837. Queja Hospital Nuevo Belen, equipo parto natural O-t-O de A.S.

Sobre: 
Parir en tiempos Covid-19
Cesárea
Reclamación / Agradecimiento
Categoría: 
Parto
Lugar de parto: 
Hospital HM Nuevo Belen
Lugar: 
Madrid
Año: 
2021

Madrid, 25 de febrero de 2021  

Señor 

J. A. C. 

HOSPITAL NUEVO BELEN 

Grupo Hospitalario HM Hospitales  

La Ciudad 

Ref. Trato hacia sus pacientes. Violencia  obstétrica.  

Yo, A. M. R. S., identificada con ...,  con domicilio en ..., por medio de la presente solicito se tomen las medidas que correspondan a las omisiones y acciones en que se incurre en el Hospital HM Nuevo Belen en tanto muchas de ellas pueden catalogarse  como prácticas que rondan la violencia obstétrica.  

La anterior solicitud la hago de acuerdo a los siguientes hechos: 

1. En el mes de agosto de 2020, luego de enterarme que estaba embarazada, y  teniendo claro que quería un parto respetado y una atención prenatal que fuera  garantía de mis derechos y donde se me permitiese tener autonomía y decisión frente a los procedimientos que se me efectuasen y a mi bebé, comencé la  búsqueda de un hospital donde se me garantizase lo anterior. 

2. Durante el mes de agosto de 2020 encontré que su Hospital Nuevo Belen publicita y aboga por parto natural, respetado y mínimamente intervenido.  

3. Durante el mes de agosto de 2020 contacté con el servicio al cliente del Hospital  Nuevo Belen quienes me enviaron información y detallaron un servicio acorde  con lo que yo tenía en mente.  

4. Durante el mes de agosto de 2020 contacté también con su hospital homólogo en  Coruña, ya que mi residencia está en la Provincia de Pontevedra, más  específicamente en La Toja- O Grove, Pontevedra sin embargo, el servicio que  me daba más seguridad y me parecía de mejor calidad era el vuestro el del Hospital  Nuevo Belen.  

5. Con 23 semanas de embarazo (12/11/2020) me trasladé desde O Grove,  Pontevedra hasta Madrid para tener la la primera cita con el doctor Y. M, quién fue una persona respetuosa y atenta. Supo escuchar mis preguntas  y dudas, entendiendo mi aprensión hacia el parto, hacia la medicalización y hacia  la soledad de las madres primerizas durante los momentos en el paritorio.  

6. El doctor Y. me sugirió hablar con A. M. S., quién con su equipo de  matronas podría quizás calmar un poco mi ansiedad acerca del parto y podrían  ofrecerme, aun más un acompañamiento más cercano.  

7. El día 24 de noviembre tuve mi primera cita con A. M. S., quien al igual que el doctor Y., durante esta primera cita no tuvo prisas, fue súper amable y atenta a oír mis inquietudes. Fue en una palabra respetuosa presta y dispuesta. Por  primera vez sentí que alguien sentía empatía por lo temores de una mujer  embaraza y primeriza. Me explicó sobre la unidad de parto natural y a raíz de  conocer esta Unidad tomé la decisión de tener a mi primera hija con A. M. S.  y su equipo. 

8. Que este día A. M. S. me enseñó la unidad de parto natural y además  ampliamos las posibilidades de que pasaría si fuese necesaria una cesarea, a lo que  ella respondió que se podría intentar una maniobra externa y que se realizaría de  ser necesaria y que en caso que no funcionara se haría un cesaría humanizada. 

9. Que se programó el siguiente control para el 7 enero de 2021, con una llamada  telefónica para el 29 de diciembre donde debía reportarle mis datos de la medición  diaria de mi tensión arterial y los resultados de la prueba larga de glucosa a la  doctora A. M. S.

10. Que, aún sabiendo que faltaban más de 6 semanas para el próximo chequeo y que  tendría que viajar desde Galicia no me importó.  

11. Que, tuve problemas para asistir el 7 de enero a la consulta con A. M. S. por  las afectaciones meteorológicas que trajo consigo la borrasca Filomena, teniendo  que llamar al consultorio de la doctora quienes muy amablemente me cambiaron  la cita para el 15 de enero de 2021.  

12. Que, durante la cita del 15 de enero ya noté un cambio en la atención prestada  tanto por A. M. S. como por el personal de su clínica. Asistí como  siempre puntual a mi cita, fui consciente que siempre hay una espera larga para  ver a los médicos, cosa que no me preocupaba más allá del espacio reducido y la  cantidad de mujeres en ese espacio con poca ventilación. 

