792. Nadie pidió perdón. La historia de Ana

Sobre: 
Cesárea
Separación Madre- Bebé
Unidos en Neonatos
Reclamación / Agradecimiento
Categoría: 
Parto
Lugar de parto: 
Hospital Virgen de la Salud de Toledo
Lugar: 
Toledo
Año: 
2019

Me gustaria que se viera lo que pueden llegar a hacer algunos hospitales (por falta de personal) o por los mismos trabajadores, que tratan a las personas como si fueran ellos dioses.

Lo mio es algo largo de contar, pero es lo que ocurrió. He hablado con varias matronas de diferentes lugares, para que me dieran una explicacion (ya que en el Hospital  Virgen de la Salud de Toledo se desentendieron) y me ha ayudado bastante, pero sigo con mucha frustracion. Por qué siempre se salen de rositas?

Me hicieron una versión cefálica externa en la semana 37. Después de eso me empecé a encontrar peor el resto de semanas, pero me aguantaba porque había que ser fuerte. A finales de la 39 empecé a echar líquido y sangré, así que por petición de mi pareja fuimos a urgencias y comprobaron si era de la placenta, pero al final no, así que llegué a la revision 40+1. Todo bien y la ginecóloga dijo que estaba de 2 cm y con el cuello casi borrado. Ese mismo día entre las 11:00-12:00 de la mañana, empecé con las contracciones (diferentes a las que ya había tenido semanas antes, este era otro dolor) y me fui a caminar una hora. Limpié la casa, intentaba comer, sali a caminar otra vez, me metí en la bañera (no se pasaba ni con agua caliente) y como ya eran las 23:00 y habían pasado 12h, estaba peor y tenía el estreptococo, decidimos ir al hospital por eso del antibiótico.                                                 

Cuando me miraron dijeron lo mismo, 2 cm y aun quedaba cuello (teniendo contracciones cada 4 min, pero se aguantaba). Me dijeron que si vivía cerca y queria esperar en casa o me daban una “ayudita”. La rechacé ya que no me parecía muy natural ni como lo decía y de estas cosas ya nos había advertido la matrona del curso.            

Estuve otras 3h y media en casa, pero ya empezaba a ser todo muy seguido, peor el dolor y volvimos a pensar en el estreptococo. Así que a las 3:30 volvimos al hospital. Esta vez me vio una ginecóloga diferente. Dudaba si seguía de 2 o de 3 cm. El caso es que tenía contracciones muy seguidas, me encontraba muy mal y no había casi diferencia después de tantas horas. Esta chica decidió dejarme ya en el hospital. Esperamos a que llegara la matrona por la mañana (ya no se que hora era porque me dejaron y dejaron).

Cuando llegó la matrona y me vio, seguía en las mismas. Yo ya tenía las contracciones casi sin descanso. Un dolor insoportable que las matronas con las que he contactado después me explicaron que eso lo produce el bebé “mal” colocado tocando nervios de la pelvis y lumbar.  La del hospital me machacó diciendo que eso no servía para nada, que si no había dilatado nada las contracciones daban igual, que era primeriza, que los gráficos esos de los monitores no valen para nada “lo llevas fatal, no sabes aguantar, todas hemos pasado por ahí, te doy habitación para que vayas y te airees, porque no lo estás llevando nada bien, estás nerviosa...”. A todo esto yo sin decir ni mu, solo tiritaba y vomitaba, por eso decía que lo llevaba mal y lo que me estaba pasando era que tenía la fiebre muy alta, pero en el termometro digital no salía nada.

Vinieron por mi, me subieron a la habitación y yo no paraba de moverme y solo quería apretar y empujar (cuando orinaba notaba algo de alivio, pero sabía que no era bueno apretar). Volví a vomitar y las propias enfermeras llamaron diciendo “que vengan por esta chica porque está mal y así no puede estar”.                              

