880. Atencion inhumana pérdida gestacional

Sobre: 
Parir en tiempos Covid-19
Pérdidas. Siempre en el corazón
Reclamación / Agradecimiento
Categoría: 
Embarazo
Lugar de parto: 
Hospital Santa Lucía
Lugar: 
Cartagena
Año: 
2021

Yo era gestante de 7 semanas cuando me enteré el Jueves día 13 que era covid positivo gracias a un test de farmacia realizado en casa… Intenté ponerme en contacto con sanidad, con el centro médico, con mi médica de cabecera, escribí un correo a mi matrona, escribí una consulta telemática a mi medica… Intenté por todos los medios que conocía ponerme en contacto con ellos hasta que llame al teléfono de atención del coronavirus de la Reg. Murcia y me dijeron que el Sábado 15 me llamarían, no me llamaron.
Lunes 17 a las 16.00 comienzo con dolor como menstrual, lo busco en Internet y es normal, a las 19.00 tengo sangrado, me asusto y me voy corriendo a un hospital privado de Cartagena (Centro medico virgen de la caridad) donde me atienden rapidísimo pero me derivan al hospital público Santa Lucía por FALTA DE GINECOLOGO a las 19.30 de la tarde.

 En este hospital privado me dicen que directamente entre a ginecología que no tenia que pasar por urgencias y me ofrecen llevarme en una ambulancia a lo cual respondo que no porque tenia a mi pareja esperándome.
Llego al Hospital Santa Lucía y no me dejan pasar a ginecología directamente, tengo que pasar por urgencias, les explico el motivo y aun así tengo que pasar primero por urgencias y más siendo Covid Positivo.
Voy a urgencias y las chicas de la ventanilla me trataron como si fuera inútil, yo explique que iba con el volante del otro hospital y que tenia que pasar directamente a ginecología, y me dijeron que no, que me sentara y que ya me llamarían.
Media hora después de estar esperando en la sala de espera de urgencias me llaman para triaje y me dice el medico muy simpático que debería de estar directamente en ginecología que no entendía que no me hubieran dejado pasar, que se iba a informar con el ginecólogo de como tenia que hacer el proceso al ser covid positivo.

A los 15 minutos sale y me dicen que tienen que hacerme primero un análisis de sangre para saber si el bebé estaba vivo o no y saber como actuar, a mi me descolocó un poco pero entre el sangrado muy abundante y los dolores tan fuertes que tenía pues acepté, me senté de nuevo en la sala de espera a esperar el análisis de sangre.
Me llaman a la media hora, me sacan la sangre en una habitación vacía donde solo había una silla y me dicen que tardaran una hora en saber los resultados y yo de nuevo vuelvo a sentarme en la sala de espera donde ya no podía aguantar los dolores tan fuertes que tenia.

A la hora, sobre las 22.00 de la noche me llaman y me dicen que debo de subir a ginecología, que mi pareja no podía venir y que al ser covid positivo había que hacer un circuito rodeando por fuera el hospital, a unos 5°C.
Llego a la consulta de ginecología y había muchísimas mujeres que trabajaban ahí paseándose por el pasillo y me decían que tenia que esperar que el ginecólogo estaba en una cesárea, que tuviera paciencia, yo ya no sabia que cara poner, solo pensaba en tirarme al suelo a retorcerme del dolor.

A la media hora, las 22.30 me dice una mujer que entre al baño que me desnude y me ponga una manta y me suba a la camilla, cuando me levanto para ir al baño noto como que una pelota se me salía por el chichi.... En ese baño minúsculo expulse al bebé en el váter sola y llorando, cuando me di cuenta de lo que acababa de pasar, en shock con los pantalones bajados salí fuera y empecé a gritar que había soltado al bebé...

Las mujeres me miraban desde fuera de la consulta porque al ser covid positivo no podían entrar, hasta que por fin entró una mujer. Mientras que yo estaba en shock llorando, con el chichi al aire, desangrándome, su único afán era que me desnudara y tumbara en la camilla, yo solo pude abrazarla y llorar mientras que ella me seguía desvistiendo.

Me tumbo en la camilla de esa consulta común y ahí mismo vino el ginecólogo y me hizo el legrado, sin quirófano, sin 2 minutos para que yo asumiera lo que estaba pasando, sin un rastro de humanidad me limpiaron por dentro, mientras que temblaba y lloraba y solo repetía "era muy grande, he notado como salía todo".

Me hacia daño y yo me apretaba y lo único que me decían era que tenía que destensarme para que me doliera menos, que me relajará, que si me apretaba me dolería más, pero no podía reaccionar porque no tuve ni 2 minutos para asimilar nada.

Directamente me metió el palo y me hizo una ecografía para enseñarme donde antes estaba el saquito de mi bebé y que viera lo bien que se había quedado...
Me dijeron que me volviera a sentar en la misma silla donde hacía 15 minutos me estaba retorciendo de dolor y que vendrían a darme el papel del alta.
1 HORA DESPUES, a las 00.00 de la noche casi, viene el ginecólogo y me dice que tienen que volver a sacarme sangre porque se les había OLVIDADO mirar el grupo sanguíneo y el rh, que si era positivo no pasaba nada y si era negativo tendría que volver hoy para pincharme... Ni pregunté, ni rechisté, ni dije nada, me dejé hacer y ya porque solamente quería irme a mi casa y dormir porque había pasado un trauma gigante, ya no solo por la pérdida del bebé sino por la forma de tratarme...

Me sacaron sangre por segunda vez y me volvieron a hacer el circuito del covid positivo de pie, andando, con el legrado recién hecho

Ahora mismo no puedo parar de recordar frases que me dijeron durante el proceso como “Hija, son cosas que pasan, cuando me habías dicho que ya estabas sangrando mucho y con muchos dolores sabía que ya no había nada que hacer”, eso me hace pensar que si no hubiera estado esperando desde las 19:30 de la tarde hasta las 22:30 sentada en una silla y me hubieran atendido con la rapidez que la situación requería hubiéramos podido hacer algo para salvar al bebé…

“Esto pasa más de lo que tu crees” Eso a mi me puede reconfortar en algo? Yo se perfectamente que estas cosas pasan, pero no es excusa para tratar a una mujer que lo esta pasando como si fuera un animal...

El día siguiente me llamó mi médica de cabecera y me dijo que me tenía que recetar heparina, que menos mal que había mirado el correo, y yo le contesté que ya no hacia falta, que había sufrido un aborto y que intenté ponerme en contacto con ellos el Viernes sin respuesta alguna, a lo que ella se puso a la defensiva insinuando que yo le había culpado a ella personalmente de lo ocurrido cuando en NINGÚN momento yo lo hice, me decía cosas tipo “es que no nos entendéis a los médicos” y yo le contesté “ Y usted me entiende a mi y lo que acabo de vivir?” y su respuesta fue “Vosotros siempre queréis que os entendamos pero nunca nos entendéis a nosotros”.

No me dio cita con el ginecólogo, no me preguntó como me encontraba, no me recetó ningún medicamento para el dolor, no me dio ningún tipo de pauta a seguir…