13. Que, al comenzar mi cita, a A. M. S. se le notaba con prisas y con ansias de  que la consulta fuera expedita, ya que me dijo que estaba de guardia. En mitad de  la ecografía recibió una llamada y dijo que se marchaba que tenía una cesarea, me  dejó con su secretaria para que terminara todo. Me quedé un poco cortada por  cuánto no entendía que sucedía. Me dejó claro que mi cita era una cita (metida) y  que como tal ella estaba de guardia y básicamente estaba haciéndome un favor, no  tenía tiempo y debía seguir. Me sentí desorientada y sobre todo un poco molesta  porque no fui yo quien propuso esa nueva fecha sino su secretaria, y como tal  esperaba un trato de acuerdo al recibido la primera vez. Pero nuevamente  entendiendo que esa persona sería quien me atendería un parto/ cesarea  humanizada y respetada intenté entenderla y dejar pasar el sentirme tirada en mi  cita luego de haber viajado 7 horas solo para verla. 

Su secretaria me dio órdenes para ecografías de 3 trimestre, para laboratorios y  fecha para la próxima consulta para el 8 de febrero, es más me dio dos horas  seguidas de consulta con la Doctora A. M. S. y la cita con anestesiología, para  rehabilitación por pubalgía.  

14. Que este día conocí a una persona maravillosa del equipo de A. M. S.. La  matrona M. de quien puedo decir que es una mujer que entiende a la las  embarazadas, sus capacidades derechos y lo que significa la violencia obstétrica.

Ella me sugirió la maniobra externa si la necesitase, yo le dije que le tenía miedo  y ella me comentó que teníamos opciones para ayudar a mi hija a girarse, y hasta  me ayudó a conseguir una fisioterapeuta maravillosa para tratar mi pubalgia. De  igual manera me invitó a participar en un curso de preparación al parto impartido  por ella y que fue el mejor curso al que pude asistir virtualmente. M. es esa  persona que en medio de todo esto debo resaltar hizo que mi tiempo en vuestro  hospital fuera algo ameno. 

Sobre la preparación al parto también me había inscrito al curso ofertado por  vuestro hospital, curso en el que la matrona que lo impartió solamente leyó unas  diapositivas que claramente ella no había preparado. Si no hubiese sido por  M., mi preparación al parto habría sido no mala sino nefasta. 

15. Que el día 5 de febrero a las 19:30 asistí al servicio de radiología para realizarme  la Ecografía Doppler de precisión del tercer trimestre. Fui llamada por el radiólogo  a las 19:37 para realizar la prueba y siendo las 19:44 ya la prueba había terminado.  Sobre esto presente una reclamación en la cual doña P. M. G.,  Directora Medica, me aclara que el radiólogo es el encargado de estimar el tiempo  prudente de la prueba y que hizo todas las pruebas necesarias. Pero a mi no se me  informó nada. Ni se me aclaró nada. Creo que en el trato tan humanizado que  ustedes pregonan sobre el embarazo está el informar a la madre de las pruebas y  detallar los servicios, yo solo tuve un servicio de 6 minutos por parte de un médico  que tenía prisas por marcharse ya que era viernes.  

16. Que el lunes 8 de febrero asistí a la consulta Nº 7 con la médica E. M. L.  Z. quien me realizo la consulta pre anestésica. En dicha consulta nuevamente  me enfrenté a ser tratada no como una mujer gestante con respeto y empatía, sino  como un número más. Durante esta consulta le expresé a la médica mis temores  hacia la cesarea y frente al ingreso al quirófano a lo que en dos ocasiones seguidas  la médica me dijo que no fuera “tonta que era un simple quirófano” , por lo que  tuve que decirle que ella no tenía porque evaluar mis miedos y mis temores o mi  salud mental, que lo que le estaba preguntando era si podía suministrarme alguna  medicina que me relajara en caso de necesitar una cesarea para que pudiera estar  tranquila. Por fin a regañadientes me dijo que, sí pero que mi hija estaría dormida  al nacer, le dije que entonces no quería ningún sedante. Seguidamente y de  acuerdo al Plan de Parto que había suscrito le expresé mi deseo que mi brazo y  pecho derecho estuvieran libres para poder hacer piel con piel con mi hija, a lo  que ella me respondió, que eso era potestad del anestesiólogo de turno y no mío.  Nuevamente sus médicos van en contravía de lo que supuestamente usted pregona  y publicitan constantemente. Su médica no tuvo en cuenta ni las órdenes del  Ministerio de Sanidad ni las recomendaciones de la OMS, por lo que sus  respuestas todas pueden considerarse violencia obstétrica.  