Regresaron por mi y volví a dilatación. La matrona volvió a mirarme y seguia igual no había llegado ni a 3 cm. Las contracciones ya eran sin descanso, los picos no paraban de subir y bajar practicamente. Entró otra matrona y me volvió a machacar diciendo “la culpa es tuya porque no te relajas, lo tienes que llevar de otra manera, pero vamos, que si quieres te hago una ayudita”. Me hacían creer todo el tiempo que era yo. Dijeron que llamarían a la anestesista, que después de la epidural (como un favor decía) me romperían la bolsa y después oxitocina. Me tomaron de nuevo la temperatura porque seguí vomitando y tiritando, se dieron cuenta de que el termometro digital no estaba bien y lo cambiaron por otro en la axila. Ya vieron que tenía 38 y medio y me pusieron por fin el antibiótico a más de las 10 de la mañana más o menos. Eran las 12:00 más o menos cuando llegó la anestesista (más de dos horas esperándola (falta de personal dijeron). Me pusieron epidural y partieron la bolsa. Salió verde y ya cambiaron el gesto, la manera de hablarme y toda la situacion.                                                      

El monitor no marcaba sufrimiento fetal. Tenía bien el pulso. Pero como algo vieron mal se les ocurrió la genial idea de llevarme a quirófano para pincharle en la cabeza 3 veces (pages) para ver si seguía adelante. Dijeron que sí que seguían esperando. Pero no me ayudaron ni en cambiar postura, ver por qué no dilataba, ver donde estaba el bebé atascado...nada.                              

Cuando llegamos a la habitacion el monitor marcaba muy alto, las pulsaciones del bebé iban de entre 170 a 180, por culpa de esos pinchazos y de trastear ahí dentro. No tardaron ni 10 min en volver con los papeles para la cesarea. Me llevaron a quirofano y mientras me preparaban, la anestesista me iba indicando lo que me ponía para dormirme a la mitad e iba diciéndome si lo iba notando, ya que podía tardar 10 min o así. Le moví pies, rodillas como me pedía. Pusieron la cortina y nos quedamos solas al otro lado. Noté caer el líquido en la barriga y le dije “lo he notado, me están echando líquido” No tenía aun el bloqueo hecho. A la mujer no le dio tiempo de gritarles que aun no estaba, cuando me abrieron sin anestesia. Todo fue un caos. Llegó la pediatra para darme sus manos y una enfermera la otra, mientras la anestesista llegaba con una mascarilla para conseguir distraerme y que no gritara. Me hablaba y me preguntaba cosas mientras me acariciaba el pelo. Tuve que soltar la mano de la pediatra porque la llamaban para que viera a Lucas. Ya luego me acuerdo de cosas como atontada.                                                                    Después de todo lo que me habían hecho y sin ayudarme en nada, me quitan la oportunidad de conocerlo. Me quitaron ver al niño y ya no solo eso. Todo esto ocurrió a las 14:00. Como no me pusieron los antibióticos con tiempo y como tuve fiebre, Lucas cogió la infeccion, así que cuando me llevaron a la habitacion estaba vacía.               

6 dias muy largos en neonatos. Tortícolis y asimetría facial por estar tantas horas con contracciones de expulsivo mientras el útero le hacía chocar con la pelvis. Llevaba gotero, aun vomitaba la porquería verde que tragó. Lo conoci 14h después asi que problemas para que subiera la leche, problemas para dar la poca que tenía porque solo quería biberon y chupete que le habían puesto las enfermeras. Al final se cargaron la lactancia materna. Ir a casa y volver al hospital cada 3h para darle de comer, sin poder moverme apenas con la cesarea. No hice reposo. Soy técnico en educacion infantil, era como ir al trabajo, como si ese bebé fuera de otro y no mío. Iba a cuidar a otro bebé.                                         Cada día que me levanto y me acuesto me repito todo una y otra y otra vez. Como llegué a esa situación? Nadie me quiso dar explicaciones. Le dijeron a mi familia que “fue de urgencias”. Nadie pidió perdón. Puede que sumaran muchas cosas, mala suerte porque no estuviera encajado. Pero no hicieron nada. Falta de personal. Una anestesista para toda una planta? Termómetros modernos pero poco efectivos. Pero el trato de esas dos matronas y esa poca profesionalidad en el quirófano, no se me va a olvidar.                               

Mi frutración crece pensando en todas esas mujeres que no tengan un parto sobre ruedas y lleguen a manos de esas personas... además de no conseguir que las cesareas sean acompañadas, piel con piel, el inicio de la lactancia... Queda tanto por conseguir.