651. Parto vaginal después de una cesárea en Sevilla

Sobre: 
Parto Vaginal (PV)
PV después de Cesárea (PVDC)
Categoría: 
Parto
Nombre padres: 
Yolanda
Lugar de parto: 
Clínica de Fátima
Lugar: 
Sevilla
Año: 
2018

A primeros de febrero tuve un parto vaginal natural después de una cesárea. Una experiencia muy buena que me apetece compartir con vosotros.
En el 2013 tuve una hija maravillosa que nació por cesárea ya que venía de nalgas. Esta cesárea me marcó mucho por la difícil recuperación que supuso a nivel físico y anímico.
En 2016 sufrí un aborto de 8 semanas porque no había embrión solo estaba el saco embrionario, otro duro golpe como supondréis.
En 2017 volví a quedarme embarazada y deseaba que esta vez fuera un parto natural y a pesar de que el embarazo iba bien me topé con un ginecólogo que no quería correr riesgos según él y me recomendó una nueva cesárea programada basándose en la teoría de que el útero podría romperse. Me negué y busqué otro profesional que despejó mis dudas y me hizo creer en mi capacidad para parir.
En febrero de 2018 llegó el día del parto. Una experiencia maravillosa y mágica que ninguna mujer debería perderse.
Todo empezó de madrugada cuando al hacer pipí empecé a sangrar, así que lo preparé todo y por la mañana nos dirigimos al hospital.
Una vez allí me hicieron una revisión, me pusieron los monitores ( aun no había contracciones) y me ingresaron para observarme.
3 horas después las contracciones comenzaron levemente, el cuello del útero se había borrado y había dilatado 1 cm.
Mientras dilataba me apoyaba en la pelota y el proceso iba desarrollándose muy bien a 1 cm por hora aproximadamente.
Sobre las 19:00h los dolores eran fuertes y pedí la epidural pero mi ginecólogo me animó a seguir confiando en mí y no desanimarme, así que no me la puse.
A partir de ese momento el ginecólogo se quedó en la habitación conmigo y con mi marido y cuando tenía contracciones me ayudaba con masajes.
A las 20:00 fuimos a paritorio y empezamos los pujos, a las 20:20 se rompió la bolsa y 40 minutos después nació mi hijo.
Fue un parto natural sin epidural ni ningún tipo de manipulación y sin desgarros por lo que no necesité ningún punto.
Para este parto he leído mucho sobre partos naturales, he ido a yoga y he hecho un trabajo psicológico de limpieza de la cesárea anterior.
Además he tenido la suerte de contar con el apoyo de mi marido y de encontrarnos con Fernando un ginecólogo que apoya el parto natural y respetado que tuvo lugar en la Clínica de Fátima en Sevilla.