sus hijos o por los potenciales riesgos del futuro. Algunas mujeres que no han revelado su abuso pueden vivir en contacto y tener relación con su abusador, viviendo con la posibilidad real de que el abuso vuelva a producirse. El ciclo del abuso continúa.

Todos estos miedos pueden aumentar el riesgo de padecer trastornos por ansiedad o depresión postparto. Las supervivientes de violencia sexual sufren más riesgo de experimentar un síndrome de estrés postraumático derivado del parto, por la existencia de un trauma anterior no resuelto.

En la relación con la pareja también pueden aparecer nuevos problemas, más aún si la pareja ha sido a su vez, victima abusos o maltrato.

En cuanto a la lactancia, los antecedentes de abuso sexual no son indicadores de dificultad para amamantar. Las supervivientes pueden amamantar y la lactancia puede resultar tremendamente beneficiosa y sanadora, contribuyendo a mejorar el vínculo y la autoestima de la madre.

Sin embargo, para otras mujeres la lactancia supondrá un problema. Algunos elementos de la lactancia como la desnudez o la exposición del pecho, la secreción de leche, la sensación de succión del bebé, etc., pueden hacer que la mujer relacione el amamantamiento con su experiencia de violencia sexual y lo rechace total o parcialmente (en público, por la noche…).

En ocasiones, la ayuda de una monitora de lactancia o de un grupo de apoyo a la lactancia pueden ser de gran ayuda. Sin embargo, puede ocurrir que ni con esta ayuda la madre pueda superar estos problemas y/o puede tener tomada la decisión de no amamantar de antemano. Estas mujeres merecen ser respetadas y no culpabilizadas.

Para terminar y recogiendo el sentir de mis compañeras, queremos poner de manifiesto que el hecho de que una mujer haya sido víctima de abuso o violencia no implica que sea una persona especialmente vulnerable. Quizá por el hecho de haber enfrentado esta dura situación en su vida, sea más fuerte y más segura de lo que se podría esperar.

Y decir que la atención a todas las mujeres en su proceso de embarazo, parto y puerperio debería ser correcta, empática, respetuosa y amable siempre. Que el hecho de poner hoy sobre la mesa la realidad de las supervivientes no persigue que estas mujeres reciban una atención especial, sino hacernos conscientes de que determinadas vivencias pasadas pueden condicionar el embarazo, el parto y el puerperio. Y queremos poner de relieve las secuelas que la violencia sexual puede dejar en las mujeres, para ofrecer herramientas que consigan que los procesos de maternidad de estas mujeres sean más felices.

 

Si nos has escuchado y…

… eres superviviente de abuso sexual en la infancia: Quizá estás viendo por primera vez escrito todo aquello que estás sintiendo o que sentiste cuando tuviste a tus bebés… o quizá no. Quizá nada de esto te ha pasado ni ha pasado siquiera por tu imaginación. Está bien, cada persona, cada mujer, tiene una forma de vivir y procesar su experiencia de abuso, y lo que aquí se refleja es una generalidad sacada de diversos estudios que puede ajustarse a una realidad concreta o no. Si sí te has sentido reflejada en algo de lo que has leído, quizá le reconforte saber que no estás sola, que no eres rara ni tiene nada de extraño que encuentres secuelas de tu abuso en tu maternidad, de la misma forma que los puedes encontrar en otros aspectos de tu vida, en especial de sexualidad y afectividad.

... tu pareja es superviviente de abuso sexual en la infancia: Si conoces la condición de superviviente de tu pareja conocerás, al menos en parte, su historia. Sabrás, en mayor o menor medida, cuánto dolor y sufrimiento ha traído este hecho a su vida.

De cara al embarazo, parto y puerperio, puedes prestarle tu ayuda de diversas maneras:

  • Habla con ella, conoce sus prioridades, sus miedos, sus deseos.
  • Crea un ambiente seguro para ella.
  • Sigue su liderazgo. La conoces bien, probablemente la has ayudado en otras situaciones duras anteriormente, tú sabes lo que puede estimular memorias del abuso, lo que ocurre cuando esto sucede y cómo ayudarla.
  • Dale respaldo para que, una vez informada, sea ella quien tome las decisiones.

