829. PARTO RESPETADO EN LA CASA DE PARTOS DE MARTORELL

Sobre: 
Parir en tiempos Covid-19
Parto Vaginal (PV)
Categoría: 
Parto
Lugar de parto: 
Casa de partos de Martorell
Lugar: 
Martorell
Año: 
2020

 

Compartir mi parto y la bienvenida de nuestra primera hija es un placer y un homenaje a las personas que me acompañaron en ese camino. Agradecer también a El parto es nuestro por publicarlo y darnos voz.

 

A Amàlia la tuvimos en la casa de partos del hospital Sant Joan de Deu de de Martorell. Un parto respetado y consciente que empezó raro y acabó -a mi entender- perfecto.

 

Sobre las 3 de la madrugada del 28 de noviembre empecé a notar unas contracciones más dolorosas de lo habitual: estaba en mi semana 40, más o menos. Salí de la cama y me senté en la pelota, cosa que normalmente me aliviaba bastante. Al rato fui al baño y noté que salía algo viscoso y con un poco de sangre. Llamé a Martorell para preguntar (las llevadores tienen un teléfono 24 horas) y me comentaron que podía ser parte del tapón mucoso. Parecía que mi parto podría llegar en horas o días. Sobre las 6h de la madrugada, después de intentar descansar sin éxito, las contracciones ya eran cada 15-20 minutos, al ir al baño noté como el tapón mucoso caía, ahora sí, claramente. Realizo la segunda llamada a Martorell. La llevadora me confirmó que esto estaba en marcha y que avisaba a sus compis que podría ir a Martorell en cualquier momento, animándome a dilatar todo lo posible en casa. Me recomendó darme un baño caliente, sentarme en la pelota, recibir masajes, comer algo etc. Desperté a mi chico y empezamos una animada mañana de preparativos. Desayunamos, y después él salió a comprar fruta para llevar a la casa de partos, ya teníamos preparada una pequeña bolsa de picnic con: Barritas energéticas, zumos, frutos secos, agua de coco y algo de comida para mi chico (de ellos poco se acuerdan en los hospitales). Sobre las 14h las contracciones eran cada 4-5 minutos y como teníamos 35 minutos de coche decidimos salir ya para Martorell. Yo notaba que la intensidad de mis contracciones había cambiado: mientras que las primeras las pasaba respirando, éstas las podía sortear entonando ritmos vocales. Una vez en el coche, me senté detrás y me puse tres cojines en la zona del pubis, así no lo llevaba plano (simulando la pelota). Fue mano de santo. 

 

Llegamos a Urgencias del hospital y allí me dieron la noticia: la casa de partos estaba ocupada. Parecía que en breve se quedaría libre, pero de momento me tenía que esperar en la planta -2 del centro (aún no me ha quedado claro si era la sala de partos del hospital o Urgencias). La llevadora de guardia me hizo un tacto y me confirmó que estaba de 5-6 cm. El siguiente paso fueron los monitores (sí, estaba en la zona del hospital y tenía que pasar por estos protocolos). Me pidieron que estuviera lo más “quieta” posible durante 20 minutos para poder escuchar al bebe. Yo tenía contracciones regulares cada 2-3 minutos y me era imposible estar quieta y sentada. Pasaba las contracciones como podía apoyada al cuerpo de mi chico, pero aún así me movía en cada contracción y con ello un pitido terrible avisaba que se perdía el latido del bebé, y alguien tenía que venir a pararlo. No teníamos agua y mi chico no se atrevía a salir a buscarla porque no quería dejarme sola; la situación era incómoda y yo me sentía indefensa. En ese momento tan íntimo me encontraba en un zulo bajo unas intensas luces blancas, flanqueada por dos puertas correderas que a su vez eran las paredes de aquel lugar y que cada poco pasaba gente desconocida por ellas. Al rato entró una enfermera para hacerme la PCR del COVID19 y mientras no llegara el resultado, me dijo que me tenía que esperar allí. Conseguimos apagar las luces, una pelota y que me quitaran los monitores (lidiamos mucho con el gine de guardia, tardó en razonar, pero al final accedió, realmente el papel de acompañante es clave en estos momentos). La cosa parecía que empezaba a cambiar. Yo me metí en un rincón mirando a la pared, con mi chico detrás con un ojo en las puertas correderas y otro conmigo, y me concentré en seguir dilatando. 