Entendiendo que no me permitirían el piel con piel inmediato con mi hija, le pedí que fuese mi pareja quien la manipulara sobre mi pecho y me dijo que mi pareja  no podría entrar conmigo a la cesarea. Señores, esta disposición de su medica vulnera las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) al  crear un estrés innecesario en un momento tan importante y sensible de mi vida.  Obviando que, para la Comunidad de Madrid, tal como lo contempla en sus  directrices sobre partos a través de cesárea, el acompañante además de  proporcionar apoyo emocional a la madre, el acompañante puede ayudar a la realización del contacto piel con piel entre la madre y su hijo/a. Los beneficios de  esta medida están contrastados científicamente. Algunos de ellos son: Mejor  adaptación del recién nacido al medio ambiente; mayor duración de la lactancia  materna; favorece el establecimiento de vínculos afectivos; disminución del llanto  y la ansiedad del niño1

17. Que, durante la cita, la médica E. M. L. Z. no me explicó nada sobre  lo que podría sucederme, o los riesgos de la anestesia, pero si me entrego una hoja  para firmar el consentimiento informado en el cual constaba que se me había  informado de lo anterior esto aun sabiendo que no era así y un reporte de la cita  en la que se plasmaba pruebas que no me realizó. 

18. A las 9:20 am estuve libre para la cita con la Doctora A. M. S., luego de  50 minutos fui llamada a su despacho, cual seria mi sorpresa cuando nuevamente  estaba de prisas y de forma desagradable me dijo que mi cita había sido impuesta  a lo que le respondí que no, que mi cita estaba programada desde hacía muchos  días y que revisara porque en realidad tenía hora para las 9:20 y las 9:40 entonces que no era ninguna cita impuesta. Le comenté sobre lo sucedido con la ecografía me dijo que había durado 6 minutos y que le bastaba a ella, le pregunté la posición  de mi hija y simplemente me dijo podálica, y automáticamente me dijo cesárea,  no me habló de hacerle alguna maniobra o de ver alguna otra posibilidad. Le  pregunté que si mi pareja podía estar conmigo y me dijo: NO. Le dije que entonces  quería que una de sus matronas del equipo “O-t-O” estuviese conmigo y me  dijo que eso sí era posible. Lo que me cuestiono, como mi pareja el padre de mi  hija, no podía entrar, pero una persona extraña sí estaba autorizada, y la conclusión fue una sola: a esa persona se le iba a pagar por eses servicio y era ese pago el que  autorizaba la entrada a la cesárea.  

19. Que, durante esta cita, le comenté a A. M. S. que en la cita anterior su secretaria  me había dicho que ella me haría durante esta cita la toma de la muestra del  exudado vaginal y anal a lo que me respondió que no tenía tiempo que estaba  atendiendo doble consulta y que no lo iba a hacer. Me quedé un poco cortada. Le  dije que tenía preguntas y cuando le comenté que se me dormía al lado izquierdo, brazo y pierna, me dijo con desdén que si les prestase atención a todos los  problemas de las embarazadas nunca terminarían las consultas, que ella tenía prisa  y que le preguntara cosas que no fuera obvias. Mientras me atendía, su teléfono  no paraba de sonar y ella de cogerlo, al igual que de darle instrucciones a su  secretaria sobre cosas de su despacho y del despacho el lado, quien le respondo  que no podía hacer tantas cosas al tiempo.  

  

1 www.comunidad.madrid

Puede que sean preguntas que para las médicas sean preguntas sin valor, pero para  una mujer embarazada por primera vez no hay preguntas tontas, sino miedos y  temores que se acrecientan cuando se encuentran con personas como las descritas  líneas arriba.  

Tal sería la prisa de la doctora A. M. S. y el miedo que me entró en el cuerpo que al  salir de su consulta no sabía si había dejado mis volantes, y mi carnet del seguro  dentro de su despacho o no, ya que tenía miedo. Le pedí a la persona del mostrador  que tocase la puerta de la médica para recoger mis documentos, saliendo su  secretaria y abrazándome diciéndome que la disculpara que la doctora estaba un  poco estresada porque tenía doble turno. Señores yo no debo ser la víctima de los  dobles turnos o de los problemas administrativos y logísticos de su hospital.  

20. Como había tomada la decisión de parir acompañada del equipo “O-t-O” y  la Doctora A. M. S. programé cita con este equipo desde el mes de enero de  2021 para el día 10 de febrero a las 13:30. Es en este día definitivamente mi  paciencia se agoto y tomé la decisión de no continuar con ningún servicio de su  hospital. Durante la consulta la matrona en menos de 10 minutos me preguntó más  de 4 veces de cuantas semanas, estaba lo que me cuestiono si estaba prestándome  atención o si estaba con su mente en otro lugar y que tipo de atención me podría  prestar una matrona/enfermera que no estaba centrada en lo que debía. Le pedí nuevamente que se me dejase el brazo y el pecho derecho libre para poder estar  con mi hija al final de la cesárea y me dijo que era imposible. 

