879. Violencia obstetrica en el Hospital de Henares

Sobre: 
Parir en tiempos Covid-19
Parto Vaginal (PV)
Parto Instrumental (PI)
Episiotomía
Separación Madre- Bebé
Reclamación / Agradecimiento
Categoría: 
Parto
Lugar de parto: 
Hospital de Henares
Lugar: 
Coslada
Año: 
2021

Ingreso el lunes día 6 de septiembre 2021 en el Hospital de Henares (41 semanas) para la inducción al parto.

Sobre las 10:30 me ponen la medicación para inducirlo, y en una hora como mucho empiezan los dolores.

Por la tarde estoy ya con contracciones muy fuertes, pero no me pueden poner nada.

Una de las matronas que se ha leído mi plan de parto me comenta que es incompatible el pinzamiento tardío de cordón con la donación de sangre del cordón umbilical, y que mejor elija una opción, que cuando lo tenga pensado la avise. 

Por la noche me ponen una medicación que reduce un poco el dolor de las contracciones, pero no dura mucho el efecto.

Sobre las 3 de la mañana empiezo a sangrar y me revisan y estoy ya dilatada de 3 cm y pido la epidural. El dolor se va pero en unas horas empiezan otra vez las contracciones, cada vez más fuertes y dolorosas. 

Cambian el turno y llega una matrona nueva que creo que reduce la intensidad de la epidural y aumenta la oxitocina.

Durante toda la mañana le pido que por favor me suba un poco la epidural, que no aguanto el dolor, pero ni caso, me dice que tengo que aguantar, que cuando me venga contracción que empuje.

Pasan así varias horas, con dolores insoportables, y me aumenta un poco la epidural, me relajo una horita, y vuelve a bajar la intensidad, y los dolores son peores.

Paso así otro par de horas, ya sentía que me desmayaba, y cuando la llamaba me decía que lo que siento no es dolor, es una pequeña molestia, que tengo que diferenciar entre dolor y molestia, y lo mío no es dolor, o que tengo el umbral del dolor muy bajo.

Intento aguantar, pero es imposible, vuelvo a llamarla, para que por favor me suba aunque sea un poco la epidural, porque siento que se me parte el cuerpo en 2, y me dice que si me aumenta la intensidad, no doy a luz ni en diciembre.

Vuelvo a aguantar un poco, vuelvo a llamarla, y me vuelve a decir que lo mío no es dolor, y me pregunta cuanto he engordado...le digo que unos 18-20kg, ya que no sabía exactamente cuánto, y su respuesta es ” normal que no baje la niña, si has engordado el doble de lo que debías”.

Creo que en ese momento es lo que menos quieres escuchar, ya que durante todo el embarazo he comido sano, y en las revisiones con mi matrona nunca me dijo nada, y la bebé estaba en un peso correcto, pero bueno, no dices nada en esa situación, solo te sientes vulnerable, ya que dependes de esa persona que te está haciendo sentir horrible.

Sobre las 2 de la tarde ya no aguantaba más, y le supliqué que por favor me subiera un poco la epidural que no podía mas, y se lo repetí unas cuantas veces, ya que el dolor era horrible, y se cabreó y de muy malas formas dijo algo así ” pues nada, venga, a parir si no quieres aguantar más”, y llamó al resto del que supongo que era el equipo (que eran súper amables todas), y una de ellas me dijo que se me iba  a poner encima para empujarme la tripa, pero no el motivo (maniobra kristeller he leído después del alta que se llama).

Yo tenía la vía con la medicación en la mano izquierda, y la tenía súper hinchada al tenerla en la misma postura toda la noche y el día ( también tuve retención de líquidos en las últimas semanas del embarazo y tenía las manos y pies bastante hinchados), y vino la matrona X y me dijo que apretara la mano, y le digo que no puedo con la izquierda, que aprieto lo más fuerte que puedo pero que no se me cierra el puño, y me coge ella la mano y me la aprieta, creándome dolor, pero que al soltarme la mano, sigo sin poder cerrar yo el puño al estar hinchada.

Cuando me preparaban para empezar el expulsivo, me pregunta  que si no me han puesto enema, a lo que le contesto que no ( el día anterior fui al baño como 5 veces, y vomite 2, y no comí nada más en casi 24 h, así que mucho no habría para echar) y empieza a quejarse que lo que le faltaba ahora, que no entiende estas cosas, y algunas cosas más de las que no me acuerdo exactamente ( pero que yo sepa y según mi matrona, no es ni necesario ni recomendado el enema, excepto en casos puntuales).

Después de eso me indican que cuando tenga contracción, que empuje, y noto como me cortan (ni me ha avisado de que me iba a realizar episiotomía). Noto dolor cuando me corta, pero con el dolor de las contracciones no parece para tanto.

Al 3er empujón nace la nena.

Me la ponen en la tripa 3 segundos y me la quitan para hacerle las pruebas (habiendo puesto en el plan de parto que quería contacto piel con piel), y le cortan el cordón, cosa que ya no me preguntaron si quería donar o no, o pinzamiento tardío... y tampoco sé si se ha donado o no al final, porque no me han informado de nada durante el parto. 

Cuando pensé que ya se había acabado el dolor empieza a coserme la episiotomía,y parece ser que la epidural ya no tenía efecto, porque notaba todo, y le digo a la matrona X que me duele mucho, y no me hace caso, después de cada punto apretaba con una gasa o lo que fuera, súper fuerte, y yo insistiendo de que me hace mucho daño, pero parecía que lo hacía a posta, porque cada vez lo hacía más fuerte.

En ese rato una de las matronas que estaba con la nena me preguntó si quería cogerla, y le dije que claro que sí, pero la matrona X le dijo que no me la dé, que me está cosiendo y me estoy quejando y moviendo.

Sigo quejándome del dolor que me hacía al coserme, y ya casi al final me pone anestesia local.

Después de eso, me quitan la vía de la mano izquierda, y me la intenta poner la matrona X.Tarda un montón en ponérmela en la mano derecha,  y en todo ese rato yo aún no he cogido a mi bebe en brazos, aproximadamente media hora o más.

A las pocas horas se me ha hinchado el brazo encima de donde me ha puesto la vía y me ha dolido hasta 2 semanas después.

La episiotomía no sé si era necesaria, o si era necesaria hacerla hasta encima del ano, ya que hasta mi matrona me dijo que era muy grande cuando fui a revisión, ya que se me abrieron los puntos.

He tenido pesadillas con ella días después del parto, y me entraban ganas de llorar a diario los primeros días al recordar todo, por la impotencia, rabia… pero el dolor que ha queda siempre es el de no haber tenido el contacto piel con piel con mi pequeña, que era lo que en ese momento más necesitaba, sentirla encima de mi pecho al nacer.