 

Habían pasado unas 4 horas desde que llegué al hospital y por fin llegaba el resultado de la PCR (negativa), y con él, mi traslado a la habitación. La casa de partos seguía ocupada, pero en el nuevo espacio me sentía protegida. Allí empezó otra dinámica de contracciones, menos dolorosas, pero súper intensas. La pelota, fiel amiga, ahora me sobraba, pues necesitaba el pubis libre. En algún momento de mi delirio mamífero, entró la llevadora que asistiría mi parto en la casa de partos: escuche abrirse la puerta y a mi chico que decía: “¡M!”. EN ESE MOMENTO TODO CAMBIÓ PARA MI. Salí de mi escondite (me había atrincherado detrás de la puerta del baño), y la ví. Ese día, su turno en el hospital era también mi turno, y tras confirmarnos que la casa de partos ya estaba libre, nos indicó que tan pronto la hubieran recogido podríamos entrar.

 

Sobre las 22h, entramos en la casa de partos. Mientras la bañera se llenaba, me senté en el taburete de partos. Miré el lugar y me pareció mágico: la energía, el olor, la luz, el silencio, la suavidad en el ambiente…todo estaba dispuesto para conectar con mi cuerpo. Sentada, rompí aguas y seguidamente vomité varias veces. Buena señal, me dijo M. La llegada de Amàlia se acercaba. Notaba que yo ya no era yo, y sin quererlo mi cuerpo empezó a empujar, a gritar y a buscar la sabiduría ancestral que atesoramos en nuestro interior. Entré a la bañera y noté que el agua me quemaba (aunque su temperatura era 37ºC, la adecuada para el expulsivo, para mi era imposible meterme). Gracias a la ayuda y técnica de M. y E. (una enfermera MARAVILLOSA que acababa de llegar y que se incorporaría al equipo) finalmente pude sumergirme. Una vez dentro del agua, en cada contracción, me colgaba de unas sábanas del techo que me habían puesto, gritaba y empujaba. Poco a poco, mi hija iba bajando tímidamente, pero pasado un buen rato, empecé a desfallecer. Sabiamente M. y E. me propusieron cambiar de sitio y hacer un “reset”. Elegí el taburete de partos y volvimos a empezar: con cada contracción, me colgaba, gritaba y empujaba, pero el expulsivo no avanzaba. Comí algo, bebí mucho y dejamos que mi cuerpo decidiera qué hacer: me levanté para caminar por la sala de partos, probé a tumbarme en la cama (sin éxito, me dolía mucho) y regresé al taburete de partos. Ese sería el lugar. Ya habían pasado varias horas y mi cansancio y mi miedo al dolor de traspasar el llamado “aro de fuego”, me estaban poniendo muy difícil sacar a Amàlia…Tras otro buen rato en el taburete y con dos empujones bien hechos (gritando para dentro, no para fuera), traspasando el dolor y el miedo (cosa que me costó), recibimos a nuestra hija. Eran las 2:37 del 29 de noviembre. M. y E. me pusieron a Amàlia en el pecho, y por fin mi chico y yo pudimos abrazarla por primera vez. El momento fue silencioso, pero en segundos la casa de partos se inundó de emoción, lloros, gritos y vítores de alegría. Recuerdo que me vino una sensación de satisfacción que nunca antes había vivido. El resto lo recuerdo como Paz.

 

Ahora, escribiendo esto solo me sale agradecerles a los tres que me trataran con tanto amor y cariño. Respetaban mis tiempos y me ofrecían su mirada sin juicio. Fueron mis aliados. Me acompañaron en el viaje y me ayudaron a seguir. Yo, agotada, en varios momentos tiré la toalla, y ellos, conociéndome, me la devolvían cada vez y me animaban a no desfallecer. Quiero agradecerles haberme dado el aliento que casi pierdo por el camino. 

 

Nos quedamos en el hospital 48 horas y el trato del personal fue impecable. Agradecer a las llevadoras su ayuda con la lactancia y en general a todos por ofrecernos unos primeros días de vida mapaternal fabulosos.