Le cometé sobre la necesidad de que mi pareja estuviera presente y me dijo que  no, a que le pregunté porque ella podía estar presenta si era ajena también al parto  y porque tenia yo certeza que había entrado a cesáreas fotógrafos en los últimos 4  meses y no tuve respuesta alguna. Le dije pregunté si continuaba con mi  preparación de suelo pélvico, de masaje perianal y a todo me dijo que no, me  desanimo a intentar la maniobra para voltear a mi hija sin explicarme el porqué no sin realizarme ninguna exploración física o con aparato alguno y me dijo que  ya no me vería sino hasta dentro de dos semanas y que se me enviaría el contrato  para firmarlo de la asistencia del equipo “O-t-O” ese día. El contrato llegó  10 días después…lo que se pagar siempre funciona, ¿verdad? 

La matrona me hizo un monitoreo donde no me explicó si mi hija estaba bien o  por que se notaban las contracciones de Braxton Higgs que he venido teniendo. No  se me explicó absolutamente nada sobre las pulsaciones del bebé o como estaba  todo, solo me entregó el resultado, nuevamente no tenía explicación alguna de  cómo estábamos o de que debía ver en ese informe tipo electrocardiograma. 

21. Como consecuencia de todo lo anterior decidí no continuar llevando mi embarazo  en su hospital, por lo que acudí al servicio de Ginecología y Obstetricia del  Hospital Universitario Quiron Pozuelo. En la revisión que se me hizo el día 15 de  febrero, la ginecóloga de este nuevo hospital me explicó que para la semana 37 y  con el tamaño de mi hijas, lo miomas que tengo en mi útero y el líquido amniótico  que tenía ya era muy riesgoso practicar la maniobra, que la persona que había  estado llevando mi embarazo anteriormente tenía que haber tenido en cuenta estas variables para haber programado la maniobra externa mínimo una semana antes,  pero que ya no se podía realizar.  

22. Por el desdén, la falta de compromiso la anulación de mis derechos y la poca  empatía que recibí de parte de su hospital, hoy mi hija nacerá por cesárea el día 26 de febrero, aun cuando pudimos tener un parto vaginal que asegurase todo los  beneficios para un bebé de este tipo de partos que creo no debo enumerar cuando  ustedes los conocen y que van desde la segregación de hormonas a través de la  presión der cerebro al momento del paso por el canal vaginal, como el desarrollo  de sus pulmones y la adquisición de anticuerpos beneficiosos para su vida.  

23. Mi hija nacerá en el Hospital Quirón Pozuelo, a través de una cesárea humanizada y respetada, sin tener que realizar pago extra alguno, y en donde mi plan de parto  ha sido revisado por la ginecóloga y su equipo. Mi pareja de acuerdo a las  normativas vigentes estará presente y se me garantiza el piel con piel con mi hija  y la lactancia directa al momento de empezar la piel con piel.  

24. Todas sus prácticas demuestran que su campaña de marketing es fenomenal, pero  que la realidad de lo que sucede con sus médicos, va en contravía de lo que es  respetar, dotar de derechos y de autonomía a las mujeres embarazadas, a las  mujeres que pariremos vaginal o por cesaría.  

25. Que la medicalización e instrumentalización del parto sigue siendo una constante  dentro de su Hospital, negando lo propuesto por la OMS y por el Ministerio de  Sanidad de España. 

26. Que las mujeres dentro de su Instituciones seguimos estando negadas como  sujetas autónomas durante los partos y cesarías 

27. Que su hospital mantiene la “concepción errónea de que un parto respetado o  humanizado es solo aquel natural o aquel en el que todo va bien”2. Un parto  respetado no es parir sin epidural, un parto respetado es aquel donde se han  respetado nuestros derechos, es decir si se nos ha tratado con dignidad, si hemos  sido sujetas activas a quienes se nos ha respetado la capacidad de decidir en cada  fase tanto del embarazo como del parto, sea vaginal o por cesárea hasta el final3.  

Sin otro particular que ejercer mis derechos, 

A. M. R. S. 

 

  

2 BUSQUETS GALLEGO, M. Mi embarazo y mi parto son míos. Guía de derechos para las  embarazadas. Pollen ediciones. Barcelona. 2019 

3 Ibid.