… eres matrona, ginecólogo, doula: Quizá sea también la primera vez que escuchas algo así. Quizá vienen a tu memoria algunos casos de mujeres concretas más distantes o a la defensiva, o quizá algunas han comentado contigo su situación. De cualquier modo, has de asumir que entre las mujeres a las que has atendido/acompañado y a las que atenderás/acompañarás, hay supervivientes de abuso sexual. No es necesario saberlo con seguridad, no es necesario identificar a estas mujeres. No todas lo querrán compartir, algunas ni lo recordarán y no se puede concluir que una mujer ha sufrido abuso por tal o cual comportamiento. El tipo de atención/acompañamiento respetado y atento que necesitan las supervivientes es un buen estándar para todas las mujeres que atiendes o acompañas.

… eres profesional de la atención al embarazo, parto y puerperio y además eres superviviente: Es posible que puedas sentirte “re-traumatizado” al conocer la historia de abuso de una mujer y las implicaciones de esta. Sería una buena idea buscar ayuda para procesar tu propio trauma y las dificultades propias del día a día en el trabajo de forma que este no se vea afectado. La resolución del abuso habilita al profesional superviviente a dar un cuidado más empático.

 

RECURSOS:

  • “When survivors give birth”. Penny Simkin y Phyllis Klaus. ISBN:1-59404-022-2, Classic Day Publising, 2005.
  • “Survivor Moms. Women´s Stories of Birthing, Mothering and Healing after Sexual Abuse”, Mickey Sperlich y Julia S. Seng, ISBN: 987-1-89-044641-3, Motherbaby Press, 2008.
  • “Birth Crisis”, Sheila Kitzinger, ISBN: 0415372666, Paperback, 2005.
  • A safe passage. Página Web dedicada a mujeres embarazadas que están envueltas en una relación abusiva o que han sufrido malos tratos, agresión, abuso sexual o un trauma por un embarazo anterior.
  • Y en castellano, puede accederse desde internet al siguiente artículo, o de una manera más general, compartir experiencias con otros afectados en un foro de ayuda mutua: FOROGAM - Grupos de ayuda mutua para supervivientes de Abusos Sexuales en la Infancia (ASI)

Leer también: Supervivientes en el parto: ¿Cómo viven las mujeres que han sido víctimas de abusos sexuales el parto de sus hijos/as?

<
3

Comentarios

Imagen de Cristinarmt

Impresionante y necesaria esta entrada al blog.
Es hora de sacar a la luz temas tangentes, que hasta ahora no han tenido su lugar en el tema embarazo y parto, pero que están ahí afectando a muchísimas más mujeres que las afectadas por posible rotura uterina, embarazo gemelar, diabetes gestacional, hipertensión o cualquier otra situación.

Gracias de nuevo por sacarlo a la luz, por apoyar, por entender, por visibilizar y acompañar a todas las mujeres y personas "supervivientes" (me encanta la palabra, muchísimo mejor que víctima. Superviviente transmite superación)

Imagen de Dulce (administradora de Forogam)

Hola, soy la administradora de ForoGAM, me sorprendió gratamente encontrar aquí el enlace al foro. No obstante, os informo de que la dirección cambió hace casi un par de años, siendo esta la actual:
Forogam.foroactivo.com
Gracias, un saludo.

Imagen de SoyDoula

Soy Doula y una superviviente, lo leido en las tres entradas identifica muy claramente lo que me ha sucedido, quizas no todos los items pero si como una vision general. Creo que esto fue lo que me motivo a formarme como doula, ofrecer un trato mas amable, empatico, tolerante y respetuoso a todas las mujeres de parto, a las que no les importa que las vean desnudas y las toquen, y a las que si, siempre respetando su decision. Asi sane mis vivencias, en mi formaciòn, pero no olvidar, creo que eso no es posible. pero si, mantener siempre presente cual es el trato que me gustaria recibir, y justamente ese mismo trato doy!
ajoi

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.